sábado, 15 de agosto de 2015

Madisen Ward and the Mama Bear - "Skeleton Crew" (2015), Una historia entrañable...


Muchos ya conoceréis la historia de esta madre e hijo de Kansas City, es una bonita historia, de esas que podrían servir de base para uno de esos edulcorados telefilms con los que intentan narcotizar los malos humos del personal durante las siestas de sobremesa en la temporada navideña, solo falta Santa Claus haciendo de las suyas, el resto de los ingredientes los pone la realidad.
Ruth Ward era una apasionada de la música tradicional americana, con 19 años ya andaba con su guitarra a cuestas cantando donde le dejaban, y lo hacía bien, influenciada por el blues que heredo de forma genética y étnica, pasando por sus tempranas escuchas de iconos folk como CSNY, James Taylor o Peter, Paul and Mary entre otros muchos.
De repente llego la realidad de los humildes y con ella la familia, los hijos y la falta de tiempo para cumplir sueños, empeñada en ayudar a los suyos a estar mas cerca de los suyos, los de Ruth tuvieron que pasar a una espera primero y olvido después.


Pero como no siempre la vida es malvada, ésta en alianza con el destino quiso que el hijo menor de la dama: Madisen heredara la pasión por la música de su madre, enseguida comenzó a tocar la guitarra, cantar y componer, y no tardó en llegar la idea...-¿poqué no hacer un dúo madre e hijo?...ignoro si Ruth tardó en decidirse o si la respuesta fue inmediata, pero el caso es que en un abrir y cerrar de ojos se colgó la guitarra, desempolvó su alma de soul, se enganchó a sueños que parecían olvidados y puso a tono las cuerdas vocales para empezar a pasear su arte por las cafeterías y pubs de Kansas City y alrededores junto a su hijo...no tardan en ser populares y el trabajo no les faltaba, esto duró unos cinco años hasta que el sueño empezó a teñir sus frágiles contornos con la robustez de la realidad.
La vida real empieza a asaltar el sueño de Ruth y decide dar el golpe definitivo el pasado mes de febrero cuando una serie de acontecimientos perfectamente compuestos por el destino hace que el dúo aparezca en el show de David Letterman, al día siguiente el país entero hablaba de ellos, de su historia, su simpatía y de la canción que interpretaron, obra de Madisen y titulada: "Silent Movies".



Pronto llegan las posibilidades de grabar un disco entero, Madisen tiene material de sobra, lleva años componiendo canciones, y en el mes de mayo ve la luz el primer disco de la pareja, este "Skeleton Crew".
Bajo la producción de Jimmy Abiss (Adele, Artic Monkeys) el trabajo esta compuesto por un cancionero basado en los enraizados palos del sur de USA, con sendas guitarras acústicas como base, y dos excepcionales voces Ruth y Medison van desglosando bonitas melodías en las que conviven en total armonía el soul, el blues y el folk, sin ningún tipo de ambición sónica pero con una ilusión que se transmite en cada nota y cada palabra, y un saber hacer del que siente el arte como algo inherente a él y no como una forma de expresión digna de mantener al ejecutor en un aura intelectual o artística de elevado estado metafísico.


Doce canciones sin voluntad de dejar bocas abiertas ni rostros ojipláticos de admiración, mas bien con el deseo casi inocente de cantar porque si, porque mola y porque hay unas cosas que esta gente quiere decir, y que mejor manera que hacerlo a ritmo de la música que forma el carácter de sus días y el poso de su vida.
Todas las canciones tienen el mismo elemento común, cantadas de forma portentosa y sencilla, directa y sin tapujos destacan además de la mencionada "Slent movies", "Modern day mystery", "Dead daffodills", la inicial "Live by the water" o la maravillosa "Fight on".
Otros ritmos mas camperos también se escuchan con deleite como "Whole lotta problems" o la tabernaria "Daisy Jane".
Mas oscuras e intimas "Undertaker and Juniper"y "Down in Mississippi" de férreo sabor a hogar.




Resumiendo, que esta bonita historia ha sido finalmente rubricada con este conjunto de canciones de verdad estilística y modesto alumbramiento, que son lo que son, retratratan lo que sus artífices son, canciones sinceras, transparentes, humildes y creanme...muy, muy bonitas, les aseguro que el disco no les abrirá las bocas ni expondrá a sus músculos faciales a ojipláticas muecas, pero si que disfrutarán de lo lindo con estas canciones y las maravillosas voces de Ruth y Madisen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada