martes, 18 de agosto de 2015

Doug Paisley - "Constant Companion" (2010)

¿Existen mejores noticias que las que no te esperas?, es genial cuando la rutina te sorprende con esa nueva que aunque deseada, te pilla de improviso por ser considerada bastante inverosímil, y te hace desprender alegría y felicidad por todo su ser.
Esto ha ocurrido con la visita que el próximo mes de octubre nos hará Doug Paisley, una visita que no esperaba y que me ha causado enorme alegría por tratarse el canadiense uno de los songwriters mas admirados por servidor de los que actualmente nos regalan coplas en el planeta.
Cierto que el pasado año consiguió cierta relevancia gracias a su excelente: "Strong Feelings", pero antes ya había presentado sus credenciales con algunos EPs y un par de álbumes largos: "Doug Paisley" publicado en 2008 y "Constant Companion" que vió la luz en 2010.
Este último es del que me  gustaría hablaros hoy, el trabajo con el que dio un puñetazo en la mesa y puso los oídos de todo quisque en guardia.


Es habitual que al canadiense se le englobe en la patrulla de los artistas countries, algo de eso hay, es evidente y no lo negaré, pero entiendo que su propuesta va bastante más allá de la simple circunscripción a un género determinado,
en sus discos se respira a campo, y los ojos se pierden en atardeceres lejanos y arcillosos, pero en sus canciones no faltan Hammonds que nos llevan al lado más negro del alma, pianos que encierran al oyente en oscuros locales de jazz y néctares melódicos de fibra pop, pero elegante y fina, con ese acústico encanto folk que lo encierra en la tierra reseca bendecida por los humerales del Mississippi.


Y esa voz, como susurrante y tersa que se desliza sobre las notas como un gato sobre la cornisa, como sin tocarlas, flotando sobre ellas...y las canciones, hermosas, con una clara sensación a pan recién molido, a madrugón con olor a café y pasto mojado de rocío que empieza a secar el sol que avanza desde el este, recordando aquel inmortal "Harvest" de su compatriota Neil.
Nueve besos con sabor a maíz a la brasa y zarzaparrilla que empiezan con "No one but you" en la que las teclas de otro canadiense como Garth Hudson elevan el tema por encima del bien y del mal, haciéndolo etéreo, y la voz de Doug que suena fuerte, pero acariciando, acústicas y los coros de Jennifer Castillo ayudando a la perfección del corte.


"What I saw" es traída por una brisa muy "Harvest", en volandas de un Hammond divino y un canto muy Paisley, un tema delicioso y de estribillo imposible.
El piano coge protagonismo en "Don't make me  wait", y la voz de Leslie Feist se acopla a la de Paisley para crear un enraizado tema de soledades y suspiros. En cambio son las acústicas y unas baterías que se dejan oír con fuerza por primera vez las que ponen el soporte a la crepuscular "Bluebird", nuevamente con las teclas de Hudson y las voces de apoyo de Miss Castillo.


"End of the day" es un tema hermoso, calmado como una noche estrellada de primavera, recita mas que canta Doug, y Julie Faught es la encargada de embellecer aún mas este canto natural y sencillo.
La continuación tras el giro al disco (si de vinilo hablamos) viene con "Alway say goodby", un country melancólico y lírico de desamor y barra de bar.
Es posible que "O' Heart" sea el tema que mas me gusta, con visita al soul, con presencia del blues, con calidez, con lágrimas y con pasión, un tema emocionante.
Mas country-folk de tópicas premisas argumentales pero delicias melódicas es "I stand alone".



Y todo acaba con la hamaca que forman las teclas de Hudson, las acústicas, y la voz del canadiense nuevamente besada con sensualidad por el frágil y dulce instrumento de Jennifer Castillo, el piano de viejo profesor de The Band viaja al jazz  y todos se acunan para despedir un disco maravilloso.
Un trabajo imprescindible en lo que de siglo vamos andado, un"Harvest" del nuevo milenio que lleva en su interior la misma pasión, el mismo ritual lírico y épico, y como ocurrió en 1972 unas composiciones que se escuchan y se viven.
Una grata sorpresa la que la vida me ha dado con la visita de Doug Paisley, uno de los momentos que espero con más pasión e ilusión del presente curso.

2 comentarios:

  1. Eh!, este tío me suena de algo, pero no lo ubico ahora mismo. Suena genial ese "No one but you".A ver qué tal esa visita en Octubre.

    Felicidades al Athletic!!!!!!


    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El año pasado se hablo bastante de éla proposito de su último disco, si te gusta el Harvest de Neil, seguro que te gustará este artista.
      Bueno hemos tenido jornada festiva hoy, imagino que paula estará como loca también, gracias.
      Saludos.

      Eliminar