sábado, 18 de julio de 2015

The Outside Hours - "Gone" (2014)


Esta última semana he descubierto, por obra y gracia de esa divina combinación de casualidad e internet, a un grupo barcelonés que lleva varios días dando el cante desde el equipo de casa, azorando a las frágiles damiselas que habitan tras las ventanas del patio interior.
Se llaman The Outside Hours, y el disco "Gone", no me ha quedado otra que investigar a propósito de los interfectos y he descubierto algún detalle interesante, seré breve.
Se trata de un dúo: Pere a las guitarras y voz y Fresno que hace vibrar el bajo, llevan unos años haciendo música, y han rondado por Berlin (mi querido Berlin), tocando en garitos como CCCP Club o White Trash, la verdad es que la capital germana es territorio idóneo para recoger las intenciones sónicas de estos tipos, y estos garitos, perfectas guaridas para oficiar de segundo hogar de su propuesta musical.


Graban un par de EPs: "47 Miles of Barbed Wire" y "The Devil's right hand" ambos de 2013, quedan finalistas en el programa de maquetas de TVE: Capitan Demo y son invitados de nuevo a Berlin al Berlin Psych Fest, hace unas semanas han actuado en Vitoria en el Askena Rock Festival, donde por cierto me los perdí por dos razones, a saber: ignoraba de su existencia y tocaban en paralelo a Cracker, también es mala suerte hombre, otra vez será.
El pasado 2014 graban por fin su primer larga duración, este "Gone" que no deja de oscurecer la luz de mi cuarto, porque la música de estos dos señores es oscura, garitera, de reminiscencia blues con carga psych y tono garajero, connotaciones años cincuenta cuando Chicago latía con estrépito a las órdenes de los susurros de Howling Wolf (del que empapan su sonido los barceloneses) o la actitud de Muddy Waters, equivalencias de encierro nocturno en local underground a lo Velvet Underground en la grasa y humo que desprende su sonido, y rock de peligrosas influencias a lo The Stooges o Jesus and Mary Chain. También detecto cierto aire The Doors en el ambiente asfixiante de alguno de sus momentos, y por buscar equivalencias patrias me recuerdan a los madrileños Sex Museun por su querencia sónica y vital con el rock garitero nocturno.


El disco es sorprendente, con un sonido cohesionado, rotundo y seguro de si mismo, el conjunto voz+electricidad+ritmo machacón crea un rock de alcantarilla y madrugada víctima de excesos irresistible. Pero además con cuidadas melodías y mimo depositado en detalles.
Abren el trabajo con "Paid My Dues", un tema de infecciosa melodía y voz hipnótica, electricidad que casi se toca y ese toque lisérgico que marca el estilo del grupo, un tema adictivo.
Blues fatal, voz nasal que se pierde en su propia agonía y tremendos riffs, me refiero a "Tomorrow may never come", otra muestra de clase, el bues vuelve mas tarde en "Six fingered blues man", tema que repta y escupe un veneno sónico embaucador.



Antes hemos recorrido carreteras en la nocturnidad rítmica y susurrante en la agridulce "Who'll Cast the first stone", hemos entornado los ojos con la brillante balada de sugerente declamar y verista estribillo a lo Lou Reed titulada "So Long" y nos hemos retrotraído a los años líquidos con el rock de puerto y carretera de la excelente "Come Closer", que me recuerda a los Stooges mas asfálticos.
Con un garajero piano eléctrico y percusión metálica que apoya una meliflua voz nos sorprende "Poor old heart" un tema con un tono lírico sorprendente y contaminado.




En cambio "Big city" es más Londres, más de superficie, se pierde cierto tono psych y las guitarras se muestran menos ambiguas para recordar a los Stones de los primeros sesenta.
Nos cubren con un manto de electricidad y psicodélia con la densa "Eigtball trigger" antes de despedirse con "Death knocking on my door", espectacular balada de tono acústico y una nostalgia underground y desesperada, un tema magnífico.



Otro grupo español de altos vuelos que demuestra la grandeza de miras que esta alcanzando el zarandeado y maltratado rock y aledaños en este país, una pena que una vez mas los artistas jóvenes españoles decidan codificar sus mensajes en la lengua de Shakespeare en lugar de la de Quevedo, aunque no soy de los críticos con esta práctica si me gustaría escuchar textos en castellano más a menudo.
Más que recomendable dúo barcelones estos The Outside Hours, otro proyecto firme y prometedor cuya música esta a disposición de todo aquel que desee acercarse a ella (desde aquí animo al personal a ese acercamiento) en descarga gratuita en su bandcamp. Esperando poder verles en vivo desplegando todo ese rock, blues, garaje y psicodelia que encierra este excelente disco, los recomiendo sin paliativos.

https://theoutsidehours.bandcamp.com/album/gone

4 comentarios:

  1. Ya me lo he metido en el mp3 para su escucha por la tarde a la sombra. Mira que me recuerdan a los The Cult del Love en ocasiones ... Gran descubrimeinto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tambien, yo les veo un no se que de Doors, me gustan mucho.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Pues yo me voy por la parte mas garagera y crápula, la mas 'Iguana' vamos, con eso ya me han ganado pero si, como apuntáis hay Doors y referencias tan exquisitas como Astbury, Wolf y Waters esto no puede fallar.

    Me voy pero ya mismo a su bandcamp!!!

    Gracias por el descubrimiento Addison.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Les he dado mucha caña el fin de semana, me gustan, esperemos verles en vivo.
      Abrazo y buena semana.

      Eliminar