lunes, 6 de julio de 2015

Neil Young + Promise of The Real - "The Monsanto Years" (2015)

Tenía pensado publicar esta reseña el viernes, el motivo de retrasarlo hasta hoy lunes 6 de julio es para conmemorar que hace un par de años unos cuantos chalados del tío Neil y del rock en general nos juntamos en Frías para homenajear a gran Neil Young y de paso conocernos y forjar una relación personal que sospecho nada ni nadie podrá destruir, hace dos años estábamos en el Rust Fest de Frías.


Neil Young sigue en acción, operativo tanto en el aspecto musical como en lo referente a su activísmo político y pro-ecológico, posíblemente esta encendida forma de entender a vida sea la que sigue alimentando de actitud, de fuego y de energía la mayor parte de su producción y de sus acciones de protesta.
Ahora se ha puesto manos a la obra, o mejor dicho a la guitarra, para poner las peras al cuarto a ciertas empresas a las que con justicia se les pueden aplicar adjetivos como envenenadoras de cuerpos y también de mentes, firmas como Monsanto, una empresa dedicada a tratamientos químicos para la agricultura y cuyo nombre da título a su nuevo disco protesta es una de ellas aunque no la única, también Starbucks, Walmart and Safeway o la energética Chevron están en la diana sobre la que Neil dispara sus dardos utilizando para dar al hecho relieve y conocimiento general este disco titulado: "The Monsanto Years" y que ha grabado junto a una banda californiana llamada: Promise of The Real formada por jóvenes músicos como los hijos de Willie Nelson: Lukas y Micah.



El disco ya esta en la calle, aunque desde hace días se puede escuchar por los medios habituales, eso es lo que yo he hecho durante varios días antes de adquirirlo oficialmente, y digo que lo he escuchado varios días y varias veces porque el disco me gusta, ¡ojo!, me gusta y mucho.
Da la sensación de que cuanto menos vueltas le da Neil a la confección y grabación de un disco mejor le sale, mas auténtico suena y de forma mas incisiva consigue penetrar en corazones, almas y cerebros.
También la acción protesta en la que cree firmemente y de forma apasionada parece insuflar coraje y vigor a sus canciones y al sonido que las visten, estas circunstancias se dan en este disco de forma evidente: fuerza, canciones descarnadas grabadas de forma casi rudimentaria, sin apenas producción pero con fe y con una banda que se deja llevar, dando libertad a riffs y ritmos, con coraje y el típico desorden cohesionado que hizo de Crazy Horse únicos.


Y es que Promise of The Real suenan muy en la onda de los caballos locos, sucios y polvorientos, sólidos aunque desprovistos de lisonjas virtuosas, empapados de fiereza pero con un sentido musical apabullante, suena la joven formación californiana de auténtico lujo a las ordenes de Young.
Los textos no dan margen a la debilidad, fuertes, osados y emotivos, como espadas que muerden con su filo semántico el objetivo marcado, no hay rincones líricos ni se dan oportunidades al romanticismo, el empeño es claro y queda de manifiesto en cada segundo de la grabación.
Nueve temas forman el tracklist, nueve canciones de rock oxidado, con ese aire de desierto en plena tempestad de arena que empapa el sonido y lo hace inconfundible en cuanto a su procedencia.
Estupendos temas, que forman un trabajo coherente y marcado por las voces de Promise of The Real subrayando las palabras disparadas por Neil y el sonido ya comentado.
Deja firmada la declaración de intenciones el primer corte: "A New Day For World", estupendo tema de incisiva y pesimista letra con los coros y el ritmo machacón como señas de identidad.
La sigue un corte mas folk, con armónica y acústicas, y ese lastimero color nasal que pone el gran Neil en su voz cuando esta triste, un magnífico tema titulado: "Wolf Moon".
Un trallazo guitarrero y una batería desbocada en la intrépida: "People want to hear about love" que deja claro que no son tiempos para hablar de amor, un tema en el que no se hecha de menos a Crazy Horse.



Extensa y apabullante sónicamente: "Big Box" es otro tema sorprendente, con un estribillo que es Neil Young puro, el de siempre.
Con un ligero tono vintage, silbidos incluidos "A Rock star bucks a coffe shop" da un respiro al oyente que no a Starbucks, otro excelente momento.
Vuelven los riffs y las guitarras ahora mas rockeras, y el Neil de la voz convencida y ennegrecida con "Workin' man" y la no menos feroz "Rules of Change", en ambas parece que el tiempo de los grandes momentos oxidados no es cosa del pasado.
"Monsanto years" es el núcleo ideológico del disco, un tema que lleva la firma del Neil Young de toda la vida, no necesita presentación, es Neil en estado puro, el Neil que vive, compone y escribe sin atender a la edad que marca el DNI.
Y termina este excelente y sorprendente disco de Young con el medio tiempo: "If I don't know", un tema mas amable que cierra brillantemente el álbum.



Imagino que habrá opiniones para todos los gustos, no soy yo de los que siempre se ha mostrado caritativo con Neil, he manifestado mi decepción con varios discos de los grabados por el canadiense durante la última década a pesar de amar su música como amo la de pocos artistas, hoy me alegro de escribir una crónica a propósito de un disco de Neil que entiendo estupendo, sin duda el mejor desde las píldoras de hace un par de cursos, Neil no abandona la lucha justa ni a su parroquia.
¡Larga vida a Neil Young!.

8 comentarios:

  1. Me alegra observar tantas coincidencias, mysuperfriend. Que lo que Neil Young une no lo deshaga el hombre. Gran disco, gran post. Gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como te decía en tu post veo el disco mas o menos como tu, un disco que no es de lo mas grande de Neil porque sería la leche, pero un gran disco y con ese espíritu que hace que el tio sea y siempre será una fiera en busca de fusticia.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  2. No me gusta hablar de alguien tan grande a bote pronto...Pero, sin estar delante de unos de sus grandes discos, si que tengo que reconocer que me gusta!! Los "Nelson" crean un buen entorno musical para Neil. El disco no desentona de muchos de los trabajos que ultimamente nos ofrece el prolifico Canadiense...Lo haré girar mas a menudo....Creo que vale la pena...Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo escuché mucho en streaming antes de comprarlo y me gusto desde el principio, la verdad es que no le pongo peros, aunque evidentemente no es una de sus POM, esas ya estan y se quedan.
      Abrazo.

      Eliminar
  3. Soy de los de Neil si o si, aunque saque un disco de versiones de jotas. Pero no puedo evitar estar últimamente un poco mosqueado con el canadiense. Su nivel artístico, quitando el "Psychedelic Pills", no es en sus anteriores obras nada del otro mundo. Y los precios de los vinilos son astronómicos, especialmente los suyos, con diferencia los más caros. A raíz de los comentarios que leo el disco parece estar bien posicionado. No suelo escuchar música antes de comprarla, y menos de artistas que ya forman parte de mi ADN, como es el caso deYoung. Hay papeletas a favor de la adquisición y todo dependerá del precio final. (Es un poco como el concierto de Dylan en Madrid. Hay que ir a verlo. Ocasión única. Pues dado el pastizal de la entrada, me niego a subirme al carro de la puta industria)
    Abrazos Addi.
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo segun me de, con algunos me he negado a escucharlos antes, como me paso con Danny Champ, pero este no me he podido resistir, yo lo he pilado en CD a un precio normal, imagino que el vinilo será caro, te entiendo perfectamente como entiendo lo de Dylan que han puesto unos precios astronómicos.
      Yo soy de Neil si o si como tu, pero en la última década hay de todo, este desde las piloras el mejor en mi opinión.
      un abrazo.

      Eliminar
  4. como hace para ser tan prolífico? como hacen los fans para escuchar todo y tenerlo todo?

    en fin, cosas de viejo jaja.... salu2....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me confieso fan fan y creo que lo he escuchado casi todo, pero no lo tengo todo ni me gusta todo.
      Saludos.

      Eliminar