lunes, 13 de julio de 2015

Huercasa Country Festival - Sábado, 11 de julio de 2015

Un poco antes de las 23:30 horas del pasado sábado, en la localidad segoviana de Riaza, en el escenario del Huercasa Country Festival hacía su aparición Manolo Fernandez para presentar el último concierto de la edición de este año, pronunciaba las siguientes palabras: "Algunas veces los sueños se hacen realidad...", poco después el lugar y el momento pasaban a la historia y al rincón de los recuerdos bellos e imborrables de los allí presentes cuando Emmylou Harris hacía aparición en el escenario acompañada de Rodney Crowell...hay cosas que son especiales, que se escarifican en el alma y allí permanecerán dotando de sonrisas a nuestros rostros cada vez que recurramos a su remembranza para siempre jamas...es una de las cosas buenas que tiene el estar vivo.


Pero aproximadamente 12 horas antes empezaba un día llamado a ser legendario y repleto de bellos recuerdos, paseando por el pueblo se podían escuchar los típicos sonidos del ensayo de una banda, al mediodía el lugar del que provenían aquellos inconexos ruidos que parecían música en estado de formación albergaría una fiesta bajo el sol de justicia de este verano de fuego.
El lugar era la Plaza Mayor de Riaza, allí el gentío que poco a poco terminó abarrotando el lugar disfruto durante la matinal y mediodía del ambiente de fiesta, buen humor y calor de bello color amarillo del country, de la cerveza y de los alimentos del patrocinador cocinados a la barbacoa, los bares de la localidad trabajaban a destajo y las terrazas no disponían de sillas libres, todas ellas amontonadas a la sombra de los vetustos edificios que se alzan sobre los pórticos de esta hermosa plaza, buen negocio para los comerciantes locales, que también es una nota positiva.


Y la música la pusieron los segovianos Clan Makeihan, con voluntad y fiel actitud al género desglosaron simpatía y un country de melodías conocidas y célebres que gran parte de los asistentes devoraron físicamente a ritmo de dancing line; sonaron temas tan innegables como: "Blue Moon of Kentucky", "One of these Days", "Fortunate Son" o el instrumental Dylaniano: "Nashville Skyline Rag", alegaron la mañana al personal, después repitieron resultados los madrileños Chisum Cattle Co.



No asistí a la campa del Rasero a las actividades infantiles y directamente me encaminé al campo de Las Delicias donde me encontré a un gentío muy superior al de el día precedente, esperaba una mayor asistencia debido al reclamo de la gran dama que cerraría jornada y evento pero aquello tenía pinta de convertirse en llenazo histórico y un tanto descontrolado a tenor de las kilométricas colas para conseguir tickets.


La banda creada para el festival: HCF All-Stars Band contó con bajas respecto a los miembros anunciados, no estuvo Ramón Arroyo que fue sustituido por Juanma Elegante, ofrecieron un cancionero clásico con temas como: "Have you ever seen the rain" (CCR), "Summertime Blues" (E. Cochran), "Bright side of the road" (V. Morrison), "Don't think twice, it's all right" (Dylan) o la sorprendente: "Get back to the country" (Neil Young). Todo sonó un tanto improvisado y con mas ganas que clase, con actitud pero con unos resultados que imagino no satisfactorios debido más a la eventualidad del proyecto, que nacía y moría el mismo día, que a la falta de calidad de los músicos, pues esta se les supone y muchos de ellos llevan demostrándola durante décadas. No obstante caldearon el ambiente para preparar a la parroquia (que no dejaba de llegar a las instalaciones) para enfrentar lo que estaba por llegar.


Y lo que estaba por llegar era en primer lugar la banda de Philadelphia US Rails, no obstante de haberla disfrutado el domingo anterior en Bilbao tenía ganas de ver a la formación de mi admirado Tom Gillam, que sigue desgranando en vivo junto a los no menos excelentes: Joseph Parsons, Ben Arnold, Scot Bricklin y Matt Muir su cancionero haciendo hincapié en el extraordinario Lp de 2013 "Heartbreak Superstar".


Y precisamente este álbum fue el protagonista del setlist de Riaza, terminaban allí su gira española y no podían dejar mejor sabor de boca tras su paso por la piel de toro, aunque en un principio me sorprendió el sonido un poco bajo del equipo, rápidamente y tras acercarme mas al escenario, mis oídos empezaron a adaptarse al chorro de decibelios y empezaron a degustar las armonías vocales del grupo, la fineza de trazos en sus respectivos instrumentos, las cualidades vocales de todos ellos y las ya sobradamente conocidas canciones, que empezaron a hacer mella en los asistentes que acabaron enloquecidos con una banda que suena como pocas en el actual panorama mundial, un southern rock de raices y de cuidadas melodías, excelentemente interpretadas y presentadas con energía y actitud, un gran concierto.
Tuve ocasión además de conocer a tres de los miembros de la banda, a Ben Arnold, el magnífico bajista Scot Bricklin y el gran Tom Gillam, y me resultaron unos tipos simpáticos y cercanos, me hice unas fotos con ellos y me firmaron su último disco, contento a casa.
Y aún quedaba el plato fuerte, lo que todos esperaban (esperábamos), la mítica Emmylou Harris empezaba a cantar acompañada de Rodney Crowell tras ser presentada por un Manolo emocionado, no tardó en demostrar el porque de su leyenda, deleitó con una voz lírica, con ese encanto femenino y dulce (nunca empalagoso), con esa textura de voz gaseosa, que parece que se puede coger con las manos mientras flota por el aire, bendiciendo a todos los que la perciben, como una legión de pompas de jabón...


Guapa y mucho mas cercana de lo que yo me esperaba, sublime en los momentos mas recogidos, no me preguntéis si sus pies tocaban el suelo...no lo sé.
Rodney Crowell es un artista de una categoría infinita, sabe cual es su papel y lo desempeña orgulloso, caballero y señor, con esa voz pequeña y árida que sabe colocar y frasear como el maestro que es, un secundario decisivo, como Edward G. Robinson cuando hacía grande a Bogart o a Cagney, sin él, el concierto no hubiese sido igual, pero no quiso que se notase, los caballeros que tienen la prudencia y el honor por bandera salen victoriosos desde el infravalorado paraíso de la humildad, señores: que gran artista es Rodney Crowell, desde el sábado admiro aún más a este gentleman.
El repertorio compagino clásicos de siempre extraídos de discos pretéritos, con alguna gema de los dos álbumes que ambos comparten, excelentes "The Travelin' Kind" o "Bring it home to me" de su último trabajo de este mismo año, también hubo versiones como un excelente: "Drunken Angel" de la no menos imprescindible: Lucinda Williams.



En resumen, hermoso es poco para definir el concierto (único en España) de Emmylou Harris y Rodney Crowell, el resto es rescates del pozo de la memoria para volver a intentar sentir parte de la emoción que nos embargó el 11/07/2015.
Éxito que certifica HCF como un festival que no se debe perder, que ha cogido breada y quiere (además merece) convertirse en un clásico que un país como este merece.
Todo ha sido genial, mi Riaza tan hermosa como siempre, mi gente de allí humilde y por tanto grande, los visitantes con felicidad dibujada en los rostros, encantados (hable con alguno) con la villa, y un ambiente de los que hacen que el tiempo vuele, feliz también por haber conocido al profesor Manolo Fernandez, creerme que se trata de un personaje absolutamente encantador y se comportó por los bares, plazas y calles del pueblo como un visitante más.
El año que viene solo puede resultar mejor con la asistencia de algunos amigos a los que se hechó de menos pero que sé que estaban disfrutando de esto que tanto nos apasiona en otros lugares.
¡Hasta el año que viene!!!

8 comentarios:

  1. ¡Joder Addi!, no puedo por menos que alegrarme por ti, por la grandeza y pasión de tus comentarios ante tamaña barbaridad de evento que presenciaste. Por la música, por el privilegiado entorno, por la gente que conociste (músicos y otras celebridades) y que compartió esos días de auténtica fiesta country-castellana. Después de leerte es como si yo hubiera también estado, tan fielmente has reflejado el ambiente y el acontecimiento. El año que viene NO me lo pierdo, prometido. Mañana Martes voy para Riaza a pasar una semana y seguro que aun encontraré algunos ecos lejanos de tan soberbio festival.
    Fuerte abrazo,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javier, ha sido un festival estupendo, el ambiente magnifico, el tiempo un poco demasiado caluroso y la musica sublime, el año que viene no te lo pierdas te lo recomiendo.
      Que suerte ir a pasar unos dias a Riaza, todavia seguro que quedan ecos.
      Abrazo.

      Eliminar
  2. Me habría encantado ver a Emmylou Harris y a Rodney Croweell. Me alegra que disfrutaras. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuvieron grandes, ademas era uno de esos conciertos especiales. Todo fue genial, el ambiente, la música y la compañía.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me alegro que lo hayas pasado fenomenal en ese sitio tan pintoresco.
    Bueno, siento que me he perdido el concierto del año y me sabe muy mal. Emmylou y Crowell son una garantía y dudo que vuelvan a presentarse por estos lares...arghhh! En fin, espero verlos algún día....¡menuda pareja!

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gran concierto, de esos que además llegan con una importante carga emotiva, todo el festival estuvo excelente, pero es justo decir que si estos dieron un bolo genial el de Laura Cantrell no le fue a la zaga.
      Nunca se sabe amigo...
      Saludos.

      Eliminar