miércoles, 29 de julio de 2015

Graham Nash - "Songs for Beginners" (1971).


Crosby, Stills, Nash (& Young) es sin lugar a dudas la superbanda mas famosa e importante de las que han existido y existen, eso parece claro en principio. También parece claro que el protagonismo de la misma descansa sobre los hombros de Stepehen Stills y Neil Young. Eso en cuanto a lo que de creación y protagonismo musical respecta, aunque ambos genios no se quedan cortos a la hora de facilitar a los fans y plumillas mas sedientos de amarillismo mil y una batallitas de índole domestico o personal, que por la peculiaridad de las mismas a sobrepasado los muros de sus hogares y los cercados de sus entornos, haciendo de ambos noticia por uno u otro motivo, ya sea por problemas románticos, líos con substancias del tipo que sean, enfados, adicciones... o también movilizaciones por diversas causas justas, pudiendo ser estas ecológicas, de pelea por las libertades o antibelicistas frente a distintas contiendas militares.


Este espíritu hippy era también común a sus dos compañeros, pues tanto David Crosby, cuyos escándalos particulares no tienen nada que envidiar a los de sus camaradas, como también el más tranquilo y prudente amigo inglés Graham Nash, han destacado desde siempre por su inagotable acción activista y libertaria.
Cuando en 1971 el grupo estaba en el vértice superior de su fama, contándose además las andaduras en solitario de cada uno de sus miembros como rotundos éxitos artísticos y en muchos casos también comerciales, en ese año es cuando a rebufo de la efervescencia política que vivía el mundo, es especial USA con todo el asunto de la guerra de Vietnam y con el juvenil pensamiento pacifista y de amor libre aún vivo, aprovecha Graham Nash para salir de su guarida de invisibilidad y hacer notar que él no es menos hippy que sus amigos, y que además de ser el novio de Joni Mitchell y el chico sano de CSNY, también es un excepcional compositor, un hombre firmemente posicionado en pos de la igualdad y la paz, y además un letrista y compositor fino y artesano en su habilidad melódica.
Para esta demostración graba con producción propia y colaboraciones excelsas de David Crosby, Jerry Garcia. Rita Coolidge o Neil Young entre otros, su primer larga duración en solitario, este extraordinario "Songs for Beginners".


Ciertamente parte del trabajo esta engendrado por el dolor provocado por la ruptura con Joni Mitchell y mira al pasado común de ambos, caso de temas de tan bella y perfecta arquitectura melódica popera como: "Better Days" o "I used to be a king" rescatada del cancionero de su antigua banda, los un tanto desconocidos por estos lares: "The Hollies".
Ambos temas sirven para dejar constancia de la vocación sónica y estilística del trabajo, sonidos hermosos de tono pop, con cuidadas melodías y sin demasiados artificios, donde el piano que tan bien domina el británicos tiene un protagonismo evidente y las salpicaduras mas folkies propias de los hippys de la época no hacen sino embellecer y enraizar de forma positiva el sonido.
Y no pueden faltar los temas de conciencia ecológica como "There's only one" que cuenta con el saxo de Bobby Keys.


"Military Madness" es un tema soberbio de corte antimilitarista y ritmo irresistible, y "Chicago" en un tema magnifico en el que Nash trata de forma crítica la Convención nacional demócrata de 1968 y los juicios del Chicago Eight.
Canciones íntimas que claman por el librepensamiento y la libertad interior se nos ofrecen el el plácido pop de onda invasión británica: "Be yourself" y en la mas folk y crepuscular: "Man in the mirror".



Sigue el folk en la balada flotante de misticismo: "Wounded bird", y con "Sleep song" la lírica adquiere una densidad acariciante. Todo acaba con un reprise de evidente contenido muy a lo Lennon titulado: "We can change the world".
Pero antes, justo en el comienzo de la cara B del vinilo: "Simple man" es un regalo para los oídos y un susurro para el corazón, un tema de amor, de ternura y de sencillez, un tema tan maravilloso que él solo justifica un disco, solo que este además contiene otras diez maravillas que certifican la enorme calidad, sencilla y discreta, de un músico excepcional que se siente a gusto a la sombra de los gigantes y que se llama Graham Nash.


6 comentarios:

  1. mi disco favorito de Nash y por añadidura de los CSNY Nash es mi ojito derecho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En aquella época todo lo que hacían era oro puro, este disco me gusta mucho y desde luego más que el de Crosby (que no me gusta demasiado).
      Yo también tengo una gran admiración por Nash.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Pues, te puedes creer que no controlo mucho sobre la carrera en solitario de Graham Nash. ¿Es buena manera empezar con éste me imagino, no?

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mejor, para empezar y para continuar, estoy seguro de que te gustará, su segundo disco "Wild Tales" no le va a la zaga. No lo demores Rockland.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Crear música con una delicadeza extrema es una capacidad que está reservada solo para algunos y Nash lo demuestra maravillosamente.
    Ha sido un buen momento leer y escuchar tu entrada Addison.
    Muxus!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amiga mia, me alegra verte por aquí, efectivamente la emotividad en la musica es importante y basica, a ti te gusta eso y a mi también.
      De emociones y sensibilidad este disco y este artista van sobrados.
      Estamos cualquier dia de estos,.
      Muxus!!!

      Eliminar