viernes, 3 de julio de 2015

Bruce Springsteen - "Greetings from Asbury Park, N.J." (1973).- Obras menores de artistas mayores


Hace un par de fines de semanas, mientras el amigo Savoy Truffle y un servidor mojábamos gaznates, alimentábamos buches, y pateábamos adoquines por las calles de los bares de Gasteiz en el pasado ARF, comentábamos todo tipo de cuestiones disqueras y concierteras...¿como no  iba a salir a relucir la figura de Bruce Springsteen?, que si sus discos, que si "The River", que si los últimos años, que si tal o cual concierto...y claro, sus inicios. A propósito de los discos de sus primeros años recordé esta sección a la que no acudo demasiado de: "Obras menores de artistas mayores" y ambos pensamos que el disco debut de Bruce podía encajar bien en la misma, me comprometí a acometer la labor de dedicarle unas lineas entonces, y aquí estamos en ello.
Antes de "Born to Run", de los conciertos multitudinarios, de las portadas de Newsweek o Time, antes incluso de la E Street Band ya existía Bruce Springsteen.
Se trataba entonces de un joven con el ímpetu de un rockero y los ademanes de un songwriter, un chico que necesitaba contar sus historias para que estas no reventasen las costuras de su sano y fuerte corazón, por ello viajaba en autobús durante horas de punta a punta de su ciudad para actuar en diferentes locales, de aquellos viajes, de aquellos días salieron canciones, temas que fueron gestados para alimentar surcos de plástico y emocionar, y sorprender a una generación que empezaba a escuchar música sin esperanza de sorprenderse, con el piloto automático encendido.


Finalmente tras varias presentaciones, después de convencer a mánagers y empresarios de que él no era un songwriter sino  un frontman, el jefe de una banda de rock and roll, consiguió que Columbia le hiciese un contrato y le abriese la puerta de los estudios 914 Sound Studios de New York para grabar, con la producción de Mike Apple y Jim Cretecos, el primer álbum fruto de aquellos días de actuaciones tabernarias y viajes en autobús sorteando los rascacielos de la jungla de asfalto.
Acompañó en el proceso al joven futuro Boss una banda de bastante fuste para las pretensiones y posibilidades iniciales de aquel osado joven semi-desconocido, no era la E Street Band pero sin duda en la gestión de este debut se cimentaron los pilares que sostendrían la futura y legendaria formación, allí estaban ya: Danny Fredericci, Garry Tallent y Clarence Clemons, ninguno de ellos necesita presentación oficial, Clarence y Danny ya no están con nosotros pero hasta sus últimos tiempos acompañaron al Boss, Garry sigue haciendo vibrar su bajo junto a Bruce.
Además la grabación contó con David Sancius a los teclados o Vini 'Mad Dog' Lopez a la batería.


El Lp esta compuesto por nueve cortes de evidente calidad compositiva, pero con una producción que les quedó un poco cruda, era el sonido de Springsteen, tenía la esencia de él, su espíritu estaba en las corcheas que forjaban la estructura melódica de los temas, y sus letras ya contenían la verdad  épica hoy mítica de Bruce, ¿que fallaba?...el toque genial en la cocina, el resto de la banda y la experiencia de haber cocinado el plato mas veces, ordenar el popurrí de estilos que pugnaban por sobresalir, una lucha que seguramente el autor de las canciones desconocía entre el soul, hoy evidente pero entonces sospecho que escondido, el rock, el folk, y cierta sofisticación callejera y proletaria de vaqueros y camisetas que nunca se había manifestado hasta entonces, contienda que cuando fue resuelta y firmada en armisticio, dió lugar a tratados gloriosos e históricos como: "Born to Run", Darkness on the Edge of Town", "Nebraska"...que os voy a contar.
Pero el despliegue de canciones que contiene este disco no es cosa baladí, como digo, con momentos a falta de especias o de una cocción mas exacta, pero canciones como: "Blinded by the light" de irresistible estribillo y guitarras de esencia urbana y garitera,  o la espectacular y premonitoria de futuras baladas al piano: "Growin' up".
Primeras épicas románticas con el folk iniciático en la formación del joven Bruce muy presente en "Mary Queen of Arkansas", y el piano de nuevo haciendo acto de presencia en un recuerdo a aquellos autobuses que fueron forja de un rockero para la asfáltica: "Does this bus stop at 82nd. street?".
Emoción, amargura y poesía que avisaba de que en el pecho de aquel chico había algo mas que huesos, magnífica: "Lost in the flood".



Otra balada interior y apasionada es "The Angel" y "For you" es un tema elegante y muy urbano, de acera y semáforo.
El soul aparece con el viento y dosis de Clarence en la gloriosa: "Spirit in the Night", y el fin de fiesta es la repanocha: "It's hard to be a saint in the city", un corte en el que esencias sureñas se mezclan con el folk inhalado de las horas de escuchar los discos de Pete Seeger, Woodie Guthrie o Bob Dylan, mi favorita y una absoluta maravilla.



Apenas 25000 señores/as se interesaron por este disco, pocos, muy pocos, pero sirvió de mucho, fue imprescindible para saber donde están los cacharros necesarios para hacer un buen guiso, los pinches mas solícitos estaban a punto de aparecer para currar ante los fogones y la vida daba margen para vivir, que es el principio indispensable para crear.
Estaba empezando a formarse un artista que las siguientes dos décadas sería imprescindible para esto que tanto nos gusta que es el rock, este comienzo es un disco que siempre he pensado que grabado diez años atrás hubiese sido diferente, pero aquí ya es bueno, aunque un poco crudo.
Dedicado a mi amigo Savoy Truffle como recuerdo del ARF/2015 que disfrutamos como enanos.

10 comentarios:

  1. Explicas muy bien lo que significa este disco, Addison. A pesar de que luego vendrán todas las obras maestras que citas, aquí hay mucha calidad y se puede disfrutar de las canciones del elepé sin entrar en comparaciones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un disco que se nota que esta en formación el estilo de Bruce, hay grandes canciones que se pueden disfrutar sin comparar, un muy buen disco.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Gracias por la mención amigo. Este disco es fundamental para mi en la carrera del Boss si te acuerdas en nuestras charlas cerveceras de Gasteiz te decía que este disco tiene un sonido como crudo y sin pulir que me gusta mucho aparte que todavía la E Street Band estaba en proceso de construcción.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A sido una ocasión genial para recordarlo, sigue pareciendome un gran disco a pesar de ese sonido crudo, mas callejero, genial.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. realmente es un disco de singer songwriter (que en esa época tienen muchos guiños rock) un poco diferente a lo que haría después, todo por pulir. Y qué curioso que el primer grupo que "apostó" por el boss haciendo versiones suyas, como Blinded by the light, fuera Manfred Mann earth band

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el venía de la tradición sonwriter y como tal se formo, aquí se nota y se ve también su vocación de rock-star.
      Curioso lo de Manfred Mann.
      Saludos.

      Eliminar
  4. La etapa anterior al Born....la tengo muy descuidada.....apenas recuerdo esos discos. Espero que este post me sirva para recuperar esa primera etapa.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este es un gran disco que seguro que te gusta, pero el siguiente y anterior a Born to Run es The Wild, the inocent and the E Street Shuffle es una obra maestra.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Greetings... un discazo opacado por lo que vino después . Ya todos lo sabemos pero a cada escucha me sigue emocionando como un purrete el "Growin' up" y convenciéndome de que muchos darían la vida por tener una obra de esta envergadura . Gran reseña maestro como preámbulo a la docena del jefe .Alla voy !!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene ese encanto de las obras de juventud que prometen y dejan ver cosas que el tiempo terminara certificando.
      Un abrazo.

      Eliminar