jueves, 2 de julio de 2015

Algunos discos "En Vivo" menos famosos - Simon and Garfunkel - "The Concert in Central Park" (1982)


Deseo antes de decir nada, que estoy a años luz de ser un apasionado de Simon y Garfunkel, no digo que no me gusten, digo que no soy un apasionado, comprendo que sus melodías siempre son redondas, fluidas y bellas; que sus armonías vocales se expanden con claridad y una proyección deliciosa, pero su sonido...el de sus discos de estudio quiero decir, no me entra, me resulta inverosímil y algo aparatoso, no consigue engancharme, mantener mi atención y valorar en su justa medida las virtudes comentadas.
Creo que esta falta de comunión con el trabajo de estudio del dúo mas famoso de la historia de la música es lo que hace que este: "The Concert in Central Park" sea, con diferencia, lo que mas me gusta de todo lo que grabaron los neoyorquinos.
Y sin embargo no me da la sensación de que sea un disco en directo del que se suela hablar demasiado, ni siquiera cuando se repasa la discografía del grupo, oscurecido siempre por sus históricos trabajos de la década de los sesenta.


Pero es un disco que literalmente quemé en los ochenta, en los años de instituto, hasta que el doble casette me fue sustraído aún no tengo claro como, ni por quién.
Cuando se produjo el concierto (histórico) del que se extrae este documento un 19 de septiembre de 1981, hacía prácticamente 11 años que no trabajaban juntos los dos antiguos amigos, salvo excepciones puntuales.
El motivo de esta representación en el Central Park fue la obtención de fondos para la rehabilitación del parque y otras zonas verdes de Manhattan, muy deterioradas en aquellos primeros años ochenta, y con escasez de medios económicos y especialmente de voluntad para que el ayuntamiento se ocupara de reparar el desaguisado.
Medio millón de fans del grupo se reunieron en el parque de Manhattan aquella noche para apoyar la causa y visionar a la banda que tanto influjo creo años antes, y cuya reunificación parecía un milagro.


Y algo de milagro hubo, pues durante los ensayos las tensiones entre ambos artistas fueron constantes y en lo tocante a tantos aspectos del bolo como imaginarse pueda, banda, repertorio, puesta en escena (en principio iban a cantar en solitario un tema cada uno), orientación del sonido...
Finalmente se optó por un concierto a dúo con incursiones individuales de temas editados en solitario y con una banda de 11 músicos entre los que destacaron los guitarristas: David Brown y Pete Carr, el bajista: Anthony Jackson, los bateristas y percusionistas: Grady Tate y Steve Gadd, el teclista (sintetizadores): Rob Mounsey y el pianista: Richard Tee y una efectiva sección de viento para los momento mas souleros-cincuenteros del setlist.
Aunque ni Paul ni (en especial) Art acabaron satisfechos de su actuación, lo cierto es que consiguen un sonido fluido, que ensalza la melodía de los temas, la claridad y mesura de las voces y una cercanía encomiable ante un espectáculo de tales dimensiones, merito adjudicable a los estupendos arreglos que para la actuación rubricaron David Matthews y el propio Paul Simon, con este disco si me engancho y disfruto de la esencia melódica de Simon and Garfunkel.


El setlist es un repaso pormenorizado de los temas mas destacados del grupo, desde la inicial "Mr Robinson" que popularizo el film "El Graduado", pasando por la lírica: "Homeward Bound" del disco de 1966: "Parsley, Sage, Rosemary and Thyme", álbum del que se extraen las no menos exquisitas: "The 59th Street Bridge Song (Feelin' Groovy)" y la mítica y aquí desnuda: "Scarborough Fair".
No faltan grandes clásicos como "The Boxer" y "Bridge over troubled watter", ambas incluidas en el último trabajo de estudio de ambos de mismo titulo que la segunda citada y publicado en 1970.
El cuarto álbum firmado por el dúo fue "Bookends" (1968) del que se extraen las bellas baladas: "Old friends"/"Bookends theme" y "America" (uno de mis temas favoritos), mientras que de su disco debut: "Wednesday morning, 3 A.M." (1964) no podía faltar la célebre: "The sound of silence" posteriormente, en 1964, grabada para el segundo disco de mismo título en el que triunfo realmente el tema, también perteneciente a este segundo trabajo nos ofrecen la bonita: "April come she will".
Merece la pena destacar dos versiones como: "Wake up little Sussie" entregada versión del inmortal de The Everly Brothers y el zambombazo: "Maybellene" del gigantesco Chuck Berry.
La maravillosa: "A heart in New York" compuesta por Benny Gallagher y Graham Lyle para el "Scissors Cut"de Art Garfunkel y varios temas excelentes de Paul Simon diseminados por varios de sus estupendos discos setenteros como: "American Tune", "Kodachrome", "Slip sliding away","Still crazy after all this years", "50 Ways to leave your lover" o "Late in the evening" son las canciones que completan este inmejorable repertorio de canciones folk-rock, bohemias y de sabor a ciudadano.
Edición en DVD posterior y acontecimiento histórico en la ciudad de los rascacielos que ensombrece un disco que en el plano musical y como "Live" no suele ser mencionado entre los grandes del formato.


8 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo con tu análisis. Este disco supera en calidad interpretativa y sonora a cualquiera de sus discos de estudio.

    Recuerdo que lo transmitieron por televisión y flipé con el concierto. Lo tengo en DVD también. A día de hoy sigue siendo uno de mis discos favoritos en directo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un disco que se escucha sin querer, suena genial y muy facil, las voces son magnificas y el repertorio tambien, en estudio no me dicen lo que si me comunica este disco, es estupendo.
      Yo lo tengo tambien en DVD.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. No suele aparecer pues suele unirse rock y stadium para los directos y aqui el rock pues no es tal. A pesar de ello es fantastico con un inmejorable repertorio y una de las mejores guias para seguir a simosn and garfunkel ( este en solitario con pinzas)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho solo figura un tema de Garfunkel, su carrera en solitario es escasa en todo, lo del rock y gran estadio es cierto, aqui rock hay poco pero si grandes melodias.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Le tengo un especial cariño a este disco, mysuperfriend, pudiera ser de los primeros con los que mantuve una especial relación con la música de calidad, lo ponía mi profesor de música habitualmente en EGB, cosa que me acabo de acordar ahora al leerte. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya despertado recuerdos bonitos, yo lo conoci tras la EGB, en el instituto, fue una epoca en la que conoci mucho artista y banda folk, faciles de cantar y tocar a guitarra...
      A mi me trae recuerdos tambien de aquellos años.
      Abrazo.

      Eliminar
  4. El "Bridge Over Troubled Waters" fue uno de los Lps de cuna de mi generación, por lo tanto tengo al dúo Simon & Garfunkel como una referencia clara de la música que me gustaba a muy a finales de los 60. Sus discos de estudio, este que menciono y su primero "Wednesday Morning, 3 AM", son auténticas cumbres del cálido sonido folky urbano del Nueva York de entonces, que trascendió a esferas internacionales de una forma arrolladora. A mi, particularmente, me gustan mucho. Dicho sea de paso, la conjunción de sus voces, la armonía de felices sentimientos que provocan, no ha sido superada a día de hoy por nadie, ni por los Beach Boys en su mejor momento.
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sus armonias vocales y las melodias me encantan,pero es ese sonido del disco el que no me atrapa, tal vez por eso este disco con un donido mas directo me gusta mas, pero todos sus discos tienen una cantidad de temas enormes indiscutible, tal vez el ultimo de ellos sea el que mas me gusta.
      Un abrazo.

      Eliminar