viernes, 12 de junio de 2015

Moris - "Fiebre de Vivir" (1978), Discos en la lengua de Cervantes.


Hace unos días comentábamos la reedición dentro de unas semanas de algunas referencias del catalogo del legendario sello Chapa en formato vinilo, entre los primeros Lps se encontraban algunos de los mas míticos trabajos paridos por el rockerío setentero nacional como: "El Limpiabotas que quería ser torero" de Cucharada o "Coge al Tren" de Mermelada que difícil veo que no terminen en la estantería de los vinilos de casa, pero también se encontraba en el listado este: "Fiebre de Vivir" que el argentino Moris grabase en 1978, y este me parece absolutamente imposible que no termine en la mencionada ubicación.
Pero el primer efecto de  la noticia ha sido volver a pinchar el histórico disco del Bonaerense, hacía mucho tiempo que no sonaban los tesoros que contiene este "Fiebre de Vivir", demasiado tiempo.
En la primavera de 1978 Moris ya llevaba prácticamente tres años afincado en España tras abandonar por causas políticas Argentina, fue en esos días cuando Vicente Romero le seduce para que grabe bajo su producción y en unos pocos días el inconmensurable cancionero que encierran estos surcos, cosa que finalmente se hizo, con los chicos de Tequila como banda de acompañamiento en los estudios Audiofilm.
El álbum es un ejemplo de todo lo que el rock and roll debe ser, desde el punto de vista musical, sónico y en cuanto a textos y actitud.
Además de los ingredientes habituales, el trabajo se ve decorado por un deje de rock-pub que recuerda a Dr. Fellgood, destacando el uso del pedal Flanger en muchos de los cortes.
Una vez superada la tormenta rockanrolera de los tres temas iniciales, es inevitable ya dejarse llevar por las arterias del disco como si un coche desbocado nos transportase de forma onírica por las calles de Madrid, pues la capital del reino es gran protagonista del disco, recibiendo por parte de Moris un homenaje impresionante y poético que a un servidor recuerda a aquel que con imagenes en lugar de canciones unos años después dedicase a la ciudad Jose Luis Garcí en "El Crack".



Estos tres indómitos trallazos, imposible de no ser bailados, son la archiconocida: "Sábado a la Noche", rock and roll en la onda de Bob Seger con inquieta base rítmica a cargo de Manolo Iglesias y Felipe Lipe, quienes daban latidos al rock de Tequila, un piano Honky-Tonk absolutamente inflamable que golpéa sin piedad durante todo el álbum José Torres, y el uso comentado del pedal Flanger.


En esta catedral del rock patrio, Mauricio Birabent nos viste con la piel de un joven en plena década de los setenta, de clase trabajadora, con todo el rumor del pasado inminente aún pegado en el cerebro, y un futuro dubitativo que se alza en un horizonte poco claro, detrás de los obstáculos que la contaminación, la oscuridad y la apocalíptica situación política internacional pone ante los ojos juveniles, ansiosos de otear paisajes mas amables, dentro de esa piel, que ya no nos quitamos en todo el disco, Moris nos arrastra por los barrios de Madrid, por sus bares, sumergidos en los humos de locales nocturnos de marginal honradez que son escena idílica de las poses de los personajes que habitan en estas canciones, los neones de las madrugadas, las mañanas ante un café antes de enfrentarse a un curro sin futuro, o tal vez con demasiado futuro...y los periódicos atestados de noticias, las noticias del nuevo mundo...son elementos con que nutrir estas historias, junto a las chicas, el amor y la nostalgia, como en todo disco de rock and roll que se precie.


Esas noticias son las que estremecen meninges en el segundo pelotazo del disco, el impresionante rhythm & blues: "Rock de Europa", letra que desgraciadamente pasa perfectamente por actual, el tercer bombazo de este comienzo que comentaba es la nerviosa y pionera en formas: "Balanceo del Rock" de sutiles coros que corren a cargo de Alejo Estivel, Julián Infante y Ariel Rot, quien también toca guitarras junto al propio Moris.
Magnificas versiones de dos clásicos de gran enjundia como la célebre: "Zapatos de Gamuza Azúl" de Carl Perkins y el impagable blues teñido de rock: "¿Qué dije?" que corresponde al conocido "What'd I Say" de Ray Charles.


Mas rock de inapelable factura en "Hoy como Ayer", y testosterónica, de blueseras guitarras y efervescencia en el canto la estupenda: "Rock del Portal".
Y el sentimiento claro, agarrado al alma, historias nocturnas, urbanas, canciones que viven sobre los adoquines de Madrid, alumbradas por las farolas de las avenidas, cuando todos duermen los rockeros como Moris sueñan, aun a sabiendas de que los sueños de madrugada son quimeras que se diluyen con los primeros rayos polvorientos del sol, pero yo me apunto al sueño despierto de: "Para tí una Mentira", los gloriosos retratos del Madrid nocturno y controvertido de barrios y avenidas en las sublimes: "La Ciudad no tiene Fin" y "Balada de Madrid".
En "Tarde en el Metro" el maestro deja marcado, cual Pulgarcito, el sendero mojado de melancolía que seguiría Joaquín Sabina en aquellos primeros discos que le hicieron cronista de Madrid, antes de que le tratasen de maestro.


Y "Nocturno de Princesa" claro, con esa guitarra que se ve invadida por los silbidos de la vida, el canto glorioso de Moris, con ese fraseo franco, esa intencionalidad abierta y entregada, con esa emoción...un canto a la noche, a la música y a una princesa, un tema emocionante.


No tengo dudas, absoluta obra maestra del rock mundial, que el sello Chapa y Vicente "Mariscal" Romero nos regalo hace casi cuarenta años y que ahora serán de nuevo puesta en circulación en glorioso vinilo, no veo el momento de tenerlo en casa.

14 comentarios:

  1. Ya te veo bailando en tu casa mientras la aguja se desliza por los surcos del vinilo!
    Buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja...dejate de que momentos bailones a este disco le sobran.
      Igualmente.
      Abrazo.

      Eliminar
  2. Este disco, como en tu caso, caerá sí o sí este verano. Una maravilla que queda perfectamente reflejada en tu texto. Gracias por tus palabras y tus emociones, Addi. ¡Mañana es sábado a la noche!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quien se resiste Gonzalo??? poder cazar este disco en vinilo y no hacerlo debe ser pecado.
      Viviremos el sabado a la noche.
      Gracias y un abrazo Gonzalo.

      Eliminar
  3. Gran post, mysuperfriend, de un disco fundamental, histórico. Me apetece muchísimo volverlo a oir ahora. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te aviso por experiencia de estos dias que como lo pinches una vez no sera la unica jajaja.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  4. ¡Cuanto le debemos a los argentinos en Madrid, y cuanto a Moris en particular! Cuando pocos hacían un rock exportable (ni Burning, ni Leño, ni Ñu, ni tantos otros incluso en el sello Chapa...) Moris si lo hacía. Su música se podía oír en cualquier país y poseía la onda del rock del momento. Ese toque extranjero, que nos hermanaba con cualquier otro grupo de fuera, nos lo dieron los en gran parte los argentinos. Y este es el gran disco de Moris, su gran aportación a la historia del rock en España. Yo también me lo voy a agenciar en cuanto lo vea.
    Muy buena y necesaria reivindicación Addi.
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Javier, Ariel Rot tambien tiene algun tema en el que Madrid se ve genialmente reflejado, se me viene a la cabeza Bruma en la Castellana.
      Un disco escrito en ese idiomainternacional que es el rock and roll.
      Un imprescindible.
      Abrazo fuerte master.

      Eliminar
  5. Un disco de un músico fundamental en aquella época. Haces muy bien en reivindicarlo.

    Enhorabuena por el post. Feliz fin de semana.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Evánder, ciertamente es un disco historico y fundamental.
      Feliz domingo amigo.
      Un abrazo,

      Eliminar
  6. Los discso de MOri es de lo poco del sello chapa que me compre en su dia y todavía conservo. Si tuviera un poco mas de voz sería la leche ya

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo poco que tengo lo tengo en casette casi todo.
      Con la voz de Miguel Rios hubiese sido imparable.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Que gran reseña mister de Vitt ,ni siquiera por estas pampas lei una reivindicacion tan merecida para este enorme artista ,aun sueño con algun revival de su musica por aqui .
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un grande de esto amigo, y es que por esas pampas sois mucho mas rockeros que por estos lares, y ademas mas puros, menos contaminados.
      Un trozo de historia del rock en nuestro idioma.
      Un abrazo.

      Eliminar