sábado, 7 de marzo de 2015

The Young Sinclairs - "This is The Young Sinclairs" (2014)


Con la llegada del sol, de la primavera, de las brisas acariciadoras y el proceso de abandono de los abrigos y bufandas...de la caloret que diría algún genio por ahí...¿A quien no le apetece refrescarse un poco?, ¡coño! si es que es ver el sol iluminando las calles y te dan ganas de sentarte en una terraza a ver pasar el tiempo con el engranaje bien lubricado por una cervecita fresca.
Pero no solo de cervecitas vive el hombre, y también es conveniente refrescar espíritus, conductos auditivos y neuronas, que a veces las hacemos currar demasiado y se nos recalientan.
Y pregunto yo...¿Hay algo mas refrescante que el pop y rock sixtie?...Si, si, me refiero a ese pop de guitarras parlanchinas y exentas de ronqueras, de esos ritmos bailables y beats, de esas letras que de puro frívolas resultan a veces mas sabias que las reclamas mas sesudas, de esas voces que cantan como si de una charla entre amigos se tratase, sin estridencias ni dramatismos, solo con moredada intención de cantar a la luz del sol, es, o no es refrescante la propuesta...
Si como a mi, la llegada del sol os motiva a tomar un refrigerio auditivo, os invito yo, y nada mejor que un pelotazo de "This is The Young Sinclairs" el último disco de The Young Sinclairs.
Esta banda de Virginia lleva operando de lubricante de seseras desde el año 2005, fieles a un estilo que reproduce los sonidos sesenteros provinientes del pop-folk de The Byrds y que extienden su sonido hasta el incipiente nacimiento de la psicodelia, gotas de garaje de poco voltaje y mucho jangly sound.


Pero este disco es mas de lo que parece, una colección de canciones que se ajustan a los patrones ya comentados pero con diversas personalidades melódicas y sónicas que permiten la diferencia entre temas.
Desde el innegable apego sónico y coral a The Byrds de la inicial y estupenda (refrescante): "You're Tired" que tiene continuación en las aplicadas y encendidas guitarras de: "New Day" de ritmo sincopado, y en la irresistible y repleta de sonoridades deliciosas, de melodía reconocible de: "Turned Arround".




Pop entonado en falsete, como ocurre con otros temas, y estribillo regodeandose con coros y agudos tonos guitarreros, además de un ritmo primitivo, bailable y festivo propio de los primeros sesenta traídos y llevados por los invasores británicos, hablo de "Problems", tal vez mi favorita del trabajo.
Una mirada mucho mas evidente al fok firma de McGinn y sus sonoridades primerizas nos encontramos en: "Don't Let Me Say" (We're Faster)", aunque este tema, pertenece a la segunda parte del disco, mas oscura y de menos ligera.
Y eso que nos da la sensación de redescubrir en las guitarras y voces que abren "That's All Right" a los mismísimos The Band, su sombra preside este excelente tema, con aporte de teclas, otra de las cumbres del álbum.



También lo es en mi opinión la que roza la psicodelía con su aroma y profundidad en guitarras y voz, "Someone Like The Hawk" y que es precedida por el lírico declamar en falsete de la preciosa "Just Wanted to Help" un remedio ante digestiones pesadas.
"Mona Lisa" es un pop rock de libro, eso si de libro de los sesenta, con nasalidad en la voz y un cierto tono garajero en las guitarras, pero sedosa y de efectivo estribillo.




Pero comentábamos que también nos encontrábamos momentos mas nublados en el camino, mas densos, menos accesibles a la algarabía, como la susurrante y extraña: "Never Uneasy" y la extensa y metafísica: "Orion" con cierto aire VU, coral y sinuosa.
También comparte densidad y brumosidad sónica: "Between the Summer and the Fall" gracias a un órgano de vetusta voz y su melodía agotada y reptante, un interesante corte.
Vuelve la claridad y The Byrds en la magnífica y optimista: "Dead End Street" aquí mas Dylanianos para empezar a decir adiós.
Y el adiós, a modo de bonus track lo da: "I Could Die" con sus arrebatos psicodélicos en teclas y guitarras, sus escobillas golpeando telas y sus coros evaporizados, antes, la excelente y elegante balada rock: "All Fallen Down", realmente fabulosa.



Es genial escuchar este disco, con la mente liberada de rollos y el cuerpo activado por las temperaturas que llegan estos días, los mamuts se retiran y nosotros descansamos mecidos por la ligera y sugerente brisa de los sesenta, brisa que insufla este: "This is The Young Sinclairs".

Este disco ha llegado a mis oídos gracias al maestro Jesús, el señor del Cierzo (pinchar para acceder a un excelente y acogedor blog), siempre sabio me lo hizo llegar, adivine usted donde lo encontró el maestro, y con su habitual generosidad lo compartió.
Gracias.

4 comentarios:

  1. De inmediato me hago con este artefacto Notorius Young Sinclairs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te gustará, si no lo encuentras dime y te lo mando.
      Salud

      Eliminar
  2. Lo estuve escuchando bastante después de que me lo recomendara mucho nuestro querido Jesus pero no acabó de engancharme aunque reconozco la riqueza de sus melodías. Otro abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me divierte mucho y pasa muy bien, pero esta claro que es un disco para disfrutar en determinados momentos y no esperar demasiado poso.
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar