miércoles, 18 de marzo de 2015

The Kinks - "Muswell Hillbillies" (1971)


Muswell Hill es el barrio de los hermanos Davies, allí pasaron su infancia, se tomaron las primeras pintas, rasgaron cuerdas por primera vez, se enamoraron (del rock también) y decidieron formar una banda que termino llamándose: The Kinks.
Justo es que volviesen al hogar, como el sabio que siempre vuelve a la acción de su aldea, asqueado de que en la gran urbe nunca pase nada interesante a sus ojos.
En el caso de Ray Davies esta vuelta, (si es que alguna vez hubo un abandono del barrio) tiene además de un componente emotivo, un aspecto contemplativo de sus vecinos, de esa clase trabajadora, de sus circunstancias económicas y sociales, así como critico con las maniobras gubernamentales en cuanto a su agrupación gethal (del pueblo), y su urgencia en censar personas por etiquetas sociales, económicas y de influencia.
Es en cierto modo una continuación en cuanto a actitud crítica y mirada satírica de los dos discos precedentes, más si cabe al ya comentado ayer: "Arthur".
No es en cambio tan continuista en lo que al sonido se refiere, mas sucio que estos, menos líquido y mas solido, menos onírico y mas realista...igual de excelente y definitivo.


Los setenta están instalados y The Kinks siguen a lo suyo, ignoran un tanto todo el fenómeno progresivo que se esta imponiendo en las islas británicas y facturan un disco que suena a pub, a refrescante pinta tras el curro, a humedad en los musculosos brazos desnudos apoyados en la barra, a barrio...
La banda suena con una enjundia no escuchada hasta entonces, cruda y con garra, las guitarras de Dave empiezan a ser decisivas y dramáticas, la base rítmica es mas ósea, mas firmemente anclada a la carnosa melodía que preside los temas, y las voces no pretenden volar por las imaginaciones sino increpar conciencias a golpe de fraseo directo y punzante.
Así que queda lo mas fácil para genios como Ray, hacer canciones de calidad, construcciones melódicas irresistibles y textos agudos e incisivos.
Esto lo repiten en 12 ocasiones en el presente álbum.
Se aprecian nuevos giros estilísticos en el grupo, miradas al music hall o al vodevil en dos temas excelentes como: "Alcohol" o "Have a Cuppa Tea" muy de pub a la hora del almuerzo un sábado de otoño.
Las acústicas adoptan un importante y bendito protagonismo en temas como la inefable: "20th Century Man", seca como el desierto pero bien regada por los londinenses, un temazo para abrir disco. En concubinato de ésta con el piano para el precioso pop de cabaretero poso de la sublime: "Hollyday", y acompañando a la lasciva slide en: "Complicated Live" stoniana y perfecta.



También rugen acústicas en el folk-country de incisiva proclama proletaria: "Here Come the People in Grey", otro temazo de mucho cuidado.
Reconozco que "Holloway Jail" puede conmigo, primero con suntuosidad en la voz y pesar en el fraseo, guitarras que adormecen penas y luego virando a un rock grasiento para acabar con un pastel de sonoridades: pianos, coros, slides, una percusión encendida...más de lo mismo, una consecución de temazos inapelable.
El piano resuena desnudo entre tubas, trompetas y cuerdas electrificadas para redondear un blues que justifica la fama de la formación como grandes de veras, hablamos de: "Acute Schizophrenia Paranoia Blues"; y mas pianos en la bonita balada de reminiscencias yanky-irlandesas: "Oklahoma U.S.A.".
También suena irlandesa, casi un espiritual de parroquia la maravillosa: "Uncle Son" que precede al impetuoso y genial fin de sesión con "Muswell Hillbilly" que resume la madera de la que esta echo el trabajo, un tema excelente.
Y por supuesto que no me olvido de la eléctrica y fibrosa actividad riffera de ese rock callejero que es: "Skin and Bone".




Otro discazo de mucho cuidado, de los mejores de la banda aunque tal vez no de los mas comentados y alabados, marca lo que pretendían The Kinks en la recién estrenada década, mas rock, pop, country o blues de genialidad intrínseca a sus composiciones.
Último cartucho que quemo en el pre-calentamiento para el sábado estar con los engranajes bien lubricados y prestos a responder como la ocasión lo merece, por supuesto la konvención pasará y los de Muswell Hill volverán a estas páginas, de eso podéis estar seguros todos-as.

8 comentarios:

  1. Sin duda es el disco donde suenan más como banda, donde tal vez la sección rítmica está más inspirada... instrumentalmente adoro "Arthur" y "Muswell", creo que en esa tesitura son los mejores. Un disco genial, puede que su última POM pero que nos quiten lo bailao!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un cacharraco de mucho cuidado, muy compacta la banda, muy sólida, pero creo que aún tienen algun disco maestro por ahi ¿Sleepwalker?
      Hasta el sábado!!!

      Eliminar
  2. Me ha gustado, solo, el tercer corte .

    ResponderEliminar
  3. Suena a bar, a barrio... una definición muy pero que muy acertada.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un disco de barrio , y un gran disco.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Disaczo pero sigo prefiriendo el arthur

    A ver si te sirv este tema https://www.youtube.com/watch?v=FVLrvV8ej6E

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también prefiero Arthur, pero me encanta este disco.
      Intentaré que la pinche el sábado Savoy.
      Gracias.
      Saludos.

      Eliminar