miércoles, 25 de marzo de 2015

The Cribs - "For All My Sisters" (2015).

Tras la III Kovencion Kinky de Madrid, el regreso a casa ha sido un tanto atípico, con un inmejorable sabor de boca por lo vivido y la alegría dibujada en los ojos tras volver a ver a tantos amigos que viven lejos, y conocer a otros, que ya tocaba. El domingo voló en casa de unos familiares que realmente son amigos, comida y conversación de sobremesa interrumpida por la necesidad de coger carretera, que el siguiente era día de escuela.


Tanto el lunes como el martes me he sentido un tanto indolente, (esto ha sido lo atípico), repasando en Facebook las impresiones que en los congregados en Madrid dejó la kovención, unánimemente positivas, ojeando fotos y recordando instantes, lo cierto es que no conseguí sacar ganas de escribir nada, silencio en el blog durante estos días, silencio que rompo hoy debido al cambio de mi ánimo. Cambio que ha propiciado la escucha de este último disco de los hermanos: Ryan, Gary y Ross Jarman, o lo que es lo mismo: The Cribs.
El ahora trío británico (tras la marcha de Johnny Marr en 2011), mantenía silencio desde hacía tres años y la verdad es que algunos, entre los que me incluyo, les echábamos de menos.
El momento era delicado y mi principal opción era la de dar un giro de timón a mi maltrecho ánimo con un disco que se presumiese dinámico, optimista y vitamínico. Lo intenté con el nuevo trabajo de Modest Mouse: "Strangers To Ourselves"...¡Agua!!!, decepción inicial con el nuevo trabajo de los chicos de Isaac Brock, volveremos sobre él mas adelante.


Tenía una segunda opción y tire de ella, el esperado nuevo álbum de The Cribs: "For All My Sisters"...¡Tocado!!! y sospecho que tras algún cañonazo mas... ¡hundido!!!
Para este nuevo artefacto la banda ha contado con la producción de Ric Ocasek, legendario líder de The Cars, y hace unos meses ya anunciaron un sabor muy ochentero en los surcos del disco, lo cual hacía predecir que la elección del productor era idónea.
Y creo que lo es, tal vez se alejen un tanto de aquellos estallidos punk de generosas dádivas guitarreras y desatado derroche decibélico, pero ganan en melodía, vitaminas y buena digestión, acercándose a un Power-Pop rotundo y vertiginoso que fluye con facilidad, sin perder energía y reminiscencias punks y que levanta a un muerto, algo de culpa tendrá en ello el bueno de Ric.
Aunque se trate de su disco mas pop, con alusiones sónicas a grupos como The Replacements o Weezer, en él no faltan las guitarras penetrantes de otras citas, el bajo impenitente de Gary marcando latidos y la actitud decidida, fresca y descarada de siempre.
Así lo demuestras en "Finally Free" que comienza con un torbellino de percusiones e histriónicas guitarras y que cuenta con un arrebatador y efectista estribillo, un tema que nos marca el camino que deben seguir nuestros oídos para sumergirse en ganchos pop y zambombazos eléctricos que aderezan las construcciones de este proteínico trabajo.


Y como el que avisa no es traidor, el segundo corte: "Different Angle" comienza con un riff típico de la formación, fortaleza rítmica y estribillo demoledor, un tema que ya cambia ánimos.


"Burning for No One", ha sido el primer single, se trata de un tema bailable y mas ácido, funk en guitarras y pop en coros, sin duda un corte que funciona.
Mas traqueteante y grasienta que las precedentes es: "Mr Wrong".
"An Ivory Hand" es el tema que se puede descargar gratuitamente y que canta el bajista Gary, se trata de una canción mas amable, popera y llena de destellos de catadrióptica psicodelia, digerible y melosa, pero no cargante. Se nota la mano de Ocasek.



Mas acústica y lírica, con la motivada voz de Ryan: "Simple Story" da paso al violento riff con que comienza: "City Storms", un tema mas Crib.
Uno de mis cortes favoritos es: "Pacific Time", una bonita melodía, intensa en sonoridades guitarreras y lenta de desarrollo, esta cantada con intención por el bajista Gary, que colorea vocalmente la bohemia formación melódica que se ve respalda por un espectacular muro de sonido.
Los ochenta, y nuevamente la vena popera que firma Ocasek desde los controles, la encontramos en: "Summer of Chances". En cambio "Diamond girl" me resulta un tanto atascada e irregular a pesar de un estribillo resultón y redondo.


Unas acústicas engañan al oyente que se ve sorprendido por un estallido decibélico y una melodía carnosa que se desarrolla atravesada por una puntiaguda guitarra en: "Spring on Broadway" que nos conduce a la extensa y llena de elementos pop: "Pink Snow", tema de varias caras sónicas y  melódicas que remata un disco que tiene pop suficiente para encandilar, power mas que de sobra para encender y canciones que encierran las vitaminas suficientes para levantar a un muerto, o como mínimo para animar a un servidor, si os levantáis un tanto flojos tirar de The Cribs.

2 comentarios:

  1. uno de los motivos de un post previo que dedique a Ocasek fue la escucha d etse disco. No esta nada mal. muy entretenido muy Ocasek No es lo mejor de las producciones de Ric que dejo a Weezer y Suicide peeo es un muy buen lp de pop rock con aires modernos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si efectivamente leí el post que dedicaste a Ric Ocasek al que admiro. Pero este disco me ha gustado mucho, se ve su sello y no se desliga demasiado del sonido Crib, es un gran artista y esta una banda un tanto infravalorada.
      Estoy disfrutando el disco, en cuanto pueda me paso p or tu casa que anlo loco estos días.
      Saludos.

      Eliminar