jueves, 26 de marzo de 2015

Lynnyrd Skynyrd - "Second Helping" (1974). Lo clásico nunca muere.


No soy persona que suela dar la espalda a las producciones actuales, es mas, los últimos años he dedicado mucho tiempo a la arqueología musical en busca de discos y bandas jóvenes que le den un aura de juventud a mi ya inapelable madurez cuarentona.
Y lo cierto es que me ha servido para convencerme de que el actual panorama no es tan apocalíptico como muchos dicen, o como otros que no terminan de aventurarse a dar oportunidades a los artistas jóvenes, creen.
Hay gente de calidad, bandas que han confeccionado buenos trabajos y que en algunos casos (los menos) han aportado unas pinceladas de novedad a las propuestas ya existentes desde hace décadas.
El talento no tiene nada que ver con el año por el que viaja el mundo, otra cosa es el margen que dentro de una disciplina artística, queda para que los que vienen tras los pioneros puedan dar un giro de tuerca que vuelva a rejuvenecer dicho estilo, cada vez es mas difícil aportar nuevos sentidos artísticos o estilísticos a un arte como el rock, que en pocos años a sufrido mil y una modificaciones y revisitaciones por parte de un auténtico ejercito de artistas jóvenes, hiper-motivados por motivos creativos, generacionales, sociales, políticos, por supuesto sentimentales, e incluso gracias a inspiraciones artificiales vía psicotrópicos.


Pero tampoco se puede negar que aquellos pioneros que fueron colocando las primeras piedras a esta catedral maravillosa que es la música rock en todas sus facetas o etiquetas, aquellos artistas desde los cincuenta hasta los mediados setenta, nos dejaron trabajos de calidad y frescura inconcebibles hoy en día, únicos y soberbios, en cierto modo gracias a que estos trabajos no tienen precedentes en los que se les pudiese colocar en situación de comparativa.
Es por ello que muchas veces me digo a mi mismo que dedico poco tiempo a repasar esos discos, mil veces diseccionados ya (eso es cierto), pero últimamente, no olvidados, pero si un poco arrinconados, si arrinconados aunque en un rincón dorado y de excepción en corazones y recuerdos vitales.
Hoy me he levantado con ganas de southern rock, puro, indomable, outlaw y visceral, repleto de crujidos de guitarras y voces heroicas y desparramantes de virilidad, de ritmos que se lanzan a tumba abierta a por los músculos que ofician de maquinaria para hacer bailar osamentas, y con ganas de escuchar historias épicas y líricas, de amores rotos y etílicas ensoñaciones frente a la resacosa amanecida...hoy tenía ganas de escuchar a Lynnyrd Skynyrd.
Primero pensé en su primer artefacto, aquel "Pronounced Leh-Nerd-Skin-Nerd" que sirvió de cañonazo de salida para una banda mítica que se adueñaría, tras la grabación del mismo. del registro: Southern Rock, desde un punto de vista vital y casi genético para los restos.


Pero finalmente me he decantado por su segunda explosión, este: "Second Helping" en el que la pasión, el amor a la tierra, la devoción por las damas, el fuego que anida en los corazones jóvenes y el apego a la raíz musical del sur de América se convierten en regueros de pólvora que al contacto (auditivo) con los corazones, crean auténticos incendios en los que la sangre joven y rockera hace de gasolina que aviva esas llamas que arrasan unas vidas que vuelan hacia el ocaso de la juventud con la vista fija en vivir esa edad de oro hasta las últimas consecuencias.
Así he visto yo siempre a los Skynyrd de los dos primeros Lps, dos POM sin paliativos que nunca cansan y que difícil tienen los jóvenes a los que me refería en el primer párrafo para igualar, musical y sobre todo pasionalmente.
Hablar de los ocho temas del disco no tiene demasiado sentido, es mejor que nos quemen las entrañas los estribillos calientes y húmedos del Mississippi, que nos lleven al delirio los pianos Honky-Tonk o nos salten las lágrimas las etílicas y sangrantes perdidas amorosas contadas sobre el triste suspiro de la steel.
Todos conocemos la historia que propició el nacimiento de "Sweet Home Alabama", yo me quedo con que es una canción tan sublime que además de bailar, nos proporciona una visión de amor a la tierra que todos experimentamos con el suelo que nos vió nacer y da soporte a nuestro caminar por el mundo, una obra maestra intemporal.



"I Need You" es esa llorera viril y cargada de bourbon de quien tiene el corazón en cabestrillo por el terror de perder la posibilidad de seguir acariciando la cabellera sedosa y de dulce olor de su chica.
Mucho mas rockera y farragosa en guitarras es: "Don't Ask Me Questions", con pianos y aires Stonianos, uno de esos temas que llevan el rock & roll escarificado en el alma, vientos souleros y actitud, una canción sublime sin duda. como también lo es el terremoto eléctrico y gargantíl del comienzo de la famosa y poderosa: "Workin' for MCA", de letra reaccionaria.
Sutilidades countrys y bucólicas en la preciosa: "The Ballad of Curtis Loew", cálida y melancólica, que da paso a la vigorosa y saltarina: "Swamp Music".




Un retazo sobre la heroína de fuerte calado, recubierto del sonido de la triada de guitarras de los de Alabama, un tema que en su día prodigaron poco pero que a mi me parece grandioso: "The Needle and the Spoon" y final con la versión de un clásico del inolvidable JJ Cale: "Call Me The Breeze", auténtico rock engendrado en la arcillosa tierra del sur y que los Skynyrd se llevan a su parcela de estiércol, dotándolo de su propio aroma, y que invita a bailar en el granero al ritmo de las palmas y el piano sediento de mas birras, una versión enorme, nuevamente con vientos incluidos.



El inmenso Al Kooper a la producción, no es necesario comentario ante un trabajo sónico de esta enjundia, donde se da cita todo lo que de americanismo ha tenido la música en el siglo pasado, sin hacer distinción de colores o geografías, melodías arrebatadas al bagaje que el alma se lleva al infierno para allí seguir viviendo y fuego en corcheas y palabras, una obra maestra de esas que las luminarias de los jóvenes que atacan con sus discos en internet tienen imposible oscurecer, porque como todos sabemos: lo clásico nunca muere...hoy me ha dado por mirar atrás.

25 comentarios:

  1. Como tú, adoro los dos primeros discos de Skynyrd, pero mi tema favorito quizá sea "I Need You", me estremecen sus notas cada vez que las vuelvo a oír. Siempre va a haber buenos artistas, tienes razón, pero el rock an roll clásico —ése que va del debut de Elvis a "Hihgway To Hell"— es inigualable.

    Un abrazo, Addison.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es una edad de oro, y como en todos los ordentes del arte hay momentos que no tienen replica en la historia.
      No tengo tema favorito de Skynyrd pero este que dices es tremendo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Buenisima la reseña a este clasicazo..El sonido de este disco ha influenciado terriblemente todas mis escuchas...Seguramente un coctail entre Allman y Skynyrds es el principal componente de mi masa encefálica...Grandisisisisisisima reseña...!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ese coctail que dices nos ha jodido un poco el coco a muchos por estos lares jajaja.
      gracias por tus palabras Jose.
      Abrazo.

      Eliminar
  3. Buena reseña si, muy bien todos lo cortes, incluyendo el manido Sweet Home Alabama .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que "Sweet Home Alabama" es tan grande que las multiples escuchas no le afectan casi nada.
      Abrazo.

      Eliminar
  4. Una gran banda y mejor publicación, eres una máquina del idioma de Cervantes.
    Y muy de acuerdo en tu reflexión de bandas viejas y nuevas, ha caido mucho mucho el listón.
    Pero entre col y col, una lechuga. Algo se puede salvar.
    Maldito mainstream
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre muchas gracias por esas palabras, es que con inspiración como la que provocan estos temas el mérito no es mio.
      No creo que sea posible volver a colocar el listón a la altura de entonces, pero se pueden salvar cosas.
      gracias y un abrazo.

      Eliminar
  5. Disco sencillamente apabullante........
    En cuanto a tu reflexion de las bandas actuales y el talento. Esta claro. Hoy dia nada nos puede sorprender. Pero no hay que darle la espalda a la actualidad. Hay muchas cosas buenas..pero el verdadero talento..ese si que esta extinguido.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Talento siempre habrá, pero edades doradas como aquellas...eso ya es mas dificil, hoy es commplicado sorprender, pero siempre hay cosas que son buenas y gente joven con ganas de hacer algo bueno y diferente.
      Disco apabullante, lo has explicado muy bien.
      Salud.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Los dos primeros son geniales, este segundo tal vez mas redondo.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Obra maestra total. Los dos primeros de LS pura fantasía. Me gusta esa frase de "el talento no tiene nada que ver con el año por el que viaja el mundo". Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incuestionable, dos obras maestras totales. Siempre hay talento, no es cierto aquello de que cualquier tiempo pasado fue mejor (ni peor tampoco).
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Es uno de mis discos de toda la vida. Y fue el primero que tuve de ellos; no podía dejar de escucharlo. Me alucinó la contraportada y esos créditos en los que te iba explicando quién tocaba la guitarra solista o de acompañamiento, hasta de te decían el modelo. Esencial, obra maestra. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo empecé con el primero, luego este, los dos son sublimes. Este lo tengo en CD, como molaría en vinilo.
      Gracias y un saludo.

      Eliminar
  9. "El actual panorama no es tan apocalíptico". Claro, pero compara esto con Blackberry Smoke...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y te diré que Blackberry Smoke me parece de lo mejor que este genero ha producido en los últimos años.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Siempre hay que mirar de reojo el pasado para saber de dónde vienen estos lodos, despojando lodos de cualquier valor pellorativo que se le pueda otorgar, pues como tu, pienso que hoy día siguen facturandose grandes discos y exitiendo buenas bandas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pasado es los cimientos de todo, en música y en todo, pero claro que hay bandas muy buenas hoy, pero aquellos 50, 60 y 70...¡ay!!!
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. En mi caso cada vez escucho menos novedades. Casi siempre recurro a los clásicos de siempre y este es uno de ellos. Los grupos nuevos de hoy en día están a años luz de los Lynyrd Skynyrd clásicos. No hay comparación posible.
    No hay palabras para definir tal obra magna. Simplemente PERFECTO.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los Skyner de los dos primeros discos son mitología pura del rock and roll.
      Saludos.

      Eliminar
  12. Una gozada que siempre merece ser disfrutada y que produce ese cosquilleo que los hace tan especiales. Es verdad, ahora cuesta encontrar esas mismas sensaciones aunque a veces también las hay.
    Buena presentación, Addison ¡Muxus!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que este es uno de esos discos que no tienen límites en cuanto a tiempo ni lugar, llevan dentro un veneno que les hace atemporales y portadores de algo, de una actitud, una obra maestra total.
      Muchas gracias, muxu.

      Eliminar
  13. Por aquí te dejo mi recuerdo de hoy en #FFvinilo a este discazo. Saludos.

    http://ffvinilo.blogspot.com.es/2016/11/lynyrd-skynyrd-second-helping-mca-1974.html

    ResponderEliminar