domingo, 8 de marzo de 2015

Benjamin Booker - "Benjamin Booker" (2014). ¿Porqué ahora sí?

El pasado 2014 fue un año prolífico en lanzamientos, algunos como siempre pasa te pillan desprevenido y te sorprenden, otros son deseados y anhelados, y cuando llegan no son resultan ser lo esperado, entoncés llega la decepción dejando tras de si ese amargor que tanto tarda en pasar por la garganta y dejar el glotis limpio de ácidos y el cerebro libre de rencores.


Cuando el rencor se difumina aparece el sentimiento de culpa y la hora de las segundas oportunidades, muchas veces motivadas por el egoísmo aquel de -a ver si me estoy perdiendo algo bueno por cabezota-, algo así me ha ocurrido a mi con el primer larga duración de Benjamin Booker.
Y es que esperaba mucho de este joven tras el esplendido EP de 2012 "Waiting Ones", su primer álbum largo paso al equipo nada mas aparecer el disco en el mercado, pinchada de esas que se han hecho esperar y que cuentan con adrenalina en los oídos y miedo en los dedos temblorosos y...¡Agua!.



Impresionante comienzo con la inapelable: "Violent Shiver", uno de los temas mas contundentes, redondos y enérgicos del pasado curso, rock and roll con denominación de origen, melodía escarbada de las entrañas y sonido hilado con fluidos coagulados, grasiento y sangriento, imposible que no guste a los rockeros innatos.



Y luego silencio, decepción y directamente al olvido. Mal sabor de boca y rencor...bueno tras unos meses pasan tan desagradables y poco gratificantes sentimientos y recojo el álbum del exilio y lo pongo en el banquillo de los acusados, esta vez con un cariz mas relajado y con menos exigencias, dispuesto a dejar que el condenado hable, que se exprese.
Le doy al PLAY y escucho su confesión, ¡coño!...pues si que tiene coartada, y es una convincente coartada, basada en 12 puntos, doce temas que demuestran que a veces se comenten errores y que si no te pillan en un momento lúcido pueden ser irreparables, rectificar es de sabios y hoy vengo aquí a hacerlo, rectificar e intentar poner este "Benjamin Booker" en el sitio que le corresponde y que no supe ver hace unos meses, la única duda que tengo es: ¿porqué ahora si?.
Y es que de los doce cortes que nos depara este CD, unos cuantos son francamente excelentes, digamos que no es la regularidad y el equilibrio las características mas destacables del trabajo, no en cuanto a melodías, si en cuanto a la apuesta sónica, basada en un grasiento sonido de guitarras tercas que se miran al espejo del blues aunque llevan rock en sus fibras y que sin embargo no hacen ascos a compartir espacio sónico con soul, garaje e incluso punk.
Además del trallazo comentado que ofició de primer single, este Lp nos depara una anfetamínica e irresistible: "Always Waiting" que nada tiene que envidiar a la que tan brillantemente hemos comentado que abre el álbum,un sunami sonoro y rockero que repta a la velocidad del sonido por las arterias.



Tras este inicio arrasador y sísmico aún nos esperan las gaseosas teclas del hammond que se mezcla con el ritmo de bajo del fabuloso medio tiempo titulado: "Chippewa", los pellizcos a la guitarra que se ven acompañados por el órgano romántico y aterciopelado de la balada de esencia bluesera: "Slow Coming" o la feroz, rockera y stoniana: "Wicked Waters", frenética e infecciosa.


Otro tema con mucha carga de dinamita en su vientre es la despiadada rítmicamente: "Have You Ever Seen My son?", segundo single del disco, un arrebatador e hipersónico pase rockero de fino redondeado, excelente. También la cara B del single de lanzamiento es un fantástico tema, la bonita y nocturna: "Spoon Out My Eyeballs", tenues texturas y elegante orquestación.


Blues-rock impregnado por la adictiva melaza venenosa del hammond, "Happy Homes" es un tema de los de toda la vida, con toda la tradición de la música americana cargando sobre sus corcheas.
Enraizada y arcillosa la balada: "I Thougt I Heard You Screaming", de tímido acompañamiento y voz lastimera, en cambio carraspeante y vertiginosas las guitarras de enervada distorsión de: "Old Hearts" que hacen sitio al soul-rockero de suntuosidades sonoras de la expresiva y latente: "Kids Never Growing Older" con Reed o Waits en el horizonte de su vaporosa textura sónica.
Y aparecen las acústicas, el folk y el aroma a heno y tierra tras la llovizna para el final, rústica despedida con la crepuscular y sentida "By The Evening".




Y tengo que volver a preguntarme: ¿porqué ahora si?, o tal vez mejor: ¿porqué antes no?...que he podido ver, mejor dicho escuchar ahora que se me escapó hace unos meses, me es difícil explicarlo, pues hoy entiendo que este primer disco largo de Booker es un trabajo realmente excelente, repleto de rock, blues, garaje, soul e incluso punk, todo perfectamente dosificado y con una excelente producción, que sin poseer rellenos si puede acusar cierto desequilibro entre seis temas francamente tremendos y los otros, los menos guitarreros se muestran mas densos melódicamente, pero en cualquier caso esto es rebuscar dentro de lo que es un trabajo mas que notable que ahora si, ahora puedo decir que cumple con las expectativas que en su día deposite en él.

10 comentarios:

  1. Un álbum, por lo que leo y escucho, muy variado (¿y disperso?). Me suena leer algo sobre el EP que citas pero de este disco no se debió hablar mucho en año pasado...
    Por cierto, enorme Seis de los Grandes, de Ellroy, ¿Has leído América, la primera parte de su Trilogía Americana?
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo Coop que este disco puede empastar mucho con tu gusto, no es que sea disperso, pero hay seis temas acojonantes y otros seis que son buenos temas pero no llegan a ese nivel, de ser los doce iguales hablaríamos de una obra magna.
      A mi de Ellroy me gusta todo, o casi, no me gusto nada Mis Rincones Oscuros, pero el resto todo, desde Requiem por Brown.
      America es magnífica.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Ni idea, para variar. Bueno, ahora ya sí.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen rock and roll tio, seguro que te gustará.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Reconozco qu no entra a la primera por un lado parece que va a salir otra vez Jack White por otra parte no hay un despegue soul pero con el paso de los temas le cojes el tranquillo y es adictivo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si una vez que lo aceptas es dificil deshacerse de él, es un disco que me he pasado el fin de semana escuchando.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Pues ha mi lo escuchado me ha resultado muy, muy placentero y fresco Addison, de hecho me lo apunto y ya lo estoy bajando esta tarde porque me ha encantado este tipo. Blues/Soul/Rock/Garage/Punk, con esta mezcla nada debía fallar.

    Menos mal que 'el banco de los acusados' te ha funcionado...para bien!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que te gusta, sobre todo los temas mas cañeros que me parecen mas conseguidos.
      A veces hay que dar marcha atrás.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Tiene temas espectaculares como el que posteé que también reflejas aquí. Lo veo como un grande de futuro. Veremos. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue precisamente tras leer tu post que recordé el disco y decidí volver sobre él, cosa de la que no me arrepiento en absoluto.
      El chico es muy joven y desde luego mimbres hay.
      Abrazo.

      Eliminar