sábado, 21 de febrero de 2015

Graham Parker & The Rumour - "Squeezing Out Sparks" (1979)


Pop, Rock, Power-Pop, baladas acústicas, humor, temas sociales, polémica...con estos ingredientes era complicado no confeccionar un plato, un postre diría yo, que hiciese las delicias y llevase a la perdición a todo énte susceptible de disfrutar y desparramar anímica y sensorialmente con este invento llamado música.
Tras ciertas tiranteces habidas en las últimas grabaciones entre Parker, The Rumour y la discográfica (Mercury Records), el británico Graham Parker, tipo listo donde los haya y que se sabía (y sabe) moverse por el mundillo de la música y por los pasillos enmoquetados del negocio, recurre a uno de los grandes productores de aquel momento y de todos los momentos: Jack Nitzsche, para que relaje tensiones y oficie de cocinero del citado postre, poniendo para ello a su disposición los ingredientes referidos y añadiendo otros diez, los mas importantes, las canciones.
Y claro, como el norteamericano es un cheff de primera, se puso de inmediato a los fogones, y con tamaña materia prima elaboro un dulce rico, rico...de esos a los que no puedes dejar de incar la cuchara y  engullir bocados con infantil ansia y golosoneria, y lo llamó: "Squeezing Out Sparks".
Y es que este disco es lo mas parecido a un pastel adictivo y dulce que se puede imaginar uno en la música, todo en él es delicioso, pero ojo, como ocurre con la repostería fina, delicioso pero fino y exclusivo en la calidad del acabado y la presentación.


En el disco caben todo tipo de sabores, desde el pop-rock de acelerado discurso musical y melodía perfectamente hilada a unas guitarras rugientes y una voz desparramada de la incendiaria: "Discovery Japan" con la que nos dan la bienvenida.
Y si esta tiene gancho y furor sónico, que os voy a decir del segundo corte, una locura gracias a la infecciosa base rítmica y el zambullido en el néctar melódico de "Local Girls".
Rock de riffs nerviosos y caluroso entorno sónico a ritmo de rock and roll glamouroso y rotundo, a mil grados se cocina la cobertura de: "Nobody Hurts You".




Llega una calma relativa con la bonita balada acústica: "You Can't Be Too Strong", en cuyas tristes estrofas se cuela una dura experiencia con aborto de por medio, preciosa y comprometida.
Se cierra la primera cara con la lírica y encantadora: "Passion is no Ordinary Word", guitarras que encandilan, y eso que no se acojonan a la hora de gruñir, y la voz que pisa fuerte, estribillo desgarrador para un tema perfecto con un título que empieza a ser una semblanza para algunos de por aquí gracias al amigo Joserra.



La cara B nos recibe vestida de rock and roll, de guitarras llenas de luz y color, riffs anfetamínicos y estribillo que mira a los ojos a Ramones, todos los ingredientes para perderse en las arterias de una noche de lujuria rockera en la tremenda: "Saturday Nite is Dead".



Tras hacer el vampiro en la anterior, pisamos de nuevo suelo consagrado con el medio tiempo de cariz pop, de sensible melodía e irresistible piano y bajo: "Love Gets You Twisted". Y de aquí a uno de los temas que mas irresistibles me resultan de cuantos existen, mas irresistibles a la hora de perder los papeles, de encender la mecha del optimismo y hacer explotar el buen rollo y que todo se vaya al carajo..."Protection".



Mira directamente a la realidad estilística que estaba a punto de imponerse en los inminentes 80's la premonitoria: "Waiting for The UFO's" que precede a la última cucharada que le queda a este postre, la también prematuramente ochentera, que se mimetiza con aquellos inolvidables The Cars: "Don't get Excited", que nos deja endulzado el paladar del ánimo y cansadas las piernas de bailar.
Abosluta obra maestra de un artista que a pesar de los altibajos mantiene una carrera exquisita y no siempre valorada en su justa medida, pero que en este 1979 y acompañado de Rumours y de Nitzsche sacan del horno una auténtica delicia apta para todos los públicos, aunque no sean que seán golosos.

12 comentarios:

  1. Obra maestra. Disco top de la New Wave Si alguien pregunta porque eamas a Graham Parker pues no hay pàlabras solo oner el disco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obra maestra total, desde luego es imposible no disfrutar como un enano con este disco.
      Abrazo.

      Eliminar
  2. Deuda que tengo con el señor Parker. Conozco canciones sueltas pero nunca me he puesto con su discografía... y será que entradas como esta no me hayan avisado de lo que me pierdo...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues este es un disco inmejorable para entrar en el mundo Parker, te animo sin duda.
      Abrazo.

      Eliminar
  3. Tengo que ponerme a fondo con este tipo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te digo como a Coop, este es un disco inmejorable para empezar, además es de los que engancha.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Estuve hace un par de veranitos muy enganchado a este tío. Muy recomendable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguno de sus discos pueden enganchar y mucho.
      Saludos.

      Eliminar
  5. El disco con el que más comulgo del Sr.Parker, todo un clásicazo. Como bien dices "de esos a los que no puedes dejar de incar la cuchara y engullir bocados con infantil ansia y golosoneria". Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que yo creo que es su mejor disco, imposible no disfrutar con el, una gozada.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Pues si señor, es un gran disco, aunque yo me quedo con Howlin' Wind, pero vaya junto con Heat Treatment y Stick to me... un poquer de la ostia.
    Muy grande y poco valorado el amigo Graham.
    Salud socio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese prier disco también es muy bueno, los dos que mas me gustan. La verdad es que su discografía sufre altibajos pero por general se puede hablar de artista infravalorado.
      Gracias y un saludo.

      Eliminar