lunes, 15 de diciembre de 2014

The Kinks - "Sleepwalker" (1977) - Obras menores de artistas mayores.


Es verdad, últimamente estoy muy Kink, y eso es algo bueno, mas que bueno es cojonudo. El final de año esta llegando poco a poco y lo hace al ritmo que marcan Ray Davies y sus compadres.
Revisitadas por enésima vez sus masterpieces sesenteras, y tras haber exprimido mi querido "Lola Versus Powerman and The Moneygoround" (1970) por milésima vez, me siento a escribir sobre él, entiendo que es una cuenta que tengo pendiente con uno de mis artefactos favoritos de la factoría The Kinks, y en estas estamos cuando casi sin darme cuenta, caigo en que lo que esta sonando en mi equipo en ese momento es, como no, The Kinks, pero el que esta pinchado no es el "Lola..." como sería lo pertinente, no se como, pero se me ha colado el CD de: "Sleepwalker" ¿¿¿???...será el destino quien metió el compact en la disquetera, no se me ocurre otra explicación.


El caso es que inmediatamente me veo atrapado por el sonido que escupen los bafles, es el segundo corte del disco, el extraordinario y sedante "Mr. Big Man"...hacía mucho que no escuchaba esta canción, lo cierto es que no la recordaba, ahora me veía sumergido en la espiral eléctrica de las distorsiones guitarreras que envuelven la voz de Ray, que canta emulando al Bowie mas irónico, melodía ligera, que levita, fuerza y tormentosa letra...¡joder que tema mas bueno!!!



Conclusión...que me trago el disco entero, un disco menor, de toda la vida, así esta considerado y así lo he tratado yo también, dándole muchos menos pases sonoros que a otros, una vez mas estaba equivocado, tras muchos años descubro que "Sleepwalker" es una obra menor de un artista mayor, osea, que de menor no tiene tanto, y es mas, creo que es un disco excelente que celebro redescubrir, o mejor dicho descubrir, mas vale tarde que nunca.
Así que dejamos mi querido "Lola..." para otro día y me meto de lleno en los sueños agitados de este sonámbulo que concibieron The Kinks en su vuelta, discreta en cuanto a resultados, al rock, dejando atrás los experimentos conceptuales y operísticos de la primera mitad de los setenta, (brillante etapa también).
"Sleepwalker" es un disco de canciones, rockeras, vibrantes y encendidas, dominadas por las gaseosas melodías propias del maestro Ray Davies y aderezadas con las excelentes guitarras de Dave, con ritmos básicos asentados en los cánones del rock y el pop.
El piano hace su aparición brillante y discreto, la colaboración en teclas, junto a Ray, de John Gosling la entiendo capital para el resultado del sonido de muchos de los cortes, como en el baladón "Brother", auténtico temazo de enjundia orquestal con participación de todos los elementos sónicos habidos y por haber, guitarras acústicas y eléctricas, amables las primeras, encabritadas las segundas, piano sutil y evocador, cuerdas y coros de ensueño, un tema que puede estar presente en los mejores discos de la banda y lejos de ser una rémora para ellos hacerlos aún mas grandes.



Pero además nos encienden la sangre con los riffs stonianos y la magia lisérgica a lo The Who de la excelente "Juke Box Music", nos maravillan con la sublime "Sleepwalker", nuevamente con las distorsiones de Dave como protagonistas, pianos que aportan elegancia, y tonada marca de la casa, dobles voces de los hermanos, estribillo notable y poderío sónico, una gozada.
Teclas de connotaciones progresivas y ambiente setentero y sinfónico para "Sleepless Night" y esencias mas pop y melosas para la dulce "Stormy Sky".



Recuerda a ciertos pasajes Bowieanos la aparatosa orquestación, un tanto excesiva, de "Full Moon" que da paso al final de la obra que viene representado por el extenso "Life Goes On", de esencia folk y pop, con coros, cuerdas y guitarras que se aunan para crear un emplaste sónico elegante y elaborado.
Y no quiero, ni puedo, olvidarme del tema que abre el disco: "Life on The Road", una de esas obras capaces de parir únicamente un genio como Ray Davies, uno de esos temas que te dejan perplejo por la multitud de matices que atesoran, una melodía mágica, líquida, una forma de cantar divina y un espíritu interior que cuando se hace acompañar de las feroces guitarras del pequeño de los Davies y del vigor rítmico de Mick Avory (batería) y John Dalton (bajo) se convierte en una sísmica explosión sonora y melódica, un temazo que te coge de la solapa y te obliga a escuchar este infravalorado disco hasta sus últimos suspiros.



Abandono de John Dalton mientras se grababa el disco y coge el bajo Andy Pyle para "Mr. Big Man", producción, como siempre atinada y un tanto despótica de Ray Davies, que también compone todos los temas del disco.
Tibia acogida en su momento y no demasiada literatura con respecto a este álbum que entiendo es excelente y por ello aparece en la vuelta de esta sección, una auténtica Obra menor de artista mayor que os invito a redescubrir a todos los que, como me ocurría a mi, tengáis en un olvido injusto.

11 comentarios:

  1. Este disco, como tantos otros de los 70 de los Kinks son JOYAS, así de claro.
    Cuando descubrí los 70 de los Kinks me volví loco, porque hay varios estilos, y muchas cancionacas descomunales.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, los setenta de los Kinks son tremendos, pero yo este lo tenía apartado lo confieso, y me ha parecido un discazo.
      Abrazo.

      Eliminar
  2. Me ancanta este disco es el menor de la pareja Misfists . el Low Budget me parece flojisimo de la trilogía qye le llevo a las Americas. Gran lp

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece tan bueno como Misfists y superior a Low budget, ha sido una sorpresa la verdad.
      Salud.

      Eliminar
  3. Los discos 70's de los Kinks siempre merecen ser reivindicados. Éste, Misfits (masterpiece) o Low Budget son maravillosos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, yo a este lo tenía olvidado, pero una vez redescubierto le pongo a la altura del resto de la trilogía.
      Abrazos.

      Eliminar
  4. ¿Te acuerdas de ese artículo de Jot Down, querido Addison, en el que decían que los Kinks componían mejor que los Beatles? Pues cuando escucho este álbum, corroboro lo que decía el articulista; y es que, qué buenos eran, qué facilidad para el manejo de casi cualquier registro y qué vitalidad exudaban estas composiciones. Te felicito, caballero. Trabajazo el tuyo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alexx.
      Como compositor Ray Davies me parece de lo mas grande que ha habido, junto con un genio llamado Gene Clark que me parece otro impresionante compositor.
      The Kinks eran enormes, en la onda de los de Liverpool.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. ¿Este es un disco menor? Estás de coña, jeje. Pedazo de LP.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja...creo que sí, creo que estaba de coña cuando lo tenía en el olvido de la estanteria...
      Cierto que es un pedazo de disco.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Reconozco que yo tambien no he redescubierto este discazo, lo he descubierto después de muchísimos años escuchandolos, siempre le dejé a un lado,y cuando le pongo atención que sorpresón !!!..sin duda a este disco no se le ha hecho justicia, yo al menos no hasta la fecha que estoy realmente anodadado con este artefacto mayor de The Kinks, porque de "menor" no tiene nada !!!

    ResponderEliminar