miércoles, 26 de noviembre de 2014

Joseph Arthur - "The Graduation Ceremony" (2011)

Cuando Peter Gabriel conoció e impulsó la carrera de este artista por algo sería, algo sin duda vio el bueno de Peter en aquel joven para acogerlo en su sello y en su seno.
El caso es que el muchacho, además de músico que desarrolla su carrera tanto en solitario como participando junto a Ben Harper y Dhani Harrison del terceto Pistfull of Mercy, es también instrumentista, pintor y poeta, pero encima posee su propio sello y banda: The Lonely Astronauts...una joya.


Edita su primer disco en el año 1997: "Big City Secrets" que le sirvió para darse a conocer e iniciar una prometedora carrera que aún hoy continua firme y respetada.
Pero esta andadura tiene un momento culminante en el año 2011 cuando es editado su disco número ocho sin contar EPs, este fenomenal: "The Graduation Ceremony".
Hace tiempo que tenía ganas de hablar de él, pues se trata de una deliciosa colección de canciones con unas exquisitas lineas sonoras de acompañamiento todas ellas, hermosas letras y textura gaseosa, relajante y susurrante.
Después de dos discos firmados junto a The Lonely Astronauts, vuelve a figurar su nombre solo al pie de este trabajo, que nos trae a un Arthur introvertido y exquisito, con una serie de suculentas melodías bajo el brazo que trata con mimo en el estudio, gracias a la delicada producción de John Alagia y él mismo.


Como un onírico viaje se puede describir este disco que cuenta con violines atmosféricos y suntuosos, la voz preciosa que hace golosa cobertura de Liz Phair y la batería de Jim Keltner además del bajo y voz de Sibyl Buck que es también la bajista de su otra banda The Lonely Astronauts.
El resto es: canciones, bellas y de fácil asimilación, un total de doce, a cada cual mas deliciosa, de etiqueta folk y escasa ambición sónica, innecesaria ante el carácter y vocación demostrado por tan hermosas melodías, que se las intuye deseosas de volar libres y llegar...y llegan.
Y es que es acaso posible que no llegue un tema como el que abre este disco, una melodía hermosa coronada con baterías precavidas, pianos de humilde hermosura, cuerdas de nostálgica sonoridad y acústicas subrayando con sus arpegios el bello discurrir vocal con que se luce, que no se exhibe, Joseph Arthur, un tema realmente delicioso titulado: "Out On A Limb".



Pero lo mejor es que este solo es el principio, compitiendo con esta nos iremos encontrando con otros cortes como "Horses", de similares credenciales y un aire mas folk, mas legendario gracias a una steel que aulla y unas cuerdas que dotan a la hermosa linea de una profundidad oscura, como de tradición, fenomenal.
Una recitación que se despereza sobre una cuna de acústicas salpicadas por violines y coros como si de gotas de rocío se tratase, bella y onírica, romántica y quimérica, se trata de "Someone To Love".
El falsete caracteriza a la escurridiza e imposible "Watch Our Shadows Run", nuevamente con un imaginativo y profundo trabajo en las cuerdas, sonidos de bronce sobre la plata de la voz de Arthur.
Un folk que recuerda mas a las islas británicas escuchamos en la de tendencias rockeras titulada "Gypsy Faded", de guitarra nerviosa,




"Face in the Crow" nos lleva de viaje a Irlanda, con sus tristes vientos y sus cuerdas tabernarias, solida y nostálgica arrastra su melancolía a través de un emotivo y dulce estribillo.
Densas atmósferas un tanto introvertidas y sesudas, de mas dificultosa asimilación pero fino trabajo en los controles despiden el disco con la mística: "Love Never Asks You To Lie" cuyo principio sónico ya había sido anticipado en la vaporosa y catártica: "This is Still My World" o la tenue semiocuridad de "Call".
También Thomas encuentra un hueco en los surcos de este vinilo para artesanales piezas de pop elegante y pegadizo, como el que encontramos en la luminosa electricidad de "Almost Blue", de contagioso estribillo, corte de esencia ochentera. o el folk pop dominado por el piano de la excelente "Over The Sun".





La breve y eléctrica "Midwest" es la encargada de despedir el álbum a golpe de coros y decibelios exquisítamente controlados, suciedad sónica entre tanta pulcritud.
Disco cumbre de un artista excelente, que este 2014 nos ha regalado un excepcional homenaje al inolvidable Lou Reed y que en este "The Graduation Ceremony" probablemente alcanzó su cota mas alta de inspiración y comercialidad bien entendida facturando un disco que atrapa por sus melodías y sus ambientales bondades orquestales que a muchos gustará y a los mas apegados a la distorsión igual menos.

4 comentarios:

  1. Unacuerto recuperar este disco que tienes razón es muy pero que muy bueno y bonito Mas bonito eso si

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un disco precioso, de esos que se escuchan solos y no pueden no gustar.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Qué pasada de música, Me he quedado prendado del primer tema que has puesto. Creo que no conocía de nada a este tipo. Ahora ya sí, Gracias por presentármelo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este disco copagina sonidos y estilos pop y folk con un toque místico y bohemio que es una pasada, un disco excelente para escuchar y estar tranquilo, para degustarlo despacio, sin prisa y sin reloj.
      Creo que te puede gustar mucho.
      Y la discografía del tipo merece mucho la pena, su último disco de homenaje a Lou Reed es un encanto.
      Un abrazo.

      Eliminar