jueves, 6 de noviembre de 2014

Hush 'n Rush - “Kick Over the Traces” (2013).



El otro día reflexionaba en la siguiente reseña sobre la carrera que contra el tiempo parecemos empeñados a librar en esta suerte de ansia de consumir arte, en este caso música, sin demasiado sentido de la medida ni de la lógica. Esta falta de criterio nos lleva a  terminar pasando por encima de discos que apenas reciben el beneficio de una tercera escucha, esto conlleva que sean expulsados a empujones de la limitada cavidad recordatoria de la memoria por el siguiente registro sonoro, que en muchas ocasiones, termina recibiendo, en poco tiempo, la misma suerte de final.
Comentaba también el orgullo que me produce comprobar que esta tendencia la estoy rectificando de manera notable durante los últimos meses, viéndome cada vez más satisfecho y conforme conmigo mismo desde que la actividad escuchadora se ha tornado más lógica y relajada, aunque esto obligue a que algunos discos que me apetece quemar tengan que esperar turno para de esta manera ser tratados como se merecen. 
Pero a pesar de esta actitud mucho más restrictiva y dosificadora, no me es posible que, sin saber cómo, de vez en cuando se cuele algún polizonte en los camarotes de cola del buque de discos pendientes y encima se torne protagonista impredecible y sorprendente de los platos y pletinas del equipo, y esto a pesar de ser un total desconocido.



Esto es lo que ha ocurrido con estos Hush’ n Rush, cuarteto griego, si griego, liderado por el cantante, guitarrista y teclista Stavros Papadopoulos que se ha rodeado de otros tres compañeros para la base rítmica y las guitarras que entre todos son capaces de sonar americanos como el más enraizado vecino de Nashville nacido con un ukelele bajo el brazo.
En su sonido nada nuevo ni revolucionario, encontramos. en dosis convenientemente mezcladas para cada ocasión, rock, blues y funky de pureza extrema a pesar de ser el cálido e inofensivo Mediterráneo y no las corrientes peligrosas y litúrgicas del Mississippi las aguas que bañan sus orígenes y formación. Pero el rock, eléctrico y de ritmo indómito es el que se hace dueño y señor de varios de los temas de este disco debut de la formación, rock de esencia sureña y que se deja mecer por las ácidas sentencias del funky en algún corte como “Happy’ n Lazy” o “Let it Fly”, En otras ocasiones este rock que practican sin dudas ni cisuras estos helenos, vuela libre y se acerca a terrenos más soleados y líricos como en la que da carpetazo al disco: “Anytime, Anyplace”, bonita balada que cuenta con la voz rotunda y arenosa de Papadopoulos y una guitarra que gime como si fuese abrasada por el azufre que se destila en ciertos cruces de caminos al abrigo de las oscuras arboledas del delta. Otras veces se desenvuelve dentro de las ortodoxias más funcionales y efectivas dando caña al esqueleto gracias a riffs y estribillos de los de toda la vida, esto nos encontramos en la apertura al Lp: “Until Tomorrow”, en la más popera “Salvation” o en la bailona e incendiaria “Live it Up” de rotunda vocalidad.




Mirando a los ojos a los Zepp en la poderosa: “Get a Life”, perseguida por el blues aguerrido y buscavidas de los mencionados blueseros malditos u otros de similar impertinencia sónica, nuevamente suenan guitarras de gran enjundia.
Estupendo tema de pinceladas blueseras y recordatorios a los Gov’t Mule es: “Trouble Love”, ni en un millón de años hubiese adjudicado ese sonido robusto y enfermizo a unos tipos griegos, nuevamente la guitarra hace estragos.
Se termina este recorrido con la nerviosa y agresiva vocalidad que hace irresistible el sonido (la Mula entre las distorsiones) poderoso y puntiagudo como un estilete de “You’re Alive”.




Disco que no sorprende como novedad sónica, pero que si sorprende por la calidad del mismo y la ubicación de los que crean tan poderoso, rasgado y grasiento sonido americano, dos discos han grabado ya tras este “Kick Over the Traces”, trabajos que ya no viajan como polizones en las calderas, sino que se han visto acomodados en los camerinos de cubierta del barco antes citado para, eso sí, esperar su turno pacientemente, de momento han llamado mi atención y poderosamente además, pues creo que este debut es un disco francamente magnífico.

Post aparecido originalmente en el blog ZRS en el día 05/11/2014 y especialmente adaptado para su publicación hoy en esta publicación.

8 comentarios:

  1. Suena bien esta gente, tío. No los conocía de nada.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suenan de miedo amigo, esas guitarras que tanto nos gustan, tienen otros dos discos que ya irán pasando.
      Un abrazo y buen fin de semana.

      Eliminar
  2. Pondre las dos orejas atentas amigo Addi :)
    Buen finde!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienen caña suficiente para hacer los honores a una reina...
      Lo mismo!

      Eliminar
  3. Me pasó como a tí con éste y con bastantes otros. Joder como suena esto... Me apunto al carro...

    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy en tu linea creo yo, te gustarán estos griegos.
      Abrazo y buen finde.

      Eliminar
  4. Joder cuantos de los grandes nos dejamos de escuchar. Menos mal que hay gente que nos ayuda a conocerlos. Suenan de miedo, tendremos que darles una oportunidad.
    Un abrazo, máquina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que alegría verte por aqui amigo.
      Dales esa oportunidad, molan un huevo estos tíos, no han descubierto nada pero hacen lo de siempre, lo que nos mola y lo hacen muy bien.
      Abrazo.

      Eliminar