sábado, 1 de noviembre de 2014

A Neil Young le va a tocar esperar. (Reflexión).


A veces me da la sensación de que vivo sumergido en una carrera, una carrera contra mi mismo y contra todos, pero lo que es peor, una carrera contra el tiempo, no contra mi tiempo, no...contra ese tiempo indefinido y no computable que se necesita para disfrutar de algo, una carrera contra ese instante, o contra ese día entero, o contra esa semana que necesito para que ese algo me haga justicia, ese tiempo que necesita ese algo para que yo le haga justicia a él, el tiempo que ambos necesitamos para sublimarnos, con el arte nosotros y para que la obra cobre eternidad él.
Tiempo para hermanarse con la tabla colgada en la pared de un museo, con la novela que nos lleva a un ritmo determinado por las avenidas de la imaginación del autor, con el poema que precisa de un instante justo antes de que se sequen las lágrimas que lo propiciaron, con la canción que de las manos y el corazón se le cayó al joven o viejo músico aquella noche que despertó inspirado...
Esta marathon la tenemos perdida de antemano, pues nosotros corremos solos contra un equipo de relevos, de modo y manera que un lienzo le da el relevo a otro, un soneto coge el testigo de un sainete y un disco empieza a correr su sector cuando el anterior aún no ha terminado de sonar, de asentarse en nuestros tímpanos...agotador...y frustrante...es imposible vencer, solo se puede perder y destruir.
Y así muchas veces pasan los discos y las canciones por delante nuestro sin llegar a detenerse, les cogemos la medida y antes de que se enfríen y empiecen a cuajar su verdadera naturaleza en nosotros pasamos al siguiente que parece estar esperando ante la taquilla del olvido...como si la música se borrase con el tiempo como le ocurre a la memoria, nuestra memoria si que elimina canciones y discos, y novelas, y sensaciones, pero el tiempo no borra notas, ni sonidos de guitarras o violines, ni rimas asonantes, ni sensaciones que flotan esperando ser capturadas por el cazamariposas de nuestra sensibilidad.
Cierto que debo decir en mi defensa que he progresado adecuadamente a este respecto en los últimos meses, hoy dedico mas tiempo a los discos, mas escuchas y mas repeticiones, vuelvo a leer las letras mientras suenan y a vivir las canciones un poco como cuando era adolescente...como si yo fuese el autor...
Aún sigo en la carrera pero ya no me empeño en ganarla, dejo que me adelanten libros y obras de teatro, películas y series, incluso permito que me cojan distancias discos y canciones...con tiempo y si así debe ser, ya les cogeré, ahora voy mas despacio pero regulando mas, dosificando mas, disfrutando mas, disfrutando como antes de empezar a correr contra mi mismo, contra el tiempo, contra el arte que me hacía libre y durante una época me hizo, bueno me hice yo solo, extresante corredor de fondo siempre necesitado de vitaminas para poder resisitir el frenesí de canciones fugaces y películas visionadas a la hora del descanso onírico entre luz y vigilia, de la contemplación vertiginosa de cuadros entre las cabezas y cámaras fotográficas de otros corredores.
Este año estoy contento de empezar a volver al punto de partida, a la salida, y el hecho de escribir este post lo demuestra...Hoy pretendía escribir sobre el nuevo disco de Neil Young: "Storytone", pero he decidido que no, que le debo a Neil y al disco algunas escuchas mas, que temas como "Plastic Flowers" o "When I Watch You Sleeping" merecen un poco mas de tiempo, y que un tipo como yo, también se merece disfrutar un poco mas de tan bellas tonadas...tiempo, (otra vez el tiempo) habrá de que hablemos de este disco de Neil con tantas escuchas archivadas en el corazón que nos permitan descubrírnoslo los unos a los otros...como hacemos con "Zuma" o con "After the Gold Rush".
Neil Young tiene nuevo disco en la calle, a priori siempre es una gran noticia, pero no os digo nada concreto amigos, aún estoy empezando a escucharlo, ya hablaremos de él y de otros muchos.
Neil Young va a tener que esperar.
Disfruten ustedes del fin de semana y de los discos, libros, películas y lo que mas les guste para acariciar el tiempo, su tiempo.



22 comentarios:

  1. Muchas veces no disfrutamos de las cosas del momento porque estamos atendiendo a la siguiente… no nos damos tiempo.

    Hay que aprender a vivir más despacio. Merece mucho la pena.
    Un abrazo, my friend!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este mundo actual pasa todo demasiado deprisa, terminamos solapando unos acontecimientos con otros y eso no es sano ni divertido,
      Claro que merece la pena amigo, antes viviamos menoss cosas pero las disfrutábamos mas y creo que era mejor.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. No sabes bien como te entiendo. Es dificil decir Stop, pero hay que hacerlo.

    Yo hace tiempo que voy a mi ritmo. Es dificil pero es como mejor disfruto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo intento, al menos en ciertas cosas, me digo esto con calma, pasando del resto del mundo, es que sino...
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. La era digital empuja un poco al consumo compulsivo de arte... Todo lo tienes ahí, ya mismo y muchas veces entras en la 'carrera' para intentar abarcar lo casi inabarcable... Recuerdo con nostalgia los años en los que pasaba tiempo desde que se publicaba un álbum hasta que podías comprarlo... Quizás lo habías escuchado en caso de un amigo o algún tema por radio o televisión y cuando lo tenías delante lo disfrutabas delicadamente, dándole vueltas y vueltas...

    En cuanto a Neil es Neil, y creo que Storytone va a dar mucho que hablar. Yo ya le eché unos cuantos tientos, pero yo también prefiero darme mi tiempo para opinar al respecto...

    Un abrazo y que disfrutes también del finde...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escuchabas el tema por la radio, incluso lo grababas con la voz del comentarista, alguien te lo pasaba y veías el video en Tocata, cuando llegabas a casa ccon el disco tu disposicion ante el era distinta, muchos nervios e ilusion, hemos perdido todo eso,
      Feliz domingo!

      Eliminar
  4. Yo con unas pocas escuchas a las dos discos de su nueva entrega tengo que decir que aunque no sea lo que uno espera de Neil se trata de una gran obra, llena de canciones memorables, y desde luego que mucho más disfrutable que A Letter Home.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no defiendo A Letter Home, no lo entendí...
      Este disco presiento que va a levantar cierta polémica de debates, veremos.
      Salud.

      Eliminar
  5. mi opinion sobre el de Neil si te va el neil acustico no defraudara . es un buen neil. el otro pues no esta mal peo creo que alguinos de los arrglos orquestales no son muy agraciados suena demasiado cliche, más parece un arreglo de una bSO de Disney que algo para Young. Porqué se mete a camisas de once varas? Licito pero irregular No se quién es el responsable de la conducción orquestal pero a vces chirria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema orquesta si te adelanto que no me interesa nada, el disco acabara para mi en el corte , nunca he na gustado todos esoss arreglos con orquesta en el rock, salvo alguna excepción.
      Feliz domingo.

      Eliminar
  6. Ya no me seduce nada la idea de devorar bandas en plan compulsivo, creo que me he equivocado algunas veces al juzgar un disco con tan solo escuchar un par de canciones y pasar al siguiente, lo que si hago a diario es volver a esas bandas que escuche hace meses o años y me siguen pareciendo sublimes, todo merece su tiempo, darse cuenta de ello es una especie de regalo que uno se hace
    Un abrazo enorme como tú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el ejercicio, yo llevo mas de un año con los clásicos descansando y haciendo una especie de fichero del siglo XXI, que quedarse conmigo y que no, que es bueno y que es anecdotico, intentando escuchar lo que sale que merece la pena y darle su tiempo, no hay otra.
      Un beso grande grande.

      Eliminar
  7. Hace tiempo hice una entrada en REDONDO en donde, de manera irónica, hablaba sobre el tamaño ideal de una colección de discos...La respuesta esta en función del tiempo que tengas para el disfrute total de todo lo que tienes...Consumo por consumo es una idiotez, incluso tiene un punto egoista tonto. Los discos merecen escuchas profundas y empape...Me encanta este post. Gracias Addison

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo el post y es como dices, egoismo, parece que es como esas colas de gente esperando horas para que te den un calendario porque es gratis, y luego entre bancos y curro y demás acabas con 18 calendarios, pero como el domingo lo dan gratis, ha hacer cola.
      Gracias y un abrazo.

      Eliminar
  8. La forma en que consumimos la música ha cambiado radicalmente y cada uno lo llevamos como podemos querido Addison ; y es verdad , no damos su tiempo muchas veces a cosas buenas seducidos como estamos por esa falacia que llaman actualidad ; salen tantas referencias diariamente que nos perdemos en ella , yo el primero ; a veces es bueno detenerse lo que ocurre es que es muy dificil.
    Feliz domingo amigo , disfruta y profundiza en lo que realmente te guste .
    Fuerte Abrazo !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así Jesus, actualidad, es demasiado grande para nosotros, demasiado rápida y al final nos engulle, menos mal que parece que vamos aprendiendo a dominarla.
      Un abrazo y feliz domingo.

      Eliminar
  9. Yo lo que hago con el tema colección es hacer limpia de vez en cuando y me deshago de todo aquello que no tenga mucho interés en volver a escuchar o que me parezca basura, así de claro. De todas maneras, ahora que estoy de mudanza si que uno se acuerda de lo que pesa tanto trasto y tanta rodaja circular. Y lo de como tomarse la audiofilia, yo no trato de mantener el mismo ritmo siempre, a mi aire, que tanto el cine, como la música o la literatura se pueden disfrutar sin tener que estar al día constantemente. Durante una época me dio casi exclusivamente por el blues, así que cuando volví de nuevo al rock tuve que echar la vista atrás y recuperar lo que habían hecho Mellencamp o Kiss, entre muchos otros. Pero vamos, que cuando le echo mano a un disco como el último de Lucinda Williams, lo hago con tanta ilusión, o casi, como cuando tenía 15 años y conseguía las novedades de Van Halen.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me cuesta mucho lo de la limpia, pero creo que es lo mas inteligente y lógico además, pues hay material que nunca vas a volver a escuchar y guardarlo es absurdo.
      Yo por fortuna también mantengo mucha ilusión ante ciertos lanzamientos y es algo que me hace sentirme afortunado.
      Gracias y que tengas una buena semana.

      Eliminar
  10. Este disco hay que saborearlo bien. Consumimos con demasiada rapidez, en mi caso hago cribas rapidas, más o menos sé lo que me gusta e interesa, aunque a veces me equivoco y no pasa nada por reconocerlo. Con el de Neil estoy en ello. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy aprendiendo,pero he pasado unos años de actividad consumidora (que no escuchadora) de discos que no ha resultado a la larga nada satisfactoria, el último año me siento mucha mas pleno, la experiencia...
      Yo también estoy con este nuevo material del tito.
      Un abrazo y feliz semana.

      Eliminar
  11. El último de Neil no me llama mucho la atención, sobre todo después de su penúltimo trabajo, pero es cuestión de tiempo y lo acabare pillando.
    Con respecto a lo de acumular música, pues eso, como dice un colega, es otra variación del Síndrome de Diógenes.
    Salud y sed felices

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que razón tiene tu colega, me parece una descripción brillante de este fenómeno, yo espero un poco con el de Neil, creo que tiene momentos sorprendentes y otros...no tanto.
      Abrazo.

      Eliminar