viernes, 26 de septiembre de 2014

Van Morrison - Wavelength (1978) - Discos Menores de Artistas Mayores.

Como muchos sin duda sabéis, acabo de llegar de un viaje a Berlín que me ha resultado beneficioso para ojos, mente y cuerpo, estupenda ciudad bajo varios puntos de vista y con un importante poso cultural y vanguardístico, el mercado de segunda mano no podía quedarse atrás, y además de otras beneficiosas dádivas espirituales y personales que me traigo envueltas en apabullantes dosis de tristeza me traigo también unos cuantos vinilos adquiridos a muy buen precio...si los que tenemos vicio...


De todos me ha hecho especial ilusión este que traigo hoy a la comunidad para proceder a su comentario: "Wavelength" del León de Belfast Van Morrison.
Considerado una obra menor en la discografía del autor, esto siempre me ha parecido cuando menos injusto, pues el haber sido un disco de éxito gracias a la repercusión obtenida por el single de título homónimo y el álbum mas vendido de toda su carrera no ha dado precisamente al Lp esa dosis de esencia cool que si tienen otros trabajos del irlandés.
Caracterizado por el uso de sintetizadores, aunque estos suenan de gloria, nada que ver con el prototipo de sonido sintetizado que todos tenemos por culpa del abuso al que estos artilugios se vieron sometidos unos años después, la presencia de Peter Bardens (Them) como teclista fue definitiva para conseguir el sonido pretendido por Morrison, consistente en clonar aquel que el escuchaba en las emisoras de radio de su juventud.


En el resto del elenco de músicos se encontraban mas amigos del artista como el teclista de The Band: Garth Hudson o el guitarrista de Streetwalkers: Bobby Tench. Huía así de la experiencia de grabar con desconocidos temerosos de su famoso mal genio.
Para paliar esta fama, la portada la firma el fotógrafo Norman Seeff, quien pretende mostrar a un Van Morrison en pose mas desenfadada recordando a James Dean, con un rostro menos severo de lo habitual, pantalones blancos y sujetando un cigarrillo cerca de la boca pretendiendo un efecto de mayor cercanía.
Musicalmente el disco suena americano, tal vez el mas americano de su carrera, esto acarreo críticas a las que el respondió que era el resultado de sus experiencias de los últimos tiempos.
Nueve temas forman el disco, nueve canciones que en opinión de quien suscribe esta reseña no tienen nada que envidiar a ninguna aparecida en cualquier otro disco de la década en cuestión, si bien es cierto que el conjunto no alcanza la grandeza de masterpieces como las grabadas por Van y que inauguran los setenta.


El primer single fue "Wavelength", abre la cara B del vinilo y sorprende el fondo del tema a base de sintetizadores creando efectos sonoros poco habituales hasta la fecha y que dan una modernidad muy americana al corte y que fueron claves para convertir al sencillo en un éxito, aun así este es el tema que al menos a mi, menos me gusta, rarito que es uno.
Una cara A sin desperdicio desde la inicial y estupenda "Kingdom Hall", un soul de excepcional penetración melódica que te pone en marcha ipso-facto pasando por la mas ácida instrumentación de la americana "Checkin'It Out" cantada magistrálmente y que da paso a la maravillosa y nerviosa calidez de "Natalia".
Acordes reggae y teclados lisérgicos para la magnífica "Venice U.S.A.", otro tema muy americano y no solo por el título.
Se cierra esta cara con "Lifetimes", tema de amor mas oscuro y de envolventes coros y metalícidad en los vientos.
"Santa Fe/Beautiful Obsession", medley que da continuidad a la cara B tras el exitoso "Wavelength" ya comentado, la primera parte compuesta por Jackie DeShannon y la segunda por Van de Man y da paso a la conocida, gracias a su aparición en la casposa película ochentera de éxito mundial "Oficial y Caballero", "Hungry For Your Love" y en la que Morrison toca el piano eléctrico, se ha convertido en el tema mas famoso del álbum junto a "Wavelength" y se trata de un bonito tema.
Y culmina el disco con la joya, el diamante del disco, la sublime "Take It Where You Find It", Scott Floman comento que era: "una carta de amor a América que mejoraba según avanzaba, añadía que estaba entre las mejores de todos los tiempos de Van y que cuando la escuchaba le daban ganas de abrazar a alguien y balancearse mientras la cantaba", opinión que suscribo en todos sus aspectos viéndome incapaz de añadir algo mas a lo apuntado por Floman.
Joyita para mi colección y álbum que aprovecho para reivindicar como obra menor de artista mayor y dejo así claro mi amor por disco y artista, siendo este vinilo además sonoro y precioso recuerdo de mis inolvidables vacaciones en Berlin.
Hasta la próxima.







Este artículo sera publicado a fecha de hoy también en el blog herano La Comunidad del FFVinilo, (pinchar para ver desde allí)

12 comentarios:

  1. El León de Belfast es una bestia compositiva e interpretativa, yo, personalmente, disfruto mucho con él. Este álbum no lo conozco, pero todo lo que sacó anterior a éste, es canela en rama. Un abrazo, Addi :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los primeros discos de los setenta son insuperables pero este es un gran disco un tanto denostado debido a la novedad en el sonido que supuso y a éxito que obtuvo, cosa que no siempre nos gusta a los fans.
      Abrazo.

      Eliminar
  2. He oído canciones sueltas, pero no el disco entero. Tomo nota, Addison.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que te gusta Gonzalo, sin ser de sus obras maestras es un disco fantástico.
      Abrazo.

      Eliminar
  3. Ya sabes que no soy muy de Van. Tengo Astral Weeks y Down In The Road. Ademas de un greatest hits doble. No salgo de ahí.

    Supongo que algun dia me tendras que dar un curso sobre el que me anime a escucharle mas en profundidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es imposible que no se quede alguien en el tintero con la oferta que hay, ese curso cuando quieras y mira...este es un buen disco para empezar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Apenas conozco este disco, así que aprovecharé para darle unas escuchas. Sin duda Peter Bardens deja huella en cualquier disco en el que haya intervenido. Yo lo conozco de la época de Camel.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gusta Van te gustará este disco seguro Evánder.`
      Es un gran teclista y además en este album comparte tareas a las teclas con Garth Hudson...casi nada.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Van Morrison me apasiona pero llevaba un tiempo descansando de el, aunque con esta entrada me ha salido un poco el gusanillo de escucharle, el siempre maravilloso León de Belfast.
    Unos cuantos muxus para ti Addison.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira siempre es bueno volver a ciertos rediles, y la musica de Van Morrison es un redil inmejorable.
      Muxus.

      Eliminar
  6. Tengo todo lo del amigo Van y todo me gusta, aunque como dice Alex, lo de los 69-70 son una maravilla, Astral Weeks, Moondance,.... Por cierto mi hija se llama Natalia, porque a mi mujer y a mi nos encanta este tema.
    Salud y se feliz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mecaguenlaleche Mariano C:A:, casi de casualidad me he dado cuenta de este comentario de hace meses, siento enormemente ho haber contestado en su dia.
      Efectivamente el Van de Them y sus primeros discos es insuperable, pero este sigue siendo un Van tremendo, menos trascendente pero igualmente sublime.
      Natalia es un nombre de mujer precioso con tremendas connotaciones personales para mi, maravillosa elección.
      Un abrazo tio.

      Eliminar