martes, 15 de julio de 2014

Huercasa Country Festival 2014, Riaza. Algo mas que un festival.

Vistas desde las inmediaciones de Riaza en plena sierra.
Se calló el equipo, las luces se fueron a dormir y las barbacoas se apagaron. La gente, que durante la tarde y noche del sábado bailó y cantó en el campo de fútbol de Las Delicias iba desfilando en silencio arropados con jerséis y cazadoras intentando dar esquinazo al impenitente frío castellano, camino a un merecido pero triste descanso.
La noche era hermosa, gélida, pero exhibicionista ella, nos regalo una luna llena que alumbraba justo encima del escenario un poco a su derecha para que pudiera ser contemplada por todos, los niños la miraban maravillados con caras de cansancio una vez devoradas sus hamburguesas, llegaba el momento de los mimos y arrumacos, los padres reían y agotaban las baterías de los teléfonos intentando que no quedase momento del día sin ser inmortalizado, fue una jornada de country y de familia, de cerveza fresca y rodaja de sandía, de abrazos calientes entre las parejas y besos tiernos a los más jóvenes, en algún caso bebés.

La sandía era gratis y estaba de miedo
Había un buen rollo que sorprendió al que suscribe acostumbrado a otro tipo de festival, más carnal, más etílico y vicioso, más de disfrute maduro e irresponsable, de goce con vocación de olvidar la realidad diaria, un tragar el rock de forma febril y a tumba abierta.
Se pretendía algo diferente, vivir sanamente el festival, sanamente en cuanto a alimentación, pero sobre todo en cuanto a la actitud, la de compartir horas con quien nos es querido, y eso sin perder el gusto por la música, la pasión por el country, la raza que nos define como lo que somos, raza que estos días tuvimos una irrepetible ocasión para transmitir a nuestros pequeños de forma natural y positiva.

En Riaza el sábado bailo country todo el mundo
Huercasa y la organización lo consiguió, buenos precios en abonos, entradas, bebidas y comidas, buena calidad, acostumbrados al veneno que nos suelen dar en otros eventos de este tipo, actividades gratuitas en el pueblo, buena temperatura y alegría...entre todos se operó el milagro.
Y luego la música, que llegó para mi el sábado. Tras una jornada disfrutando del espectáculo que siempre es la contemplación de la humanidad en toda su gloriosa y humilde grandeza, exhibición dada por gentes que poseen este don sin saberlo y sin pretenderlo, de forma germinal, nata, y que lo comparten de modo gratuito a quienes venimos de la oscuridad moral del día a día urbano, después de un día de redención y esperanza reencontrada en el ser humano, a eso de las ocho menos cuarto del sábado aparecíamos prestos a disfrutar de una noche de, esta vez no rock and roll, de country.
Comenzó la tarde con los bilbaínos West Bluegrass Band, que no conectaron, al menos conmigo, más acostumbrados a sonoridades gariteras tanto volumen parecía difícil de controlar para la agrupación vasca que solo en la recta final de su intervención parecieron entonados.


Detrás llegaron unos veteranos curtidos en mis escenarios a lo largo de los lustros, The Wild Horses, aunque con bajas en su formación original demostraron oficio y saber hacer de sobra para sacar adelante un entuerto como el que les fué encargado, muchas tablas y un buen set-list, el que forma su disco de versiones, fueron suficientes ingredientes para cocinar un sabroso asado, por supuesto a la parrilla.
Y llegó a eso de las once y media lo que todos esperábamos, Gary Louris hacia su aparición ante el respetable capitaneándo sus Jayhawks, sin el desertor Olson, y daba comienzo el intuido despliegue de magia.
A pesar de que se había anunciado un set-list especial para el evento de Riaza, lo cierto es que lo escuchado el sábado fue lo que está previsto en la presente gira del grupo, un repertorio basado en los tres discos recientemente reeditados por la banda: "Smile", "Sound of Líes" y "Rainy Day Music", con el añadido de algunos hits de otros álbumes cómo "Blue", "Waiting for The Sun" y "I'd Run Away".


Pocas sorpresas, repertorio mágico perféctamente interpretado consiguiendo transmitir el lirismo y la intensidad que los temas precisan para llegar, y más que evidente entrega por parte de Gary Louris y su gente.
Si hubo en cambio un momento especial para mi, siempre he disfrutado el tema "Trouble", siempre me ha parecido hermoso, introvertido e intenso, de melodía arrasadora en su suave tacto sorono, pero por algún motivo desconocido el sábado ocurrió algo durante los minutos de duración de la canción, no se si fue la luna llena que, según dicen los mas místicos ejerce una fuerte y nostálgica influencia en los como yo, nacidos bajo el signo de cancer, ó si fue el llevar varias horas de olvido de todo tipo de preocupación, o si recordaba las palabras de Johnny en torno a esta canción del otro día en el espacio (pinchar), lo cierto es que me sentí profúndamente emocionado en los instantes que los Jayhawks interpretaron esta canción que creo, ya nunca mas volverá a ser la misma para mi, será mejor.



Y...¿Qué quereis que os diga?...una gran banda interpretando un gran repertorio, con buena conexión entre ellos, (cosa que no se vió en mi última experiencia en vivo con los de Mineapolis, pues las tiranteces entre Louris y Olson fueron evidentes y llegaron con incomoda claridad a la concurrencia), en una hermosa noche y con predisposición de ambas partes solo puede dar como resultado lo que el sábado se vivio, una hora y media de auténtico perdón, de conexión total banda/público y de degustación de hermosos sonidos emitidos por los instrumentos de un grupo de músicos excepcionales, quizás no haya sido la mejor jornada de Gary desde el punto vocal, un poco justo en el agudo, pero con ese buen gusto en el fraseo y la entrega en cuando a motivación y actitud todo se subsana y se terminan convirtiendo en virtudes los desaciertos.

 
"Smile" hizo vibrar los corazones del personal gracias a una intensa sonoridad general, "Angelyne" fue una ráfaga de brisa de dulce y acariciador efecto sobre la piel del alma, preciosa y divertida y "Tampa To Tulsa" fue como si hubiese sido escrita especialmente para los allí presentes en el día de autos...





Los Jayhawks están de gira y están en forma, con las grandes canciones de los tres discos mencionadas sonando como nunca y con una fuerza y buena sintonía entre ellos que se contagia, una experiencia excelente como siempre lo es el disfrute de grandes músicos, como indiscutiblemente son estos.
Y poco mas, animar a la organizacion a que no falte una segunda edición que se hará lo posible para asistir a la misma, Riaza es un lugar memorable, tranquilo y donde la paz impone su reinado sobre unos habitantes que tienen la humildad por bandera y la hospitalidad por ejercicio comun y obligación moral, he vuelto triste de dejarles, pero orgulloso y contento de haber podido vivir tres días tan intensos en lo musical y humano.

14 comentarios:

  1. Que bien que haya festivales como ese, aprovecharé esta entrada para zambullirme de nuevo la discografía de The Jayhawks estos días, algo tan saludable como una rodaja de sandía en verano.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena idea Gonzalo, siempre mola refescar los discos de estos tíos, además yo soy un loco de la sandia, hasta la desayuno jajajaja y estaba rica y gratis.
      Estuvo realmente bien el festi.
      Saludos.

      Eliminar

  2. Yo estoy en plena semana crudívora, es que es lo mejor con estos calores: fruta y ensaladas. Hasta he descubierto que los champiñones se pueden comer en crudo en ensaladas. Un nuevo vicio. Eso sí, el fin de semana cerveza, vino, carnaca y marisco, si puede ser.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidimos en politica alimenticioveraniega jajajaja... los champis crudos se comen mucho en Italia con ensaladas y pastas también y estan muy buenos.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Que hermosa es Angelyne! Me alegro que disfrutaras, salió en el telediario el festival y el ambiente parecía envidiable.
    Abrazos... yo soy mas de melón jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si andaban los de la Sexta por allí, el festival fue encantador, lo pasamos de miedo.
      El melón también me gusta mucho pero regalaban sandía jajajaja
      Abrazo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Te aseguro que si bernardo, fue una buena decisión pasarlo allí.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Es lo que tiene el clima castellano, días tórridos y noches fresquitas, aunque llevamos un par de días que hay que dormir en el balcón. El ambiente por Huercasa genial por lo que cuentas... Creo que los festivales se están convirtiendo en un aliciente 'turistico' para las pequeñas ciudades y que deberían ser fomentados por las administraciones como gancho para el desarrollo económico. Aquí en Zamora, tuvimos un par de años un festival de jazz interesante, lleno de buenas bandas, que le daba otro ambiente en verano a la ciudad, más vida, más actividad... Es una pena que se haya perdido...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo llevo toda mi vida pasando veranos, semanas santas y puentes en León, donde se crío mi aita y conozco el clima jajajaja, no me pilló de sorpresa, Riaza que es el otro sitio donde he pasado temporadas de asueto con la familia estaba genial este fin de semana, buen ambiente y dineros para los oriundos del pueblo que esta muy bien tambien.
      Lastima lo del festiv de jazz, con la crisis se perdieron muchos, los mas interesantes diría yo.
      Abrazo.

      Eliminar
  6. Gracias, muchas gracias por la mención, mysuperfriend. En unas horas espero que me envuelva la magia de los Jayhawks. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada amigo, estoy seguro de que así será, disfruta del concierto.
      Abrazo.

      Eliminar
  7. Joder, qué envidia. Entorno chulo, Jayhawks liderando el cotarro. Por lo que cuentas un festival diferente. Ojala se asiente y por mi si el año que viene repiten Jayhawks, perfecto, ja, ja

    Sex, love and rock´n soul

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te diré que a mi tampoco me importaría que repitiesen jajaja, pues si, ojala se siente, yo tengo intencion de volver si es así, ha sido diferente y refrescante.
      Salud.

      Eliminar