viernes, 20 de junio de 2014

Adam Eckersley Band - "The First Album", 2014


Este disco lleva sonando varios días en mi casa, bueno en mi casa, en mi coche, en mi MP3, en el PC de mi curro...en todas partes, me persigue como una sombra agorera y superviviente a la oscuridad, tal es su terquedad.
Y no es que me queje, pero lo cierto es que me crea una especie de desasosiego espiritual, pues si la verdad es que el disco me parece una hilarante colección de canciones de perfecta construcción melódica, construcción aderezada con toda clase de complementos tan atinados que hacen que la mencionada construccion se perfile hasta crear una estructura atractiva, agradable y que provoca disfrute al primer impacto auditivo.
¿Cual es el problema entonces?, el sonido, la producción, el elemento comercial que detecto o creo detectar en la cualidad física de lo que rodea la voz del tal Adam Eckersley.
Llamarme elitista, presuntuoso o intenso y quizás acertéis, pues un disco que estoy disfrutando de veras me crea unos problemas conmigo mismo que no me gustan, pues dicen de mi algo que no me agrada, que soy un pedante y un iluminado de mucho cuidado...pero el disco me gusta, hace que el tiempo vuele, hace que mis pies se muevan como hacía años que no se arrancaban y que la bilis se vuelva néctar por unos minutos, que la sonrisa ilumine mi rostro y que los malos rollos sufran de la soledad que ellos provocan y que mientras las guitarras de AEB atronan y las bases rítmicas tiñen de alegría la pena se tengan que esconder en ese exilio de soledad al que a veces nos condenan esas negras y contaminadas brumas que son los problemas y que al calor de los temas de estos australianos mutan a dulces y coloridas nubes, pero de golosina y peluche.


Maldito aquel que invento la palabra comercial y le dio un sentido negativo que es el único que parece haber perdurado del vocablo, que tiene otras connotaciones, alguna nada negativa, pues...¿No intentaban The Beatles vender su música?, compaginando comercialidad con genialidad, convirtiendo sus temas en digeribles y desbocadas melodías de sencillos contornos pero sometidos al halo mágico de la innovación, de la exclusividad. ¿No pretendía Bowie estar siempre en la cresta?, estudiando minuciósamente con mil y un camaradas el sonido que quedaría escarificado en los surcos de sus vinilos con el objetivo de lograr cresta comercial y artística al alimón.
Incluso Mozart se veía en la obligación de renunciar a efectos compositivos complejos para lograr el favor de un publico del cual dependía, de la comprensión por parte de este de su arte, el pan con que mantener sana su osamenta.
Dejémonos por un momento de historias elevadas y bajemos a terrenos mas mundanos y dediquémonos a disfrutar de este disco del australiano Adam Eckersley, reputado y premiado guitarrista, principálmente de blues, en su país, Australia y que tras varios proyectos acompañados siempre del éxito de crítica y ocasionalmente también de público, hace algo menos de un lustro decide agrupar a una formación de cuatro músicos para madurar un proyecto que hoy nos lleva al disfrute de esta, su ultima entrega llamada "The First Album", primera entrega con esta formación en formato larga duración tras algún single.


Y ¿Qué podemos encontrar en este "The First Album"?...pues rock, básicamente rock de estructura luminosa y sencilla a la asimilación, con oropeles de un blues básico y blanco y golpetazos acústicos que miran al folk y algún que otro guiño que pone al country en la órbita sonora de algunos temas.
Pero sobre todo canciones rockeras y perfectas, melodías de una exactitud matemática que siempre cuentan con el detalle sónico mas apropiado a la fácil digestión, sonido de instrumentos ordenados y comedidos en sus disquisiciones, las guitarras pueden elevar la tensión pero parece que no rugir, las voces pueden exhibir tono pero no aullar y el ritmo puede invitar a bailar pero no a desfasar, todo, insisto muy ordenado, demasiado ordenado para mi prejuicioso entendimiento.
Pero lo mas importante es el disfrute del trabajo, desde la inicial "Long Enough To Disapear", un folk-rock de fluida melodía y efectivo estribillo que invita a salir a comerse el sol de este verano, y no dejar de masticar luz y vida con otro corte de semejante vocación como "Tomorrow Night Same Again", de misma tradición folk, mas escorada al country pero de similar disposición, pasando por rocks mas rotundos y definitivos, fiesteros y cálidos, la excelente vitalidad del estribillo de "Should've Known Better" y la arrasadora y vitamínica actividad sísmica de la melodía de la irresistible y sublime "Sex & Money" que se eleva en el estribillo a un paraíso de goce y buen rollo, tema de obligatoria escucha con el volumen del equipo a toda hostia.




Las baladas se muestran comprensivas a los sentidos y punzantes a las evocaciones líricas, preciosas y perfectas en receptivas melodías e intensas intervenciones vocales que embelesan: "Crazy Woman", perfecto hammond de fondo, "Give Her The World", romántica y sedante, crepuscular con violines dulcificando el conjunto y la que cierra el Lp "To The Grave", mas Springsteeniana, con pianos y eléctricas timoratas pero hermosas en su onírico sonido.


Tampoco faltan a la cita con la ortodoxia las guitarras en pleno derroche de controlada distorsión pero energético ímpetu en el country-rock "Why I Drink" etílico de armónicas de narcotizante sonido, y mucho mas evidente el rock geométrico y guitarrero de típicas estructuras de "Sister Sunrise", con un riff que juega a creerse metalero, y la mas vaquera "I Get It" con un piano Honky-Tonk y unos coros convirtiendo el comienzo tempestuoso en un sirimiri eléctrico y despreocupado en su liviano y genial estribillo, ¡A Bailar!.
Solo nos queda el blues, un tanto denso y anticlimatico de "In The End", el momento mas introvertido de un disco extrovertido, soleado y juguetón que corre como el sentimiento de culpa de un condenado y que suena en ocasiones un poco demasiado comercial, al menos para mi, pero que me da igual, lleva días conmigo y a lo mejor hasta me enseña a ser mas terrestre y menos divino, que es mejor para el alma y para el disfrute, dentro de un orden.

10 comentarios:

  1. Una grandisima sorpresa y emocionante recomendacion

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que suena de p m. Aunque pelín comercial.

      Eliminar
  2. Nada más escuchar el primer tema que has colgado ("Long Enough To Disappear") he entendido de sobra tus palabras, Addi. Algo pedantes e iluminados somos todos, no te preocupes. Un regustillo al Steve Winwood más hortera no lo he podido evitar, pero se escucha con gusto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que me quedo con eso, lo agusto que se escucha, se disfruta y te baja a la tierras, asi que genial.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Pues me ha encantado, y por supuesto, ni idea, como últimamente. Esto me lo pasas por vía interna, si me haces el favor.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ultimamente no puedo con la vida amigo, pero este fin de semana sin falta palabra, ya verás mola de verdad el disco.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Simplifica simplifica. Haz girar el disco pon la aguja y solo disfruta de un buen disco como este. La vida es complicada, la musica no es para complicarla mas, es para gozarla, y compartirla con los amigos que quieres que sientan lo que tu sientes cuando la notas robadas de los surcos del vinilo salen en tropel por los bafles inundandolo todo de sensaciones y emociones. Te juro que a mi cuando un disco me hace sentir eso soy impapaz de pensar, solo disfrutar.
    Un abrazo Addi, y buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo primero decirte Emi que el fin de semana ha respondido favorablemente a tus amables deseos, y después darte la razón punto por punto, al música es para disfrutarla mas y pensarla menos.
      Gracias por la sabia aportación y te deseo una feliz semana.
      Abrazo.

      Eliminar
  5. Logicamente quise escribir (incapaz de pensar) pero las teclas se amontonan y tropiezan en mis rudos dedos. No soy de letras eso es evidente. Saludso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, creo que todos tendemos a ser tolerantes con las reglas de la gramática y la ortografía jajaja.
      Saludos.

      Eliminar