miércoles, 7 de mayo de 2014

Jorma Kaukonen - "River of Time", 2009. ¿Cómo es posible?

Es frecuente preguntarse ¿cómo es posible que ciertos artistas no gocen, al menos en este país que es, para lo bueno y para lo malo en el que vivimos, de un reconocimiento mayor que el que les ha sido adjudicado?. Todos tenemos artistas a los que admiramos y que no entendemos que su posición sea la de un impúdico olvido, o lo que es peor, una hiriente indiferencia por parte de estamentos culturales oficiales o mediáticos, únicamente preocupados en la difusión de artistas de consumo que son arrojados al exilio con tanta celeridad como fueron recogidos de la nada y llevados al olimpo, y encima no siempre habiendo sido su sospechoso paso por la vida cultural todo lo rentable en doblones que se pretendía.


Jorma Kaukonen es una de esas figuras que en los medios de difusión con mas poder de aglutinar público son simple y llanamente invisibles, no importa que fuese uno de los componentes de aquellos hijos de la psicodelia llamados Jefferson Airplane, y que embellecieron con sus fosforescentes neones sonoros la ya de por si bella San Francisco, haciendo de aquel verano del amor un imborrable recuerdo, historia ya de la música y de la vida social del siglo pasado en USA.
Tampoco importa que formase junto a su compañero Jack Casady la no menos legendaria formación Hot Tuna que durante unos años enriquecieron con su blues y sus sonidos americanos la esencia musical de forma discreta pero demoledora.
No parece importar a nadie que este americano de Washington, hijo de finlandés y rusa sea uno de los mas destacados guitarristas de la breve historia de esto llamado rock, que su técnica guitarrera basada en el fingerstyle haya sido magisterio para muchos que han optado por la técnica digital o dáctil de tocar las seis cuerdas.
 
Es indiferente según parece que su carrera se venga desarrollando desde hace cincuenta años y que nos haya regalado una treintena de discos de estudio entre todos sus proyectos y mas de cincuenta entre lives y compilaciones...que no!...que da lo mismo, que no importa, que interesa mas el último niño que desconoce quien es Kaukonen y sin embargo dice en los castings de los realitys musicales de moda en la caja tonta que le gusta el blues mas que nada en el mundo... ya, el blues de Presuntos Implicados (Que dicen algunos que hacían blues, pos vale).
Y escribo todo esto porque hoy me ha dado por recordar el último disco de este descomunal artista, y me jode que no le sea reconocida la capacidad de hacer sentir a oyentes predispuestos lo que hoy siento yo.
Y es que hoy el destino me ha regalado unas gotitas de inspiración para encontrar el disco que empasta a la perfección con mi estado de animo, un estado de animo, tranquilo, en paz y contento, un momento vital en el que el corazón marca la hoja de ruta a seguir por el cerebro y el alma dispone los movimientos que han de ejecutar los músculos bajo el hechizo de la música que propaga este disco, como si de una nube de paz y armonía se tratase, una nube que planea libre y cadenciosa sobre el espíritu..


"River of Time" se titula este disco, y se trata de un paseo acústico en el que desfilan cogidos de la mano influjos oníricos y líricos de ensoñación folk, blues, country y rock que deslizan sus emociones mas clásicas y delicadas en pos de alcanzar la colina de la belleza, el horizonte infinito de la hermosura bajo las coordenadas de la bonita voz de Kaukonen, acompañada en ocasiones del lírico color de la de Teresa Williams, como en la pieza de bello y crepuscular country "More Than My Old Guitar" o el country-blues armado de felices dobros y banjos titulado "Nasville Blues".
El inolvidable Levon Helm, propietario de los estudios que acogen y registran estas tonadas: Red House Studios, es quien acompaña a Jorma en dos temas, lógicamente dando latidos a estos temas con su batería, hablamos de la pantanosa: "Cracks in The Finish", con un aire a aquellos souleros The Band y "Trouble in Mind" en la que El firmante del álbum da una demostración de ese fingerstyle que hizo del sonido de sus guitarras un sello intransferible.
Dos versiones, una del "Operator" de Grateful Dead que hace suya y dota de un dulce y cálido acento y otra de su viejo amigo Reverend Gary Davis, una maravillosa revisitación de la mágica sonata del delta "There's a Bright Side Somewhere".
Dos también son los momentos instrumentales, "Izze's Lullaby" juego de enredos guitarreros con muro sónico de vaporosa sección de cuerda con broncíneas sonoridades de cellos y violines, y "A Walk With Friends" a la que la palabra bella se le queda corta, una plañidera y penetrante herida en el corazón que con deleite absorbe la belleza que despide el violín en su quejido, maravillosa.
Además la optimista y lúcida "Been So Long", los violines de feliz sonar de la viva y tranquila "River of Time" o la dulce y poética sencillez de "Simpler Than I Thought" son cortes destacados en este maravilloso y encantador disco, atemporal, impermeable al paso del tiempo que encandila voluntades díscolas y enamora a corazones predispuestos.
¿Como es posible que un maestro como Jorma Kaukonen no sea mas reconocido y respetado?






9 comentarios:

  1. Imperdonable que un artista de este calibre pase desapercibido. Qué lastima... la peña no tiene ni idea. Ahí estamos nosotros para reivindicarlos.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haciendo lo que podemos amigo, este tío merece tener mucho mas reconocimiento.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Cierto no se como no esta tan valorado. probablemente el pertenecer a los Airplane y allí tener a los Slick y Cia haciendo sombra. Luego se va y con Hot tuna tiene la desgracia de aparecer Starship y a nivél comercial va y se lo papan , una pena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues efectivamente la historia es mas o menos así, hay artistas que parecen que estan condenados a estar a la sombra de alguien, que no siempre les supera pero...me recuerda a un tal Chris Hillman.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Un crack, gracias por traerle de vuelta. Le dediqué una entrada en el blog del vinilo a mi álbum favorito de Hot Tuna.

    http://ffvinilo.blogspot.com.es/2013/10/hot-tuna-americas-choice-grunt-1975-rca.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como fan de este artista y en especial de Hot Tuna voy volando para allá.
      Saludos.

      Eliminar
  4. aquí te dejo una cosa referente a mi última entrada. Espero que te guste.

    https://mega.co.nz/#!MoVwwDjY!p2GhTO-PzhIl028AON7EP33Pp3vQRco9GLdL526qsUA

    pd. cuando lo tengas, borra este comentario si quieres!

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Hará un par de años que caí prendado de Jorma si bien no llegué a profundizar en su obra lo suficiente y mira por donde que ahora y gracias a tu necesaria reseña, me pilla con ganas.

    Nada, que gracias por tu confianza.

    Pd. El blog se lee mucho mejor con este diseño y esta letra.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te animo a que retomes en especial los discos básicos de Hot Tuna y sus últimos tres álbunes en solitario, alguno como este son deliciosos.
      Es cierto que esta letra pone las cosas mucho mas faciles al lector jajaja...
      Y como digo siempre las gracias a los curas.
      Abrazo.

      Eliminar