lunes, 12 de mayo de 2014

Cinco años sin Antonio Vega


Estaba en el trabajo, la radio como siempre encendida hablaba para la nada, en aquel almacén hoy cerrado, cubierto de polvo y pertrechado por cartas de facturas amontonadas bajo la puerta de atrás, facturas no atendidas, en aquel almacén digo, el ruido del timbre del teléfono se cruzaba con el tráfico de la autopista A-8 que pasaba por delante de la puerta principal, un cliente vocea su pedido mientras el autobús tortura los oídos con su claxon...la furgoneta en doble fila del cliente voceante, no le deja pasar, de fondo el jefe grita a alguien por el móvil blasfemando y apretando los dientes...
Al otro lado del auricular un proveedor me daba la enésima escusa absurda para explicar el nuevo retraso del pedido que le tengo hecho, el destinatario del mismo, al otro lado del mostrador, me mira con ira no contenida y temblándole el párpado izquierdo esta a punto de estallar, mi compañero habla con otro cliente de la siguiente jornada de fútbol y la sirena de una ambulancia rompe el caos con su histriónico grito de muerte...
Desde la oficina gritan pidiendo un albarán perdido que necesitan, creo haberlo visto por la mañana pero luego le he perdido de vista, un camión esta provocando un atasco de cuidado en la calle, esta esperando que me pueda escaquear de la oficinista y corra a descargar el palet que trae con la carretilla, los claxons de los coches que hacen cola es atronador, la radio habla de la crisis, el jefe dice que descarguemos de una puta vez el camión, se quiere ir y no puede salir con la furgoneta...
El día a día de aquel curro era mas o menos este, contaminación acústica y moral, depravación sonora y humana...ruido, mucho ruido... de repente, como un susurro a lo lejos, en la oscura realidad de la voz del locutor de la radio, entre el estrépito atronó en mis oídos -Antonio Vega ha muerto en el hospital Puerta de Hierro de Madrid a consecuencia de un cáncer de pulmón, tenía 51 años- Como una puñalada me vino a la cabeza la última visita de Antonio a Bilbao, hacia pocas semanas de ésta y yo decidí no ir al concierto, pocos meses ántes le había estado viendo con Nacha Pop y preferí esperar a su siguiente visita...no habrá siguiente visita, el arrepentimiento apuñalo mi corazón, el dolor acciono a mis dedos que se apretaron creando un puño tembloroso y crispado que lloraba pena, la piel se tenso proclamando luto, justicia y homenaje.
Se había ido uno de los mas grandes, el poeta de la tristeza, el artesano del dolor, el labrador de las penas, el escultor de la desesperanza, el cuidador de la angustia...el cantante de la "Chica de Ayer", la guitarra de fuerte y eléctrico llanto de Nacha Pop, la débil presencia del poder rockero de seda y marfil, se había ido Antonio Vega, y yo me sentía solo en medio del ruido, me sentía triste en medio del estres del curro, me sentía abandonado en medio de una crisis que ahora no importaba...
Hoy hace cinco años que ocurría aquello, cinco años de aquel segundo negro, de aquel parón del tiempo, de aquel asalto a los lagrimales de todos los que amamos la música de Antonio, de todos los que vivimos las canciones del chico triste y solitario, hoy hace cinco años que murió Antonio Vega.
Siempre en el corazón...





10 comentarios:

  1. Hemos coincidido en el homenaje hermano. Grande Antonio por siempre.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joder tio, hemos coincidido hasta en la foto. Antonio es muy, muy especial.
      Abrazo.

      Eliminar
  2. Uno de los más grandes compositores españoles de siempre. un apena los problemas que le acarrearon su muerte y siendo sincero sus ultimas grabaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo le tengo en un pedestal, me parece de lo mas grande y no solo a nivel nacional.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Fue morir su esposa Marga y derrumbarse. Para mí, del pop en los ochenta siempre fue mi favorito junto con Urquijo, Auserón y demás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay un grupo de grandes entre los que esta el, pero a su altura...no lo se. En lo de Marga tienes razón, al final se fue ella antes y el se vino definitivamente abajo.
      Abrazo.

      Eliminar
  4. Recuerdo el momento en que me enteré de su muerte. Un amigo me pasó un mensaje por el móvil. Salí de la oficina, cogí el coche y estuve conduciendo todo el día por la sierra de Madrid escuchando el programa homenaje que le dedicaron en Radio 3. Al llegar a casa, ya algo tarde y con algunas copas, me metí directamente en la cama y me dije:"puta mierda..."
    Muy merecido homenaje.
    Saludos,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo aquel día había quedado con un amigo para tomar una cervecita, estuvimos todo el rato recordandole...y no fue una cervecita al final.
      Saludos, bonita historia.

      Eliminar
  5. Parece que fue el otro día y ya ha pasado un lustro. Recuerdo que aquel día me dejó muy tocado. Grande siempre Don Antonio. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mime dejo petrificado la noticia, aunque todos sabiamos cual era su estado físico desde hacía años nos pillo de sorpresa. Fue mas que grande.
      Abrazo.

      Eliminar