miércoles, 23 de abril de 2014

Glen David Andrews - "Redemption", 2014. La sangre joven de Nueva Orleans.


Aún creo que no he tenido tiempo para asimilar la escucha del último disco de este joven trombonista y cantante de tan solo 28 años y que ha llegado a mis manos gracias a esas carambolas a tres o cuatro bandas que se dan en la búsqueda por la red de algo que realmente no tiene nada que ver con lo que realmente termina descargado en el vientre del ordenador.
Son muchas, demasiadas las ocasiones en las que el registro descargado termina semanas almacenado en el disco duro, siendo visible únicamente por el nombre que bajo la carpeta marrón dibujada en el monitor nominaliza a esta solo en parte, pues no acostumbra a caber en el espacio visible toda la información necesaria para que el olvido no termine condenando a la susodicha carpeta, que tras unas semanas no recuerdas de donde ha salido ni cual es la naturaleza de lo contenido en su interior, acaba en la papelera de reciclaje, oportunidad perdida.


Perféctamente podría haber ocurrido eso con este "Redemption" del artista Glen David Andrews si no hubiese sido porque reconocí su aspecto y lo asocie (por una vez buena memoria con las caras) con la serie Treme, en la que solía aparecer haciendo de si mismo.
Y como soy un ferviente fan de la serie pues me dije, vamos a pincharlo, mucho he disfrutado con la música que sonaba en la magnifica producción de HBO por lo cual a poco que lo que este tipo haga en su trabajo me tiene que gustar.
¿Gustar???...¡los huevos!...me ha cautivado, me ha agarrado de las criadillas y me tiene con los oídos como platos escuchando una vez tras otra los 10 cortes de jazz, soul, blues, gospel, funky y rhythm & blues que juntos pero no revueltos se dan cita en las tripas de este delicioso y cautivador trabajo de pantanosa y húmeda realidad sonora que lleva Nueva Orleans en el tuétano de los huesos del esqueleto sónico del disco.


Trombonista de intuición y cantante por necesidad este joven absorbió la música que envenena los charcos de Nueva Orleans desde crío, desde que sus juegos infantiles en el barrio de Treme, los fantasmas de la brujería musical le hechizaran sin el saberlo, maldiciendo un alma nacida con la predisposición mágica y bruja de vivir por y para satisfacer la factura que el hechizo insta a pagar a cambio de los latidos rebosantes de vida que caracterizan a un corazón artista y sensible como el que sin duda golpea las paredes torácicas de Glen David Andrews.
Y es que no solo es jazz lo que decora las composiciones bellas y de silvestres formas que tienen vida propia en el interior del vinilo, también el blues hace su fantasnmagórica aparición en temas que son auténticos sortilegios en forma de guitarras que suenan con sus gargantas condenadas a sufrir del fuego del infierno, así lo demuestran temas como el inicial "NY To NOLA" en el que cuenta con la participación de Ben Ellman de Galactic al saxo y una armónica condenada a clavarse en los cerebros que se encuentra a su paso y la poderosa "Lower Power" en la que ayuda Anders Osborne con sus incendiarias guitarras. Una maravillosa mezcla de blues y soul que repta sobre la base de un contrabajo polvoriento y con unos coros que dan brillo y luz a la oscuridad vocal de Glen, una despedida al disco deliciosa y dolorosa con la irresistible "Something To Believe In".


Seda soulera en la hermosa "Chariot", sugestiva y sugerente, que se balancea en la cómoda mecedora de un órgano de profundidad dramática y miel sonora y unos coros de candoroso tono lírico. Mas soul de agónica prestación vocal en la que comparte con el baterista Jamison Ross, aires del delta y coros de edulcorada textura, hablamos de la extrema "Surrender".


Y una letal para los sentidos mezcla de soul y blues, con retazos jazz y vocalidad excesiva en la sublime "You Don't Know", tema que embruja gracias a unos latones que crean un espacio sonoro a base de vientos y metales de electrificantes y excitantes resultados, una guitarra aspera y rencorosa redondea un tema simplemente grandioso. Mismas coordenadas sónicas pero con un carácter mas sensible y lírico que nos lleva al deleite materializado en carnes de gallina y corazones pidiendo auxilio en la no menos sublime "Movin' Up".



El jazz, que puebla el ADN de los que como Glen David Andrews viven bajo influjos mágicos y sortilégios demoníacos, sobrevuela de forma sutil y discreta todo el disco, incluso en los momentos mas festivos y funkys como "Bad By Myself" que nos hace disfrutar con la adrenalítica interactuación con su paisano, el multiinstrumentista y cantante funky Ivan Neville, ácido y azucar a partes igualmente toxicas en este frenético corte.
Jazz de piano y humo alimentado por la voz de fría sensibilidad de mujer fatal de Mahalia Jackson que acompaña a nuestro joven anfitrión en la estupenda "Didn't It Rain" y jazz hasta las últimas consecuencias en la instrumental y geometrica "Kool Breeze" que se va desarrollando a base de sonoridades de vientos que enervan espiritus y adormecen pesares.
Sangre joven para el enfermo organismo de la música milenária de Nueva Orleans, nuevos aires que ponen en el sitio que corresponde los lejendarios y cenagosos sonidos propios del estado francófono por excelencia, no solo jazz, sino mas, mucho mas, y esto se ve reflejado en este disco que suena a gloria, o a infierno no estoy seguro.

8 comentarios:

  1. Genial, Addison. Suena irresistible.

    Un abrazo.
    Pd: buena gente la que preside le foto de cabecera del blog jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gusta el disco y te apetece creo que te saldría una crónica buenísima como acostumbras, creo que va mucho contigo.
      Amiguetes mios jajajajaja
      Abrazo y buen fin de semana.

      Eliminar
  2. Si te gusta este tipo de música, Addison, te recomiendo la serie Treme. Te va a encantar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que me encanta Treme amigo, una serie genial y este tío suele salir haciendo de si mismo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Buscaremos ese disco para poner junto al último de harry connick Jr

    ResponderEliminar
  4. NI idea, amigo. Habrá que escucharlo. Gracias por la info.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado el disco, muy pasional, me parece realmente bueno.
      Un abrazo y buen finde.

      Eliminar