martes, 18 de marzo de 2014

Jimbo Mathus & Tri State Coalition - "Dark Night Of The Soul", 2014.

Posíblemente hace un año en este mismo momento estaría empezando a hacer algo complétamente diferente a lo que estoy a punto de hacer, y no me refiero a escribir una reseña a propósito del nuevo disco del cantante, compositor y guitarrista Jimbo Mathus, no, eso es posible que lo estuviese haciendo también, me refiero al  enfoque que iba a darle a este mismo trabajo hace doce meses y el que estáis a punto de conocer en los próximos párrafos.


Y es que desde hace unos meses que decidí vivir mi melomanía, ya convencido de que no tenía cura, de una manera mucho mas sana, natural e incluso pacífica, siento que los discos vuelven a ser los protagonistas reales de mi afición, los que la alimentan y los que proporcionan la auténtica felicidad que con esta actividad se busca.
Hoy la escucha de un disco deja de ser un ejercicio de atletismo intelectual para ser una terapia dirigida a ensalzar los sentidos, la sensibilidad y ganar en paz y bienestar íntimo, estoy re-aprendiendo a darle a los trabajos que decido incorporar a mi registro musical un tiempo prudencial y justo, a que la paciencia sea parte necesaria y básica del proceso que lleva al conocimiento y disfrute definitivo de una obra, en este caso, musical.

Finaliza de esta manera la vertiginosa actividad que durante los últimos años me ha llevado a actuar con arbitrariedad e injusto comportamiento obsesivo con todo aquel trabajo que no ha llamado mi atención desde el segundo uno o que no era firmado por un interprete que por el enorme respeto que me procesaba, mi yo interno no se atrevía a dejar en la estantería de los olvidados y se resignaba a darle tantas oportunidades como fuesen necesarias. Se acabo la escucha dirigida por el ansia y por el agobio que nada bueno podían aportar al disfrute musical que es en definitiva el objetivo de este amor melómano que ya se que no tiene cura.


Así hoy prefiero escuchar menos cantidad y mejor, que toneladas de material discográfico de forma atropellada, torpe y regida por el desaprovechamiento de tiempo y buenos trabajos.
Por eso digo que hace un año el comentario que ahora inicio hubiese sido diferente, pues tras un par o tres de escuchas rápidas y precipitadas este "Dark Night Of Soul" hubiese ido a parar al montón de material que pasa al olvido encerrado en una prisión redonda, de plástica plateado y con agujero (como diría mi camarada José Navas). Pero el nuevo yo no, tras una escucha llena de buenas espectativas, llegó otra que me confundió, no me convenció y el disco me dio la sensación de que nacía amputado de algo, no sabría decir de que, no me rendí y tras una tercera escucha en la que se recuperaron sensaciones, las dos siguientes sirvieron para cerciorarme de que estaba ante un gran disco, como viene siendo habitual en este interprete.
Jimbo es lo que es, un tipo que nació en Mississippi y con esta losa, (bendita losa), sobre sus hombros solo se puede aspirar si a la música te quieres dedicar, a sonar como suena este disco, a Mississippi, a tierra, fertil de inspiración y húmeda de las aguas del glorioso río que las riega a su paso y las llena de historias cálidas y crepusculares que se cuelan por las suelas de las botas de las gentes que allí habitan, para que sean contadas en obras de teatro o en hogueras en atardeceres estivales, o como es el caso, cantadas, cantadas al son del rock y del clásico blues mezclado con todo lo que por allí caiga.


12 temas de puro sabor, de pedigree y denominación de origen, etiquetados y numerados con la marca de "Southern", un caldo de delicioso sabor y aromático descorche.
Piano y voz quebrándose en agudos en falsete para abrir el disco con calma, una bonita canción que además da título al disco, y que pronto las guitarras rotas de sonido ponen en situación al oyente.
A partir de aquí lo que os podéis imaginar, guitarras y blues en la excelente "White Angel", en el titulo ya nos explica el bueno de Jimbo lo que nos espera rock and roll, y del bueno, del de toda la vida, con coros y guitarras aullando en "Rock & Roll Trash", acústicas en una balada muy Stone en la country-folk "Shine Like A Diamond" y similar comentario se me ocurre para "Writing Spider", muy stoniana también.
Tremenda, sureña con coros de evocadora tradición y ritmo cálido y melancólico, piano de triste letanía que hace manitas con una guitarra que mira al country de cara en la sublime "Tallahatchie".
Eléctrica y contaminada nace "Burn The Ships" que parece una maldición lanzada desde un altar en el corazón del infierno, voz manchada de intención y fuego de guitarras, otro tema excelente. Mucho mas amable y recogida se nos presenta en cambio, aliñada con ritmos souleros y funkys la agradable y sedante "Fire In The Canebrake".
Mas folk y country de sabor indicutiblemente sureño con la vitamínica y alegre "Hawkeye Jordan", y si el siguiente corte no suena al gran Van Morrison es que me estoy volviendo loco, fantástico tema "Casey Cought The Cannonball".
Esto empieza a dar a su fin, pero antes nos deleitamos con "Medicine", bella y ligera, con guitarras que se enredan y envuelven la voz calma y terapéutica de Jimbo, precioso corte, y después con "Butcher Bird", directa y triste, nos dice adiós dejándonos plenos y llenos de ansia, ahora si, de ansia de volver a pinchar este fantástico "Dark Night Of The Soul".



10 comentarios:

  1. Sabes Addi que lo reseñé en la Isla y la verdad es que de primeras me pareció peor disco que los anteriores, pero qué equivocado estaba. Es un disco buenísimo!!! Y qué sabía tu decisión de profundizar como antaño, como cuando era difícil conseguir los discos, y te sentabas a escucharlo leyendo las letras y remirando las ilustraciones hasta sabértelo de pe a pa... Este Jimbo nos da y dará muchas alegrías. Abrazote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo tenia en la lista de los pendientes y fue tras leer tu entrada que me apure a escucharlo y aunque al principio me paso un poco como a ti, ya ves que luego me convencio plenamente, es mucho mejor tomarse asi la escucha de música que no de la otra manera a la que nos arrastran estos tiempos, espero que me dure jajajaja
      Abrazo.

      Eliminar
  2. No eres el primero que me lo ha recomendado y no he realizado nada por remediarlo pero veo que ante tanta unanimidad voy a tener qi¡ue ponerme a disfrutar de una vez de Jimbo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cuanto tengas un hueco dedicale unas escuchas, seguro que te gusta bernardo.
      Salud.

      Eliminar
  3. Pues no lo había escuchado nunca. Suena bien el tema que has puesto. Me pondré con él.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya contarás, es rock del bueno, del puto, te gustará.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. que gran disco. Confederate Budha me volo la cabeza, pero este incluso lo supera. saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no se que decirte RAFA, ambos son fantásticos.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Pues mysuperfriend, solo leo alabanzas con él pero a mí no me acaba aunque quien sabe con más oportunidades. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me costó mas que otros pero al final le he cogido el punto y creo que no desmerece a otros, hombre Confederate Budha es muy grande...de todas formas ya sabes brother que hay discos que no entran y no hay nada que hacer, ademas no pasa nada, yo no puedo en el último de DBT
      Abrazo.

      Eliminar