jueves, 2 de enero de 2014

Itoiz - "Espaloian", 1985.


El 2013 por fin ha terminado, esperemos que se lleve tanta gloria como paz deja, que el 2014 recién estrenado traiga en lo social, político y económico alguna alegría, que el personal la necesita y en su mayoría merece.
En cuanto a lo musical si he de ser sincero, firmo desde ya por que este recién iniciado 2014 sea como el que ha huido con el rabo entre las piernas recientemente, es decir, un año que si bien no se caracteriza por la proliferación de obras maestras a primera vista, si lo hace por la acumulación de muy buenos discos, la constatación de que los clásicos están en forma y que hay gente joven dispuesta ha demostrar que  no todo es música ratonera creada en laboratorio para consumo de masas narcotizadas por la publicidad y el marketing y que existe otro público que no solo el formado por alienigenas manipulados, comprando la cultura-basura teledirigida por los intereseres económicos de TVs y Radio formulas.
El 2013 fue un año para mi dominado por los ritmos sureños americanos, del estado de Tennessee hacia arriba creo que apenas me acerque, el country, el folk y el southern ocuparon gran parte de mi tiempo, combinados eso si con mi impertérrito Rock & Roll, Blues y Soul...estos forman parte de mi.
Por eso quiero que esta la primera crónica de este 2014 en cuanto al comentario de discos se refiere empiece con un giro definitivo y novedoso en lo que a mi orientación estilística ha venido siendo habitual.


Como la mayoría sabéis soy vasco, Bilbaíno y residente en Arrigorriaga...pero nunca he escrito ni una linea sobre alguna de las bandas de mi tierra, nunca he ocupado espacio virtual en artistas que desarrollan su actividad en euskara, lengua milenaria que es orgullo de mi país, que es legado cultural mundial y cuyo uso en Euskadi empieza a notarse, gracias a un feliz incremento, con cada vez mas presencia en las calles de las ciudades y no solo de los pueblos.
Lógicamente ha habido y hay artistas, cantautores y agrupaciones folk que han cantado en euskara, también grupos de rock racikal vasco que así lo han echo, pero también han existido formaciones rock de temática mas ortodoxa en cuanto a contenidos desde un punto de vista mas internacional, grupos de rock o pop-rock que han facturado trabajos de auténtica enjundia en cuanto a lo musical se refiere y que han contado con favor de crítica y público.
Creo que en este ámbito hay, o mejor dicho, hubo un grupo que es seña y bandera de lo que digo, la formación liderada por el navarro Juan Karlos Perez denominada como el polémico pantano de Nafarroa, Itoiz.

La formación navarra inició su andadura a finales de los setenta grabando briosos e interesantes discos en los que convivian de forma ajustada y coherente la canción tradicional vasca, manchada con elementos propios del folk del país y reminiscencias mas jazz que rock y mas countrys que pop, todo ello en un orgulloso euskara que levantaba altivo y predispuesto a la lucha la cabeza tras cuatro décadas de esconder dicha testa, esconder que nunca agachar ni humillar, y que ahora en la voz de Juan Karlos Perez resplandecía con la luz brillante del hermoso idioma que es.
El pistoletazo de salida para el éxito del grupo fue incuestionable gracias a un tema imprescindible en el rock vasco, la eterna y maravillosa "Lau Teilatu", aparecida en su disco debut "Itoiz", (1978), balada acústica que combina elementos propios del folk tradicional vasco con sonoridades pop-rock cuya melodía embaucadora y una letra sugerente llevó al olimpo de la música vasca, olimpo en el que sigue viviendo.


La construcción melódica de Itoiz fue mutando, tras el controvertido "Ezekiel" (1980), hacia posturas mas modernas o actuales dentro de la época, entraba la banda a saco en los ochenta con "Alkolea", (1982).
Cuando llego el disco "Musicaz Blai" (1983), el pop ochentero se había adueñado del sonido de la formación, pero siempre con la elegancia y las grandes melodías presentes y mandando, la agrupación no obstante siempre tenía un detalle sónico en el tintero, el funk y el reggae hacen astuta y aromática aparición en alguno de los temas que rellenan los surcos de este fabuloso disco que confirmo como un echo consumado el éxito de la banda.
Pero es posible que lo mejor estuviera por llegar y tras éxitos de calado popular como "Marea Gora" o "Lo Egin", Juan Karlos Perez se hace acompañar de Jose Garate "Foisis" al bajo, Jimmy Arrabit a la batería, Jean Mari Ecay, que tras una fugaz estancia en la Orquesta Mondragón volvía al grupo, a la guitarra y el entonces Golpes Bajos, Pablo Novoa a las teclas para encerrarse a grabar el que sería su disco mas maduro, coherente y definitivo, este "Espaloian" que tubo como exitoso anticipo en las radios de todo Euskadi el fantástico tema "Hegal Egiten", que supuso un golpe demoledor a las listas de ventas lanzando el disco a números de locura en cuanto a ganancias comerciales se refiere.


El disco cuenta además con la participación del escritor vasco Bernardo Atxaga que pone su bella poesía en los temas "Hegal Egiten" y en la fantástica "Tximeleta Reggae", también Jean Mari Ecay toma mayores responsabilidades en el apartado creativo, hasta la fecha sustentado casi en exclusiva por el carismatico Perez.


El disco esta lleno de tonalidades rock de finos y sutiles trazos eléctricos y eficaces apoyos acústicos, dotado de delicadas sonoridades típicas de la década aportadas por los elegantes sintetizadores de Pablo Novoa, y todo en apoyo de unas canciones de perfecta elaboración melódica y letras maduras y personales.
"Egun Motela" es un rock de febril riff y encendida base rítmica, bailable y rápido en su desarrollo melódico cuenta con una letra llena de juventud y optimismo, un inmejorable comienzo. Similar comentario se puede hacer de la fantástica "Berandu Da", mas demoledora ritmicamente y de la irresistible "Taxi Horiak", mas melódica y tranquila, todos ellos rocks de frenético discurrir y poderosa actitud.




"Espaloian" es un rock acústico teñido de sensaciones blueseras y folk, de hermosa melodía y carencidoso trabajo canoro por parte de un inspirado Juan Karlos Perez, un gran tema para cerrar la cara A del antiguo vinilo.


La cara B cuenta además de con las comentadas "Taxi Horiak" y "Tximeleta Reggae" con la enloquecida y ochentera "Telefonoan", dotada de un nervioso ritmo de bajo que dispara la canción hacia un ácido y adictivo estribillo, un tema de evidente carga vitamínica.
Mucho mas rustrico suena el siguiente corte "Abar Irratia", con tonalidades de música tradicional y carga caribeña en la construcción de un forndo de viento y metales que dota al tema de una personalidad cálida y bailable.
El disco se cierra con la preciosa "Clash eta Pistols", vista atrás a dos bandas que no hacía tanto tiempo imponían su hegemonía, desde el británico trono musical del punk, al resto del planeta y que ya entonces sonaban a clásicos, hermosa balada de bello estribillo e instrumentación un tanto afrancesada para poner punto final a un disco excepcional.





Es un honor para mi empezar este esperanzador 2014 hablando de una banda que es historia dorada del rock vasco, y mas aun tratándose del disco por cuya presentación acudí en aquel lejano 1985 a mi primer concierto, que tubo lugar en una abarrotada La Casilla y que costo 100 pts. a los aitas de quien suscribe, recomiendo encarecidamente la escucha de este y el resto de los discos de ese grupo realmente excepcional que fue Itoiz, el rock y el euskara le deben mucho a la mítica formación liderada por el todavía activo Juan Karlos Perez.
Al igual que el año pasado sigo todos los miercoles participando en ZRS, blog multidisciplinar en el que me enorgullezco de aportar lo que buenamente puedo, este ha sido el primer post de este 2014 y lo ha sido en el renovado Rock and More... y también en ZRS, como siempre si queréis visitar este artículo allí solo tenéis que pinchar aquí.

8 comentarios:

  1. En pleno auge del rock radical Vasco he de decir que Itoiz era lo que mas me gustaba de allí ( aunque era un total desmarque de esos sonidos)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos eran como una isla solitaria, en aquella época la música vasca era RRV y poco mas, ellos eran la nota discordante, pero una nota de mucha clase.
      Abrazo,

      Eliminar
  2. Buen homenaje al rock vasco Addison, siempre se agradece recuperar estos sonidos con los que vivimos y marcaron toda una época.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Después de casi dos años, ya tocaba la verdad, muchos recuerdos de aquellos adolescentes ochenta....jajaja que viejo soy.
      Besos.

      Eliminar
  3. ITOIZ . Grandes entre los grandes !!!!!

    ResponderEliminar
  4. ITOIZ son enormes, pero me quedo con sus primeros discos, los más originales, cuando eran rock sinfónico con toques folk, los últimos discos fueros más un mix de Police y de U2, pero nunca sin olvidar esos sonidos y dejes tan melancólicos... ITOIZ representa la transición del pueblo y de las orquestas tradicionales a la ciudad y al rock.
    Una pequeña corrección: ITOIZ eran de Mutriku y de Ondarroa, bucólicos paisajes de montañas y mar que conectan con su música. Zorionak por el artículo!

    ResponderEliminar
  5. Anonimo: celebro que te gusten, en aquellos primeros años tambien me gustan pero a partir de su tercer trabajo es cuando mas los he disfrutado y los disfruto aún, ¿Que ha pasado con las fotos?
    Saludos.

    ResponderEliminar