jueves, 16 de enero de 2014

Drive By Truckers - "English Oceans", 2014.


El otro día leía en alguno de los muchos espacios que habitan en la blogosfera y que sobre rock y aledaños hablan, que Mike Cooley, co-lider de Drive By Truckers junto al excesivo y grandullón Patterson Hood hacia unos curiosos comentarios en relación al próximo disco de la banda de Athens, cuya publicación es inmediata, aunque hace semanas que en el submundo de la red es posible hacerse con el y escucharlo de esta manera bastante tiempo antes de que ocupe su lugar en las estanterías de las tiendas.
Confieso que yo ya lo tenía en el disco duro de mi ordenador hacía días cuando Cooley hizo las declaraciones que tanto llamaron mi atención, apenas había dedicado un par de escuchas no demasiado minuciosas al nuevo material de la banda sureña, pero me fueron suficientes para no entender demasiado el sentido de lo comentado por el cantante y guitarrista de DBT.

Al grano, en una entrevista en USA, Cooley comentaba que el nuevo disco de la formación recupera su vertiente mas punk, añadía que había olvidado lo que era pertenecer a una banda de punk-rock y hacía referencias a los tiempo en que grabaron el directo "Alabama Ass Whuppin", antes de que "Operas Rocks" y "Decorations" les convirtieran en grupo de éxito masivo de crítica y publico, cuando eran una banda de sonidos mas sencillos, de interpretaciones mas a ras de tierra, mas en equilibrio con la naturaleza sureña que inspiró su música y forjo su carácter.
Rápidamente me puse con el disco, y tras varias escuchas diré lo que me temía desde el primer momento, que si bien acepto y coincido en la segunda parte de la exposición hecha por el de Athens, pues efectivamente este disco suena mas simple, mas despojado de ornamentos y mas a banda pequeña pero orgullosa, sencilla pero con sueños... en definitiva que vuelven a sonar como en los viejos tiempos de "Alabama Ass Whuppin" como apuntaba Mike, no puedo en cambio dar crédito a que en la disección del sonido de este disco aparezca la palabra punk, pues yo personálmente, y confieso que me considero enemigo de las etiquetas, no escucho nada que se parezca al punk, o al menos a lo que yo entiendo por punk en estas canciones, buscando buscando algo aparece, pero de no ser por las declaraciones de Mike Cooley creo que jamas hubiese establecido esta relación que ahora hago entre  punk y "English Oceans" que es por cierto el título de este disco presto ha hacer su aparición pública y legal a principios del próximo mes de marzo.
En cuanto al disco en si, dejándonos de etiquetas y demás consideraciones que quizás se hagan mas para la galería y para dar una mayor dosis de atractivo y encanto al lanzamiento, que con intenciones puramente analíticas de lo que musicalmente contiene el trabajo, que por cierto no me parece demasiado.
El disco esta compuesto de trece temas, como siempre la composición corresponde a Patterson Hood y en menor medida a Mike Cooley, la producción la realiza David Barbe y según se comenta la grabación ha llevado únicamente dos semanas y ha tenido lugar en los estudios de la ciudad natal de los dos amigos y lideres del grupo: Athens, exactamente en los estudios Chase Park.
Se aprecia, como hemos comentado, un sonido mas sencillo, menos pretencioso que en sus últimos trabajos, con mas tendencia a la naturalidad y al desparpajo sónico, con mas realidad en el sonido de las guitarras y baterías mas crudas, un sonido mas silvestre por así decirlo. Y me parece algo acertado, algo refrescante para una banda que últimamente estaba acartonándose un poco en una excesiva rigidez a la hora de producir sus últimos discos.


Lo que ya no me convence tanto es lo que siempre tiene que ser el alma y el corazón de un disco, las canciones, las composiciones...y aquí es donde no lo veo claro, de los trece cortes varios me parecen anodinos, de andar por casa e incluso aburridos, y estoy hablando de la melodía, de la construcción del tema, de la canción.
El disco se abre con uno de los pocos detalles punk que detecto, unas guitarras rabiosas que dan la entrada a la voz personal de Hood, que entra a saco con una melodía un tanto llana, buen sonido, guitarras intencionadas y fraseo feroz en esta inicial y correcta "Shit Shots Count". Guitarras mas reconocibles y entrada a las bravas de sección rítmica para que Hood nuevamente ponga su particular voz a desfilar por entre los enrevesados vericuetos de una melodía biscosa pero interesante, buen tema que suena mas a DBT y que da esperanzas sobre lo que queda, el titulo: "When He's Gone".
Mas popera y primeriza suena, alegre y fluida "Primer Coat", tema interpretado por Mike Cooley que pone su profunda y baritonal voz al servicio de una bonita melodía, sigue la buena racha, buena racha que se corta momentáneamente con la rutinaria y lineal "Pauline Hawkins" que aporta poco, "Made Up English Oceans" es un típico tema de Patterson Hood, donde su voz y su locuacidad interpretativa son los protagonistas reales del tema en detrimento de la melodía, predecible.
Punk no, pero un tanto country si suena este "The Part of Him", que tarda demasiado en arrancar, y que cuando lo hace lo hace bien, entretenida y sugerente canción muy sencilla melódicamente y viviendo sobre una base simple de guitarras y ritmo simple pero efectivo, demasiado largas las secciones instrumentales.



Potente y con cierto aire, buscado claro, punk, el enérgico y agresivo corte "Hearing Jimmy Loud", rockero y silvestre como decíamos antes, es uno de los que mas me gusta a pesar de que termina volviéndose un tanto predecible.
"Til He's Dead of Rises" es un tema de bella melodía y poco empaque sónico, poco pero efectivo, un órgano que dulcifica y da ritmo a una melodía que si bien es bonita no termina de ser redonda en cuanto a su discurrir, no obstante un buen ejercicio muy DBT. Acústicas y sonidos folk que se agradecen después de tanta guitarra sucia y desaliñada, a eso se refreirá con lo de punk Cooley me imagino, en "Hanging On", una canción que da un respiro y descanso a los oídos un tanto saturados de sonidos jóvenes y ambiciosos no muy habituales en cuarentones como estos chicos, aquí hasta hay coros dulces y en falsete.
Tema garitero con aires crooner y en el que se respira el polvo de la madera del local en un relajante y bonito corte, con una letanía de directo irresistible, un buen tema que se titula "Natural Light", en cambio a pesar de que empieza con las mismas credenciales gracias a un piano que lo intenta, la falta de enjundia melódica de "When Walter Went Crazy", evita que la correcta emisión de la voz y un buen sonido, elegante y evocador haga de este un gran corte, una pena.
Viva el country-folk animado y buenrollista, acústico y de juguetona melodía, ese que nos hace bailar o al menos mover los pies al ritmo de una batería que nos da lo que queremos, latidos y ánimo, diversión en la perféctamente cantada por Mike "First Air of Autum".



Y terminamos con "Grand Canyon", un largo y ambicioso tema, lleno de detalles interesantes pero que la falta de una melodía redonda hace que se quede, como ocurre con otros temas de este álbum, a medio camino, dejando en el oyente una sensación de no haber llegado al éxtasis, de quedarse con hambre...
No es un mal disco este de DBT, pero tampoco es lo que esperábamos muchos, un disco que recordase a los de aquellos primeros años del presente siglo, y que se prolongaron hasta casi terminada la primera década, pero seamos sinceros, este problema melódico se viene repitiendo desde la ausencia en la formación de Jason Isbell.
Para terminar, un disco este "English Oceans" que me deja con las ganas de algo mas, como cuando en un restaurante no te dan mal de comer pero notas tras el café que te falta algo para sentirte colmado y satisfecho, que sales a la calle con hambre, que te quedas a medias...Eso me pasa a mi con el último disco de Drive By Truckers.

8 comentarios:

  1. Me apetecia escuchar de nuevo a los Drive. Sus primeros discos no son mis favoritos y por lo que veo este sigue su senda , en todo caso como sob los Drive les dare una oportunidad y a su tenor procedere a su adquisición o no ya que no son completista exhaustivo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En sus inicios eran mas cañeros, mas guitarreros pero no tenían malos temas, aquí es que los temas dejan mucho que desear varios de ellos, yo soy muy fan, pero el último lustro esta haciendose duro.
      Abrazo.

      Eliminar
  2. No será que Jason Isbell es mucho Jason Isbell? en cuanto a lo del punk...hay que tener una imaginación enorme o....haber escuchado poco punk. A mi en conjunto me parece un disco soportable. Como siempre el gran problema está en tener un conocimiento total de la obra, es entonces cuando hace aguas....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, el disco se aguanta, pero comparando con otras obras de estos tipos hace aguas y muchas, fallan, insito las composiciones, el sonido no esta mal, mejor que en el anterior que era de traca tambien, Jason es un semidios y lo del punk...pues ya te digo.
      Abrazo master.

      Eliminar
  3. Coincido con el parrafo final, me deja ganas de mas el disco. Lo escuche dos veces de corrido y no encontre un punto alto recordable en ninguna cancion. saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola nito, bienvenido a tu casa...
      Me encantan EBT, desde sus inicios, pero sus últimos discos e dejan con ganas de mas, como si no hubiesemos emezado...no se, tampoco son malos discos, pero parecen mas aprovechables.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Me parece un disco estupendo, que se escucha de una vez; es cierto que hay temas que aportan menos y puede que no sea el disco del año, pero forma parte de una discografía que, en conjunto, convierten al grupo en un clásico y de lo mejor de su generación. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya te he comentado, esta es una banda capital dentro de su generación, ojalá vuelvan a discos tan redondos como en la primera mitad de la década pasada.
      Gracias por el aporte amigo.
      Saludos.

      Eliminar