domingo, 29 de diciembre de 2013

The Final Countdown - Esa Intrusa Llamada Soledad, Las Noches de Insomnio de Addison, 25/04/2012.

El último Final countdown del año y antepenúltimo del total de esta serie que nos llevara a mi segundo cumpleaños en la blogo, habla de algo que desgraciadamente suele atacar a algunas personas en estas fechas que se las supone de todo lo contrario, la soledad, un mal cuando no es elegida y un bien que puede llegar a ser curativo incluso, cuando es la opción elegida por quien consciente de que esta no le aqueja decide asirse a ella como terapia o descanso para el alma.
Mal propiciador de mucha literatura, música e incluso pintura es, como otras desgracias humanas, un estado del alma que se vuelve influjo inspirador de artes y belleza, es curioso cuanta belleza ha salido de los estados que provocan sufrimiento en los corazones de los hombres.
Que esta soledad no sea compañera de viaje de ninguno de vosotros amigos mios, salvo que en algún momento así lo decidáis, y si es así, que sea por el tiempo que vosotros queráis que dure el viaje, no permitáis que esta se quede demasiado y menos que se haga fuerte en vuestro corazón quedándose allí de okupa, que luego cuesta echarla, (aunque la echaríamos seguro).
Feliz Semana a todos, ya hablaremos del Feliz año...

3. Esa Intrusa Llmada Soledad, "Las Noches de Insomnio de Addison (III).
Publicado el miercoles, 25 de abril de 2012.


Se dice que la soledad cuando no es elegida es una de las mas terribles compañeras de viaje que puede tener un ser humano, posiblemente sea cierto pero... ¿que quiere decir elegida?, existe la elección de la soledad, o existe la elección de querer estar solo, es que creo que no es lo mismo, ni parecido siquiera.
Me explico, querer estar solo es algo que se desea a sabiendas de que es una situación temporal, algo a lo que tu le pones principio y final, sabedor de que hay alguien esperando a que tu elección caduque, y vuelvas a disponer de la compañía de los íntimos, a desear compartirte todo tu con otros, siempre que no se te vaya de las manos no es algo tan peligroso, y además... creo que a todos alguna vez nos ha pasado, el querer estar solos, normalmente lo que queremos es no tener nadie a nuestro alrededor haciendo ruido, un ruido que no nos deje escuchar nuestro corazón, nuestra alma, nuestro cerebro... que queremos estar con nosotros mismos, hablarnos de tu a tu, a calzón quitado.
Pero la soledad... Eso me temo que es otra cosa, conviene no confundir entre varios tipos de soledad, pero la soledad, la soledad en bruto, es un tema peliagudo, terrorífico y triste para quien la padece, y muchas veces inquietante para quien la observa en acción desde fuera, alguien que esta solo termina haciendo mas ruido, y haciéndose notar mas que el mas mega expresivo de los seres, el mas chillón de los hiperactivos sociales que distorsionan el mundo con sus exabruptos, la persona que esta sola llama la atención precisamente por su densa, por su resinosa soledad, por ese desesperado y callado grito de ahogo que hace girar las cabezas hacia el solitario.
Pero como ocurre con otros focos de sufrimientos que alumbran al hombre, la soledad tiene el atractivo de la belleza intrínseca, una belleza que se hace palpable cuando la pasamos por el crisol del arte, de las letras, de las imágenes, de los fotogramas y como no de la música.
El cine nos ha dejado innumerables muestras de soledad en planos y frases memorables, en personajes que de tan solitarios emanan tal atractivo que difícilmente puedes no envidiarles su dorada soledad. Otros en cambio nos enseñan la imagen del dolor y el desasosiego a pesar de otros triunfos parciales en sus historias de celuloide, así Michael Corleone tras vencer a todos sus enemigos y consolidar su poder al mando del crimen organizado termina en la segunda entrega del Padrino sumido en la mas absoluta soledad, temido, que no respetado, por todos, pero amado por nadie, el último plano es la viva imagen de la soledad mas cruel.

Y esa presentación de heroica y erótica soledad, atractiva soledad, que supone el primer plano de Bogart en Casablanca, solo, tan solo, tan individualista, tan renegado a la confianza en otro ser humano que juega contra si mismo al ajedrez.

Y ¿Que me decís de ese final de Gilda?, tomando una copa con "Tio Pio" en el bar del casino, cerrado, con las luces apagadas, con las maletas hechas, antes de huir, de huir una vez mas, con todo perdido: amor, dignidad y esperanza... Y entonces Tio Pio lo dice, una frase lapidaria...
- Las cosas malas, siempre acaban en soledad.... Tiene razón.

¿Y la terrible muerte en total y espaciosa soledad de Charles Foster Kane?, y Joseph Cotten, viendo como la soledad es su única compañera, su única opción tras el paso firme, despreciativo y lleno de odio de Anna Schmidt, sin mirarle siquiera, rompiendo su esperanza en mil pedazos, dejándole solo, en el camino de cipreses del cementerio, en el frío Vienes...En esa poesía visual que es "El Tercer Hombre".

¿No sera la soledad, tan densa, tan opresiva que tiñe el cielo de rojo, la que hace gritar a la fantasmagórica figura que sufre perpetuamente en la obra maestra de Munch?

Gustavo Adolfo Becquer nos demuestra que la soledad no es solo privilegio humano, los objetos pueden ser también víctimas de esta blanca y fría dama del dolor:

Del salón en el ángulo oscuro,
de su dueña tal vez olvidada,
silenciosa y cubierta de polvo,
veíase el arpa.
¡Cuánta nota dormía en sus cuerdas,
como el pájaro duerme en las ramas,
esperando la mano de nieve
que sabe arrancarlas!
¡Ay!, pensé; ¡cuántas veces el genio
así duerme en el fondo del alma,
y una voz como Lázaro espera
que le diga «Levántate y anda»!

Y la música claro, como no, quizás de forma mas rotunda, mas entera y mas romántica que en ninguna otra disciplina, la soledad ha inspirado todo tipo de melodías de tono doliente, sufriente, evocador, y nocturno... la soledad por la noche es mas afilada, su corte es mas profundo, mas doloroso y su escozor mayor, las noches solitarias...



Estas soledades nocturnas contrastan con esas otras soledades mas diurnas, mas épicas y líricas... ¿Que puede volver mas loca a una adolescente que la solitaria rebeldía de un vástago del rock paseando con su Cadillac, o con su moto, bajo el sol de los neones, solo, fumando, desafiando al bullicio?




Y no faltan por supuesto las soledades amorosas, cuando el amor te abandona la soledad se confunde con la tristeza, con la desesperanza y con el dolor. ¿Por que resultará tan inspirador el dolor?, ¿será que hay que sangrarlo de alguna manera?, antes de que te envenene por dentro, y por eso la colección interminable de temas de soledad por desamor, de quejidos apocalípticos sobre soledades no soportadas que amenazan acabar con tu cordura...



Por no hablar del vaquero solitario, ese que recorre los senderos de su existencia solo, con su pensamiento, sin nada... o nadie, que perder, tan distante, tan atrayente, tan romántico...


La soledad ante el peligro, ante la ley, ante las adversidades... Son otro tipo de soledades, menos plásticas, menos bucólicas, quizás mas graves. Actualmente este tipo de soledad la esta experimentando mucha gente, gente sola, sola ante los ataques del banco, ese mismo que hasta no hace tanto era tu amigo, con quien podías contar, los ataques del gobierno, recaudador de ilusiones para convertirlas en beneficios para los mercados déspotas y también solos... Gente injústamente sola, que todos, crean un pelotón de cientos de miles de soledades, un pelotón también él solitario, abandonado a su suerte, a su soledad...


Otra figura, esta mas cruda, real u onírica no lo sé, es "Eleanor Rigby", personaje nacido no se sabe muy bien si de la imaginación de The Beatles o solo a la mitad... Y ese estribillo...

- Mira a toda la gente solitaria... De donde viene la gente solitaria...

De donde viene, y ¿Adonde va?... A nadie le importa porque, están solos, nadie les pregunta, solo Paul hizo la pregunta desde los surcos de "Revolver", y que yo sepa aún nadie le ha contestado.
Menuda pregunta: ¿De donde viene la gente solitaria?...
¿Porque están solos?, ¿Que ha ocurrido en sus vidas?...o, se nace solitario.
Creo que ningún tema aborda estas cuestiones con tanta belleza y sensibilidad como esta obra maestra de los Fab-Four, tan grande que ha puesto forma, que cada uno ubica en su imaginación, en una mujer llamada "Eleanor Rigby", y que es la imagen universal de la soledad desde su banco en el barrio de The Beatles, en Liverpool.
Que la soledad solo os visite cuando la invitéis...



No hay comentarios:

Publicar un comentario