domingo, 10 de noviembre de 2013

"The Final Countdown" - Las Diez entradas menos malas de estos últimos y primeros Dos Años...By Addison de Witt.


¡Hay que joderse como pasa el tiempo!, parece que era el otro día cuando le comentaba a mi hermano y a su chica, hoy esposa, que me rondaba la cabeza la idea de abrir un blog, que tenía dudas pero me apetecía, que había pensado en algunos nombres, que tenia algunas ideas...pero no me terminaba de decidir.
Finalmente lo hice, y la experiencia no ha podido ser mejor, pero de eso hablaremos dentro de 10 semanas que es lo que falta para la efemérides en cuestión.
Pero como en estos dos años han pasado muchas cosas, o muy pocas, según como se mire, pero de las deribadas de la creación de esta bitácora entiendo que bastantes, y todas buenas, todas.
Por ello me ha parecido justo, y también melancólico y nostálgico, los que más me conocéis ya sabéis que tengo tendencia a la dichosa nostalgia, repasar 10 posts, uno por semana, que por unos motivos u otros han marcado un poco este humilde blog, y en un sentido u otro, también a servidor, que ya haderramado alguna que otra gotita de sangre sobre la pantalla del portátil en el alumbramiento de cada uno de ellos.
Que nadie por favor vea esto como un ejercicio de autocontemplación o egolatría, os aseguro que no hay nada de eso, son textos humildes, hechos con el corazón eso si, pero humildes y sencillos y...lo sé. demasiado largos (mi padre me lo dice siempre...por eso no los lee).

Empieza la Cuenta Atras:

En fin, pongámonos nostálgicos y empecemos por uno que escribí al principio, cuando los nervios aún atenazaban un poco a mis temblorosos dedos que se deslizaban indecisos por el teclado.
Lo escribí una tarde de viernes, lluviosa que dando un paseo por Arrigorriaga, bajo el paraguas y escuchando a los Burning en el MP3 me vino a la cabeza, no se como se me ocurrió la idea...la cosa es que suspendí el paseo, subí a casa y dedique el resto de la tarde en escribir este post, que alguno tal vez recuerde y otros, los mas, no conoceran, tanto para el que apetezca recordarlo, como si a alguien se le ocurre acercarse a el, lo recuerdo y lo cuelgo a continuación...



10. "Recuerdos del Pelo Largo", Un Homenaje a las noches del talento.
Publicado el viernes, 10 de febrero de 2012.

..."Dan las seis, sintonizo a los Stones, recuerdos del pelo largo...viejos blues, queridísimo Eric Burdon"... Con estas palabras nos decía el inolvidable Pepe Risi lo solo que se encontraba aquella noche de hace mas de cinco lustros. Aquella noche de espera, de espera sin esperanza, de espera a lo que se perdió ante sus ojos, lo que se perdió en noches de oscuridad y polvo, en noches de arte, de inspiración, de vicio, de autodestrucción... noches inolvidables cuyos rescoldos ya nadie recuerda donde quedaron humeando unas horas después, cuando la luz ataca sin piedad unos ojos aún húmedos, acostumbrados a lidiar con la oscuridad, con la sucia oscuridad del ultimo garito que desafiando a las brujas, permaneció abierto hasta que las últimas reservas de autocompasión de los parroquianos dieron a su fin, y sus últimas monedas golpeaban con un ruido seco el mojado mostrador.
Esas noches pertenecen a los dioses, a los dioses de la derrota, de la dulce derrota, a los genios que no pueden soportar por mas tiempo el peso de sus pensamientos, a los soñadores, a los que la rutina les empuja a vivir de otra manera, a vivir de noche, ignorantes de las oportunidades que se pierden en los estertores de la madrugada, los amores que se disuelven en los charcos fríos que quedan tras el paso con la manguera de los operarios de la limpieza, que se pierden por los sumideros de los bordillos, cayendo en las cloacas, condenados a vivir con las ratas, con las ratas que nunca duermen.
Esas noches pobladas de dolor, de dolor disfrazado de alegría, de dolor narcotizado por los abrazos fariseos de quienes necesitan de la compañía de alguien, de alguien cuya voz acalle los latidos de su corazón, para que dejen de sentir en las sienes el golpeteo de sangre que les recuerda que aún están vivos, que aún les queda mucho que sufrir, que aún no han empezado a luchar, a luchar contra ellos mismos, a luchar por su vida, o por su dejar de morir vaso a vaso, risa a risa.
Noches de reciclaje de botellas, botellas en cuyos culos reposan las últimas esperanzas de algunos que quemando sus naves arrojaron al interior de la última de ellas, sus oportunidades de amor, de felicidad... condenándose sin saberlo a la soledad, como decía Risi a la soledad en la madrugada..."Y que se yo, si estoy tan solo, no puedo hablar con nadie que se yo, si estoy tan solo... necesito tu amor", necesito tu amor, todos lo necesitamos, y muchos lo tememos, quizás sea esa la clave, el temor, el pánico a que sea el amor el que te prive de ti mismo, el que te convierta en otro ser que no eres tu, en un desconocido, por eso muchos se pierden en los senderos de la furtiva soledad del bullicio nocturno, refugiando su amargura entre los muros de esos inhóspitos castillos llamados garitos, tugurios... tan bellos, tan románticos, territorios libres para el espíritu que huye de si mismo, en definitiva, refugios donde por el precio de una copa y en vaso te sirven sin decirlo la vacuna contra la alegría, esa vacuna que al ser inoculada provoca una primera reacción de contento, para posteriormente, retirarte esa sensacion hasta la próxima dosis, hasta el próximo vaso, la próxima ralla, el próximo pico...
Esa noche, peligrosa y bella, atrayente como una mujer bajo la lluvia, llena de cazadores de sueños que todas las noches y al abordaje hacen acopio de falta de valor para hablar de sus sueños, de la cacería de los mismos, pero que todas las noches salen de casa sin escopeta, sin esa escopeta que lleva años en el cajón de abajo del ropero, debajo de las revistas porno y los condones caducados. Esperando que sus dueños pierdan el miedo a cazar su sueño, a atrapar su futuro, a perder su pasado, a vivir.
Pero que sería del arte sin estas noches, noches de perdición, de dolor, de falsedad, de tristeza, de cobardía, de arrepentimiento, de remembranza, de melancolía, de sexo insatisfactorio, se sexo tóxico... noches en las que se mezclan la alegría con la amargura en el transcurso de la misma copa, noches en definitiva marginales...
Son estas noches los caballos sobre los que cabalgan muchos de los grandes genios de ayer y de hoy, príncipes, que a lomos de sus atormentadas veladas nos dejan, en el fragor de la amargura post-eufórica, sus obras mas sinceras, mas descarnadas, mas románticas y adictivas, atractivas historias encerradas en los surcos de un disco, o en las paginas de un libro, o entre los poros de un lienzo, o impreso en metros de celuloide. Arte bajo la luz amenazadora del neón, arte tras las últimas luces del amanecer, arte nacido de la oscuridad del alba, cuando se apaga la música y el licor deja de ser néctar para convertirse en bilis, el arte de los grandes caballeros oscuros, de los grandes jinetes de la marginalidad, de los románticos poetas del desorden...
Este homenaje es para aquellas noches que han dado cobijo a todos aquellos artistas malditos, dejándoles vomitar sus obras, derramar sus desesperanzas en suelos llenos de serrín, quedando un poso de amargura que otros han sabido ver y convertir en belleza. Para las noches por cuyas venas volaban como veneno genios venerados como Lou Reed, Tom Waits, David Bowie, Scott Fitzgerald, Edgar Alan Poe, Toulousse Lautrec, Orson Welles... y tantos otros, ¡que Dios les vendiga!, y Pepe Risi, el gran Pepe Risi...."Y que se yo, si estoy tan solo, quizás solo sea un sueño...", un sueño.




3 comentarios:

  1. Estupendo y emocionante texto. Por cierto, yo lo leí. Interesante como a veces una canción inspira una canción (los Stones y Burdon a Burning) y ésta se convierte en un texto.
    Feli aniversario.

    ResponderEliminar
  2. Por aquella época, yo todavía no tenía el placer de conocer este bendito lugar.

    Enhorabuena, te marcaste un post genial. Ahora eso ya no es noticia.

    Me parece una iniciativa interesante.

    Un abrazo, amigo!

    ResponderEliminar
  3. josanpero: Celebro que te haya gustado y que lo hayas recordado, los vericuetos del cerebro son la pera, es cierto.
    Gracias por la fellicitación en su día lo celebraremos como la ocasión lo merece.
    Saludos y feliz semana.

    Evánder: Muchas gracias amigo. Entonces tampoco conocia yo tu casa, hoy incluso nos conocemos personalmente, una de las grandes cosas que han ocurrido en estos dos años, que hacen que la experiencia sea genial.
    Un abrazo tío y feliz semana.

    ResponderEliminar