martes, 5 de noviembre de 2013

Burning - "Pura Sangre", (2013) - Un poco de "esto" que saben hacer ellos...

Recuerdo uno de los primeros conciertos que vi de Burning hace ya un buen número de años, cierto que lo recuerdo nebulósamente, debido a la mezcla de rock, alcohol y humo que fueron los ingredientes que licuaron aquel zumo de neón, (como diría Joaquín Sabina), que sin demasiados miramientos ingerimos aquella noche.


Pero el comienzo del bolo lo recuerdo perféctamente, salieron como 30 ó 40 minutos tarde, Johnny, como recién levantado de una siesta precipitada e improvisada, con la misma ropa que salía a escena y con una botella de tequila en la mano, salio despacio y deposito la botella encima del wurlitzer, y tras ponerse al pilotaje de las teclas espeto al personal un soñoliento pero animado: -Buenas noches chicos y chicas...Somos los Burning y esta noche vamos a hacer un poco de esto que sabemos nosotros hacer...-
Y creerme, es lo que hicieron, lo que saben hacer, lo que saben hacer mejor que nadie en el mundo; rock & roll, tirao pa'lante, castizo y pegado al suelo, pegado al asfalto de calzadas pobladas de taxis y autobuses de linea de extrarradio, rock sellado cual chicle a las baldosas proletarias, esas que flotan sobre un charco de agua, de esas que recogen los estertores del último cliente del bar infectado de insomnio del barrio, vómito mezclado con serrín...filosofía volviendo borracha a casa de madrugada cogida de la mano de la autodestrucción, del fracaso.
Esta a punto de cumplir 40 años esta formación que lleva el barrio y sus románticas  miserias a la máxima expresión, que no cambian la oscura e intemporal vida tabernaria de los bajos fondos por ninguno de los lujos dorados y marfileños del Ritz, y es que, ¿Dónde esta el romanticismo en las escaleras de blanco marfil?, ¿Donde la épica del sufrimiento por amor, del sufrimiento que huele a vino barato, en las barras de maderas nobles?, ¿Donde la poesía filosófica del perdedor que juega sus amarracos a ganador y palma siempre, en los lujosos tapetes capitaneados por crupiers con smoking?...


No!!!, los Burning son de barrio, por fortuna son de La Elipa, sus canciones nacen del centro neurálgico de la humildad obrera que esconde a los genios de la inspiración, a los poetas que no entienden de métrica, pero si de latidos golpeando violentamente el pecho, sí de arañazos en el corazón, fuerte y luchador, acostumbrado a la pelea contra el sentimiento de culpa, acostumbrado a luchar contra la desesperación, a librar batallas a campo abierto contra la desesperanza, y a golpe de riff, armado con estrofas que se desgranan sangrando bilis, refugiado en íntimas acometidas del sonido oscuro y escondido del piano de Johnny, termina ganando siempre y acaba desfilando victorioso a lomos de ese "Pura Sangre" que es el rock&roll de Burning.


Y esto, esto chicos y chicas es lo que nos ofrece el nuevo disco de Johnny y sus Burning, ni mas ni menos, esto que hemos comentado y lo hacen en once temas que suenan a Burning, que gritan a la sorda conciencia de la sociedad burguesa que rodea al barrio, que lloran etílicas lágrimas de hombre que tropieza mil veces en la misma rodilla de mujer, de mujer fatal...recordáis...
El disco ha sido grabado en los estudios vallecanos "Manitu Productions", cuenta con la dirección tras los controles de sonido de Manuel Camacho, gran trabajo en labores de ingeniería de sonido, es arreglado, muy bien también, por Miguel Conejo Torres y producido por el propio Johnny Cifuentes, quien es además el autor de las letras y músicas de los once cortes del elepé.
Cortes que empiezan por la gamberra y festiva "Willie Dixon", muy Burning, muy noctambula y canalla, un canto a un local bonaerense así llamado y al que los chicos esperan volver para retomar la juerga rockanrolera empezada en su primera visita, seguro que pronto están desgastando la barra de tan mítico, (por lo que parece) templo rockero, poderoso y provocador de bailoteos varios, este tema es una forma inmejorable de comenzar un disco de mis Burning. Cierto aire country, que si que se respira en el disco, lo que en parte supone una grata novedad, en la fantñastica "Demasiado Sucio" acústicas empecinadas en mandar y la voz de Johnny peleando la letra desafiante y a la vez suplicante, precioso medio ritmo, con una muy cuidada letra, "Y meteme un tajo al corazon y saca lo sucio, lo que se pudrió", fantástico ¿no?.
Siguen las acústicas y el hammond en el comienzo de otro hermoso medio tiempo, "Corre conmigo", la guitarra de Edu pone orden rockero entre tanto lírico sonido folk, y Johnny cantando como nunca ha cantado en su puta vida, con esa voz obrera pero rebosante de belleza sincera y desnuda, otro bonito tema de temática burning, a golpe de guitarra a lo Black Crowes empieza "Bestia Azul", pistolas y amezadadoras noches ante la fémina de turno recorren el texto de este tema de estribillo que suena tirante en la voz al límite de Johnny, geniales guitarras sureñas y tremendo final con solo guitarrero de Pitu, (al final ha sido un acierto su contratación, a pesar de la polémica inicial), y fogonazos ardientes provinientes del saxo de Maikol.
El tema que da título al disco comienza como si de "Wild Horses" se tratara, rompe el encanto, dulcificando aún mas el ambiente de nostalgia, el piano de Johnny que canta con voz susurrante y evocadora, rememoranzas emotivas en unas frases de belleza callejera y honesta..."Baile con la aurora boreal, el negro agujero es un tobogan, que me lleva hasta ti"...y un violín arrancando lágrimas a una postrera guitarra...
"Tu te lo Llevas Todo" es el primer single, suena a clásico de la banda, milésima parte del canallesco desenlace de una relación donde el tío duro pierde como siempre, pero lucha,como siempre también, aunque en esta ocasión parece una suerte de remembranza de la carrera en el escenario, de cualquier forma todo ello a ritmo del rock de la casa, cosecha de 1974...Burning en estado puro.
Vientos para llevarnos a los estados soul del alma, acústicas que apuntalan una melodía casi evocadora del swing años cincuenta, todo ello en "Aguilas", y de aquí a "Todo a Cien", otro tema que entra con la guitarra stoniana patentada por Risi hace décadas, el Johnny mas chulesco interpretando al rockero peleón y malote de gran corazón que sabe que la noche siempre acaba igual, los Stones de La Elipa en otro tema marca de la casa.
Y hablando de los Stones, el siguiente corte se titula: "Dejarlo que sangre", tema que me recuerda los medios tiempos de aquel gran disco con que la banda cerro los ochenta y que se titulaba "Regalos para Mama", quejumbroso Johnny, cantando a su viejo compadre, a nuestro viejo compadre, al Rock&Roll.
"Al Finall de la Botella", rock and roll y punto, guitarras, hammonds y la batería de Katxo, sincopada, que lleva al tema en volandas, perfectamente compinchada con el siempre determinante bajo de Carlos Guardado; y los chicos reconociendo su amor por el rock y su adicción por los Rolling Stones...claro, como nos pasa a los demás.
Y se acaba el antepenúltimo disco de Burning con la, nuevamente Stoniana, (ya sabéis: si los Stones fuesen de Madrid se llamarían Burning), "Dolor", muy Burning, medio tiempo típico, castizo y pasota, pero con matices en los vientos y las teclas, buen final para un buen disco.
Confieso que tenía cierto temor por lo que nos pudiésemos encontrar en este disco, muchos años sin material nuevo, y uno no puede evitar pensar que tal vez la maquina esta a falta de engrase, pero no, la máquina esta perfectamente engrasada y además con la puesta a punto llevada el día, en el garaje del barrio eso si, que es donde toca, donde siempre, para que el ruido del motor no cambie, sea el de siempre, el ruido del rock callejero, urbano, Madrileño y derramando grasa de honradez y humildad de siempre.
Nos encontramos ante un disco que no desmerece a ninguno de los discos clásicos de la banda, mejora su anterior entrega en mi opinión y tras varias escuchas debo decir que gana con cada una de ellas, lo confieso, me siento feliz por el éxito que supone para mis Burning este estupendo disco, felicito a la banda y por supuesto a todos los fans, entre los que evidéntemente me encuentro.
Es una gozada ver a estos tipos haciendo un poco de esto que ellos saben hacer...





7 comentarios:

  1. Veremos con el paso de los meses, Addison, pero por ahora esto está muy, muy bien. De La Elipa… y Johnny de Carabanchel, mi país.

    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  2. Esta peña es incombustible, vamos.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Gonzalo: Ahora toca ver el resultado en disco, aunque yo ya escuche un adelanto bueno en su ultimo bolo en Bilbao donde ya tocaron 3 o 4 temas de este disco, meses antes de su publicacion y ya dejaron buenas sensaciones, el disco en principio mola, mejor de lo que yo me esperaba la verdad.
    Un abrazo carabanchelero.

    Evánder: No les para ni un Sunami tío, y que sigan...
    Un abrazo Evánder.

    ResponderEliminar
  4. Tengo ganas de escucharlo para ver qué tal. Supongo que no tendrán el nivel de antaño pero será interesante. Ay aquellos conciertos de los Burning, qué bien lo pasamos. Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. A mi me ha encantado el disco. No me lo esperaba tan bueno. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Johnny: Te va a sorprendeer amigo, el disco raya a gran nivel, en serio, tu sabes que me puede cegar mi amor por esta banda, pero en serio, el disco es realmente bueno.
    Abrazo amigo.

    manel: Es lo que le decía a Johnny manel, el disco es realmente bueno y no es amor de fan.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. es un discazo,creedme.yo ya me paso el dia canturreandolo

    ResponderEliminar