viernes, 11 de octubre de 2013

King Khan & The Shrines - "Idle No More", (2013) - Las Apariencias Engañan.


Entiendo que el visionado de imágenes como estas puede llevar a la sonrisa, al comentario gracioso e incluso cruel, a la locuacidad eroticofestiva mas torrencial...Resumiendo, a la guasa en su mas tópica concepción.
Y desde luego la imagen del protagonista de las fotos no nos llevará en principio a pensar que nos hayamos ante un artista de carrera musical seria, cimentada por discos de calidad e interés musical, sino ante el típico freaky, conductor de una carrera de hilarante sentido del humor, vehemente imagen de estrafalaria vestimenta, o como es el caso, desvestimenta y actitud desinhibida que apunta a la provocación y el desafío a las conciencias mas retrogradas y conservadoras, con una bis cómica centrada en el ridículo, mas exactamente en la falta de él y en el ataque sistemático a este como medio de atacar estamentos rígidos y estáticos que pretenden que esta rigidez sea impuesta de modo general.
Artistas en ocasiones geniales, que utilizan las corcheas como medio para dar lustre a sus espectáculos, muchas veces divertidos e incluso agudos, pero estas corcheas no suelen en su convinación dar lugar a grandes temas, temas estos, que suelen estar empapados de este excentrico modus operandi, terminando por ser temas de desaforada comicidad que raya la paranoia y ritmos de fácil bailar, no es de extrañar que de echo les acompañe un baile determinado, de sencillos movimientos para que sea ejecutado en los hoteles de la costa Mediterránea por turistas juvilados de medio mundo.
Canciones que se oyen, se ríen y después se olvidan (gracias a Dios), canciones si, música...NO.
Creo que la observación de estas instantáneas de King Khan mas o menos nos empuja a pensar algo así, siempre que nos funcione con normalidad el sentido común y la mecánica lógica de asociación de ideas con imagenes, y es normal, es que la facha del tío...


¡Pues no!!!, bueno si, es evidente que si, que es lo normal pensar así, pero ¡No!!!, el que así piense se equivoca, y se equivoca tanto como yo me equivoque cuando conocí al Rey Khan y sus Relicarios, (No si hasta el nombre), que evidentemente su imagen es, opiniones aparte, un compendio de elementos ridículos que puede provocar lo mismo risa y divertimento, que el rechazo y las ganas de salir corriendo, esta segunda sensación es la que me asalto a mi la primera vez que lo vi.
Pero debo decir que cuando estaba a punto de iniciar una carrera de agónica huida en desesperado horror, alguien pincho un disco que empezó a disparar por los altavoces un sonido tan agradable que me hizo frenar en seco, festivo pero rotundo, garajero pero elegante, con retazos de soul, de blues e incluso de surf, dentro de una atmósfera de hilarante psicodelia, pero con detalles sónicos cuidados minuciósamente, con voces de afinada entonación, texturas de clásica redondez en los vientos y metales, con la pantanosa sonoridad de las bandas de Nueva Orleans sobrevolando las composiciones, febriles melodías de incuestionable gancho épico y suave y acariciador terciopelo lírico cuando así es requerida la emotividad sónica del tema.


Todo esta bien cuidado, las guitarras, rockeras y souleras, la base rítmica, solida, determinante, los vientos, inapelables, divertidos, a veces casi verveneros, souleros otras veces e incluso ocasionálmente nos sorprenden entonando una letanía de gospel...en todos los casos logrando un empaste perfecto con la voz, afinada, ágil, fluida de tono sereno y de joven color, de agudos fáciles y además con una buena linea canora...
¿Quien o quienes son los responsables de tan fantásticos sonidos?, ¿Quienes los creadores de temas tan arrebatadores???, no podía dar crédito a la respuesta -¡No!, no es posible que este tío sea el creador de esta música tan fabulosa, no me puedo creer que alguien tan dotado para hacer sentir vergüenza ajena en el ruborizado humor de sus semejantes sea capaz también de emocionar, cautivar, y además divertir a esas mismas personas solo encerrándose a escribir y después grabar los temas que exprime de su corazón, temas de fibrosa textura, de dinámico tempo, de exitante latir, temas de mucha, pero que mucha enjundia.



Señores/as, así es...La música de King Khan es sorprendente, y mas después de ver al nota en cuestión, y este echo, lo sorprendente de su música, se vuelve a poner de manifiesto en su ultimo trabajo, "Idle No More", un disco de doce trallazos que convinan el rock garajero mas intrépido, recordando a The Sonics e incluso a The Hives, aderezado con gotas de playera actividad sonica, surf mezclado con punk al mas puro estilo Ramones y dejando que el concentrado resultante de esta mezcla se contamine con soul, psicodelia sesentera e incluso sonoridades Nueva Orleanseras y pantanosas letanías en vientos que traen a los surcos del disco las emotivas emanaciones del mas plañiderofestivo gospel...y esto con un sentimiento reinando en todo lo alto, el sentimiento festivo, así es la música de King Khan and The Shrines, para que vean que verdad es aquel tópico de que: "Las apariencias engañan".
Pero ya estamos desengañados y es momento de echar un oído al disco, "Idle No More" es el octavo álbum de estudio de este canadiense, descendiente de indús y residente hace años en Alemania, y en el vuelve sobre sus eternas obsesiones, las amantes portadoras de tallas XXL, el tratamiento desinhibido del sexo, la respuesta firme a ciertos criterios conservadores y carcas asentados socialmente...En resumen, los temas de conversación que discurren, cual carretera de doble sentido, por encima de las tapas y vasos de cualquier barra de bar.
Y en el podemos encontrar temas de mas enconada actitud rockera como el que hace de apertura: "Born to Die", tema rockero de texturas liségicas sesenteras, ácido en las teclas y beatlemano tratamiento en las guitarras, se trata de un perfecto tema de apertura por la colocación sónica evidente que despide, un gran comienzo. Similar actitud sónica tiene el segundo corte, primer single del Lp, "Bite My Tongue", tema de adictivo ritmo de hiperactivo estribillo con gotitas de LSD en su ADN.



Vuelve la psicodélia al comienzo de "Thorn in Her Pride", mas sereno, hasta que un soulero y festivo estribillo coral nos hace bailar con movimientos de peli española de los sesenta, comprobarlo.
"Luckiest Man" es un soul extremo en su ácido y excesivo comportamiento interpretativo, resucita James Brown en la voz del Rey Khan...
Fuerza, actittud barriobajera y soul, y surf y rock y los sesenta golpeando en las sienes, y marcha, y estribillos arrolladores, y mucho viento y metales silbando al destino...todo esto esta en este temazo de torrencial carga músicofestiva y que se titula"Better Luck Next Time", no os lo perdáis.
Dos temas mas calmados, desde el garaje, el primero de ellos mira al gospel, "Darkness", mientras que desde ese mismo garaje que escupe actitud sonica el segundo mira al soul mas cálido de las llanuras de Tennessee, "Pray For Lil", ambos fantásticos, este último con una labor coral de auténtico lujo.
El rock garajero, aguerrido y rotundo, ácido y desafiánte llega enredado en los ácidos riffs guitarreros de tres temazos de frenético frenesí sónico y melódico. "Bad Boy", "So Wild" y "Yes I Can't"...De vuelta a Queens con los Ramones.




Garaje nevamente, y ritmo de guateque en la bailable y rememorantemente frenética y vehemente "I Got Made", una de mis favoritas en su festiva concepción del rock garajero de grasienta textura sonica y facilona composición lírica.



Y cierra el disco la relajada y bonita "Of Madness I Dream", medio tiempo de relajado discurrir que supone el último suspiro de un disco que corre como veneno por tus venas y que irradia diversión y despilfarro energético no exento de calidad, de estilo e incluso de ciertas dosis de elegancia y estilo.
Demostración palpable del viejo dicho de "Las apariencias engañan" que adquiere altas cotas de veracidad en el experimento que aquí os propongo, olvidaros de la pinta de este rey del despropósito iconográfico y centraros en el disco, este último disco, y no me cabe duda de que os convenceréis de que estamos ante un artista creativo y seguro de lo que hace, como  lo hace y porque, un gran músico, a pesar de la apariencia.

3 comentarios:

  1. Pues sí que engañan porque de no ser por tu texto y al oir algun video no me los habría imaginado así. Me han gustado bastante. Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hice caso a tu recomendación y me escuché este disco. La verdad, no me llena tanto como a ti pero el tipo se marca un álbum muy interesante, lleno de aciertos. Se nota que ha mamado buena música. Tremendo post.

    ResponderEliminar
  3. Johnny: Me alegro de que te hayan gustado amigo, la facha del tio es de traca jajaja...
    Abrazo.

    Rockologia Twit: Encantado de verte por aquí, estas en tu casa.
    Gracias por tus palabras, interesante, esa es la palabra.
    Saludos y hasta cuando quieras.

    ResponderEliminar