miércoles, 7 de agosto de 2013

Henry's Funeral Shoe - "Everythings For Sale" - (2009).

Mentiría si no dijese que la primera escucha de este disco no me resultase extraña, contradictoria y un poco difícil, en cambio también es cierto que al acabar de sonar el ultimo corte de este "Everythings For Sale" de los jóvenes Henry's Funeral Shoe me quede con ganas de mas, por lo cual volví a escucharlo entero, y en esta segunda ocasión las cosas cambiaron, y en mi interior empezaron a trazarse unas lineas mas o menos claras que irían formando el contorno y la forma de lo que su propuesta musical imprimia en mi cerebro, oscuridad, vida a ras de suelo, de la que se arrastra protegida por la noche, impulsos de bajos instintos en las esquinas mas oscuras del alma..


La luz es un elemento lógicamente de vital importancia en cine y pintura, pero en la música también tiene su importancia. Cuando escucho los temas de estos dos hermanos, Aled y Brenning Clifford, guitarra y voces y batería y voces respectivamente, no puedo evitar evocar el cine realista alemán de principios del siglo pasado, no puedo evitar asociar sus riffs, sus lineas de bajo, su ritmo, la voz y forma de cantar de Aled con esos paisajes urbanos presididos por la oscuridad, muchas veces rajada de parte a parte por un rallo de luz normalmente sucio, oscurecido por una suerte de humo, inofensivo pero amenazante, inquietante y que impide que la luz aporte su cualidad a un escenario que sigue oscuro a pesar de esa luz, en tinieblas, en unas tinieblas claras, donde todos nos vemos pero nos sentimos cautivos de esa abrasiva oscuridad humeante, nebulosa, casi peligrosa.


Y así es la música de estos londinenses, oscura, humeante, sucia y aprisionadora, casi inquietante, casi y sin casi agresiva, de parecer peligrosa.
Se trata de un blues rock de negros sentimientos melódicos, sórdida en su sonar, silvestre en su ritmo, tan siniestro como anárquico, unos temas que cual pájaro de mal agüero penetran en tu conciencia condenándolo todo a la oscuridad, a la incertidumbre, al desasosiego, pero con un acento desesperado, sufriente en la excesiva caracterización canora del frontman que hace que tomes partida activa en todo ello, introduciéndote en ese escenario opresor y de húmeda temperatura sonica.
Blues de pantanoso sonido, que arrastra cenagosos riffs, desordenados y enfermizos, que navegan en el mar de confusión de una sección rítmica inquieta, asustada, nerviosa...
Sin embargo el conjunto resulta redondo, silvestre, casi primitivo pero efectivo, expresivo y que no deja indiferente a nadie, un sonido que renuncia a la sutilidad musical, que no quiere saber nada de cánones establecidos y que se dedica a vagar por los recovecos mas prohibidos y asustadizos de tu aparato nervioso, que se cuela por las rendijas que llevan a los rincones oscuros de tu alma, de tu cerebro, de tu memoria, tintándola de negro mate y contaminándola con el humo del rescoldo que el ultimo amor quemado dejo en la hoguera del cerebro de alguno de los hermanos responsables de estos temas.
Sin dar opción al virtuosismo instrumental todo el montante sonico es de una pieza, con una voz que puede resultar tanto plañidera y asustadiza como arenosa y alarmante, casi amenazante, dispuesta a todo.
Resumiendo, que me gusta la propuesta de estos jóvenes británicos que, osados y con evidente personalidad desglosan un total de 10 temas de intensa actividad sismicosonica en terribles ambientes de negro pensamiento musical que comprenden brillantes aportaciones en algún muy recomendable corte como la extresante y siniestra "Henry's Funeral Shoe", dotada de un histriónico estribillo rematado por un enfermizo riff que se repite hasta el extress. No menos extresante puede resultar "Down the Line", machacona en su base rítmica opresiva y sudorosa.
"Don't Lose The Rythm" nos da un respiro, resultando un blues mas asequible a aparatos nerviosos sensibles y mas cercana a la ortodoxia. Vuelve la histeria vocal, sonica y rítmica con la extraña "Stranger Dig". 
Otro descanso con "It's a Long Way" y seguídamente la  Crazy Horsiana "Maria Maria", tema de ritmo inquieto, tempo inconstante, falto de pulso y regular discurrir, pero que resulta adictiva y envaucadora, uno de los mejores cortes del disco en mi opinión.
Siniestra, gótica o que se yo se me antoja "Empty Church", incluso la voz parece querer asustar a quien ose quedarse pegado al altavoz para rendir escucha a esta suerte de amenaza divina, o antidivina...
"Coming on Through" es un tema mas ligero, rítmico, digerible y fluido, dotado de un fibroso y atrapador riff y un bajo obsesivo en su insistencia, ritmo loco para otro gran e interesantísimo tema. Mas cerca del punk que del rock o del blues esta la histérica "Second and Prayer", que cantada con una rabia destartalada nos invita a mover el cuerpo como en un baile satánico que puede costarnos caro, de apariencia enfermiza es un tema hilarante, y se cierra el disco con"Mary's Tune", unico momento en que la acustica y la harmónica tienen oportunidad de allanar el camino a la luz, a los sentimientos limpios y sanos, hasta la voz de Aled suena distinta, a ser no poseído, una balada que quiere ser un folk de románticas y cálidas texturas y que lo consigue solo a medias, pero que esta bastante bien, un quiero y no puedo ser el Neil Young de Comes a Time o de Harvest Moon.
Curioso y personalísimo disco cuya escucha me parece francamente recomendable y cuya segunda escucha creo que es imprescindible si no lo has desecho después de la primera, una banda personal que rula por los vericuetos sonicos de gente como Black Keys y que juguetea con ecos de The Doors o incluso en ocasiones del heavy iniciatico.
Interesante y adictivo, a mi me gusta mucho y me ha atrapado, lo recomiendo sin paleativos, buen disco y diferente opción, para los que dicen que todo dios hace siempre lo mismo, hay excepciones, quienes prefieren la oscuridad a la luz.
De cualquier modo estoy deseando echar el oido a su segundo trabajo "Donkey Jacket".







2 comentarios:

  1. No sé, a mí me falta el bajo, llámame clásico, pero es que hasta me voy imaginando mentalmente las líneas que metería en cada parte (potente y machacón sería lo suyo). Se me hacen muy fríos, la verdad.

    Pon un bajista en tu vida, coño, que no cuestan tanto y además no te quitan a las chicas porque son los que menos follan.

    ResponderEliminar
  2. Koloke: ¿Pero esos no eran los baterias???
    Si es verdad que el bajo apenas tiene protagonismo, pero no utilizaría la palabra frio, pero amigo para gustos están los colores y los bajos.
    Gracias por pasarte estas en tu casa y siempre seras bienvenido.
    Saludos.

    ResponderEliminar