sábado, 1 de junio de 2013

US Rails - "Heartbreak Superstar", (2013). Un poco mas de lo mismo.


Que si, que ya lo sé... Que tienes razón viejo insoportable, que ahora parece que si no estas colgado por los sonidos "americana" no eres nadie, ni entiendes de esto, ni eres un individuo de fiar.
Que si tiparraco perezoso y haragán, que en eso tienes razón, que es una moda a la que todo el mundo se ha apuntado de unos años a esta parte y no dejan de salir formaciones haciendo "southern rock", muchas clónicas entre si y que apenas son capaces de presentar una mínima aportación a lo ya aportado por los auténticos outlaws pioneros de los sesenta y setenta.
Que a lo mejor es cierto eso que dices pájaro de mal agüero y tras la eclosión de los primeros lanzamientos de todas estas formaciones solo nos esperan años de espera y desespera anhelando otro trabajo rico y saciante de rock cálido y abrasador, como aquel primer lanzamiento que coincidió con el auge del género, y que no termina de llegar, y pasan los años, y las modas, y las bandas y lo que parecía una rica campiña de tierra fertil que daba cobijo a semillas prometedoras de frutos dulces y de arrebatador sabor, finalmente, la saturación y la falta de barbecho a dejado en poco mas que un escabroso solar destinado a convertirse en soporte de un parque de atracciones de tercera...
El viejo y malhumorado Addison con su visión positiva y optimista del mundo trataba de convencerme de que toda esta explosión de bandas de adictivo sabor sureño, de sabroso olor a barbacoa mezclada con salitre del Mississippi es solo un fugaz suspiro de ensoñación en medio de una gripe de mediocridad, ritmos caribeños al servicio de los sintetizadores y niños guapos cantando empalagosos y perféctamente planchados a la misma chica una vez tras otra...
Que se trata de una moda, como aquella camiseta de las vacas jugando al mus que todo el mundo llevaba hace unos años. Que esta manía por los sonidos de Tennessy es una moda que empieza a cansar, una sociedad con demasiados socios provisionales, con la cuota aún sin pagar por si acaso, que mas pronto que tarde pasará, y estas bandas, agotadas sus reservas tras el primer o como mucho segundo álbum, se irán disolviendo en el aire viciado de la red como el Nesquick desaparece en un vaso de leche hirviendo.
Pero es que a mi me gusta el "Southern Rock", y siempre me ha gustado, y me gustan estas bandas "clónicas" unas de otras, y disfruto con su música, ya escuchada, ya vivida, ya llorada, sufrida y sudada tantas veces.
Y además... ¡que nos quiten lo bailao!, de momento contamos con un ramillete de solistas y agrupaciones que coctelera en ristre se están dedicando a preparar nutritivos, y etílicos brevajes que devoramos con fruiccion y vicio los chalaos del genero.
Mezclan en sus vasos metálicos y brillantes, algunos ya se los permiten de plata, folk, soul, country, blues, rock, jazz... cada uno buscando la convinacion que mas se adapte a la parte oscura y creativa de sus vísceras, y, de momento, la ofrecen con energética apostura romántica, con chuleria outlaw, con respeto monaguillo a los que antes que ellos decidieron mezclar la tradicional música americana en una suerte de poción mágica, en sus oxidados calderos de bruja Shakesperiana, embrujándonos a muchos y envenenándonos el alma para siempre jamas.


Los últimos que han llegado a mi vida vía "TwoHeadsOneBrain", mi amigo de "Necesito un Rock and Roll", esa mina que nunca deja de sacar por su mágica boca de oscuros presagios vagones llenos de rock, hard, blues, americana... y toda de calidad. Si alguno no conoce esa cantera de rock and roll que pinche el enlace y alucine con el blog de mis amigos.
Estos últimos son los americanos US Rails, y me han sido presentados con su cuarto disco, un extraordinario recopilatorio de temas de variedad estilística y sencilla apuesta sónica llamado "Heartbreak Superstar" y que ofrece un rock de calor sureño, bañado por sonidos mas bien amables, coros de suaves tonos y ritmos que acarician mas que golpean, voz que canta como queriendo ser escuchada mas que vivida, hermosas melodías que bien pueden asentarse en la gargantea de un Springsteen, un Young o un Stills y estribillos evocadores, crepusculares y que elevan el espíritu a un cálido atardecer rojo y amarillo.
Trece cortes en los que hay cabida para casi todo, rock de pegadiza melodía y efervescente ritmo, con elegante solo de guitarra en la apertura que da titulo al disco "Heartbreak Superstar", hermosos medios ritmos de dulces, que no empalagosas, melodías y plácidos estribillos como "Devil in my Hands", temas tópicos, perfectamente adaptables a CSN o Neil Young, como la estupenda "Follow the Lights". Clásicos americanos, que bien podrían salir de la factoría de genialidad de Hiatt como "Eagle and Crow", también hay sitio para preciosas y, en ocasiones, plañideras baladas que empapan de sentimiento el recorrido del vinilo en cortes como "Fearless", "For Now", (aroma de la mejor época de Eagles) o la visión clásica de la balada que es el cierre del Lp "Heart Sings True". Temas mas envarados, otros mas asustadizos, aires que empujan a influencias de los primeros y brillantes Drive By Truckers, incluso mi compadre Gram Parsons me parece que tiene cabida en este disfrutable disco.
Ameno, bello, balsámico y bienintencionado disco que estoy disfrutando de lo lindo, que sin aportar nada nuevo aporta todo lo bueno del rock americano, todo lo sano, todo lo que hace que soñemos despiertos con esos sonidos que hacen que un segundo rutinario de nuestras vidas pueda convertirse en un suspiro maravilloso que ilumina por un instante casi imperceptible de luz nuestro interior, por lo general siempre relleno de terca oscuridad, un disco que quizás no tenga continuidad... El viejo amargado de Addison esta seguro de ello..., yo no lo tengo tan claro, pero este "Heartbreak Superstar" de momento esta aquí, y es una delicia, como lo son otros de esta moda bendita que es la eclosión de música "americana" que estamos viviendo, disfrutémosla y no hagamos caso a agoreros acabados y tristes como Adisson de Witt.
Por cierto este es un claro favorito a aparecer a finales del año en mi lista de discos, y que se joda uno que yo me se y que ahora me escucha con rabia contenida escondido detrás de la mesa de su polvoriento despacho.
Que Dios bendiga al rock and roll y a todos sus hijos...


5 comentarios:

  1. Muy buen post Addi y otro a la lista de pendientes (joder, que stress).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pues en directo son de lo mejorcito que he visto en el último año. Yo también los conocí a través del mencionado blog y son todo un hallazgo.

    ResponderEliminar
  3. Eres la ostia Addi, ya volviendo...lo hago sonriendo, pedazo post y pedazo grupo!!!
    Un abrazo tamaño T.H

    ResponderEliminar
  4. Cualquiera de ellos son excelenmtes. otros The John Henrys

    ResponderEliminar
  5. Arthur: Pues este cuelalo un poco, ya veras como te gusta.
    Abrazo.

    Josanpero: yo no los he visto en directo, espero remediarlo pronto, este blog es la pera limonera, claro con esos maestros que lo llevan.
    Saludos.

    Carolynn: Perdona la tardanza en la respuesta, ya se lo que gozasteis en el Sonis, y no te imaginas lo que me alegro. Estos son muy buenos, lo mismo los vemos totos juntos cualquier dia...
    Besos.

    Bernardo de andres: Tomo nota camarada y busco a estos The John Henrys (bonito nombre).
    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar