viernes, 3 de mayo de 2013

"'Til Your River Runs Dry", (2013), Eric Burdon - El delicioso sabor de los clásicos.

A sus 71 años y tras 50 de carrera desde que comenzó su andadura en plena invasión británica con los míticos The Animals, Eric Burdon no puede ser tenido en consideración de otra manera que no sea como un clásico, y también una leyenda.


Leyenda que si cabe se ve incrementada en este invierno de su carrera gracias a un disco parido en gran parte de sus entrañas y que hace difícil de creer que sea posible concebir por alguien de esta edad y trayectoria, con lo de desgaste natural y lógico lleva consigo.
Pero si amigos, el señor Burdon acaba de parir un disco absolutamente magnífico, un clásico desde su nacimiento, el último clásico de un clásico, y posee ese dulce y delicioso sabor de los clásicos que nacen como obras destinadas a la intemporabilidad, a la eternidad.
" 'Til Your River Runs Dry", que así se titula esta delicatessen, es una obra que desprende entre otras cosas clase, elegancia, glamour y vida, mucha vida, joven vida en un joven de 71 años que se reivindica como uno de los grandes.
El disco, compuesto por 12 cortes que compiten entre si en calidad, belleza, espíritu y sentido de eternidad, se expande como un mosaico de estilos de variada pero coherente diversidad estilística, con una producción entre moderna y clásica, perfectamente equilibrada y que consigue satisfacer desde los gustos mas clásicos e incluso  puristas a las tendencias mas vanguardistas de los amantes del blues, soul o rock gracias a este equilibrio que comento.
Canciones nacidas del talento de Burdon como la que fue adelanto del álbum, "Water", que es un enérgico tema, dotado de unas poderosas guitarras que conducen la extraordinaria voz de Eric Burdon por un sendero de luz y color repleto de energía y vitalidad a ritmo de un soul muy rockero. "Memoial Day" es otro tema extraordinario, con hermosos coros y un hammond que da un aire clásico a un tema que le cae perfecto a la voz del maestro, un gran tema sin duda.


Temas de fina estructura sónica y melódica como "Devil and Jesus", deliciosa en su rutinaria letanía blusera, la acústica y bellísima "Wait", rebosante de romanticismo y entregada pasión melódica encerrada en una estructura sónica de deliciosos sonidos acústicos y evocadoras notas de piano, hacen que continúe esta maravillosa aventura que es la escucha de este álbum.


Unas guitarras llenas de intención rockera nos saludan en los primeros y vitamínicos acordes de la poderosa y, como no, clásica "Old Habits Die Hard", esta explosión tiene una extraña continuación en el curioso homenaje a Bo Diddley que es "Bo Diddley Special", tema dotado de un extraño pero vivo ritmo, juguetón y nervioso. Nuevamente guitarras, hammonds y pianos abren el siguiente corte, un excelente tema que empieza siendo un rock y se convierte gracias a la mágica aparición de un saxo y unos cincuenteros coros en el estribillo en un magnifico soul, es la tremenda "In the Ground"...
Arpegios de finas guitarras, viento y delicada y aterciopelada voz de Burdon abren el magnífico "27 Forever", balada de hermoso recorrido melódico que sabe a poco, para escuchar dos veces.


Un saltarín "River is Rising", sirve de relajada transición a otro ejemplo de deliciosa esencia clásica de genuino sabor y aroma, cantada con una sabiduría infinita, regalando calma a todo aquel que acerque sus oidos a los pliegues de esta maravillosa composición que es "Medicine Man". El blues llega como si nadie lo hubiese invitado pero se encarga de que no nos quejemos, pues en cuanto las teclas de piano y órgano empiezan a hacer de las suyas no nos queda mas remedio que abandonarnos a la mas clásica visión del blues, del mas delicioso blues, esto ocurre con la fenomenal "Invitation to the White House".


Y el cierre a esta fenomenal experiencia no podía ser de otra manera que con un clásico de toda la vida, el grandioso Rithm and blues del aquí homenajeado Bo Diddley "Before you Accuse Me" en una revisitación extraordinaria por parte de este clásico entre clásicos que es Eric Burdon.
Un trabajo extraordinario que no se debe perder ningún buen aficionado y que posee un delicioso sabor a clásico, un sabor entre añejo y novedoso que os encantará seguro y que no es menos seguro que ocupara un puesto alto, muy alto en mas de una lista a final de año, en la mía seguro.


5 comentarios:

  1. pues gran critica a un gran disco. Sin duda ultimamente los viejos rockeros nos estan dando grandes alegrias. un saludo,

    ResponderEliminar
  2. Y que nunca nos falten las ganas de hacer cosas, de ilusionarnos... todo un ejemplo, al menos para mi, un post precioso que he leido dos veces y que pienso leer otras por lo menos dos veces más.
    Un abrazo enorme Addi

    ResponderEliminar
  3. RAFA: La verdad que si Rafa, los veteranos reivindicando su posición en la música, y ganando a los jovencitos. El disco es una pasada y me ha sorprendido gratamente.
    Gracias por pasarte y recibe un saludo afectuoso.

    Carolynn: Hay que intentar mantener la ilusión y la iniciativa a vivir en lo mas alto posible siempre. Eres muy amable amiga mia, lo que pasa es que me aprecias. Me alegra que te guste el post, dale al disco, es mucho mas disfrutable que este humilde post.
    Gracias y date por besada (castamente).
    Salud.

    ResponderEliminar
  4. Muy buen discos,sí señor, y como bien dices muy variado estilísiticamente pero con un gran sentido conjunto.

    saludos

    ResponderEliminar
  5. Kepa: Efectivamente, con pocas palabras lo has clavado tío.
    Saludos.

    ResponderEliminar