martes, 30 de abril de 2013

Elvis Presley - "King Creole", (1958)

Si todos estamos de acuerdo en que Elvis es grande como el mundo, en 1958 era eterno como el cosmos. En aquel mítico año, en plena efervescencia del rock and roll, Elvis dominaba como un emperador poderoso, siempre impoluto bajo el sol, cual Cleopatra antes de su fatal enamoramiento de Marco Antonio, solemne y luminoso, en dura pugna con el astro rey en cuanto a brillo y en competición directa con la blanca dama de la noche en influjo sobre aquella humanidad ávida de rockear con los nuevos sonidos llegados de Tennessee.


El cine era el nuevo feudo del Rey, tanto era así que los estudios ponían a sus pies a alguno de sus mas consagrados y hoy dia gloriosos e históricos directores, Michael Curtiz nada menos, ("Casablanca", "Robin Hood", "Yanky Dandy" o "Alma en Suplicio"), fue el elegido para dirigir "King Creole", la hasta ese momento última película de Elvis, que por supuesto fue un éxito inmediato de taquilla.
Salio acompañada de un disco, el sexto para RCA, que servía de BSO del film, y que llevaba lógicamente el mismo título que la película, "King Creole".
Si sobre la calidad de la película, que no entraré a alorar, puede haber consideraciones críticas que no dejen el film en muy buen lugar, el disco es una inflamable colección de temazos de sedoso y a un tiempo fiero rock and roll interpretado por el el Rey como solo él sabe, poniendo el acento justo en cada palabra, en cada suspiro, en cada inflexión vocal, y además con ese color inigualable, con ese fraseo único, sexy, erótico, romántico y juvenil y enérgico.

Temas que apenas sobrepasan los dos minutos y medio de duración, muchos ni siquiera alcanzan estos dos minutos, es rock and roll directo al corazón, se filtra por la piel a la velocidad del rayo, inyectando de veneno rockero los órganos, las fibras y el cerebro del pobre y afortunado oyente que disfruta ensimismado de un disco que vuela haciendo pasar a las entregadas células grises por tantos ritmos y estados de animo como a Elvis le viene en gana, sin dejarle opción para reaccionar y tomar posesión de su voluntad... no amigo no, esta pertenece al Rey. Así, te abre el coco con la pura dinamita rítmica que es la fantástica "King Creole", de Leiber y Stoller, para después hacerte hincar la rodilla con el discurso musical de excepción, romántico y acariciador, acaparador de belleza que es "As Love As I Have You". Otro meneo a todo el cuerpo, por dentro y por fuera en la breve pero intensa "Hard Headed Woman"... y vuelta al dúo de oro de la composición cincuentera Leiber y Stoller con un blues, con sonido casi de New Orleans, que va creciendo en intensidad y fuerza que es la sublime "Trouble", que cuenta con una interpretación de Elvis que no tiene adjetivo inventado para ser descrita.
Un ritmo clásico y abarrotado de "Feeling", y de buen rollo, nuevamente los vientos haciéndose dueños de la situación, corazón latiendo y pies que no pueden dejar de responder a las exigencias de tan magnifico tema, hablamos del imprescindible "Dixieland Rock". Otra vez a soñar bajo la cálida brisa que arrastra la incomparable voz de Elvis con la preciosa balada "Don't Ask Me Why", que en vinillo abre la segunda cara.
La acústica y de reminiscencias country "Lover Doll" nos da un respiro, y tras dos minutos doce segundos vuelta a la carga con la estupenda "Crawfish", tema mas soulero con apoyo vocal femenino y con un Elvis camaleónico llevándose cualquier tema a su terreno, haciéndolo suyo y sentenciando la versión como referente. Todos al paraíso, vestidos de smoking para disfrutar del mas cool de los swings en la divertida "Young Dreams", el sentido gospel de "Steadfast, Loyal and True", cuyo único pecado es su corta duración (1:19). y nos da la patada con la extraordinaria "New Orleans", vientos, hipos, coros llenos de color y calor, Elvis en su salsa, glamour, colores dorados en las papilas gustativas...
Y el silencio, la pena, que rápido ha sido todo. "Lo bueno si breve dos veces bueno"... ¡Que gilipollez!, yo me lo vuelvo a pinchar pero ahora mismo, este desparrame de rock, soul, swing y lo que os de la gana no me lo trago una sola vez, ni de coña...
"King Creole", Elvis en estado puro, Elvis en estado cósmico. De lo que mas me gusta de Elvis y que ya era hora de que compartiese con vosotros. ¡Una gozada total!









6 comentarios:

  1. Plas,plas,plas!!! Así da gusto leer entradas, je,je.
    Excelente banda sonora. Elvis en aquellos años estaba en su máximo apogeo y lo convertía todo en oro. Al contrario que tú, a mi sí me gusta la peli y es con "Jailhouse rock" mi favorita del Rey. El resto de su filmografía mejor no citarla, je,je.

    ELVIS! ELVIS! ELVIS!


    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Vaya, veo que la competencia ya se me ha adelantado. Yo iba a defender también la película pero creo que no hace falta. El disco tremendo y el el sex-appeal garantizado.

    Pero yo no venía directa a esta entrada sino a la de Bowie. Voy a ver si la encuentro.

    Salud Addison.

    ResponderEliminar
  3. Para pelis, Estrella de Fuego. Para temas...casi, casi que cualquiera. Ahora mismo lo pinchamos por aquí. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. La película no la recuerdo mal (es de Michael Curtiz, ojo), pero hace mil años que no la veo. El disco, una gozada total. Muy buena entrada, Addison.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Qué pedazo de post, amigo. A la altura del protagonista del texto.

    Felicidades. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Rockland: No si la peli me parece que no esta del todo mal, pero es que yo para el cine soy un poco especial jajaja...
    Eso si, la BSO me parece simplemente maravillosa.
    Un abrazo.

    paulamule: disco grandioso, y veloz como el veneno de serpiente por las venas. Elvis y sex-appeal son sinonimos, espero que te guste la entrada de Bowie.
    Besos.

    Ca: que disfrutes la pinchada, esa peli no la he visto, me pongo a ello.
    Saludos.

    Gonzalo: Si, si, el gran Curtiz, uno de los mas grandes sin duda... El disco increíble, (ahi todos de acuerdo).
    Gracias y date por abrazado.

    Evánder: Es que donde hay cariño amigo, me alegra que te haya gustado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar