viernes, 7 de diciembre de 2012

"La Nave de los Locos", (2012) - El nuevo disco de ¿Loquillo?, ¿Sabino?, ¿Stinus?...

"La Nave de los Locos" es el título del nuevo álbum que firma el rockero catalán José Mª Sanz, mas conocido por todos como Loquillo.


Después de su última aventura con la poética en el irregular y no demasiado conseguido "Su Nombre era el de Todas las Mujeres" y del triunfo de público y crítica que supuso el magnífico "Balmoral", el loco vuelve a la senda del Rock and roll, que seamos sinceros, es donde casi todos le preferimos ver, ya que con la salvedad de "Balmoral" donde nos encanto a pesar de tratarse de un disco que ponía cierta distancia con el rock and roll, acercándose mucho mas al jazz, al swing e incluso a la música francesa, aunque tenia "algo" de rock también, el resto de sus proyectos al margen del rock, reconociendo algún trabajo realmente interesante, no termina de convencer a la parroquia con mas querencia al cuero y es siempre en estos retornos a sus orígenes de rockero donde nos emociona y nos pone cachondos.
En este nuevo proyecto, la principal novedad ha sido la unión en cuerpo y alma de Loquillo y Sabino Mendez, "Bueno todos conocéis a Sabino ¿no?..." Aunque evidéntemente todos le conocéis, por si hay algún despistado o poco seguidor de la carrera del loco puntualizaremos que Sabino es el legendario y carismático compositor de aquellos Trogloditas que en los ochenta hicieron un coctel con los sentimientos rockeros que albergábamos unos cuantos adolescentes, agitándonos hasta hacernos entender la esencia de eso llamado rock, y que se puede entender como una actitud en la calle y el escenario, y como una partitura sangrando miserias que se abren paso hasta las cuerdas de la guitarra entre excesos nocturnos y autodestrucciones incontroladas de romántica marginación personal, llena eso si, de encanto y apostura rockera, décadas después, seguimos obsesionados con ese estilo romántico y ridículo, pero atrayente de vivir.


Y con los dos viejos amigos, enemigos durante décadas tras el abandono de Sabino, agotado por las drogas y la rivalidad con el invencible gigante del Clot. Años de reproches hasta mediados de la primera década del siglo, momento en que se reencuentran y poco a poco van quemando recuerdos tóxicos y recuperando remembranzas felices de los días soleados de los inicios, así hasta esta colaboración, con Loquillo poniendo su negra silueta y su regia apostura rockera al servicio de unos temas escritos durante las últimas tres décadas por el otrora genial creador de canciones sublimes de rock hispano. Y existe una tercera vía en este viaje al pasado, el productor Jaime Stinus, quien a finales de los noventa fue capaz de dar con la convinacion de elementos sónicos que devolvieran a Loquillo y Trogloditas al lugar que no ocupaban desde que Sabino militaba en la formación descargando canciones nacidas de la oscuridad de su espíritu torturado.
Y el resultado de este terceto es el  mencionado "La Nave de los Locos", un disco de rock & Roll clásico, pero ¿cual de los tres egos es el que prevalece en el resultado final del disco???...
Evidéntemente el disco lo firma Loquillo, sin Trogloditas desde hace algunos años, aunque sónica y estilísticamente es algo superfluo, pues piezas claves de los Troglos como Igor Pascual forman parte de la banda de acompañamiento del Loco e incluso en anteriores trabajos ha sido principal compositor de los temas de los discos de Loquillo, como ocurría en "Balmoral".
Loquillo aporta su vocalidad oscura y viril, típica y tópica, su apostura y su actitud rockera, mitad real y mitad ficticia, muy cinematográfica y con voluntad de leyenda a unos temas que acogen estas "virtudes" con los brazos abiertos al entender que engalanan y embellecen su estructura compositiva, mejorando el resultado final de unas canciones bien construidas por el segundo artífice del disco Sabino Mendez, temas de clásica factura rockera, muy troglos, caracterizados por una fluidez melódica de agresiva entrada en oído, rematados por pegadizos estribillos de excitante vitalidad en los cortes mas rockeros y tenue romanticismo de tinte nostálgico en las baladas, muy al modelo de aquel magnífico "Morir en Primavera" (1988) que muchos consideran obra clave y culmine de la inspiración compositora de Sabino, así alguno de los temas recuerdan a clásicos de aquel histórico álbum como "El Rompeolas" y sobre todo la injústamente ignorada "Domingo en mi ciudad", los textos en cambio, aunque también ochenteros no aportan bajo mi punto de vista la ácida y venenosa penetración psicológica que venían teniendo los últimos textos de los anteriores discos del Loco, caracterizándose por una mayor superficialidad y menor pretenciosidad en el mensaje de las mismas, algo que ocasionálmente se agradece.
Jaime Stinus es una vez mas el que se encarga de capitanear los controles de sonido, y se nota. Su sello es claro, claridad en el sonido, luz y guitarras de acariciadora distorsión que a veces suenan a un "quiero y no puedo" o a un "puedo y no quiero" no lo tengo muy claro, pero que no suenan libres de ataduras sónicas, demasiado rígidas, todo encerrado en el marco del muro de sonido, recurso típico de la producción del guitarrista guipuzkoano y que termina resultando un recurso abusivo por la permanencia del mismo en todos y cada uno de los discos del loco en la última década y pico, cierto que el efecto creado por Phil Spector nunca ha sido de mis favoritos, de cualquier manera el sonido que inyecta Stinus a los temas de Sabino y a la voz de Loquillo no se puede negar que empasta de forma admirable, resaltando la melodía y subrayando la intencionalidad dramática que el catalán pretende dar a los textos.
Buen disco en definitiva, buen retorno al rock y buenas perspectivas para el directo, pues temas como "La Nave de los Locos", "El Mundo necesita Hombres Objeto" o "Contento" insuflan energía y vitaminas rockeras y baladas como "Paseo Solo" o la magnífica y melancólica "Luna sobre Montjuic" darán ese toque de neón triste y derrotado que tanto gustan al público rockero.
Damos pues la bienvenida a esta unión a tres que ha dado a luz un estimable y disfrutable disco que con el sello de tres importantes artistas hará las delicias de los fans de Loquillo que no somos pocos, y este tipo de alegrías, en estos tiempos oscuros, son de agradecer.








6 comentarios:

  1. Me ha encantado la entrada, tio. De lo mejor que he leído sobre La Nave de los Locos y muy bueno el enfoque sobre los tres egos.

    Para mi, el disco es de Loquillo. Que Sabino es Sabino, si, pero en Balmoral solo estaba en Sol y Loquillo parió el mejor disco de su carrera. Casi le doy mas importancia al gran Stinus que me perece vital para entender al Loquillo desde este siglo. Mi Loquillo favorito, por cierto. El que va desde Cuero Español y La Nave de los Locos.

    A mi el disco me gusta mucho. Si hubiera salido en 1987 seria aun mas reconocido, pero convengamos que es mucho mas de lo que podemos pedirle a estas alturas. A disfrutarlo. Ganas de escucharlo en directo con Igor Paskual, que es otro tipo clave.

    Nos vemos el domingo, crack.

    ResponderEliminar
  2. Maravillosa entrada y muy interesante el análisis de los "tres egos". Está claro que el disco es de Loquillo, con todo lo que quiere decir eso, pero el papel de Sabino y Stinus es capital y creo que ahí reside el éxito total de este disco.


    saludos

    ResponderEliminar
  3. El disco es muy bueno, pero yo como todos sabemos que El Loco es la imagen y Sabino el compositor, y eso nunca va a cambiar.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Después de leer este post y de escuchar los temas que has puesto, acabo de decidir que voy a por este artefacto. Gracias, my friend.

    ResponderEliminar
  5. Pues la verdad es que Loquillo nunca me dado más. Tiene dos o tres temas bastante buenos, pero el resto de su discografía pues eso, ni fu ni fa. Será cuestión de gustos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Mansion: Gracias por tus palabras amigo, el disco esta realmente muy bien, y eso que no tenía muchas esperanzas después de oir el primer single... Haber si le vemos junto en directo...
    Un abrazo.

    Kepa: Si es un disco con tres protagonistas clave, y el trabajo de los tres empasta muy bien...
    Gracias por comentar, saludos.

    Savoy: Efectivamente ese dato que das es irrevocable, el disco funcina genial...
    Saludos.

    Johnny: Es un buen disco Johnny, quizás le falte un tema "himno" pero seguro que el álbum te gusta.
    Un abrazo tío.

    mario quema: Para gustos... ya sabes, pero en esa variedad está también lo bueno, nos permite debatir y aprender a todos.
    Gracias por pasarte y un saludo...

    ResponderEliminar