jueves, 8 de noviembre de 2012

Robert Cray - "Nothin' But Love", (2012)

Que el viejo blues no pasa por su mejor momento no es nada nuevo, y si nos fijamos en el blues de raíces mas clásicas y vetustas menos aún. El tiempo insobornable ha ido cumpliendo con su desoladora misión y poco a poco los grandes iconos del genero mas satánico han ido desapareciendo, dejando tras de si un sendero de gloriosos himnos aún destacados como los emblemas de un género inmortal que empieza, si bien, no a morir, si a languidecer.
Entre los supervivientes, artistas cuyas edades se cuentan ya por encima de los siete decenios en su mayoría, cuando no por encima de los ocho.
A pesar todo, sus veteranas gargantas siguen exprimiendo el jugo de la triste realidad bluesera mejor que nadie y sus cansados dedos siguen recorriendo los trastes de los quebradizos mástiles de sus guitarras sin encontrar apenas oposición entre los mas jóvenes guitarristas, así los Buddy Guy, B.B. King o incluso Eric Clapton no encuentran rival entre los Joe Bonamassa u Otis Taylor por citar dos de los mas destacados bluesman de menos de cinco décadas que sorprenden por su arte y buen oficio en el son que nació en el delta del Mississippi.


Entre ambos extremos se postula Robert Cray, leyenda ya, viva y aún joven, de un blues que en los surcos de los discos del de Columbus se disuelve con otros estilos mas alejados de las azuferínas emanaciones del blues mas cercano al centro de la tierra, recibiendo claras influencias del pop, soul o funky, por lo cual hablar de discos genuinos de blues en la mayoría de los casos no puede ser compatible con hablar de los trabajos de Robert Cray.
No obstante, Cray es un magnífico artista que lleva el blues en las venas, fabuloso compositor, magnífico guitarrista, virtuoso, elegante y limpio como pocos, hace sonar sus Fender con una ligereza blusera que aquí si pasa por encima de cualquier tema que acaricie la aguja del tocadiscos, pues su guitarra básicamente suena a blues, indiferentemente de cual sea el estilo predominante del tema al que acompaña, su guitarra lleva blues en sus circuitos. Pero si algo me asombra de Robert Cray es su voz, es un cantante fabuloso, dotado con una voz hermosa que sabe utilizar con sabio fraseo y fresca afinación, alcanzando intensidades vocales y líricas sin aparente crispación ni esfuerzo, un cantante sobresaliente.
Con estos atributos solo se pueden facturar buenos discos, y esto es lo que viene haciendo Robert Cray desde hace décadas.
Este "Nothin' But Love" no es la excepción, desde una base blues, Robert Cray despliega todo tipo de ritmos negros, mezclándolos, convinandolos con jazz, funky o pop con sabiduría y coherencia, pero con ese olor blues que su strat siempre termina dándole a sus temas.
No obstante este fantástico disco tiene auténticos temas blues en sus arterias, blueses de raíz como el que abre el disco, el extraordinario "(Won't Be) Coming Home" donde guitarra y voz empastan creando una crema deliciosa de colores blues añejo.



"Worry" no es un blues exactamente pero los dedos de Cray cumplen órdenes del corazón del artista y delatan el sino del mismo creando atmósferas sureñas bluseras en un tema de bella melodía y pegadizo estribillo a medio camino entre el blues y el pop.



Voz e instrumentación de viento que nos lleva al mundo de los crooner de los cincuenta en un extraordinario medio tiempo que lleva por titulo "I'll Always Remember You", hasta que las cuerdas de la stratocaster de Cray nos devuelven a la senda del blues mas dulce y meloso que hoy nadie hace, la convinación de estilos dan como consecuencia un tema delicioso.
Mucho mas saltarín y ligero es el comienzo de "Side Dish", disfrutable tema de alegre ritmo con palmas discotequeras incluidas y un excelente solo guitarrero de furiosa sonoridad.
"A Memo" es un tema que sonaría de maravilla en la garganta y los teclados del mismísimo Steve Wonder, mas cerca del funky que de otra cosa, es interpretado con sereno fraseo por este extraordinario cantante, gran estribillo bailable y goloso.
Otro blues, en este caso mas cadencioso y delicado es "Blues Get off my Shoulder", gran versión del original de Bobby Parker Jr. que hayana el camino para la optimista "Fix This".
"I'm Done Crying" es una composición de Cray que nos traslada a los límites enfermizos del dolor romántico y sentido, su voz de broncíneos colores nos transporta a un estado de reposo y paz mientras las guitarras hacen perfecta cobertura a una voz y una melodía que juegan al gato y al ratón con la intención dramática que persigue la letra, un autentico temazo.





Acordes de piano nos introducen en un blues manchado de funky en la excelente "Great Big Old House".
Otro tema mas asentado en el soul que en el blues es el excelente "Solder Days", subrayado por una guitarra casi rockabilly y un piano de corte clásico, junto a unos coros souleros que elevan el estribillo a la categoría de experiencia.
El disco se cierra (en la edición "Deluxe") con la versión del blues de Pee Wee King "You Belong To Me" interpretada en directo con su banda de siempre, o casi siempre, aquí si, mas blusero, pues en directo es donde Robert Cray saca como un torrente todo el blues que lleva dentro, la música, la sensibilidad y la clase la saca siempre, también en sus discos, y también en este gran disco, recomendable trabajo para los fans de la música negra americana y también por supuesto para los bluseros, pues de eso también hay, a veces mirando de reojo al objetivo auditivo del oyente y otras acariciando con el alma otros auras mas aterciopeladas pero recogiendo una colección de temas de extraordinaria calidad que redondean un disco hermoso y brillante, uno de los que en breve aparecerán en esa lista que poco a poco va tomando forma en mi cabeza.
Resumiento: "Nothin' But Love" es un gran disco, recomendable plenamente y mas en estos tiempos que corren, ahora bien, no es un disco blues con sentido de eternidad, aunque insisto tiene blues circulando por su cuadro sanguíneo.

11 comentarios:

  1. Grandísima reseña en todos los sentidos. Y que razón tienes con respecto al blues. Pues mira compañero, no se si injustamente, pero siempre me quedé con los discos de blues de los 50 y 60, todo lo que huele a Willie Dixon me encanta. Memphis Slim y Howlin Wolf, creo con son mis favoritos, de Cray aun no he escuchado nunca nada, y con semejante documento como guía, pues ya tardo en empezar, ese puntito crooner que describes es el que realmente me atrae en esta ocasión. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo escuchar mucho a Robert Cray a finales de los ochenta y principios de los noventa, gracias a un amigo de Eibar que me lo descubrió. En especial recuerdo el "Falsa Accusations". A ver si lo recupero, me has picado con tu estupenda entrada, Addison.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Tengo un monton de discos de el, y es verdad!Cuando le vi, y me firmo sus discos me dijo que alucinaba de la cantidad de trabajos suyos que atesoraba.Despues le perdi la pista!No sé, fue una época que me dio con el bueno de Cray!Sus discos junto a Albert Collins y Johnny Copeland, y el Live Ballads In Dallas con Stevie Ray Vaughan y Eric Clapton son muy buenos!
    A+

    ResponderEliminar
  4. Chals: Te lo recomiendo, sus discos de los ochenta y noventa son mas raciales y mas blues puro, estos últimos años tira un poco mas al tema crooner, soul, funky o incluso pop, eso si de extraordinaria calidad.
    A mi esa época que dices también me alucina logicamente... Howlin Wolf me apasiona.
    Gracias y un abrazo.

    Gonzalo: Aquellos discos posiblemente sean los mejores, o al menos los mas ortodoxos, pero este último te lo recomiendo porque es un disco espléndido tío.
    Un abrazo!!!

    TSI: Creo que en cierta ocasión ya contaste esta anécdota y ya entoncés me encanto, parece un tío educado y amable, yo le he visto dos veces y en directo es fantástico, recupera sus últimos discos maestro, en especial Twenty y este último, son discos "preciosos".
    Gracias como siempre por pasarte por mi/tu casa master.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Me gusta Cray pero hace tiempo que no lo escucho, creo que desde Twenty, imagínate. Lo voy a recuperar gracias a ti.

    Te recomiendo que escuches a Seasick Steve, creo que te gustará.

    Una muestra:
    http://www.youtube.com/watch?v=5661DlLWV80

    Un abrazo.

    Ahh... y busca a Tab Benoit.

    ResponderEliminar
  6. A pesar de lo conocido que es este tipo, no sé mucho de él.

    Hace tiempo hice un post sobre él:
    http://bauldesvan.blogspot.com.es/search?q=robert+cray

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Siempre me gusto ese blues de sonidos cristalinos que el gran Robert a practicado durante toda su carrera. Carrera que le perdí la pista hace varios discos y que por lo escuchado quizá sea un buen momento para retomar....

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. jose: Me gusta Seasick Steve, estuvo en el BBK live el año pasado y ademas de dar un muy buen bolo flipamos con el tío,todo el día anduvo por el festival mezclado con la gente y charlando con todo Dios... un crack. Este es el mejor disco de Cray desde Twenty, para mi mejor que Twenty.
    Un abrazo Jose.

    Evánder: Echale una oídita a este tío Evánder, seguro que te gusta, ya verás.
    Me enlazo a ese post al momento tío.
    Abrazo!

    TwoHeads: Dale a este disco, no es que aporte nada nuevo a la carrera del de Columbus pero es una magnífica colección de temas que seguro que te gusta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. No lo he oído casi. Ilustrándome. El primer tema me ha recordado un disco que tengo de Johnny Copeland. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Cray es uno de esos artistas completos, que parece tenerlo todo; empezando por su voz, inigualable, muy del estilo clásico. Hay veces en que la producción chirría un poco (parece que si las baterías no suenan ochenteras el disco no vende, o algo así). Pero en general mantiene el estilo clásico con bastante dignidad.
    En cualquier caso, es penoso constatar que el blues tradicional, tanto acústico como eléctrico, ha quedado para consumo de minorías. Estamos en una época de inmediatez, de contundencia instantánea, y así nos va. ¿Cuántos músicos jóvenes actuales, de los que están empezando, se paran a bucear en ese enorme legado? Muy pocos, me temo.

    ResponderEliminar
  11. Johnny:No te extrañe porque trabajaron juntos y muy bien ademas hace años, asi que algo se le pegaría. Dale un toque a Cray es muy bueno tío.
    Abrazo.

    Rick: Lo único que puedo decirte es que suscribo todas y cada una de tus palabras amigo.
    Saludos.

    ResponderEliminar