jueves, 15 de noviembre de 2012

"Psichedelic Pill", Neil Young - ¡Llego el click!!!

Hace unos cuantos sábados por la mañana me encontraba yo con mis amigos Joserra y Mansion en la cafetería del FNAC de Bilbao delante de unos cafés y manteniendo con ellos una de esas rockifriky conversaciones típicas entre los de nuestra especie, el protagonista del debate era Neil Young y su nuevo álbum, los Cds aún quemaban entre las manos de recién salidos del horno que estaban entonces.

Los tres teníamos escuchado ya el disco y debatíamos sobre el, tanto el dueño de la land como el de la mansión repetían ilusionados y plenos de felicidad que "Tio Neil" lo había vuelto a hacer, el milagro quiero decir, que nuevamente hacía un discarro de los de pasar a la historia, que los Crazy Horse suenan como en tal o cual disco, que... Ya sabéis, admirados como fans adolescentes ante las excelencias del nuevo material del genial canadiense.
Yo en cambio me mostraba mas reticente a compartir entusiasmo tras las primeras escuchas del disco, no entendía la duración de algún tema, y otros no dejaban de parecerme algo ya escuchado, ya hecho, antes y mejor. Otras cosas en cambio me gustaban, el sonido sucio y polvoriento de "Walk Like a Giant" o el ritmo y evolucion juguetona de la melodía de la esplendida "Born in Ontario", me daba la sensación de que mi beneplácito definitivo al disco dependía de ese "Click" que a veces, sin saber por que, te hace algún interruptor escondido en el cerebro que provoca que de repente todo cambie, todo sea distinto, suene distinto, emocione mas, mas y mejor, ese click que de repente lo ha puesto todo en su sitio.
Pero el click no terminaba de llegar y el disco estaba estancado en el transito entre la oreja y el cerebro, sin decidirse a culminar su viaje hasta el corazón, que es donde el arte y la belleza ganan las partidas.
Hasta que el otro día paseando solo por el parque de Arrigo con el MP3 puesto y escuchando al "Tío" alguna nota de "Psichelelic Pill" piso algún cable o pulso algún resorte que hizo sonar el click, por primera vez, a partir de aquí los temas se desarrollaban con otro sentido en mi cabeza, todas las piezas que hasta entonces veía desordenadas y expandidas en un galimatías de sonidos demasiado prolongados en el tiempo, empezó a colocarse en sitio, ahora toco encajaba.
Bajo el sol tímido, débil y asustadizo del otoño empezaba a hervir mi sangre con las guitarras de "Psichedelic Pill", perféctamente empastadas en su caótico devenir sonoro, sucias e indomables, mi cerebro latía con la incombustible fuerza y el ritmo cuasi toxico de "Ramada Inn", tremendo tema made in CH que pasa como un suspiro a pesar de su metraje, mis pies se aceleraban con el saltarin ritmo de "Born in Ontario", la fuerza garajera de "Twisted Road" que nos devuelve a los CH de las mejores ocasiones, piratas de mares sonoros contaminados de distorsiones que suenan a gloria en el infierno y que consiguen amainar la tempestad que a su alrededor crean a base del ritmo mortecino de Ralph y Billy. Han resucitado en mi las sensaciones que sentí cuando escuche a estos cuatro elementos por primera vez en "Powderfinger" o "Sedan Delivery" con la escucha ansiosa, bajo el sol de noviembre, de "She's Always Dancing", que ya no suena larga, la emoción asoma a mis ojos con la belleza de las lineas y la expresividad nasal y lastimera de la voz de Neil en ese son romántico y lírico, genial y bello que es "For the Love of Man".


Y el sentimiento sesentero con que empieza la tremenda "Walk Like a g$iant", que me recuerda al Neil joven y desordenado de "EKTN", pero con silbidos, uno de esos temas en los que Neil y sus locos jinetes parecen conectados por extraños cables invisibles que hacen que sus voluntades sean una sola, la de un ser superior que hace que todo sea mediocremente perfecto, desordenadamente genial, cronológico, emocionante...
Y esa propina que es la versión alternativa del tema que da titulo al disco, al pedazo de disco, descomunal que nos acaban de regalar Neil Young and Crazy Horse.
Únicamente sigo en mis trece y sigo pensando que "Driftin' Back" siendo un gran tema, le sobran al menos 10 minutos y que el tema no tiene recorrido para ese metraje, pero es una pequeña ortiga en un jardín frondoso y gris, tiene que ser gris, pero hermoso y de perfumada flora que es este gran álbum al que tanto le ha costado encontrar el "punto G" musical de un servidor, ese punto donde se encuentra el botón que activa el click que hace que todo sea genial y emocionante.
De acuerdo Joserra, de acuerdo Mansion, Neil lo ha vuelto a hacer...


13 comentarios:

  1. Todavía no he escuchado el disco, pero lo que sí está claro es que esas conversaciones entre amantes de la música son de lo mejor:)

    ResponderEliminar
  2. Yo tadavia estoy esperando el click justamente!Ando liado con su autobiografia estos dias y esta bien pero aun no me llena lo suficiente!
    Que bueno esas charlas con los colegas.Lo echo de menos, aqui pocos conocidos le va el rollo musical!!!
    A+

    ResponderEliminar
  3. A mi me costó ese click un par de semanas. Pero ahora no hay día que al menos no escuche una canción. Yo también echo de menos un café con amigos y rock de por medio. Saludos Addison.

    ResponderEliminar
  4. Yo sólo llevo tres escuchas, así que poco puedo aportar. De momento, se me hizo un poco largo el asunto. Cada día me gustan menos los discos tan largos y eso no ayuda mucho. De todas maneras apunta bien con temas que te enganchan.
    Ahora bien, decir a estas alturas que va a pasar a la historia me parece un poco precipitado. Dejemos eso para dentro de un par de años cunado los temas reposen y ahí sí podremos juzgarlo como obra maestra o clásico.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Genial Addison, me alegra ver que la pildora ya ha hecho sus efectos en ti jejeje. Buena noticia.

    Yo caí rendido a la primera escucha. Llevaba años esperando este disco.

    Para mi es la quinta gran pata de Neil y Caballo Loco. Suena menos ruidoso de lo habitual pero tiene mas capas y se disfruta muchisimo. Cada vez que lo pongo (y van.....) me suena diferente. Me encanta tio.

    Mi favorita, sin dudar, es Ramada Inn. Me parece la columna vertebral del disco. LA que aúna nostalgia con presente, y el dialogo de Neil y Poncho es maravilloso.

    Nos vemos tio.

    ResponderEliminar
  6. Amigo, este disco es que no sé qué más decir ya. Habéis dicho tanto. Algún párrafo pensaré ara mi selección de lo mejor del año. Es gandioso. Mi segundo favorito.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Todavía no le he escuchado, pero se agradece tu texto, Addison. Creo que tiene razón, de todos modos, Rockland, hay que dejar que el tiempo haga su labor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Cuando lo escuche te comentaré. Pero he leído cosas muy buenas sobre él.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Victor Hugo: Esas frikycharlas entre amigos son la pera limonera, pasa el tiempo como un cohete, son geniales, el isco necesita un tiempo...
    Saludos.

    TSI: Ese click no siempre llega, a veces simplemente es un buen disco que disfrutas pero sin click, si tiene que llegar llegará maestro... Que pena, charlar de musica con amigos es una gozada...
    Abrazo Tsi.

    Chals: Yo he tardado mas, en Londres esperaba oir el click y nada, y no ha sido hasta el otro día, esta semana que llego...
    Siempre nos queda la blogo amigo... y el café...
    Salud.

    Rockland: Eso mismo me paso a mi las primeras dos semanas y pico, se me hacia largo, con la primera me sigue pasando.
    Hombre amigo, pasar a la historia no lo se, y menos dentro de una discografía como la de Young, eso como muy bien dices el tiempo lo dirá si es que tiene que decirlo.
    Saludos.

    Mansion: Te veo entusiasmado con el disco, disfrutalo colega, que es genial conectar de esa manera con un disco, sea de quien sea...
    Nos vemos el domingo...
    Abrazo!

    Jose: Alto lo colocas Jose, yo tengo mucho que pensar este año con la lista de los discos, pero tan arriba creo que no...
    Abrazos amigo!!!

    Gonzalo: No lo demores amigo, seguro que te gusta con tiempo, eso si. Claro que Rockland lleva razón, las grandes obras tienen que pasar por el tamiz que el tiempo pone entre ellas y la eternidad.
    Abrazo.

    Evánder: Menos al amigo Mansion yo creo que es un disco para darle tiempo y escuchas, p0aciencia y ya nos contaras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Addison,

    lo coloco alto pero te digo que aún así falta mes y medio y llevo pensando en este 2012 ya otro mes y medio y tratando de dejar la lista en 12 discos. Por otro lado, menuda chorrada, cosas del tiempo libre mental (jajaja). Y creo que sí, irá 2 o 3, porque a mí cosas como Ramada Inn y el Walk Like a Giant me pueden, me sacan lo mejor de mí. Y me da una paz esa guitarra de Neil ke pa ké.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. A mi el click me lo ha dado Ramada Inn. De esas en las quela guitarra chirria y emociona por partes iguales. Es emocionante ver algo asi de tios de esta edad ...

    ResponderEliminar
  12. Llevo ya casi una semana rodando con esta obra inmensa de tito Young. La única pega que le encuentro es la misma que tú, me parece excesiva la duración del primer tema. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Jose: Yo también llevo tiempo dándole vueltas al tema de la lista, empiezo a tenerlo claro, pero...
    Yo me he decantado por 20 discos.
    Abrazo Jose.

    eric waits: Ramada inn es el tema del disco segùn parece, pues la verdad es que es un temazo impeesionante,
    Saludos.

    Johnny: Es que yo no veo justificacion para esa duración Johnny, creo que ese tema recortdo en 10 minutos o incluso algo menos, nos quedaría run tema inconmensurable.
    Un abrazo Johnny.

    ResponderEliminar