lunes, 12 de noviembre de 2012

Chris Robinson Brotherhood - "Big Moon Ritual" (2012)

A veces ocurre, al menos a mi si, que uno tiene un mal palpito con algo sin conocerlo de nada ni tener ningún motivo para este pesimismo abiertamente arbitrario, con los discos de próximo lanzamiento suele ocurrir, de echo a mi me ocurrió con este "Big Moon Ritual", nuevo y extraño proyecto del mayor de los cuervos de Atlanta.

 
Debo decir que normalmente acierto con estos palpitos, por desgracia porque estos palpitos funcionan sobre lo malo y no sobre lo bueno, osea que no tengo pálpitos de que un disco va a ser bueno, solo de que va a ser malo, complicao que es uno.
En la ocasión que nos ocupa debo decir que me equivoque de medio a medio, que el pálpito era una mierda de palpito porque después de tener el disco con la etiqueta de "proximamente" durante varias semanas, cuando al final lo pinche y me puse con el, con bastante poco jolgorio y menos esperanzas aun, me atrapo y embrujo de manera casi instantánea, y eso que no es uno de esos discos que se consideran "fáciles", a mi me resultó facilísimo.
Me parece una autentica delicia sonora la propuesta de Chris Robinson, quien auna en torno suyo a un grupo de efectivos músicos entre los que destaca un fantástico Neal Casal a las seis cuerdas y un no menos extraordinario George Sluppick a la batería.
Bajo el influjo directo de la era psicodelica y de los sonidos livianos y oníricos propios de las composiciones lisérgicas de bandas como Grateful Dead, el de Atlanta presenta 7 temas que, como si de un estofado se tratase, nos proporciona sensaciones de profundo aroma casero, un guiso hecho a la antigua, a fuego lento, en puchero de barro y con materia prima de primera, todo muy natural y nutritivo, cuidando el proceso de cocción con mimo, paciencia y delicadeza para que todos los sentidos puedan verse glorificados por las deliciosas texturas del plato una vez terminado.
Culpa de ello tiene, además de las sensitivas melodías compuestas para la ocasión por el mayor de los Robinson, la cuidada y acertada producción de Tom Monahan, que redondea todas las aristas punzantes que pudiese tener el sonido, redondeando todo en una suave forma geométrica de delicadas formas ovales.
Todos y cada uno de los cortes que forman el álbum son un precioso recorrido sonoro por el inframundo de la imaginación del artista, sin que destaquen mas unos que otros, la voz de Chris no es lo que era en cuanto a empaque y poderío pero resulta mucho mas acariciadora y seductora, canta con mas "cuidado", asegurándose de no dañar la melodía con estridencia de ningún tipo.
Entre los pliegues de estos mágicos temas creo ver escondidos guiños a Dylan o Allman Brothers además de a los ya mencionados Dead, y también influencias en los momentos tonales de Crosby, Stills and Nash... lo dicho un guiso lleno de proteínas, sabor y olor, textura y color vivo a casa, a sueño.
En definitiva, un disco maravilloso para disfrutar de el con los ojos entornados, respirando la cálida voz de Chris, la limpia guitarra de Casal o la acertada sección rítmica que imprimen Sluppick y el también bajista de Black Crowes Adam MacDougall, dejandose llevar por este ritual que nos propone el cuervo Chris Robinson en su nuevo y sorprendente proyecto, ¡y pasando de palpitos!!!




6 comentarios:

  1. Pues el Magic Door es un estofado con un jamoncito ibérico de primero y tiramisú de postre....

    Este tío ha hecho dos discos que quitan el hipo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Qué reseña más bonita, aún no he tenido la oprtunidad de escucharlo pero ya caerá...sin prisas...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Uff, con éste álbum tengo un poquito de reparo, no me ha atrapado demasiado el trabajo en solitario de ninguno de los Robinson, hasta el momento.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. No conozco a esta gente de nada. Me ha gustado mucho como suenan.

    Les seguiré la pista.

    Gracias por la info. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Jose: Tambien caerá cronica a este también jeje...
    Abrazos.

    Coop: Gracias tío, me alegra que te haya gustado, me ha encantado el disco, prisas niguna, que son malas consejeras, seguro que te gusta este discarro...
    Abrazo.

    Evánder: Echales un oído, creo que merece la pena amigo...
    Un abrazo.
    Aurelio: Cuanto tiempo amigo, me alegra verte por aquí... Ya sabes lo que pasa, hay cosas que son de "que no" y es "Que no".
    Bienvenido...

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado eso de que canta con más cuidado. Estoy de acuerdo. Adoro a los Cuervos pero cuando Chris vuela solo definitivamente entrega algo tan bueno por momentos como los Black Crowes y eso para mi es la gloria bendita...

    Sex, love and rock´n soul

    ResponderEliminar