martes, 17 de julio de 2012

The Kinks - "Arthur, (Or The Decline and Fall of The British Empire)" (1969)

The Kinks es un grupo al que empecé a conocer recientemente, por supuesto les conocía, incluso tenía material de ellos, algún recopilatorio con lo mas popular de su discografía, en especial sus temas de los años sesenta, pero conocer su música a fondo, esa es una labor en la que se puede decir que entre de forma reciente.


Y lo cierto es que entre con un par de discos y rápidamente me engancharon, aquellos discos me parecieron mejores de lo que yo me esperaba y descubrí una riqueza estilística con la que no contaba, unos álbunes con una interesante colección de canciones de diferentes palos estilísticos, que abarcaban desde el pop mas melódico y lírico a temas comandados por poderosos riffs que podían sin complejos enfrentarse a las descargas guitarreras de The Who o incluso a los primeros riffs firmados por Richards.
Además tampoco faltaba en su obra inspiración literaria gracias a los eclécticos textos de Ray Davies, tremendo creador e inspirado letrista que constituye hoy por hoy para quien firma esta crónica un descomunal artista de innegable talento y osada genialidad a la hora de utilizar su fina y a veces afilada ironía en favor de unos textos incisivos que en ocasiones no dudaban en atacar realidades costumbristas intocables hasta entonces en las islas británicas.
Todas estas características entiendo que se dan mas que en ningún otro disco de la banda en este que cierra la década dorada: "Arthur (Or The Decline and Fall of The British Empire)".


El disco es una obra conceptual en la que se materializa la visión cínica e irónica que de Gran Bretaña tiene Ray Davis, plasmando esta visión en la personalidad de un personaje llamado Arthur, instalador de alfombras, que encarna al ciudadano medio británico y que es el vehículo argumental de todas las canciones. Esta original idea nació como un abortado proyecto televisivo de la productora Granada TV, consistente en elaborar una serie televisiva que tuviera como banda sonora las canciones de The Kinks y que además formasen todas juntas un nuevo disco de material inédito de la banda. Finalmente se publico el disco, con una fría acogida, pero la serie nunca llego a grabarse.
El disco comienza a grabarse el 1 de mayo de 1969 bajo la producción del propio Ray Davies, y lo hace en momentos poco dulces para la formación, ya que el abandono del bajista de la banda Pete Quaife y el lanzamiento del primer disco en solitario de Dave Davies, hermano de Ray y guitarrista del grupo, unido al escaso éxito de su anterior disco, el imprescindible "The Kinks are The Village Green Preservation Society", no suponían el mejor caldo de cultivo para trabajar en equipo en las nuevas composiciones que formarían el Lp.
Después de variadas dificultades el álbum vio la luz en octubre de ese mítico 1969, con un Ray Davies frustrado tras perder bajista y abortarse a última hora el proyecto televisivo por falta de presupuesto, en el lado positivo el disco supuso la vuelta a los escenarios americanos de The Kinks, escenarios que tenían betados desde hacia varios años.
El disco es, en lo musical una auténtica exibición de inspiración melódica y supone un tremendo esfuerzo de ironía y osadía por parte de Davies que rellena sus extraordinarias composiciones con unas punzantes y brillantes letras en las que refleja las características mas obvias de su patria de forma divertida y en ocasiones lapidaria.
"Victoria" abre el disco, un luminoso tema, con un pegadizo estribillo, de primorosos arreglos y perfecta melodía con la exacta guitarra de Dave Davies, mas pausada e irónica resulta "Yes Sir, No Sir", nuevamente con unos extraordinarios arreglos orquestales en el estribillo y una guitarra que subraya cada frase que canta Davies, que además cuenta con una parte tonal de tremenda expresividad. Tras la deliciosa melodía de "Some Mother's Son" con una interpretación vocal llena de matices nos encontramos con la irresistible y juguetona "Driving" que fue el primer single del disco y que paso desapercibida, a pesar de tratarse de un tema magnífico.


"Brainwashed" es un tema de The Kinks que juega a ser un tema de The Who, presidido por unas guitarras de poderosa sonoridad. Cambio de tercio con "Australia" canción victoriana con producción ambiciosa y elaborada, cargada de matices y voces que se entremezclan dotando al tema de una compleja red vocal de perfecta simbiosis, con teclados de deliciosa cadencia sónica, un gran tema un tanto pretencioso pero que puede permitirse el dispendio de serlo.
"Shangri La" es una canción de una belleza abrumadora, sobre unos cimientos construidos con una guitarra acústica, el tema va evolucionando, introduciendo voces, instrumentos de viento, metal y estallando en un estribillo de animoso efecto coral, una POM. "Mr. Churchills Says" es otra inspirada melodía, esta mucho mas Beatlemana en su estructura, se trata de un saltarín tema de transito hacia la lírica y preciosista "She's Brought A Hat Like Princess Maria", delicada balada nuevamente con inspiración de los de Liverpool, pero con el sello de Ray Davies en varios puntos de la canción como en el cabaretero final, con estrépito de turutas y percusión. Quizás el siguiente corte sea el que menos convence a quien redacta esta crónica "Young And Innocent Days", un rutinario tema de bella factura vocal en el que destaca el trabajo de un dulce sonido de teclado. Continúan los teclados, aquí es un piano entero y verdadero el que nos da la bienvenida al pasaje melódico de la fantástica y "americana" "Mothing To Say. El disco se cierra de forma brillante con el tema que da titulo al disco "Arthur" canción que coquetea desde una melodía puramente british con elementos americanos de inspiración country introduciendo sonidos de guitarras y banjos.


Tremebundo disco, que avala la grandeza de una banda que injústamente vive su historia a la sombra de otros combos ingleses de la época y que en nada desmerecen a estos celebres compañeros de generación, completo disco, perféctamente producido, elegantemente arreglado, en el que la clase predomina en todos y cada uno de sus rincones sonoros, la audacia en cada una de sus frases y la tremenda inspiración compositiva en sus redondeados perfiles melódicos, un disco sublime, que merece la pena pinchar para recordar quien lo conozca y descubrir quien no se lo haya echado a las orejas.

12 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. A estas alturas, Addison, quien siga viendo a los Kinks como un grupo menor o algo similar es que no sabe de qué va esto del rock. Mi favorito es el "Village Green", pero este "Arthur" que hoy nos traes es otra maravilla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Desde "something else" a "Muswell hillbillies" sólo encontramos obras maestras, y "Arthur" no es una excepción. Discarro. Por cierto acabo de iniciar un concurso kinkiniano en la Isla. Hay premio, así que a participar...

    ResponderEliminar
  4. The Kinks pueden mirar de tú a tú a cualquier grupo de la historia y Ray Davies...GENIO!!!!
    Aunque me resulta difícil decantarme por un disco favorito de ellos quizá este sea mi favorito. Shangri-La, ambrosía para los oídos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Gonzalo: Los Kinks son tan grandes como cualquier banda grande y eso esta mas claro que claro. Realmente todos sus discos de los sesenta son la pera, y muchos de los de después, también...
    Un abrazo.

    nikochan: Estoy de acuerdo, todo son discarros indiscutibles. voy para allá a echar un vistazo haber que has organizado.
    Saludos.

    Agente: fue una banda a la altura de todas las grandes y Ray Davies un artista creador e intérprete grandioso, a mi este me gusta mucho, tampoco te se decir si es mi favorito, quizás si junto con Lola....
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Creo que se debería poner a este grupo a la altura que se merecen en la historia de la música rock. Son bastante más que un puñado de buenos temas.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Creo que es mi disco preferido de los Kinks. Además con un título así solo se podía esconder una obra maestra. Gran reseña. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Me pasa como a tí. Les respeto, sé que son de los grandes del rock, pero nunca me dió por interesarme en profundizar. Me pica la curiosidad con este disco, además la temática central me atrae, no sñe porque, es bastante acorde con nuestros días decadentes. Gran reseña. Saludos

    ResponderEliminar
  9. Johnny: Es un discazo y con un título de locos, el siguiente "Lola Versus Powerman..." tampoco le va a la zaga, es otro de mis favoritos también.
    Un abrazo.

    Chals: Seguro Chals que cuando entres con ellos no te dejan ya escapar de su universo sonoro, creo que estos días son mas decadentes que a los que hace referencia el disco, me temo...
    Celebro que te haya gustado.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Creo que en mi humilde opinión ha faltado dos enormes albumnes de este imponente compositor. La enorme y prolífica Obra al completo de los Preservations Act (Especialmente Preservation Act 2) creatividad y variedad por un tubo, creada por melodias bellas y con una elegancia total. Album puramente creado para escuchar desde la primera hasta la ultima, de manera ininterrupida. No esta hecho para escuchar temas comerciales ni grandes singles y tal, pero el nivel de los temas son puramente creativos y méritorios. Y el Otro album es el Misfits para mi superior al Sleepwalker pese ser dos albumnes muy parecido en calidad.

    ResponderEliminar
  11. ahmmm por último y para acabar me pareció todos los comentarios de los albumnes muy acertados, y me alegra de que hayas escuchado demasiado a este grupo para apreciarlos del todo. No eres de escuchar tres cosillas que todo el mundo conoce y menospreciarlos. Tu Album Preferido "LOLA VS POWERMAN" para mi es el mejor albumn de los The Kinks, es el mas maduro, completo y donde el Ray Davies llega al punto mas alto de su prolifica carrera musical, y donde Dave Davies potencia el album con dos de sus maravillosas canciones. Mi preferido es el "Village Green Preservation Society". Si dije antes que los Preservations Act son bellos éste es increible por su magnificas composiciones mas bien sueltas a lo contrario de la Opera-Preservations Act, que es mas conjunto que canciones sueltas y aun asi con pequeñas joyas en sus creaciones melodicas . Te felicito por tu comentarios tan acertados a las criticas de los albumnes comentados... Ya te digo te falta Dos enormes trabajos del gran Raymound Douglas Davies.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aprecio tus comentarios, pues se te intuye gran conocedor de la obra de Kinks, hoy varios años desdués de escribir esta reseña me considero mucho mas savio en materia Kinks, incluso he asistido a la Konvención Kinks de Madrid de 2015 y cuento con practicamente toda la discografía del grupo, francamente inmensos.
      Gracias y un abrazo.
      Ah y seguiremos reseñando discos del grupo con el tiempo por supuesto.

      Eliminar