domingo, 24 de junio de 2012

Somos FUENTES, Somos LO QUE MANAMOS.

Algunas veces, por algún motivo que no llegas a saber realmente cual es, te vienen a la cabeza pensamientos que aunque están ahí, perpetuos, no terminan de aflorar a la realidad de tu interior, o no permites, inconscientemente, que afloren.
Realidades que no siempre es cómodo, o agradable auto-revelártelas como tales, pero que realmente es positivo tenerlas claras, porque teniéndolas claras es cuando puedes aprender a vivir mejor, a pesar de ellas, y gracias a ellas.
Hoy es un día de esos que sientes que algo bulle en el interior de tu cabeza, una voz que intenta decirte algo y que tu tratas de ignorar, poniendo en funcionamiento esa especie de inhibidor de frecuencias incómodas que debemos tener instalado en el cerebro y que no es otra cosa que cobardía, que miedo.
Finalmente he decidido hablar claro con esa voz.
Me decía algo sobre compartir, o mas exactamente sobre compartirnos, compartirnos con lo demás, no lo que tenemos sino lo que somos, o realmente lo que manamos, y digo lo que manamos porque somos lo que manamos, somos fuentes y en el fondo solo tenemos el líquido que manamos, y eso es lo que merece la pena compartir, ese liquido que sale de nuestro interior y que nos define, nos clasifica o nos elimina como seres humanos, el sabor de ese brebaje, la dulzura o el amargor, los poderes terapéuticos que tiene para los demás y para nosotros mismos, la calidad de nuestro néctar reflejado en los tragos de nosotros mismos que podemos dar a los demás, eso es realmente lo que somos.

Claro que otra opción es ignorar ese elixir, no regalarlo, no beberlo por miedo a desperdiciarlo, quizás así pensemos (ignorantes y cobardes) que viviremos mas, no malgastando ese agua, no repartiéndola con nadie, quedandonosla toda. ¡Que error!, no nos damos cuenta que de la fuente brota el liquido elemento sin cesar, que todo lo que no bebemos, o no dejamos que los demás beban, o no ofrecemos y repartimos con los demás se pierde irremediablemente, en el suelo, bajo nuestros pies, filtrándose al subsuelo, pudriendo la hierba que nos rodea, oxidandola,  convirtiendo la tierra que nos sustenta en barro, convirtiendo nuestro entorno en un barrizal sucio, blando, árido, feo, triste y desolado, un paisaje al que nadie se quiere acercar, solo insectos y roedores, terminamos siendo fuentes solitarias, con mas agua de la que podemos administrar, pero agua estancada, pútrida y hedionda, agua de mala calidad, mal sabor y mal olor, repelente hasta para nosotros mismos.
Nacemos y el grifo se abre, y sin darnos cuenta ese mismo día empezamos a secarnos, empezamos a consumir nuestro interior, nuestro líquido, como lo administremos dependerá de nosotros, como lo repartamos y con quien, porque ese líquido llegará un día que se acabará, y la fuente sera solo eso, una fuente seca en el camino, un recuerdo para alguien o una antigualla llena de musgo y humedad, oxidada y olvidada en el mundo.
Nuestra vida, nuestra actitud con el mundo y con nosotros mismos es la que ira conformando el sabor, el olor y la calidad de ese agua, para que los demás vengan a beberla contentos de hacerlo y nosotros felices de tener con quien beber, porque beber solo es muy triste.
Mientras nos secamos es irremediable que algo de agua se caiga fuera de nuestro alcance y del de los demás, y ese desperdicio creara el jardín de nuestro entorno, el que nos rodee en nuestra vejez, cuando de nuestro interior solo salga ya un hilillo de liquido que apenas llega para auto-sustentarnos. Si el agua de vida que manamos ha sido de calidad la derramada habrá creado en la tierra que nos sujeta un jardín, según nuestra calidad (humana) un jardín mas o menos bello, o habrá creado un zarzal, o como decía mas arriba, hemos podido crear a nuestro alrededor un barrizal, un lodazal, o un pútrido y fantasmagórico pantano.

Al final depende de nosotros mismos, hoy siento que aun mano mucha agua, y creo que he desperdiciado demasiada, aun estoy a tiempo de que mi entorno, el paisaje de mi futuro tenga al menos alguna que otra flor que de color a los días en blanco y negro que seguramente me esperan, de crear un jardincito, sin grandes pretensiones, un lugar soleado y con flores que den color y olor a mis días futuros, para que no me sienta demasiado solo.
Espero tener la calidad humana suficiente para ser capaz de compartir mi agua, mi liquido, mi elixir con la gente importante, la gente que me importa, la gente que quiero o puedo llegar a querer, y sobre todo la gente que quiera beber conmigo.
Este post esta dedicado a la gente que me importa, ellos imagino que saben quienes son, los que vienen a beber un trago de mi licor, y a todos los que me soléis visitar en este rincón, y que día a día siento que gustáis de echar un trago conmigo, y que os estáis convirtiendo en importantes comensales a mi mesa.
Un sincero saludo a todos y perdón por la txapa... (Me he puesto tonto hoy)









6 comentarios:

  1. Con estos tres temas que has puesto para dornar el post, estás más que perdonado. Ja,ja,ja.
    Dí que sí...escribe sobre lo que te plazca. Faltaría más.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. A veces estamos demasiado ensimismados observando nuestro propio jardín y olvidamos que el "agua " es un bien común que ofrece sus mejores "benificios" si es compartida ; preciosa entrada ; Saludos !

    ResponderEliminar
  3. Buscar las fuentes es un ejercicio muy saludable para aliviar el espíritu. Brindemos. Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Qué entrada más bonita y cuantas verdades...
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  5. Es de generosa humanidad esta inquietud que nos has posteado Adisson y precisamente este blog sirve para que puedas soltarla y nosotros beberla, en mi opinion el liquido que desborda esta herramienta es de excelente calidad y espero podamos brindar juntos durante mucho tiempo.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Rockland: Claro por eso las puse al final, para evitar el linchamiento ja, ja, ja...
    A veces me dan estos ramalazos, que se le va a hacer, soy bastane transparente me temo...
    Gracias por pasarte colega.
    Saludos.

    Jesus: Eso es Jesus, que mejor que compartir con quien quieres lo mejor de tí.
    Me alegra que te haya gustado.
    Saludos.

    Johnny: ¡Por nosotros amigo!!!
    Abrazo...

    Flordeloto: celebro que te haya gustado, me salió del tirón, ya sabes, hay días que estas tocado y...
    Besos!

    Maurici: Asi lo deseo yo también amigo, esto no ha hecho mas que empezar...
    Un abrazo y gracias por tus palabras...

    ResponderEliminar