miércoles, 6 de junio de 2012

"Donosti era una Fiesta", By Bruce Springsteen - 02/06/2012

El sábado me desperté sobresaltado, por un lado los currelas de la fachada (sigue la obra en la fachada) habían anunciado que el sábado curraban para recuperar el jueves perdido por cursillo, por mi se lo podían haber tomado de descanso pero...me despertaron a golpe de soplete. Y por otro, me pasaba como a Barton Keyes en "Perdición", que yo también tengo un duendecillo en el estomago que ocasionalmente me molesta, una molestia familiar y querida pues indica buenaventuras venideras, además es un duendecillo bueno, no duele nada, es mas como... como hambre. si bien el personaje del film de Wilder tan extraordinariamente interpretado por Edward G. Robinson tenía un duendecillo que le avisaba de que algo no marchaba bien, que algún engaño le acechaba en su vida, el mío me indica que se aproxima un día de rock and roll del que entra por la piel y te tatúa el corazón con tinta de miel, dulcificando así todo tu ser al circular por tus arterias durante unas horas que serán inolvidables.
Fue por ello que me incorporé de un salto, quería ver el color del cielo, llevaban toda la semana augurando lluvias para el sábado, de momento todo en calma, calor, en el cielo y en el andamio junto al balcón, pues el operario, tocayo mio por cierto, estaba soplete en mano dándole a la tela asfáltica del que será mi renovado balcón.
Ni el desayuno, ni las cervecitas mañaneras, ni la posterior comida en casa de mis padres consiguieron detener el jugueteo premonitorio de mi enanito.
Autobús que llega con retraso, pero finalmente rumbo a Donosti, a Anoeta, en la mejor compañía posible, mi amigo/hermano y yo vamos al encuentro de viejos amigos, compañeros de fiestas, alegrías y tristezas, noches de soledad y soledades de bullicio, al encuentro de la mermada compañía de la voz y el corazón del Boss, al reencuentro con The E Street Band, y al encuentro de un estado mental, y un poco mágico también, que siempre se produce, no se si en mi cerebro o en mi corazón, al encuentro con el viejo Bruce, con el lector de almas a distancia, el hechicero de voluntades, el chaman de anhelos, el realizador de necesidades armado con una telecaster y unas cuantas toneladas de corazón caliente y vivo...
- Encantado de volver a verte Bruce, siempre es un honor pasar un rato contigo, cantando las cosas de la vida bis a bis, dando un repaso a nuestra juventud perpetua, e infelízmente dichosa.
Le costo una vuelta turística al autobusero alrededor de Anoeta pero al final desembarcamos en un mar de camisetas en las que Bruce, con E Street Band o sin ella, es el protagonista absoluto de los latientes y nerviosos, torpes y sincopados pechos de los allí presentes, las camisetas, esos uniformes que son un recuerdo de un bolo anterior, y quizás también un amuleto que te libre de todo mal, que te haga sentir lo que en aquel pretérito concierto en el que entre los espasmos de emoción compraste con los ecos del último bis aquella camiseta que hoy luces como si fuese la mas glamurosa prenda, en cierto modo lo es...
Cerveza, katxis a 9 € una pasada, aún así cayeron unos cuantos, "Un hombre no puede dejar de ser lo que es...", y empieza a llover, ¡Maldita sea!, al final nos vamos a mojar, paraguas, chubasqueros y sonrisas nerviosas hacen frente a la borrasca, que no tiene ninguna facha de querer dejarnos disfrutar del bolo en secana felicidad. Se va oscureciendo el cielo, los rayos lo iluminan alternativamente, cuanto, de repente, tras un trueno mas fuerte de lo normal, las luces se apagan, el escenario empieza a vibrar, se nota la vida en las tablas, sé siente ese animal invisible que siempre hace notar su presencia en las sienes de los allí reunidos cuando un concierto de rock and roll esta a punto de empezar y... Bruce Springsteen aparece en el escenario, rugido en Anoeta, emoción, lágrimas y algún labio temblando de emoción que no atina a decir lo que siente... el enanito se ha retirado... hasta la próxima querido compañero, anticipo de dichas...
Y empieza el concierto, "Who'll Stop the Rain" despierta sonrisas en el público, se la nota poco ensayada, suena dubitativa, igual que "We Take Care of our Own" ,,,,, estamos empezando.
Cuando empiezan a sonar los elegantes y energéticos acordes de "The Ties That Bind" la banda esta ya en inercia, el soul hace pronto su aparición, vientos, una voz negra, soulera, que da la replica a un Boss que canta como nunca y vive el rock como siempre... como siempre. "My city in Ruins" o "Spirit in the Night", dos momentos muy diferentes de la carrera del jefe, uno en un momento de reencuentro con su banda de juventud, la otra antes de formar tándem con esa banda, ambas llevan soul en los recovecos de sus entrañas, ambas emocionan.
El profesor Roy Bittan toca como nunca, o como siempre no lo sé. Su piano suena como tiene que sonar, suena a finales de los setenta, suena a partida de dados en un callejón una tardenoche de verano tras el curro en NJ, suena a juventud. Momento Darkness, mi disco por encima de todos los demas, "Adam Raised A Cain" suena arrastrada por souleras intenciones y "Badlands" suena... ¡como sonó Badlands!, luminosa, elegante, como una dama de sociedad el día de la puesta de largo de su nieta, orgullosa, emperifollada, hermosa.
Llovía, pero no importa, también llueven sentimientos a cada canción, "The Land of Hope and Dreams", pasó un poco desapercibida y "Working on the Highway" dejo un regusto dulce y fresco en las bocas y llega "The River", nunca la escuche tan sentida, tan contenida, hasta el público la canto con contención, como, para no estropearla, con el mundo teñido de azul, con Bruce dejando que la música lleve el rumbo, con la gente siguiendo, sin las manos en el timón, la inercia de una nave a la deriva, el momento que mas viví del bolo...
Bises, "Born in the USA" y "Born to Run", con las luces del estadio encendidas como siempre, la gente ahora es feliz, "Donosti era una Fiesta", que no París, el sábado era Donosti. Y la fiesta se transforma en homenaje, Big Man se hace presente en la memoria de todos, lo ha estado durante todo el concierto pero ahora... "Tenth Avenue Freeze-Out"... y desde el escenario, desde las pantallas, esas pantallas que son muchas veces el escenario en si, desde ese escenario que fue suyo en tantas noches como aquella, aparece Clarence, mirándonos diciendonos hasta la vista, Nunca será lo mismo sin el...
Ya en la calle, se empieza a notar el agotamiento, los últimos saltos con "Dancing in the Dark" me dejaron las piernas resentidas pero no importa, camino a Bilbao, y aquí mi agradecimiento a la gente de Point Black por no dejarnos en tierra, pues como no podía ser de otra manera mi hermano y yo nos equivocamos de lugar de quedada y nos tubieron que llamar para ver que pasaba, gracias por esperar.
Y en la cama el sueño se mece con las melodías aún jugando en mi cabeza, aún preguntándome si todo aquello fue cierto, si Bruce estubo con nosotros una vez mas, un poco con cada uno de nosotros, si, fue cierto, y... lo hemos vivido, lo hemos vivido.





14 comentarios:

  1. Buff, conciertazo. Muy buena reseña, con el corazón, como deben ser. Me hubiera gustado asistir también a este concierto. Saludos Addison.

    ResponderEliminar
  2. Excelente crónica Addi, parece como si hubiera estado allí contigo....

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Qué grande, y qué bueno que pillaras la foto con los ojos del Big Man. Impagable.

    ResponderEliminar
  4. Joer, amigo, qué cronica más guapa, eso es pasión. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Últimamente, el Boss llena y llena posts. Por algo será. Me gustaría verlo en alguna ocasión, para comprobar lo que contáis de sus conciertos.

    Bonita entrada, amigo. Directamente desde el corazón. Mola.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Lo que mueve la pasión!,es como si hubiera estado allí en el concierto.Me alegro de que hayas disfrutado.Besos!

    ResponderEliminar
  7. suscribo los comentarios, crónica magistral, es que cuando sale de dentro...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Chals: Ojalá hubieras estado bajo la lluvia, gozando con ese The River o ese Badlands, yo estas cosas las vivo así, con corazón...
    Un abrazo.

    TwoHeadsOneBrain: Te digo como a Chals, ojalá hubieses estado allí con nosotros, todo llegará, todo llegará...
    Un abrazo tio.
    Me alegra que te haya gustado.


    Red River: La verdad es que la foto la cazó mi hermano, yo no estaba para fotos en ese moemento con toda la emoción, es chula chula la foto, por eso he querido ponerla, para que la veais.
    Saludos.

    Johnny: Esta hecha con pasión, o eso he pretendido, si te ha gustado pues no sabes cuanto me alegro.
    Gracias Johnny...
    Un abrazo.

    Evánder: El Boss en directo es otra historia, creo que es imposible que no impresione, intentalo la próxima vez, ese es mi consejo.
    Gracias amigo, desde el corazon esta hecha.
    Abrazos!

    Flordeloto: La pasión es una de los ingredientes imprescindibles para disfrutar de cualquier cosa en la vida, si que disfrutamos y de lo lindo.
    Gracias y un beso.

    Chupi: Cuando sale así, sale así tío, yo celebro que os haya gustado, me alegra mucho leer vuestras palabras...
    Gracias por pasarte Chupi.
    Un abrazo tío.

    Gracias a todos por vuestras palabras y por opinar, el bolo fue la pera, Bruce en vivo es la poya. Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  9. Aquí el acompañante.
    Creo que no se puede explicar mejor lo que vivimos allí, así que sólo decir que me lo pasé como nunca, o como siempre que el Boss y su banda están sobre el escenario.

    Hermano, esta es otra noche que dentro de muchos años, con una birra en la mano, recordaremos y nos sentiremos inmensamente felices de haber compartido.

    Y un apunte que me ha hecho darme cuenta de algo que parece una bobada, pero que no lo es en absoluto: tengo 4 camisetas del "jefe" y cuando abro el cajón, si tengo buen día no lo dudo, me acompaña, pero ante un mal día pienso: "no, hoy no".

    En fin, se que se ha convertido en una noche lluviosa (hasta eso tuvo su encanto especial) e inolvidable.

    Gracias amigo/hermano por este post, que hasta me ha emocionado (y no soy de los que se emocionan fácilmente).

    Un abrazo,

    Arthur

    ResponderEliminar
  10. Arthur: Anda coño, lo de las camisetas no sabía yo, por cierto te dejaste en casa la del Born To Run.
    Fué un gran bolo y una gran noche de rock, otra mas... madre mia ya tenemos unas cuantas en el coco eh...
    Pues nada kp, la próxima el ARF, después el Getxo&Blues y después John Hiatt y Dylan... esto no ha hecho mas que comenzar
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Ya te digo, joder, es que ahora viene una época de altísmo nivel.

    Que ganaaaaaaas!!! Ya va quedando menos hermano y creo que la siguiente si todo va bien, será estar ante Blue Oyster Cult...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Arthur: Ahora viene lo mejor de todo, los bolos, uno detrás de otro...
    Si si, hay que estar con Blue Oyster Cult...
    Abrazo...

    ResponderEliminar
  13. Me has hecho recordar el concierto de Barcelona en el Estadi Olímpic el 17 de mayo.
    Creo que el momento en que vi que tocaba "Prove it all night" con la versión del 78' no me lo acabé de creer hasta que lo vi en el vídeo que grabé.

    En general, el concierto, como tú dices, una pasada. Todos y cada uno de ellos son inmensos, grandes músicos.

    The wire y Boardwalk empire, conocidos asiduos. Imagino que viste la segunda temporada de este último y que te gustan las pelis de Scorsese..

    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Anna K: Bienvenida Anna K a tu casa, cuando quieras.
    Los bolos de Bruce son como una losa para la memoria, pesan mucho, de tantos momentos geniales y emocionantes que tienen, ademas todos tenemos ciertos temas que nos pegan un arañazo en las entrañas, y verlos ahi, con el boss tan cerca, es para vivirlo, te comprendo muy bien, he visto ya muchas veces a Bruce y siempre salgo emocionado, es increible.
    Yo le ví en el estadio olimpico de Barcelona en 2004 y creo que es el mejor concierto que le he visto.
    The Wire es la pera, pedazo de serie, y Boardwalk Empire es buenísima también. Scorsese... es uno de los mas grandes directores de los últimos 40 años, aunque sus últimos 10 años, a parte de infiltrados no me dicen gran cosa, pero hasta uno de los nuestros es una deidad.
    Gracias por pasarte y hasta pronto.
    Un beso.

    ResponderEliminar