viernes, 22 de junio de 2012

Azkena Rock Festival - 2012, Sábado - 16/06/2012 - Vitoria Gazteiz. Ultimo día, conclusiones.


Y por fin llegamos al sábado. después del imperdonable desayuno, por fin pasé de la tortilla y me decante por una sencilla tostada, y de dar un paseo por Vitoria, mi hermano y yo nos encaminamos a la plaza de la Virgen Blanca dispuestos a tomar unas cervecitas y disfrutar del show que tenía preparado el alemán Dick Brave & the Backbeats.
La predicción meteorológica anunciaba cambio y ya se veía venir a la hora del bolo en el corazón de Vitoria aunque el amigo Dick Brave consiguió pronto que pasásemos del tiempo y nos concentremos en disfrutar de su vitaminado rockabilly de factura clásica que nos hizo disfrutar con su optimista actitud y vocación de entretener, divertida y agradable mañana una vez mas en el bolo de la Virgen Blanca.
Comida en el restaurante de todos los años, este año no hubo que esperar cola como los precedentes para sentarse, la verdad es que este año apenas ha habido colas, la crisis de los huevos. Un café en una terraza y prontito para Mendizabala que hoy lo bueno empezaba pronto, muy pronto.
Y nada mas pisar las instalaciones Azkeneras al escenario 2-Adam Yauch a esperar que los hermanos Dickinson hicieran acto de presencia ante el respetable que en buen número les esperaba. No se hicieron esperar y a la hora señalada empezaba el bolo. Desde los primeros acordes a golpe de Gertsch se intuía que la actitud de Luther Dickinson no tenía nada que ver con la que el día anterior mostró su compañero de los Crowes Rich Robinson, Luther, armado con una sonrisa y un curioso surtido de guitarras a cual mas extraña, y acompañado por el poderoso ritmo que su hermano Cody ponía a todos y cada uno de los temas, propios o versiones, que iban desgranando con virulencia guitarrera, genuino sabor americano y perfección de maquina de vapor, como aquella que movía los míticos y hermosos barcos de su querido Mississippi, al que recurren con orgullo nada disimulado y que en parte es culpable de ese duende sureño que empapa cada interpretación del, ayer, dúo. Ni se noto la ausencia de un bajo, tan completo fue el buen hacer de Luther a las seis cuerdas y de Cody a las baquetas, aires húmedos provinientes del Delta del Mississippi que nos transportaron a las cálidas orillas que en tiempos recorría Tom Sawyer y su inseparable Huckleberry Finn. Gran recital que como suele ocurrir en estos festivales se hizo corto, cortísimo y que nos dejo con ganas de mas guitarras, mas ritmos indómitos y mas sonrisas de los hermanos Dickinson, brillantes.
De Frank Turner se dice que su música es Folk-punk, bueno etiquetas raras al margen, a mi el tipo me gustó, su folk es interpretado con una energía inédita en este acústico estilo musical y su simpatía en el escenario hace de él un tipo atrayente y gracioso, echó el resto y ofreció buenos momentos de hiperactividad musical y gestual sobre las tablas del escenario principal de Mendizabala, con una solvente banda que responde al nombre de The Sleeping Souls. Mas que correcta actuación y un nombre que habrá que tener en cuenta de ahora en adelante.
Este bolo hizo que nos perdiésemos el de Sallie Ford and the Sounds Outside, he oído hablar bien del concierto y de Sally, nuevamente los solapes haciendo estragos.
Y pasadas las 20:00 horas el que aparecía por el escenario 2 era M. Ward, quizás el concierto que mas ganas tenía de degustar en este ARF-2012, y debo decir que no me decepcionó, justo es decir que este artista es para verlo en sala, en un espacio íntimo, como intima es su concepción musical, concepción de sonido esponjoso, voz meliflua y musicalidad delicada y frágil en apariencia. Desgloso varios temas sin solución de continuidad de sus últimos discos, y lo hizo con una clase grandiosa, manejando la guitarra con sabiduría y talento, fraseando como si estuviese en un salón ante la aristocracia (y así era), pulsando cada inflexión que la melodía le permitía y demostrando una personalidad musical impresionante, no era el lugar idóneo para el y lo sabía, aún así salió airoso del quite, la próxima en sala, donde promete ser difícilmente batible en lo suyo, un bolo delicioso, desubicado pero delicioso.
Llegaba el momento de Lynyrd Skynyrd, los solapes hicieron que nos perdiésemos a Lee Fields & The Expressions, una desgracia tener que elegir entre artistas de esta calidad, elijas a quien elijas pierdes, no quiero ser pesado, pero esto de los solapes es para que se lo hagan mirar con urgencia.
Cuando aparecieron los caballeros del sur en escena ya nadie pensaba en los ausentes, allí estaban los Skynyrds, lo que queda de ellos, lo que hay. Y claro, una banda apoyada por un repertorio así no puede, no debe fallar, y no lo hicieron, ignorando casi por completo sus últimos lanzamientos discográficos, poco interesantes y frustrantes, tiraron de clásicos y la gente se dejo llevar por la corriente de esta legendaria formación, que ha decir la verdad sonó como se le supone, sin centrarse en esas actitudes heavys de las que a veces han abusado y haciendo que su música sepa a lo que tiene que saber... a licor de zarzaparrilla y mazorca de maíz. Emoción en "Simple Man", desbocado ritmo en el fogoso riff de "I Ain't the One", disfrute en el country cervecero y bailable de la extraordinaria "Gimme Three Steps" y todos a rockear con "Call Me The Breeze" versionando al gran J.J. Cale. Y aún quedaba el momento para la historia, el momento que no te puedes creer que estas viviendo, el mundo se detiene con los primeros acordes de "Sweet Home Alabama", y  ¡A cantar! y ¡A Bailar! y ¡A Vivir! que estamos ante un himno, estamos ante lo que nos hace ser mas felices que al resto, estamos ante la esencia pura del rock and roll, ante la bárbara dictadura de su ególatra postura de altiva grandeza musical, y sin tiempo para recuperarte llega "Freebird", con su melodía de ensueño, y con ese punteo que te hace perder el sentido de la correlación musical, y miras al cielo, Ronny desde allí, entre las nubes, dirige la orquesta de desharrapados trovadores sureños mas grande de la historia, con permiso de ABB y alguno mas, (algún día veremos a la hermandad del sur), y de repente todo se acaba, dolorosamente bello como empezó con aquel "Workin' For MCA" hace poco mas de una hora... tan corto, tan intenso....
Todo Mendizabala hablando de los Skynyrd, todo el mundo sonriendo, todo el mundo pleno, la invencible grandeza del rock and roll, la fertil semilla de felicidad que crece en los corazones de todos los que hemos sido tocados por esta maldición llamada música, música en vena, en arteria, en pliegue cerebral.
My Morning Jacket apareció en el escenario con su propuesta de evidente calidad e incuestionable personalidad, no me concentraba en sus sonidos, Freebird aun hacía mella en mi interior, y para que engañarnos el rock progresivo nunca ha sido lo mío, resumiendo que presentamos nuestros respetos a los de Louisville y nos fuimos a comer algo.
Y mientras nos envenenábamos con un aciago bocadillo nos tropezamos con un sonido que venia del escenario 3 y que nos condujo hacia el como himnotizados, se trataba de la banda The Union, otras victimas de los solapes, y que estaban dando un bolo de contundente, guitarrero y elegante rock, con un sonido que por un lado mira hacia el hard rock y por otro al blues, con un aire a "British Pop" que en conjunto me estaba interesando, y mucho. Lo terminamos de ver con atención y un poco flipados, pues no teníamos ninguna credencial de esta banda y nos interesaron mucho, a investigar se ha dicho.
Y por culpa de The Union llegamos tarde al escenario 2 donde Hank 3 estaba en acción, pero lo que habia allí, aquello era la fiesta del pueblo en plena verbena, la carpa hasta atrás, imposible entrar allí, o al menos imposible con mi edad actual, el personal bailando al ritmo de "Rebel Within" y el controvertido Hank, sonando con energía y rabia, realmente bien, pero era imposible verle, estábamos a un kilómetro del escenario, no se oía casi, era una pena...
Le propuse a mi hermano acercarnos al escenario 3 a ver a Charles Bradley and His Extraordinaires que el no pudo ver el día antes en la Virgen Blanca, y para allá que nos fuimos, yo repitiendo, Arthur debutando, y Mr. Bradley reiterando íntegramente el bolo que diera un día antes, nuevamente fantástico.
Una vueltita para ver que hacían The Darkness y sin esperar mas dimos por finalizado el ARF-2012, con pena pero con buen sabor de boca, pues el sábado, que estaba señalado en rojo en el calendario no decepciono y nos dejó en el recuerdo un buen número de momentos inolvidables, de estremecimientos con carnes de gallina y lágrimas acercándose a los abismos de las cuencas temblorosas de emoción, de risas, de cervezas, de gusanillos haciendo de las suyas en las tripas y de buen rollo general entre los freakys que allí nos concentramos un año tras otro como si de una peregrinación se tratase, el año que viene mas y mejor, si Dios, quiero decir, y Elvis, Jimmy, Buddy, Rory, John, George, Graham, Janis, y todos los demás quieren.


Y como colofón que mejor que una listita con los 10 bolos que mas me han gustado de esta edición, yo no soy muy de listas pero... que coño!!! son entretenidas, allí va...

  1. Israel Nash Gripka: Impresionante artista dotado de una musicalidad tremenda y con un estilo limpio y bello, un Neil Young moderno.
  2. North Mississippi Allstars Duo: Tremendos y raciales los hermanos Dickinson, inundaron la seca Vitoria con los aires manchados de salitre del Delta del Mississippi.
  3. M. Ward: Se impuso en un territorio hostil, y lo hizo con sus armas, talento, clase, personalidad y temas de autentico perdón, le espero en sala...
  4. Lynyrd Skynyrd: O lo que queda de la leyenda, momentos para el recuerdo eterno, sollozos del alma ante la grandeza de una música que hiere, a pesar de todo, inolvidables.
  5. Charles Bradley and His Extraordinaires: Por alma, voz, entrega, ternura y capacidad para soñar, emocionante bolo en la Virgen Blanca.
  6. Status Quo: Maquinaria perfectamente engrasada para hacer rasgar esas guitarras que nos vuelven locos, mas de 45 años tienen que valer de algo, míticos.
  7. Pontus Snibb 3: Por sonido, actitud, ritmo y descaro rockero. Nos trajo a los ZZ-Top a Vitoria y nos enseño la otra cara de AC/DC, enérgico bolo bajo el sol, que tubo que rendirse ante Pontus.
  8. Blue Oyster Cult: Demasiado pronto llegaron y se marcharon, pero... el que tubo... retuvo
  9. Twisted Sister: Porque el rock and roll tiene muchas caras y muchos estados de animo, Dee Snider hace de su capa un sayo y en el mete a todos los que se atreven a acercarse a su propuesta y dejarse llevar por su enérgico e hilarante Glam-Metal, eso también es R'n'R.
  10. The Screaming Tribesmen/The Union: Dos bolos excepcionales que me dejo medio en el tintero por culpa de los solapes, creo que no los disfruté completamente por motivos ajenos a mi voluntad, llegar tarde, con el concierto empezado, en el fragor interno del bolo que acaba de terminar hace minutos... una pena, creo que ambos fueron momentos mejores de los que yo conseguí captar, y me jode.

7 comentarios:

  1. Pues un placer haber leído este seguimiento de tus experiencias por el Azkena. Ese Israel Nash Gripka me lo voy a apuntar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me j**e haberme perdido a los North Mississippi Allstars Duo y mas si me los pones tan altos en tu lista!Bueno no fui este año, pero gracias ati y a otros es un poco como si hubiese estado!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Volveremos a disfrutarlo.
    Preparando el año que viene...
    Y sí, un gusto habernos visto, aunque quedaran pendientes algunas cervezas!

    ResponderEliminar
  4. Bueno, ese día el plato fuerte era Lynyrd Skynyrd o lo que queda de ellos. A Hank III también no me lo hubiera perdido peor por lo visto acabo ahciendo metal-doom-hardcore o como lo quiere llamarlo y jodió un poco la fiesta.
    Por lo demás, NMAS sigue haciendo buenos bolos y el resto los desconozco.

    Gracias por informarnos a los que no pudieorn estar. el año próximo intentaremso estar presentes, si hay buen cartel.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Johnny: Seguro que te gusta, es un auténtico crack, muy bueno.
    Buen fin de semana amigo.

    TSI-NA-PAH:Me alegra haberte hecho vivir un poco el festival amigo, de verdad estubieron geniales, de lo mejor, para mi claro.
    El año que viene habra mas y seguro que mejor y nos vemos por allí.
    Un abrazo.

    Red River: En el próximo bolo esas cervezas caén como hay Dios tío. ¿M. Taylor?, ¿John Hiatt?, ¿Bob Dylan?...
    Buen fin de semana.

    Rockland: El sábado molo mucho el día la verdad. Ojalá el año que viene motive mas el cartel y la gente se anime y nos veamos allí.
    Un abrazo master.

    ResponderEliminar
  6. De nuevo, coincidimos en casi todo hermano.
    Lynyrd Skynyrd un sueño cumplido, NMAS me llevó a la rivera del río y me hizo disfrutar de lo lindo, Charles Bradley me enterneció y llenó de Soul (y Funky) y The Union me supo a poco, así que habrá que investigar.

    Como conclusión, Israel es el descubrimiento del Festival y buen sabor de boca ante un programa que generaba dudas.
    Eso sí, cuento con un cartel muy mejorado para el 2013.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Arthur: A mi este dia me parece de lo mejor que hemos visto en este festival, y la pena es que nos perdimos gente buena por los solapes de los cojones, al final no ha estado nada mal este ARF-2012.
    Abrazos...

    ResponderEliminar