sábado, 26 de mayo de 2012

Joder Aretha ... ¡Que cosas me dices!!!

La última semana ha sido una pequeña travesía por el desierto de la vigilia, vamos, que he dormido entre poco y muy poco, en parte por culpa del trabajo, (bendito sea), y en parte por motivos domésticos, una reforma en la fachada que no dudo en considerar inoportuna además de no muy necesaria, encima cara, pero se votó y... ¡Eso de la democracia no siempre mola!
Encima nuestros valerosos pero jóvenes, quizá demasiado, muchachos del Athletic nos volvieron a hacer mudar de color nuestros rostros y nuestros corazones, la ilusión en que vivió Bilbao y pueblos aledaños durante esta semana ante la final de la copa, ilusión que se veía en las sonrisas de felicidad de los niños, que no se quitaban la camiseta rojiblanca ni para ir a la ducha, el semblante de orgullo de los padres, la expresión de optimismo de las madres y lo mejor, el popurrí de todo esto, que brillaba como el astro rey, que emanaba de los rejuvenecidos semblantes de nuestros mayores, ilusionados como niños, orgullosos como hombres y optimistas como las mamas que quieren la victoria de los nuestros tanto o mas por los suyos que por el equipo, la ciudad o que por ellas mismas... Los mayores estaban totalmente emocionados... Llego el Barça y nos puso firmes en un ratito, otra decepción al saco... pero eso si, que nos quiten lo bailado, los niños ya han dejado de llorar y en nada estarán de vacaciones, coreando los nombres de Iraola, Llorente, Javi Martinez o Ander Herrera mientras juegan al fútbol en el patio de la ikastola, cerrada por vacaciones, tiempo tendrán de vivir otras finales, desde otro prisma diferente al de niño.
Y empezaba el fin de semana con decepción, esperada, pero decepción, pero a mi me quedaba un As en la manga, hoy los currelas de la fachada no tenían tajo, así que podía dormir, dormir hasta cansarme, hasta que la cama me echara de su interior, harta de soportar mi peso y mi pereza, y eso me daba un hálito de esperanza entre los vaivenes de la decepción deportiva de la noche del viernes.
Pero cuando es de que no, es de que no, y primero el teléfono fijo, sonando una vez tras otra...
-¿Siiiiii?
-Hola buenos días, quería cita con Telmo por favor, es urgente...
-Creo que te equivocas ¿eh?
-¿No es la clínica Dental Vital???
-No, lo siento.
A la cama, no pasa nada, aun son las 9.
Lo siguiente fue el móvil, esta en la cocina, pero joder suena como si estuviese en la mesilla de noche, ni puto caso, no me levanto, ya parará. Media vuelta y a sobar.
¿Y ese ruido?, voy a pasar de el, como que no lo escucho... Hay que joderse, en pocos segundos mi sentido del oído estaba en alerta máxima, concentrado en complot con el cerebro en descubrir que era ese ruido, como de motor, los martillos de los obreros no pueden ser, hoy no venían... ¡Ah coño! ya se, el vecino del chalet, que esta con el cortacésped, ¡la madre que lo parió!... no tendrá el tío días para cortar el césped al cabo del año.
Consigo dormir o algo parecido, cuando de repente, el sonido típico de los mensajes de móvil... Ahora si que la hemos hecho buena, al no abrir el mensaje este volverá a recordármelo mediante la estúpida señal auditiva cada 2 minutos, hasta que, o bien se agote la batería, atienda el mensaje o destruya el móvil en un ataque de ira, tan justificado como oneroso en último término, solo queda levantarse y solucionar lo del móvil, que deje de hacer temblar los cimientos de mi descanso cada 120 segundos...
Que cimientos ni cimientos!!!, abro la puerta y descubro que el sol ha tomado al abordaje la sala y la cocina de mi casa, es decir la cocina americana, nombre hortera donde los haya para describir esa estancia tan diáfana, (otro palabro bueno), el mensaje era de publicidad del operador... ¡Santo Dios!, esto es una maldición, no duermo esta semana.
Pero, ¡como mola el solete registrando hasta el último rincón de mi casa!, venga Adi, una duchita, un buen desayuno y como nuevo... mañana es otro día, otra oportunidad de gandulear en la cama hasta bien entrada la mañana, rozando incluso el mediodía...
Antes de meterme en la ducha, preparo todos los elementos del desayuno, cereales, leche, galletas, biscotes, mermelada, mantequilla, y un sobre de café vienés de esos de muestra, que si bien es cierto que esta bueno, no lo es menos que resulta empalagoso y que te deja el estomago saturado durante un buen rato, pero que coño, hoy es sábado y el sol brilla... de momento.
¡A la ducha!, no me apetece nada ducharme solo, pero es lo que hay, bueno, hay otra opción, echar mano de alguna de las damas que me hacen compañía de vez en cuando, igual consiguen que se me pase la mala uva que me ha provocado la abalancha de acontecimientos que han dado al traste con mi mañana de sueño, esa que con tanta ilusión tenía planeada.
Elijo una del montón, la elegida es la gran Aretha. Es recibida con una sonrisa de agradecimiento por el equipo, que brilla de agradecimiento por el alimento que le doy en forma de CD y por el sol que le da de lleno, le doy al PLAY y me voy la ducha.
El agua cae, bailando al ritmo de "Respect", agua caliente como el incandescente ritmo de esa obra impoluta de la Franklin, el jabón lucha con el agua por no desaparecer, por no irse por el desagüe, -¡espera que acabe la canción!, implora, es el momento saxo y quiero bailar al ritmo de los metales... Mi amiga vuelve a la carga, los coros cantan otra canción, Aretha se queda sola, el champú llena mi cabeza, lo quito de los oídos, no quiero perderme ese final trepidante, la cosa mejora, me siento mucho mejor...
Me seco balanceado por "Drown in my Own Tears", Aretha, el piano, el ritmo de jazz, la belleza... paso de afeitarme, lo necesito pero no me apetece, el viento y los coros me animan a tomármelo con calma... !A desayunar!, Schisssss! no hagas tanto ruido maldito microondas, Aretha esta cantando como nunca esta mañana, el sol brilla menos que antes de la ducha, no importa, ahora la dueña de la casa es la mágica voz de Aretha...
Empiezo a desayunar, lo primero los cereales, de repente me quedo quieto, con la cuchara de Corn Flakes en la mano, que oigo... ¿Como?, ¿Que me dices?, ¡Madre mía!, juraría que me lo dice a mi, solo a mi, nunca me había dicho una señora algo así, pero es genial oírlo de tu voz celestial, susurrante, enamorada...
"I Never Loved a Man (The Way I Love You)", ¡Joder Aretha que cosas me dices"...
El desayuno esta de muerte, me esta sentando de miedo, no pares Lady Soul, sigue alegrándome la mañana, sigue haciendome soñar, haciendome sentir, haciéndome parecer con tu voz, tu duende, tu fuerza escondida en ese sensible sentimiento combativo, y yo quería dormir... ¡Con lo bien que me siento ahora!, mecido en los tiernos brazos de la voz de mi Aretha...
¿Sabeis que os digo?, que me quedo aquí hasta que acabe este disco maravilloso que me ha hecho tan feliz esta mañana que empezó maldita y que se ha convertido en bendita... ¡Que cosas me dices Aretha!
Que paséis un feliz sábado!!!











14 comentarios:

  1. Como bien dices bendito sea esa falta de sueño por trabajo!Hay que no duermen de no tenerlo!!!
    A mi me gustan esos dias ajetreados!!Es que ya o tengo muchos!Por eso seguramente.
    En cuanto a Aretha siempre le canta a uno solo, te lo esta diciendo a ti y solo a ti, aunque la escuches acompañado de 1000 personas, es lo que tienen los grandes!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Cuando las cosas se tuercen más tarde o más temprano siempre aparece alguien, una situación o una canción que lo pone todo en su sitio.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. La música es a veces ese madero al que nos aferramos tras el naufragio, y si ese madero tiene forma de mujer, pues miel sobre hojuelas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Pocos asideros mejores se me ocurren que la incomparable Aretha.
    Fantástico (y "doméstico") post, un abrazo Addison.

    ResponderEliminar
  5. Las mañanas de Aretha!
    Que bien escribes Addison,leer y encontrarme ahí, duchándome, desayunando y escuchando a Lady Soul

    ResponderEliminar
  6. Nadie mejor que Aretha para amainar tu entuerto con la tecnologia ,el cansancio y la frustracion futbolera mi amigo De Witt
    Un abrazo y dale duro al colchon el domingo jejeje

    ResponderEliminar
  7. Qué gusto, Addison, tío, me parecía estar contigo en la ducha (con respeto, eh, que diría Aretha, ja ja ja).

    Ya viste mi reseña hace poco, es una artista extraordinaria que te canta a ti, como bien dices.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. TSI: Me entristece mucho ver como esta mucha gente pasandolo tan mal, es una puta verguenza que la gente no tenga la oportunidad de ganarse la vida con su trabajo, de forma digna, creo que estoy bastante concienciado con el tema y me irrita, creeme que siento mucho tu situación, ojalá se solucione lo antes posible y vuelvan esos malditos días ajetreados, te lo digo de corazón amigo...
    En cuanto a Aretha me ha solucionado el fin de semana, era tan, tan grande...
    Genial desayunar con ella.
    Un fuerte abrazo.

    Victor Hugo: La verdad es que así suele ocurrir tío, por suerte asi suele ocurrir.
    Saludos!

    Angel: Y si esa mujer te canta al oído como lo hace Aretha, el tema ya no tiene nombre...
    Nosotros si que sabemos.
    Un abrazo!

    Agente Cooper: Un sonoro y delicioso asidero.
    Gracias amigo, y porque no me has visto cocinar delantal en ristre ja,ja,ja...
    Un Abrazo!

    Joserra: Cura, cura... fijate que 24 horas después, ahora mismo sigue sonando en casa...
    Hasta pronto tío!!!

    Maurici: Muchas gracias Maurici, tu que me lees con buenos ojos, celebro que te haya gustado.
    que conste que todo es verídico eh!!!
    Gracias por pasarte y opinar
    Un saludo afectuoso.

    Luther: Como dice el maestro Joserra: Aretha cura, al final en lugar de pegarme la mañana del domingo durmiendo, me metí ayer prontito en la cama y hoy he madrugado (me encanta madrugar), pero me he pegado 10 horazas sobando del tirón, estoy nuevo.
    Ya se me va pasando el disgusto de lo de la pelota.
    Un abrazo master!!!

    Gonzalo: El respeto se da por supuesto, que ademas mi ducha es muy pequeñita y los tres no se si cabríamos ja,ja,ja...
    Ayer recordaba cuando escribía tu fantástica reseña, es una cantante-hechicera maravillosa.
    Feliz domingo...
    Un abrazo!!!

    Al final ayer me meti pronto en la cama y he sobado 10 horas del tirón, así que hoy he podido levantarme pronto, luce el sol, sigue sonando en casa Aretha, y en nada me voy a la calle a vivir el domingo.
    Feliz domingo a todos!!!

    ResponderEliminar
  9. ....y la música amanso a la fiera que estaba despertando dentro de ti, amigo Addi. That's Life. Grande y poderosa Aretha.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Me he reido mucho con la entrada,parecía que estaba ahí contigo pasando insomnio e incomodidades,el desayuno nutritivo y hasta disfrutar de la voz de esa gran cantante.
    Eso sí que es ser positivo,lo demás son tonterías,nene.
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  11. Cuando el fútbol no da alegrías, Aretha no falla para cambiar el chip. Abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Aretha es como un sol que curra todas las incomodidades del día. Eso es el poder de la música y su magia.
    La copa para el Athletic no pudo ser. El Barça es mucho Barça pero por lo menos habéis transmitido ilusión a toda una ciudad y eso también vale. Otro año será sí o sí. A seguir creyendo.

    Saludos y a dormir, je,je.

    ResponderEliminar
  13. TwoHeadsOneBrain: Tenía un cabreo considerable cuando no dejaba de sonar el teléfono y con el cortacesped y demás historias, pero fue enchufarla y... todo cambió, me ha salvado el fin de semana.
    Un abrazo!

    Flordeloto: Y que le vas a hacer, si no te dejan dormir, pues mira, a desayunar y dormiremos otro día. Fue un acierto elegir a Aretha como compañera de desayuno.
    Besos!!!

    Johnny: El futbol este año nos ha dado muchas ilusiones, y eso es genial, pero al final nos ha dado también un par de palos, bueno, con nuestros amigos y amigas cantantes y por supuesto con los otros, todo se termina superando.
    Un abrazo Johnny.

    Rockland: La verdad es que ver a una ciudad soñando con ilusion es genial, y mas con la que esta cayendo, ha merecido la pena, otra vez será...
    Aretha ya lo dija Joserra, cura, la música muchas veces es el mejor antiviotico amigo.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar