miércoles, 25 de abril de 2012

Esa Intrusa Llamada Soledad, "Las Noches de Insomnio de Addison" (III)

Se dice que la soledad cuando no es elegida es una de las mas terribles compañeras de viaje que puede tener un ser humano, posiblemente sea cierto pero... ¿que quiere decir elegida?, existe la elección de la soledad, o existe la elección de querer estar solo, es que creo que no es lo mismo, ni parecido siquiera.
Me explico, querer estar solo es algo que se desea a sabiendas de que es una situación temporal, algo a lo que tu le pones principio y final, sabedor de que hay alguien esperando a que tu elección caduque, y vuelvas a disponer de la compañía de los íntimos, a desear compartirte todo tu con otros, siempre que no se te vaya de las manos no es algo tan peligroso, y además... creo que a todos alguna vez nos ha pasado, el querer estar solos, normalmente lo que queremos es no tener nadie a nuestro alrededor haciendo ruido, un ruido que no nos deje escuchar nuestro corazón, nuestra alma, nuestro cerebro... que queremos estar con nosotros mismos, hablarnos de tu a tu, a calzón quitado.
Pero la soledad... Eso me temo que es otra cosa, conviene no confundir entre varios tipos de soledad, pero la soledad, la soledad en bruto, es un tema peliagudo, terrorífico y triste para quien la padece, y muchas veces inquietante para quien la observa en acción desde fuera, alguien que esta solo termina haciendo mas ruido, y haciéndose notar mas que el mas mega expresivo de los seres, el mas chillón de los hiperactivos sociales que distorsionan el mundo con sus exabruptos, la persona que esta sola llama la atención precisamente por su densa, por su resinosa soledad, por ese desesperado y callado grito de ahogo que hace girar las cabezas hacia el solitario.
Pero como ocurre con otros focos de sufrimientos que alumbran al hombre, la soledad tiene el atractivo de la belleza intrínseca, una belleza que se hace palpable cuando la pasamos por el crisol del arte, de las letras, de las imágenes, de los fotogramas y como no de la música.
El cine nos ha dejado innumerables muestras de soledad en planos y frases memorables, en personajes que de tan solitarios emanan tal atractivo que difícilmente puedes no envidiarles su dorada soledad. Otros en cambio nos enseñan la imagen del dolor y el desasosiego a pesar de otros triunfos parciales en sus historias de celuloide, así Michael Corleone tras vencer a todos sus enemigos y consolidar su poder al mando del crimen organizado termina en la segunda entrega del Padrino sumido en la mas absoluta soledad, temido, que no respetado, por todos, pero amado por nadie, el último plano es la viva imagen de la soledad mas cruel.

Y esa presentación de heroica y erótica soledad, atractiva soledad, que supone el primer plano de Bogart en Casablanca, solo, tan solo, tan individualista, tan renegado a la confianza en otro ser humano que juega contra si mismo al ajedrez.

Y ¿Que me decís de ese final de Gilda?, tomando una copa con "Tio Pio" en el bar del casino, cerrado, con las luces apagadas, con las maletas hechas, antes de huir, de huir una vez mas, con todo perdido: amor, dignidad y esperanza... Y entonces Tio Pio lo dice, una frase lapidaria...
- Las cosas malas, siempre acaban en soledad.... Tiene razón.

¿Y la terrible muerte en total y espaciosa soledad de Charles Foster Kane?, y Joseph Cotten, viendo como la soledad es su única compañera, su única opción tras el paso firme, despreciativo y lleno de odio de Anna Schmidt, sin mirarle siquiera, rompiendo su esperanza en mil pedazos, dejándole solo, en el camino de cipreses del cementerio, en el frío Vienes...En esa poesía visual que es "El Tercer Hombre".

¿No sera la soledad, tan densa, tan opresiva que tiñe el cielo de rojo, la que hace gritar a la fantasmagórica figura que sufre perpetuamente en la obra maestra de Munch?

Gustavo Adolfo Becquer nos demuestra que la soledad no es solo privilegio humano, los objetos pueden ser también víctimas de esta blanca y fría dama del dolor:

Del salón en el ángulo oscuro,
de su dueña tal vez olvidada,
silenciosa y cubierta de polvo,
veíase el arpa.
¡Cuánta nota dormía en sus cuerdas,
como el pájaro duerme en las ramas,
esperando la mano de nieve
que sabe arrancarlas!
¡Ay!, pensé; ¡cuántas veces el genio
así duerme en el fondo del alma,
y una voz como Lázaro espera
que le diga «Levántate y anda»!

Y la música claro, como no, quizás de forma mas rotunda, mas entera y mas romántica que en ninguna otra disciplina, la soledad ha inspirado todo tipo de melodías de tono doliente, sufriente, evocador, y nocturno... la soledad por la noche es mas afilada, su corte es mas profundo, mas doloroso y su escozor mayor, las noches solitarias...





Estas soledades nocturnas contrastan con esas otras soledades mas diurnas, mas épicas y líricas... ¿Que puede volver mas loca a una adolescente que la solitaria rebeldía de un vástago del rock paseando con su Cadillac, o con su moto, bajo el sol de los neones, solo, fumando, desafiando al bullicio?





Y no faltan por supuesto las soledades amorosas, cuando el amor te abandona la soledad se confunde con la tristeza, con la desesperanza y con el dolor. ¿Por que resultará tan inspirador el dolor?, ¿será que hay que sangrarlo de alguna manera?, antes de que te envenene por dentro, y por eso la colección interminable de temas de soledad por desamor, de quejidos apocalípticos sobre soledades no soportadas que amenazan acabar con tu cordura...





Por no hablar del vaquero solitario, ese que recorre los senderos de su existencia solo, con su pensamiento, sin nada... o nadie, que perder, tan distante, tan atrayente, tan romántico...



La soledad ante el peligro, ante la ley, ante las adversidades... Son otro tipo de soledades, menos plásticas, menos bucólicas, quizás mas graves. Actualmente este tipo de soledad la esta experimentando mucha gente, gente sola, sola ante los ataques del banco, ese mismo que hasta no hace tanto era tu amigo, con quien podías contar, los ataques del gobierno, recaudador de ilusiones para convertirlas en beneficios para los mercados déspotas y también solos... Gente injústamente sola, que todos, crean un pelotón de cientos de miles de soledades, un pelotón también él solitario, abandonado a su suerte, a su soledad...




Otra figura, esta mas cruda, real u onírica no lo sé, es "Eleanor Rigby", personaje nacido no se sabe muy bien si de la imaginación de The Beatles o solo a la mitad... Y ese estribillo...

- Mira a toda la gente solitaria... De donde viene la gente solitaria...

De donde viene, y ¿Adonde va?... A nadie le importa porque, están solos, nadie les pregunta, solo Paul hizo la pregunta desde los surcos de "Revolver", y que yo sepa aún nadie le ha contestado.
Menuda pregunta: ¿De donde viene la gente solitaria?...
¿Porque están solos?, ¿Que ha ocurrido en sus vidas?...o, se nace solitario.
Creo que ningún tema aborda estas cuestiones con tanta belleza y sensibilidad como esta obra maestra de los Fab-Four, tan grande que ha puesto forma, que cada uno ubica en su imaginación, en una mujer llamada "Eleanor Rigby", y que es la imagen universal de la soledad desde su banco en el barrio de The Beatles, en Liverpool.
Que la soledad solo os visite cuando la invitéis...



24 comentarios:

  1. Entradón Addison. Sensacional.

    El ser humano no ha nacido para estar solo. Sino en compañia de sus semejantes, de la naturaleza, de todo lo que le rodea. Es su sino. Y la soledad es la verdadera muerte en vida. Creo que no somos conscientes de la verdadera sensacion de soledad. Creo que debe ser el mayor de los sufrimientos.

    Así que disfrutemos de la vida, respetemos al projimo y vivamos rodeados de la mejor de las compañias. Esa es la verdadera felicidad.

    Sonando la sensacional Lonely Nights de Tom Waits.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran comentario amigo, lo suscribo totalmente, gran tema ese que propones, ciertamente, no se me había ocurrido...
      Me encanta ver que te ha gustado, gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Sensacional y solitario post sobre una de las drogas mas potentes "La soledad",digo droga porque cuando uno la ha tenido tanto tiempo presente,difícilmente la puede rellenar.La soledad es algo que te cala en los huesos como la humedad y te da un aliento aveces reconfortante y otras veces puede ser armonizador.En todo caso siempre desde jiven ha sido una fiel amante mia!
    Un abrazo
    The Loner de Neil Young es mi favorita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias TSI, me alegro de que te haya interesado. Una droga???, pues me parece muy interesante esto que dices, espero que con los años otras amantes te hagan la vida alegre, sino, aquí nos tienes camarada.
      Genial tema, con lo fan que soy de Neil y no me he acordado de el...
      Vaya cabeza.
      Un abrazo!

      Eliminar
  3. Cuidado que te pone filosófico el imsonio. Lo más importante es sentirse uno bien consigo mismo y con lo que ha elegido, en este caso la soledad. Otro tema es cuando algo no se elige, es decir, te has quedado solo por motivos de 'fuerza mayor', en lo que lamentablemente tengo experiencia, entonces la soledad es jodida. En fin, creo que tanto si la eliges como no y quieres cambiar, siempre hay tiempo para elegir compartir.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...Y eso que duermo bastante bien ja.ja...
      Me imagino que efectivamente cuando es jodida es cuando te viene impuesta, lo importante es ser capaz de sentirse bien como dices.
      Yo he tenido mis épocas también...
      Un saludo!

      Eliminar
  4. Hermosa disección de la soledad y de sus distintas variantes has hecho es esta entrada, y qué bien aderezada con los temas que convenían en cada momento. Me ha gustado (Otro The Loner es el de Gary Moore, uf!!).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Angel, me alegra que os guste, me alegra mucho. Gary Moore, pues si, también, hay muchos, es un tema que tiene mucho tiron de musas este de la soledad.
      Abrazos!

      Eliminar
  5. ¡Vaya post te has currado sobre un tema que pocas veces se aborda con franqueza! La soledad tiene que ser muy dura cuando llega cierta edad. Siendo joven todo se lleva con más facilidad.
    Al igual que Tsi, ese "Loner" del gran Neil Young es una buena banda sonora para iluminar esta entrada.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que verdad has dicho con lo de la edad, si no es elegida tiene que ser un tema muy chungo.
      Gana el The Loner del Tío Neil en la encuesta improvisada.
      Saludos!

      Eliminar
  6. Gran posr, amigo. Te lo has currado de lo lindo, y sobre un tema tan peliagudo como la soledad, fantasma que persigue a tanta gente...

    Le has sabido sacar partido al insomnio. Felicidades.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te haya gustado amigo.
      Es un tema peliagudo si, y persigue a muchos, aunque seguro que se puede salir, con fuerza eso si.
      El insomnio es o que tiene.
      Un abrazo!

      Eliminar
  7. Me quedo con las referencias cinematográficas, Addison.
    Un amigo, hace varios años, me confesaba que las madrugadas en que permanecía despierto eran para él relativamente angustiosas. ¿Qué otra causa podría justificar esa sensación que la propia soledad? Nadie cambia radicalmente de humor cuando pasa a depender de la luz artificial en vez de la luz natural, pero sí -que cambia- cuando la posibilidad de trabar contacto con alguien desaparece porque hasta el último mono se ha ido a dormir.
    En los últimos años me he vuelto bastante noctámbulo. Al principio era raro. Luego uno se da cuenta de que de medianoche en adelante se pueden hacer miles de cosas: escuchar a Los Bitels, escribir relatos... Por no hablar de las pelis... Y, total, como al día siguiente vuelves a tratar con personas (a reengancharte a la sociedad, vamos), pues disminuye la posibilidad de enloquecer xD
    Distinta historia es la de los ancianetes: ¿Cuántos de ellos sufren (que no ‘viven’) la soledad sin haberla elegido? Peliagudo asunto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani, interesante comentario sobre la vida a partir de la medianoche, lo único que en algún momento hay que dormir...
      El tema es peliagudo y en la vejez realmente puede ser triste y doloroso.
      Gracias por pasarte y comentar...
      Saludos.

      Eliminar
  8. Hola Addison,
    Una lección de vida,la soledad.Cuando es elegida,bienvenida sea porque es ahí cuando puedes ejercer un poco mejor la introspección y dedicarte a cosas que no podrías estando en compañía.Lo malo es cuando te viene impuesta por los motivos que sean y entra en tu vida como viento gélido y desolador...
    Muy buena entrada.Un abrazote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que cuando es elegida creo que no es soledad, se trata mas bien del deseo de querer estar solo, no se igual es una distinción absurda que hago yo.
      Celebro que te guste.
      besos!!!

      Eliminar
  9. Siempre he sido muy crítico con el pensamiento de Ortega y Gasset, pero rescato estas palabras de su ensayo sobre Velázquez, mi favorito de sus libros: "conseguir que cada cual se sumerja en esa soledad radical que es la auténtica realidad de su personalísima e intransferible vida, esa soledad a la vez dramática y fecunda en que se encuentra cada cual solo frente a frente con los problemas de su propia humanidad, sin nada que se interponga, cara a cara con la figura siempre un poco pavorosa que es la verdad". Un tanto cursi, pero venía al caso. No hay que confundir soledad con individualismo, que es lo que nos han impuesto el capitalismo para, extendiendo el descreimiento, evitar la lucha y conseguir que las minorías ricas y poderosas conserven su riqueza. Todos los partidos son iguales, los sindicatos son ogros, no existe otro sistema posible… y, tú en tu casa, eres cojonudo. Se repite la retahíla todos los días para que no intervengas. Por fortuna, cada vez más gente se la deja de creer.

    Lo de la soledad en el cine es muy lógico. Nada más plástico, puro y cinematográfico que un plano con una persona sola mientras el tiempo pasa. Quizá la película en que mejor se refleje la soledad sea "Nostalgia", el extraordinario film de Andrei Tarkovski sobre un poeta ruso perdido en Italia, que es en realidad trasunto del propio director.

    "Eleanor Rigby" es mi canción favorita de los Beatles, y una de mis diez canciones favoritas.

    Un abrazo, Addison.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conocía el texto de Ortega y debo decir que estoy de acuerdo con el. El individualismo es nocivo para el propio individualista en primer lugar, y para la gente que le rodea en segundo.
      "Nostalgia" es una POM, no había pensado en ella al escribir el post la verdad, y "Eleanor Rigby" pues tu lo has dicho...
      Un abrazo!
      P.D.: Tu crees Gonzalo que cada vez mas gente se lo deja de creer... no sé tío.

      Eliminar
  10. Me encanta la soledad, amigo. ¿Qué más puedo decir? Me gusta mucho disfrutar de mi espacio de vez en cuando y enrollarme con el silencio del mundo...

    Grande esa reflexión sobre Corleone o el chico de la moto... Me quedo con Cash.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es edificante e incluso antoxidante disfrutar del espacio propio, esta claro, en ese aspecto a mi también me mola.
      Es que Michael Corleone me parece uno de los roles mas apasionantes de la historia del cine, un fracasado al fin y al cabo...
      Es que como era el amigo Cash.
      Un abrazo Freaky

      Eliminar
  11. Poco mas podría decir a todo lo que se ha dicho por aquí de la soledad. Algunas veces pienso, cuando tendré tres o cuatro días para mi solo... y cuando eso ocurre al segundo día ya echo de menos la compañía....La verdad que es un tema bastante peliagudo. Lo ideal seria poder elegir tu, cuando y hasta cuando quieres estar solo, pero cuando es ella la que te elige a ti, entonces yo creo que ya tenemos un problema.
    Magnifico post amigo Addi.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me pasa a mi, recuerdo de joven, estaba deseando que mis aitas se fuesen unos días y se quedara la casa para mi, y luego al segundo día estaba aburrido de estar solo, en fin...
      Esa es la clave amigo, elegida o impuesta, esa es la clave.
      Gracias tío, genial que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Como los demás, me parece un post precioso. La elección de los temas, super apropiada. Como te puedes imaginar, para mí Eleanor Rigby es la canción que siempre me recuerda que existe y que hay mucha gente solitaria, sin quererlo. Cuando la soledad es elegida es un bien para el alma.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hace feliz de verdad que a todos os haya gustado tanto, me alegro mucho. Te confieso Paco que cada vez que pongo o escribo algo sobre lo que sea que tenga que ver con Beatles me acuerdo de ti. Eleanor Rigby es "El Tema" sobre la soledad en mi opinión, precioso y con una letra incisíva y poetica además.
      Creo que todos estamos de acuerdo en que lo chungo de la soledad es cuando nos viene impuesta.
      Un abrazo!

      Eliminar