sábado, 28 de enero de 2012

Cuando conocí a The Beatles

A los trece años aquí el menda ya estaba como loco por el invento este de la música, y además desde hacía tiempo, lo que en aquella época escuchaba era básicamente todo lo que salía de esa factoría ubicada en malasaña que responde al rimbombante nombre de"la movida",  Radio Futura, Secretos, Alaska, Gabinete... ya sabéis. Además de darle, aunque menos, al tecno pop propio del momento, Casal, Vídeo e incluso tube mi temporadilla Mecano. El rock de fuera de Madrid también tenía cabida en mis cintas agfa o tdk grabadas de la radio, Loquillo (el de "El Ritmo del Garaje", el de verdad), Rebeldes, Golpes Bajos, incluso algo de Duncan Dhu...algo de rock mas durete: Barón Rojo, Leño. Básicamente la música patria de aquellos primeros años ochenta, sin olvidar a Miguel Ríos, claro.
Mi padre no era un tipo demasiado musiquero, lo único que a este respecto me decía era algo así como: "Vaya mierda de música que escuchas hijo... los bitels, esos si que eran buenos, fueron tontos en separarse con la de tela que estaban ganando", sigue diciendo lo mismo aún, y razón no le falta, eran muy buenos. Pero por aquel entonces yo no lo sabía, y mi padre lo que desconocía era que solo bastaba que me dijese aquello para yo negarme en redondo a escuchar a aquellos tíos de los que, por cierto, todo dios hablaba, deliciosa adolescencia.Y en estas me encontraba yo, delante del primer televisor en color que entró en casa, comprado para el mundial de fútbol del 82, viendo vídeos musicales, posiblemente Tocata, cuando emitieron el vídeo de un tal Paul McCartney, me sonaba el nombre, aunque yo creo que en aquel instante no lo relacionaba con los Fab Four, apenas tenía música en ingles y no me interesaba nada, pero lo que paso a continuación supuso un punto y aparte para todo, para todo...
I can wait another day...untill I call you... Esta es la estrofa de entrada de "No More Lonely Nights", pensé que nunca había escuchado nada tan hermoso, sigo pensando que esa entrada es una de las mas dulces y deliciosas de la historia, me quedé petrificado, era algo nuevo, esa voz, esa fluidez melódica, ese estribillo, era genial. Así que como mi peculio en aquella época era o poco o nada, me baje con un amigo al rastro, mucho mas barato, y compre la cinta en la que estaba aquel tema que me había subyugado: "Give My Reggards To Broad Street", y aquí es cuando conocí a The Beatles.
Se que muchos pensáis, y seguramente con razón que este es un disco errado e incluso un poco jeta del amigo Macca, al fin y al cabo se trata de un sofrito de canciones de los Fab Four y alguna suya tanto en solitario como con Wings, que versionó con desigual fortuna con el propósito de utilizarlas para un proyecto cinematográfico que compartía titulo con el álbum y del que creo que es mas piadoso no mencionar nada.
Pero un servidor conoció "Yerterday", y "Here, There and Everywhere", y "For No One", y "Good Day Sunshine", y "The Long and Winding Road" y "Eleanor Rigby"... y no dejaban de sonar en casa, y no podía dejar de pensar en ellas, en lo hermosas que eran. Ya me había enterado por mi madre, que eran de The Beatles, y me contó que su favorito era Ringo, y que a John le mató un chalao y que la música lloró, (una vez mas), que Paul le caía mal porque era un poco chulito y... "Y que mas ama, cuentame, tubieron tanto éxito como dicen", "Es verdad que lo cambiaron todo, y que la música nunca volvió a ser igual"... dime. 

Con ese disco crucé la habitación a la dulce perdición, a esa vía de una sola dirección que es la músico de aquellos cuatro seres excepcionales, y escuche, entre los acordes de "Good Day Sunshine" como se cerraba la puerta a mi espalda, dejandome atrapado para siempre jamas, condenado a escuchar esos temas una y otra vez, y mi padre... "Antes no querías ni verles a los bitels, y ahora no escuchas otra cosa", mi padre es así, pero es majo.
Por eso cuando oigo ó leo a la gente meterse con "Give my Regards to Broad street" me duele, entiendo la crítica pero me duele, porque el día que conocí ese disco, conocí a The Beatles, y ese fue un momento clave en,              si en mi vida.

Un saludo a todos.

10 comentarios:

  1. Qué bonitos son los comienzos, no? En general me refiero. Ese descubrir, esa capacidad de asombro, de erizarte la piel, ese querer saber más, no poder dejar de pensar...
    Referente a los Beatles...habrá temas que te gusten más o menos...pero está claro que ninguno te deja indiferente.
    A mí este tema me encanta...
    Un abrazo majete.

    ResponderEliminar
  2. Esas sensaciones de las primeras veces son tremendas...Tremendas e inolvidables. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Yo conocí a los mas grandes a traves de un single de siete pulgadas que tenian mis padres. No se porque fué ese y no otros pero me llamó mucho la atencion (tendria 13 o 14 años) las pintas de los tipos de la portada. Por una cara estaba Hello Goodbye y por la otra I´m The Walrus. Imaginate el impacto que causaron en mi. Nadie a igualadado ese impacto inicial.

    Soy un incondicional de Paul. Y tambien de su carrera en solitario. De todos sus discos sale siempre alguna joya y ese No More Lonely Nights no hay dios quien lo iguale.

    Un abrazo y gran entrada. Soy un nostalgico total!

    ResponderEliminar
  4. Llego un poco tarde, pero bueno más vale tarde...

    Tengo toda la discografía de McCartney y, desde luego, no es el mejor de ellos. Pero tiene su encanto. Las autoversiones que hace de sus temas de la época beatle son geniales. Además, al estar grabado en algunos momentos en pistas continuasa, lo hace muy agradable de escuchar.

    Yo conocía los Beatles mucho antes, aunque de todas formas, teriono como empecé este comentario: más vale tarde...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Qué de vueltas raras damos para ir descubriendo las cosas. Es genial.

    Bonito post.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Bruja avería: Los comienzos son eso, el principio, cuando es el principio de algo bueno pues recordarlos es genial. Este tema es precioso.
    Besos.


    Manel: Desde luego que si Manel, y que nunca las olvidemos.
    Un abrazo.


    Mansion: Mola ser nostálgico, recordar y volver a vivir, y a sentir. Ese single del que hablas es una joya, en todos los sentidos. Paul es un genio, aunque yo confieso que siempre he sentido predilección por John, aunque realmente tanto monta, monta tanto, o como sea.
    Un abrazo.


    Evánder: Llevas razón que hay mejores discos que este en la gran obra de Macca, pero este tiene un sentido muy especial para mi, me encanta hasta la portada, de la pelicula paso de hablar.
    Un abrazo compañero!


    Freaky: Si que es genial, me imagino que lo que tiene que pasar, termina pasando, y un sevidor tenía que terminar conociendo a los genios de Liverpool y fué por este disco.
    Un abrazo Freaky.


    Gracias a los cinco por comentar, ¡Buena semana!

    ResponderEliminar
  7. Jo, llego tardísimo y de verdad que lo siento.
    Me ha gustado mucho, mucho, mucho el post.
    Quizá me alargue un poco, pero esta vez merece la pena, porque ese padre también es el mío (que razón tienes en todo lo que dices de él Addison) y claro, yo soy el hermano pequeño.

    Nunca podré agradecer lo suficiente a Addison la música (entre otras cosas) que me ha y sigue enseñando a diario, y por lo que respecta a los Beatles, los conocí muy joven (gracias a él, insisto) y hoy siguen siendo una de mis bandas favoritas.
    Además, significaron tanto para mi en aquella época, que creo sinceramente que mi amor a la música nació en el preciso instante que Addison pusó en el "cassette" la primera canción y me explicó quienes eran esos tipos.

    Como mi avatar indica, soy más de Lennon, pero Paul, siempre será Paul y su concierto en Madrid, ha sido uno de los momentos musicales más importantes que he vivdo hasta la fecha.

    Se que ha quedado un poco ñoño, pero tenía que decirlo.

    Gracias (por todo) Addison.

    ResponderEliminar
  8. Arthur: Hombre un poco ñoño si que que ha quedao tio.
    Pues no ha llovido ni nada, madre mia... eras muy crio cuando poníamos aquella cinta, que por cierto no sé que fué de ella pero desapareció, y empezamos a desgranar los primeros temas de The Beatles, despues compramos los primeros discos, el Help en vinilo y el Revolver y despues vinieron los CDs y el Antology y bueno toda la historia. Y el concierto de Paul en Madrid claro que estuvo de cojones con aquella cerveza sin alcohol que casi nos mata, y aita que sigue igual... que recuerdos macho.
    Pues nada, a seguir, que aún queda mucho por oir y mas aún por escuchar.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Ay, Addison, qué tiempos aquellos. Le comprendo porque yo también compartí contigo la banda sonora de mi adolescencia, aunque estuviéramos cada uno a un lado del valle de Muskiz. Mire usté lo que son las cosas, yo cuando conocí a los bitels ya había conocido a Serrat, Aute Víctor Manuel, Paco Ibáñez... y ellos me llevaron por los vericuetos de la poesía, dejando que me hiciera un ignorante de la música. Con todo, algo me adentré de la mano de sabina, la copla, la nueva trova cubana, la vargas, la sosa... qué diferente, ¿verdad?... Historias del siglo pasado.
    Rubén Ben.

    ResponderEliminar
  10. Ruben Ben: No seré yo quien se meta con esos ilustres poetas, mas que músicos, Aute es un grande, Serrat tambien hasta Cada Loco con su Tema, despues..., de Victor Manuel paso de hablar, me da pereza e Ibañes es un gran poeta, la nueva trova cubana, la Vargas y sobre todo la Sosa... pues sobre todo la Sosa grandes de la música, otra música, yo es que escucho una guitarra y me olvido de mi mismo, lo dicho cosas y casos del siglo XX.
    Saludos.

    ResponderEliminar