jueves, 31 de enero de 2019

And libros by Addison de Witt... - "El fin de la esperanza (Testimonio)" - Juan Hermanos.


Juan Hermanos es un seudónimo. Durante muchos años se ignoraba quién estaba detrás de éste, aunque la historia y los sentimientos que laten entre las páginas de "El fin de la esperanza" hacían perfectamente comprensible este secreto.
El caso es que aquellas páginas llegaron a Francia: Las páginas que narran la historia de un juvenil grupo humano decidido a reconquistar España para devolverla a la libertad y a la república tras el triunfo militar del triunvirato fascista que formaron Franco, Hitler y Mussolini, con el fin de consolidar un poder absoluto e ilegítimo el uno, y de hacer prácticas militares sobre el terreno con vistas a la gran guerra que se avecinaba los otros. Durante la lectura somos testigos de las acciones revolucionarias que estos jóvenes valientes e ilusos llevaron a cabo durante los primeros años de Franquismo genocida y sanguinario, esperando el final de la segunda guerra mundial, escuchando las noticias modificadas y retorcidas de la radio oficial del régimen sobre las campañas que iban ganando las tropas nacis, los aliados del general Francisco Franco. Los compañeros y compañeras que iban cayendo: en prisión, fusilados, en el exilio, escondidos en el monte, torturados, torturadas, violadas ellas, muchas apenas niñas. La crónica de las falsas denuncias, cobardes y mezquinas de los españoles de bien que así saldaban cuentas pendientes, consolidaban amoríos forzosos y unilaterales y ampliaban lindes y negocios; y las denuncias no tan falsas pero igual de ignominiosas de todo tipo de traidores y cobardes, negociantes de la miseria. El hambre y el frío, que no afectaban a las huestes del partido único: La Falange. La vileza de las fuerzas del orden franquista (nuestra gestapo), el repugnante posicionamiento de la iglesia católica, que devolvió al país a la moral del siglo XII, perpetuando todo tipo de arbitrariedades con el crucifijo como abanderado de su cínica maldad pletórica de ambición y sed de poder (y venganza). La estrategia de acabar con la inteligencia, de forjar una generación de iletrados incapaces de pensar para así poder ser moldeada a la épica medieval que deseaban tanto generales como obispos, la persecución a intelectuales y estudiosos que vieron lastrado su futuro académico, filosófico, literario o científico, '¡muera la inteligencia!' que gritaba un enfervorizado Millán Astray en la universidad de Salamanca.
Esa espera alimentada por la esperanza en que los aliados acabaran con el nacismo, que triunfara la coalición de países libres y democráticos y ganasen la guerra, para después -¡qué menos!- expulsar al fascista español, el primero y único a partir de 1945, y que así restituyesen el orden democrático ganado en el 36 en España y liberasen a los republicanos represaliados, humillados y en fase de aniquilación, que no en vano fueron los primeros en enfrentarse al fascismo, antes que ingleses, franceses o norteamericanos.
Llegaron estas páginas a Francia decíamos, y fueron publicadas en 1950, en el diario "Les Temps Modernes", con un emotivo prólogo de Jean Paul Sartre, donde habla del aprendizaje del miedo; para después ver la luz en México, en 1953, y más tarde en Argentina, en 1956. No llegaría a España esta cruda y tristemente necesaria publicación hasta 2004, y aún hoy no es especialmente popular ni está demasiado promocionada, adivine usted por qué.
El título viene a cuento de lo ocurrido en el arco mundial, en la ONU y en los parlamentos de los países vencedores del conflicto bélico en 1945. A aquel triste y execrable episodio de la política internacional dedica el autor (enseguida hablaremos de él) sus últimas páginas y la significación del título de la obra.
Al abandono al que los aliados sometieron a España y a los republicanos, a la traición a quienes acudieron a su lado, una vez en el exilio a luchar contra Hitler, enseñando las técnicas de guerrilla a tantos soldados europeos neófitos en el combate. Cientos de republicanos prestos a dar la vida por la libertad, esta vez fuera de las fronteras ibéricas. El mundo permitió que Franco hiciese a su antojo, sin molestar y dejando en manos de los españoles su futuro, ¿qué futuro?, el futuro se lo habían entregado a un dictador fascista a cambio de una serie de gestos absurdos e inútiles, gracias mundo.
Con los años, se ha venido especulando sobre la autoría de "El fin de la esperanza" atribuyendo ésta a Marc Saporta, hermano de Raimundo Saporta.
Ambos hermanos, de familia acomodada, oriundos de Estambul y descendientes de judíos sefardíes entraron en España gracias a un decreto de Primo de Rivera que daba la nacionalidad española a todos los judíos sefardíes. A diferencia de Raimundo, Marcel se rebeló contra el franquismo y el catolicismo español y en 1948 se fue a Francia llevándose bajo el brazo las cuartillas que conformaban "El fin de la esperanza".
Entiendo que estos testimonios deberían ser de conocimiento general, y desde luego ningún progresista, republicano, demócrata o persona de bien debería permanecer sin leer "El fin de la esperanza", pues es un relato de primera mano, escrito en paralelo a la sucesión de los acontecimientos que se narran, sobre el horror de un régimen que muchos hoy tratan de blanquear de manera repugnante, sobre las acciones miserables de la iglesia católica, de las fuerzas del orden (alguno de aquellos cuerpos aún en activo, y tan alabados en tiempos de 'democracia'), y sobre la traición internacional a España, a la República y a la democracia que tanto decían y dicen defender.

Se adjunta un PDF con la publicación en castellano en prensa, con el prefacio de Jean Paul Sartre
https://gredos.usal.es/jspui/bitstream/10366/29210/3/THVIII~N92-93~P16-31.pdf

martes, 29 de enero de 2019

500 Miles to Memphis - "Blessed be the damned" (2019)


Se podría decir que de casualidad he llegado a trabar conocimiento con la banda 500 Miles to Memphis. Grupo curioso donde los haya, sus inicios se remontan a 2003 y su nombre hace alusión a la distancia que media entre la localidad de nacimiento de su líder Ryan Malott y la denominada ciudad de las canciones.
Tanto el nombre del grupo, como muchos de los instrumentos que utilizan para fabricar canciones: banjos, lap steel, mandolinas, violines... pueden llevarnos a pensar que se trata de una formación country. No sería correcta esta suposición, o al menos, no del todo correcta.
En este disco (el quinto), el grupo dice haber alcanzado el sonido buscado durante años, y en la mezcla resultante encontramos además del country y bluegrass que podríamos entender primigenios, ramalazos rhythm & blues, folk, punk, rock, incluso gospel... todo ello forma una simbiosis sónica que resulta excitante y muy marchosa, divertida y agradable.


En esta ocasión Ryan Malott compone las canciones junto a Noah Sugarman (bajo, guitarra, teclados), quien otorga a algunos temas esa esencia rhythm & blues.
El productor elegido también está en el ambiente country-rock, pues se trata de John Pedigo, productor habitual de The Od's o The Old 97's entre otros.
Base rítmica excitante y nerviosa, guitarras, órgano, la voz de Malott y apoteosis de coros cierran el círculo de una propuesta fresca a la vez de elaborada, que recubre a unas melodías que funcionan a las mil maravillas y unos explosivos estribillos que conseguirán su objetivo puramente lúdico.
Precisamente con sones gospel da comienzo el disco, con la exuberante "The river", una inyección de vitaminas que hace las veces de tema de presentación.



Una batería trotona al más puro estilo rockabilly, que se combina con violines, guitarras, banjos y una vertiginosa actuación vocal dan forma a la irresistible "Bonnie". Más rockera y suburbial se muestra "Hold on tight", mientras en "I said babe" se encierran en un tono más popero hasta que llega el aguerrido y gamberro estribillo.
Montañoso, el son de los Apalaches que da título al disco, que contrasta con el siguiente corte, el punk-rock "No doubt about it".
El brevísimo y juguetón bluegrass "Piggie boy" nos lleva a la desquiciada hiperactividad country-rock de la urgente y también breve "In my chest", menos de tres minutos entre los dos temas.
Da comienzo la estupenda y favorita "Save me" con el sonido de un órgano, para sumergirse de inmediato en aguas contaminadas por diversos géneros, vuelve el punk histriónico y radioactivo con "What a waste", para terminar con un tema bucólico y en cierto modo melancólico, el canto de amor perdido "I'm a bastard".
Una grata sorpresa este disco de los hasta ahora desconocidos por mi 500 Miles to Memphis, primera reseña de un disco de 2019 y me ha parecido bien hacerlo con un cóctel de sonidos enraizados y un poco anárquicos, pero que encubren una actitud de garra y diversión no exenta de calidad. Muy recomendable.

lunes, 28 de enero de 2019

Los lunes... escenas de cine - "Niebla en el pasado"


Debo hacer una confesión: me gustan los melodramas. Esos melodramas de la Metro, películas de un romanticismo añejo tal vez, pero de ambientación nebulosa, con personajes con cierto cariz victoriano y que se desarrollan en las épocas de entreguerras, aquellas películas que triunfaron en las salas de cine americanas en los años cuarenta.
Uno de los melodramas que más éxito consiguió fue éste que hoy traigo aquí, el que dirigió en 1942 un especialista del género, Mervyn LeRoy, que adaptó una novela cuasi desconocida del autor James Hilton bajo el título de "Niebla en el pasado".
El británico y por tanto elegante al tiempo de flemático actor Ronald Colman da vida a un oficial que tras su participación en la primera gran guerra pierde la memoria, el día de la victoria escapa del centro psiquiátrico donde estaba siendo atendido y se escabulle entre la niebla, en un bar se encuentra con la actriz de variedades Paula (Greer Garson) y ella se encarga de ayudarle a retomar su vida, juntos empiezan una nueva vida, en especial para él que no consigue recordar. Pero un accidente cambia todo.
Espléndida fotografía de Joseph Ruttenberg, excelentes interpretaciones del magnífico dúo protagonista y una intensa espiral argumental de tono romántico y lírico hacen de "Niebla en el pasado" una excelente película que encandilará a los afines al género, al cine americano de los cuarenta y a los ambientes de estudio en blanco y negro de cuando el cine era una fábrica de sueños. Ademas sale Greer Garson, una debilidad personal que no puedo resistir.
¡Feliz semana!

domingo, 27 de enero de 2019

Los domingos photosong - Neil Young - "The losing end (When you're on)"


A raíz de mi reseña de ayer para el Exile que versa sobre el último disco en vivo del tío Neil titulado "Songs for Judy" (pinchar) debo decir que ha sonado bastante en casa la música de Young.
Una de las sorpresas del elepé es la presencia en el setlist del tema incluido en esa POM que es "Everybody knows this is nowhere", "The Losing end".
Siempre me ha parecido un tema grandioso, un country de medio ritmo sumamente lírico y de preciosa melodía, muy sentido y con un gran texto, uno de esos temas de los que nadie habla pero que a mi siempre me ha encantado.
Lo he estado escuchando estos días en la versión del directo referido, con Neil sólo con su acústica, pero me apetecía escuchar la de siempre, con los Crazy Horse y esa carga de fina y suave electricidad de la toma del disco.
Así que no había dudas sobre el disco a elegir para la foto de hoy, "EKTN" y el tema, "The losing end".
¡Feliz domingo!



viernes, 25 de enero de 2019

Concierto: Chuck Prophet/Charlie Sexton - Bilbao, Kafe Antzokia - 24/01/2019


Un sorprendente casi lleno en el Antzoki para presenciar a Chuck Prophet y a Charlie Sexton reproducir en vivo y en directo el mítico "Some Girls" stoniano. Ni la terrible climatología que estamos sufriendo en forma de lluvias en Bilbao pudo con las ganas del personal de asistir a lo que prometía ser un evento rockero de primer orden.
Y desde luego no salió el respetable decepcionado, eso indicaban los comentarios al final del bolo en los típicos corrillos y las caras de satisfacción de todos los que ayer acudimos a la cita.
The Rolling Stones tienen inoculado en el germen de su música, de sus canciones, el veneno del rock and roll, y yo (opinión de fan empedernido) entiendo que incluso interpretando los himnos de Sus Satánicas Majestades con una cuchara y la típica botella de anís del mono, el efecto será fulgurante y la pasión por el rock and roll se desatará de manera irresistible; eso precisamente ocurrió anoche en el Antzoki, pasión por el rock and roll dentro y fuera del escenario del local de San Vicente.
Pero si encima sobre el escenario nos encontramos con un dúo como el de ayer, la fiesta está garantizada y el clamor no habrá manera de frenarlo.


Los protagonistas basaron su actuación en el poderío de sus guitarras, generosas de decibelios y sin reparar en gastos de grasa y fibra para que rugiesen los riffs y rompiesen barreras los solos. Prophet fue el protagonista en el apartado vocal, haciendo de segunda voz el impetuoso, simpático e hiperactivo Sexton, que a su vez se lució en solos aguerridos e indómitos.
Bien secundados por una base rítmica que otorgó sostén a las acometidas eléctricas de los dos colosos que encabezaban el cartel
Pero los Stones requieren también de actitud, gamberrismo, descaro, desparpajo y fiereza, ambos artistas demostraron poseer todo ello, presentándose como auténticos frontman capaces de competir con el mismísimo Jagger. A todo ello hay que sumar que supieron ir un paso más allá de la simple y facilona imitación, y consiguieron encajar cada uno de los temas ofrecidos dentro de su vocalidad y forma de hacer particular. Es por todo ello que el bolo fue un desparrame de diversión canalla donde se glorificó a los Stones y también, por qué así debe ser a tenor de lo visto, a los protagonistas de la noche: Chuck Prophet y Charlie Sexton.


Tras un comienzo clásico a lo Chuck Berry empezaron a desmenuzar "Some Girls" en el orden siguiente: "Shattered", la que menos me gustó, demasiado larga para mi gusto, no obstante el concierto fue un in crescendo imparable y lo mejor estaba por llegar; siguen cada vez mejor y con las partes instrumentales alargándose de manera gloriosa: "Just my imagination", "Some girls", "When the whip comes down", que sonó como un terremoto; "Beast of burden", otro grandioso momento; "Miss you" con el público haciendo los coros en falsete; "Before you make me run", "Respectable", "Far away eyes" sorprendente y totalmente eléctrica, otro gran momento, para terminar con la desquiciada "Lies".
Los bises llegaron con otros temas de la banda más grande del cosmos, y con un público entregado era de esperar el sindiós que se montó con "Brown sugar", que continuó con "Star, star" y que terminó con una tormenta eléctrica en forma del riff de "Jumpin Jack Flash".
Absoluta gozada, diversión, unos artistas que conectaron desde el segundo uno con el público, derrochando simpatía, ganas y clase, mucha clase.
Recomendable para todos aquellos que puedan rendir visita a estos dos señores, pues la gira que empezó ayer, pasará por bastantes ciudades y les aseguro que será una gran noche de rock and roll.

jueves, 24 de enero de 2019

Recordando "Some Girls" de The Rolling Stones antes del concierto de Prophet/Sexton


Esta noche llega Chuck Prophet a Bilbao, acompañado del guitarrista entre otros de Bob Dylan, Charlie Sexton. Traen bajo el brazo un espectáculo que rinde homenaje al mítico "Some Girls", para muchos última obra maestra de The Rolling Stones.
Mucha expectación despierta el concierto de esta noche, pues además de escuchar uno de los mejores elepés de los Stones, volveremos a ver al gran Chuck Prophet, quien hace años ya sorprendió a todos llevando al directo otro disco legendario, el "London Calling" de The Clash
Contando los minutos en espera de tan magno acontecimiento, se me ocurre matar las horas escuchando el original de 1978 de los Stones y recordando mis impresiones sobre aquél que dejé plasmadas en esta reseña de hace unos años. Ya contaremos la jugada.

The Rolling Stones - "Some Girls" (1978)



Que no se preocupe nadie, no me voy a poner pesado extendiéndome sobre los problemas que azotaron a The Rolling Stones en el año 1977 y que todos o casi todos conocemos sobradamente.
Pero para poder colocar la razón de ser de este álbum creo que es indispensable tener claro que aquellos acontecimientos fueron definitivos para la gestación de "Some Girls" y para la forma en cómo se desarrollaría el futuro comportamiento musical y social del grupo.
Los problemas con las drogas de Keith que alcanzaron cotas insoportables en aquel 77 y le llevaron a la cárcel tras ser detectado un buen montón de caballo en su habitación de hotel en Canadá, la rehabilitación final y forzada por las autoridades de aquel país del inefable guitarrista, el juicio, la sentencia...
A esto hay que sumar un presunto lío de Ronnie con la esposa de algún político de alta gama canadiense, la reacción de Mick, las movilizaciones de otras bandas en pos de ayudar a Richards...un año para no olvidar, un año que lo cambia todo de forma total y sin vuelta atrás.
Una vez que todo se fue solucionando, la banda se encerró en los estudios de Pathé Marconi en París para grabar el disco que yo siempre he pensado que ellos sabían que sería el último de una época. El fin de la edad de oro de la banda, un disco que siempre me ha sabido y sonado a despedida, despedida de una actividad vital casada con otra de creación musical que discurrían bajo el dictado del hedonismo y el gamberrismo juvenil, dictado que una vez que descarrilaron, nunca más tendría lugar en sus vidas de aquella forma salvaje e innata.
Así que en "Some Girls" se dan cita todas las pasiones que hicieron grandes sus momentos artísticos y desbocadas sus juergas nocturnas, el rock, el blues, el soul y el country conviven juntos, pero a su vez mas separados, mas diferenciados que en ningún otro disco anterior, se suman a ellos dos de los estilos predominantes en las modas musiqueras del momento: la música disco y el punk.


Nunca se mostraron ni se volvieron a mostrar tan anárquicos en una grabación como en ésta, nunca tan sucios ni tan desordenados, tan gloriosamente desordenados. Obviando todo tipo de sutilezas sónicas o de producción, graban en bruto, como si estuviesen en su primer local, con acné en los rostros intentando cambiar el mundo a golpe de redoble o de rasgada guitarrera, como si quisiesen volver al principio para desde allí despedirse de la juventud y lanzarse a la piscina de la madurez, al agua clorada donde todo cambia, no a peor, tampoco a mejor, pero si a menos divertido y menos loco, adjetivos que marcaron su rock and roll y que ahora terminan con este disco que hace de frontera entre ambas épocas, un disco que es el trampolín desde el que se produce la fatal zambullida.
La calidad de los diez cortes que conforman el disco es indiscutible y diseccionar cada uno se me antoja un ejercicio de redundancia un tanto absurdo, únicamente dejar algún apunte de cosecha propia sobre la naturaleza de alguno de los temas.
Abrimos "Some Girls" con "Miss You", la forma que tienen en aquel 1978 sus satánicas majestades de ver la música disco que se impone en las FM y discotecas de todo el planeta, tema de Mick claramente, siempre más cercano a los ritmos bailables y amables sónicamente que Keith, fue un éxito total en entornos rock y en pistas de baile del mundo, una gozada de principio a fin, ácida e histriónica.
Tras la estupenda e intrépida "When The Whip Comes Down", el soul llega con "Just My Imagination", rotunda versión del éxito que grabasen en 1971 The Temptations, que los Stones contaminan debidamente con sus guitarras, tres, sucias y farragosas que no hacen que se pierda ni se oculte su latido soul.
El escándalo llega con el tema que da título al disco, "Some Girls" es un temazo de tomo y lomo con una letra que a muchas resultó ofensiva (con razón), debido a frases como "Las chicas negras quieren follar toda la noche" o "Niñas chinas son tan suaves...", reviviendo el enfrentamiento que con las feministas ya sostuvieron tras temas como: "Under My Thumb" o "Star Star".



Fin de la cara A con "Lies", vertiginoso tema de rock voraginoso y sin frenos caracterizado nuevamente por el uso y abuso de tres guitarras y la falta de recursos de producción ajenos a las distorsiones, falta casi total de teclas o vientos.
El country entra en escena nada más comenzar la cara B con la deliciosa "Far Away Eyes", junto a "Sweet Virginia" y "Dead Flowers" los tres mejores countries que jamás grabaron, todos ellos al dictado de las enseñanzas de su viejo y ya desaparecido amigo Gram Parsons.
Continúa esta segunda pista del vinilo con el rock que nació balada: "Respectable", influenciado por el punk arrastrado y violento que se gestaba en las islas Británicas, fue el tercer y exitoso single del disco, un tema granítico e indestructible sónicamente.
Llega el tema de Richards, "Before You Make Me Run" en el que se queda a gusto el guitarrista, no falta la balada de éxito "Beast of Burden", típica escritura conjunta Richards-Jagger.
Despedida y cierre con el punk "Shatered", tema de agónica y machacona reiteración en los riff de Keith que dan soporte a unos versos que narran y critican el estilo de vida de la década de los setenta, un gran tema también de éxito, (cuarto single del LP) que cierra brillantemente un disco brillante.



Justo es puntualizar su portada, una de las mas famosas de la banda, con ese frontal troquelado, que recorta los contornos de cabezas todas ellas femeninas distinguiendo entre diferentes tipos de mujeres, un catálogo de estilos y peinados, razas e incluso clases sociales, y diferentes fotos de los chicos en la funda del vinilo, adaptándose a los agujeros dando rostro stone a las cabezas, fantástica y divertida, y que decir de esa contraportada con dibujos de sugerentes señoras en sujetador para dar carne y sensualidad a los títulos de las canciones, a mi personalmente la portada que más me gusta del grupo.
Última obra maestra de la banda, uno de los discos que más me penetra del grupo por motivos musicales y también emotivos, por ese sentimiento de adiós, de punto final, de hasta aquí hemos llegado.

martes, 22 de enero de 2019

Robben Ford - "Purple house" (2018)


Aunque el 2019 ha llegado y ya ha dejado sus primeros discos, yo sigo con trabajos pendientes de 2018, y aún no me he metido con nada de lo que ha sido publicado en este nuevo curso, a pesar de los buenos augurios que despierta algún trabajo, a tenor de lo oído y leído.
Uno de los discos pendientes, por aparecer al final del pasado año, es el nuevo elepé del siempre estupendo, aunque también desapercibido e incluso infravalorado, Robben Ford.
Su último cancionero se titula "Purple house" y es nuevamente un excelente trabajo en el que Ford demuestra no solo que es uno de los guitarristas más dotado de su generación, sino que además es un estupendo compositor, un cantante que ha ido creciendo a lo largo de sus más de 45 años de carrera, y en el presente álbum además, un muy buen letrista.
Ya hace tiempo que los discos de Robben Ford son algo más que una colección de temas diseñados para que el californiano se luzca como el excelente guitarrista que es, y este "Purple house" es buena prueba de ello. Una vez más nos encontramos ante un trabajo ecléctico, donde al blues, que es el estilo de marca del autor, le acompañan esencias rock, rhythm & blues, soul, funk e incluso jazz o gospel.
Entre el funky y el soul, con aderezos ácidos en coros y vientos, da comienzo el disco con "Tangle with Ya", un tema explosivo y que engancha, para abrir boca.



Siguen los vientos y el aroma a callejón nuevaorleonesco con "What I haven't done" que da paso a uno de los platos fuertes del disco: "Empty handed", un tema lento que comienza con acústicas y sonidos espaciales, la bonita melodía se abre paso hasta llegar a un final atmosférico y turbador.
Sonidos californianos en la rítmica "Bound for glory" y su febril carencia sónica rubricada con el inefable y perfecto solo de guitarra.
En la campestre y fronteriza "Break in the chain" se hace acompañar por Shemekia Copeland que aporta el matiz soulero.
La bonita y no menos californiana "Wild honey" que está perfectamente cantada nos deja en manos del funk y los vientos catadióptricos de "Cotton Candy". 
Aunque mi momento favorito es el que tiene como protagonista al blues y al rock, con participación del vocalista Travis McCready, Ford vuelve a insistir con un tema que no es la primera vez que acomete: "Somebody's fool". Y el colofón lo pone la etérea atmósfera de un tema de cierto color añejo y espacial titulado "Willing to wait", con gran solo guitarrero.
Merece la pena acercarse a este disco, ecléctico y con cuidada producción, buenas canciones y autenticidad, la calidad que avala a un músico que habita en las ligas menores aunque tal vez merezca algo más como es Robben Ford.

lunes, 21 de enero de 2019

Los lunes... escenas de cine - "Muerte en Venecia"



Basada en la grandiosa novela de Thomas Mann, el magnífico realizador italiano Luchino Visconti consigue lo que parecía imposible: hacer justicia al grandioso texto de Mann, y dotarlo de una belleza plástica inaudita, además de poner sobre la cinta, como un milagro, la música de Mahler.
El cine de Luchino, fuertemente influenciado por el neorrealismo y con una base de producción teatral (operística) muy arraigada en su estilo y el gusto literario tantas veces expuesto, alcanza aquí cotas de compromiso personal al acometer un reto tan titánico como esta "Muerte en Venecia".
El compositor Gustav Von Aschenbach (Dirk Bogarde), se refugia en Venecia para intentar aplacar su ánimo y vencer una depresión. Allí, entre las brumas de una ciudad maldecida por el cólera, se fija en un adolescente, Tadzio, que reside en su mismo hotel junto a su familia al punto de obsesionarse y por supuesto enamorarse.
Belleza y simbolismo en una discutida y al tiempo indiscutible obra, donde la música ensalza el texto, la ciudad es una protagonista más y el cine se hace grande y palpitante.
¡Feliz semana!

domingo, 20 de enero de 2019

Los domingos photosong - Lagartija Nick - "La leyenda de los hermanos Quero"


Foto musical hoy con uno de los discos que más me han subyugado en los últimos años. Lagartija Nick hacen un homenaje a los hermanos Quero en la canción elegida para este domingo lluvioso de enero. Cuatro hermanos que lucharon contra el franquismo en los primeros años del régimen, los más sangrientos y terribles. La sierra granadina fue su campo de acción y desde donde se convirtieron en leyenda. Así lo cuentan en esta sobrecogedora canción que cuenta con la voz del cantaor Victor Blaya Quero "El charico".
Dedicamos la mañana dominical a la música en mayúsculas y al recuerdo.
¡Feliz domingo!



viernes, 18 de enero de 2019

Joel Sarakula visita España en febrero.


Según adelanta la web Rock and Roll Army.com, el australiano Joel Sarakula voverá a España el próximo mes de febrero para continuar con la presentación de su último disco "Love Club".
Le ha devido gustar al pelirrojo, uno de los iconos actuales del pop-soul, la península, pues repite visita tras los conciertos ofrecidos el pasado año en junio y noviembre.
Una nueva oportunidad para disfrutar de la música de Sarakula que ya dejó inmejorables impresiones en 2018.
Las ciudades, salas y fechas de la nueva gira española de Joel Sarakula es la siguiente:

Sábado, 2 de febrero de 2019: Madrid - Sala Clamores.
Domingo, 3 de febrero de 2019: Zaragoza - Sala Zeta.
Jueves, 7 de febrero de 2019: Donostia - Gastropote San Martín.
Viernes, 8 de febrero de 2019: Barcelona - Marula Café.
Sábado, 9 de febrero de 2019: Valencia - 16 Toneladas.

jueves, 17 de enero de 2019

Entre todos lo mataron, y él sólo se está muriendo. Y ahora, ¿qué hacemos?.


Entre todos lo mataron... y él solo se está muriendo. Si bien es cierto que el acoso y derribo informativo (absolutamente deleznable y totalmente antidemocrático y propio de estado autoritario) ha hecho mucho daño a Podemos desde que pasó de ser un reclamo para la audiencia televisiva a convertirse en una amenaza real que inquietaba a élites y privilegiados varios, lo cierto es que las últimas escaramuzas de muchos personajes integrantes del otrora ilusionante Podemos está haciendo justicia al odioso refranero; 'entre todos lo mataron y él solo se murió'.
La izquierda está en la UVI, con respiración asistida y el gotero enchufado a la vía, a falta de una transfusión que depurase viejas pendencias y oxygenase un discurso abarrancado desde hace demasiado en la autarquía ideológica y en el uso y abuso de reclamos demasiado sobados para ser creíbles a estas alturas del partido, los líderes de las distintas formaciones progresistas de este país se han dedicado a jugarse los cuartos que les quedaban en ser los más populares del aula de los torpes del instituto, mientras posturas más pragmáticas y menos pretenciosas se hacían con el patio del recreo y sumaban a su causa a los perfiles bajos del alumnado.
Podemos ilusionó, o al menos lo hizo mientras la crisis soplaba de culo, al tiempo que en el PSOE se montaba una marimorena entre los que pretendían combatir los votos más ideológicos y los que se negaban a perder los privilegios conseguidos en treinta y pico años de traiciones e infamias maquilladas de progresismo de farándula. El espectáculo fue bochornoso y finalmente decidió el que nunca pinta nada, el ciudadano de base, aún así ni se consiguió despojar a Rajoy de la Moncloa ni se fue capaz de hacer un frente común ante una derecha que tiene en la disciplina su mayor activo y en la capacidad de resistencia su arma más mortífera.
Moción de censura que sale adelante (que meses antes era imposible) y Rajoy sale del gobierno. Parece que esta situación ha beneficiado al PP al fin y a la postre, irrupción del fascismo con apoyo y blanqueo de los medios que sin pruebas ni argumentos veraces enterraron a la formación morada en el fango sin reparar en gastos ni en descréditos, y la derecha que se aúna en esta nueva realidad (seamos claros, una fracción del PP importantísima nunca ha sido otra cosa que lo que hoy es, con siglas específicas, VOX), y el gobierno, junto a las veletas C's, es evidente que será de ellos en breve, en cuanto Sánchez se caiga del guindo y convoque unas elecciones que posponer no le va ha hacer ningún bien a la izquierda, si es que tiene salvación la izquierda a día de hoy.
Entre todo este maremágnum, hoy Iñigo Errejón fractura un poco más a Podemos, a quien todo el rollo de la transversalidad le está saliendo más caro que un yate, y lo hace en Madrid, en el centro para que lo vean todos. Después del desastre de Andalucía, este año presiento más hecatombes, en más territorios, y yo pregunto: ¿qué se le puede pedir al votante de izquierdas?, ¿qué debe hacer y pensar ante todo lo que está ocurriendo en las huestes socialistas, obreras y populares de este país?, ¿Hay motivos para creer?.
Siento que una vez más hemos dejado que los malos se lleven el botín, que nos arrebaten lo que debería ser nuestro y que lo hagan aprovechando nuestras discusiones, nuestros sesudos debates en torno a la moral socialista, las escrituras de Marx, la acción en la calle y el apoyo a las ballenas... cualquier cosa en lugar de crear un proyecto de izquierdas sincero e ilusionante. Pero para conseguir ésto, es necesario posicionarse adecuadamente: alejados los unos de las puertas giratorias, los privilegios y los fastos palaciegos y con la vista en el ciudadano de a pie, y centrados los otros en acciones alejadas de utopías y buscando una unidad y un compromiso que huela a futuro y a ilusión, no empeñándose en buscar, o parecerlo, esas puertas, privilegios y fastos conseguidos por los vecinos socialistas en el 86 cuando entraron a saco en la 'Beautiful people'...
Hoy es un día más en el que a los progresistas nos toca hociquear y fijar la vista en el suelo, para sepultarla entre los brazos, pegada la barbilla al pecho y que el temporal pase por encima de nosotros sin hacernos hincar la rodilla, sin que la derrota sea demasiado furiosa.
Lo dicho: entre todos lo mataron y él solo se está muriendo.

miércoles, 16 de enero de 2019

Ryan Bingham, nuevo disco, "American love song" el 15 de febrero


El norteamericano Ryan Bingham vuelve con un nuevo disco que será puesto en circulación el próximo 15 de febrero y que llevará por título "American love song".
Con la publicación de este trabajo pone fin a más de cuatro años de silencio, desde la publicación en enero de 2015 de "Fear and saturday night".
Los seguidores del cantautor de Nuevo Mexico están (estamos) de enhorabuena, pues así mismo, el autor de "Mescalito" iniciará una gira mundial en la cual presentará en directo sus nuevas canciones.
Ya está abierta en la página web de Bingham la posibilidad de adquirirlo por medio del pre-order; para aquellos que estén interesados en esta posibilidad, solo tienen que pinchar AQUÍ.
Ya conocemos la portada y el tracklist definitivo, un total de 15 canciones que os adelantamos:

1. Jingle and Go
2. Nothin' Holds Me Down
3. Pontiac
4. Lover Girl
5. Beautiful and Kind
6. Situation Station
7. Got Damn Blues
8. Time for My Mind
9. What Would I've Become
10. Wolves
11. Blue
12. Hot House
13. Stones
14. America
15. Blues Lady

martes, 15 de enero de 2019

Nanga Parbat - "For all those amber lights" (2017)


Hay discos que precisan un posicionamiento especial para escucharlos, y más aún si cabe, para explicarlos. Trabajos que buscan un orificio por el que entrar en el alma del oyente sin hacer ruido, cómo pretendiendo ser queridos por él sin venderse ni anunciarse con artificios llamativos, que sean valorados por la belleza que anida en su interior, ese tipo de belleza que requiere paciencia y sobre todo apertura de miras (y de oídos).
"For all those amber lights" es un disco publicado en Valencia en el año 2017 por un grupo de artistas que iremos detallando y que se agrupan bajo el nombre de Nanga Parbat, y que consigue éso precisamente: entrar en el alma del oyente por orificios escondidos, renunciando de primeras a la puerta grande; y eso requiere un posicionamiento por parte del oyente, un dejarse llevar al huerto por lo utópico, lo diferente y por esa belleza que habita en el interior, pero debemos ser conscientes de que en estos tiempos de velocidad lenticular no resulta fácil dar tiempo al tiempo esperando que llegue la luz, como por ensalmo.


Pero les aseguro de que en este caso llega, la belleza digo, la luz. Pero también la exclusividad, la diferencia que colorea el paisaje auditivo de cada cual, acostumbrado siempre a los mismos tonos y colores, a los mismos sonidos y armonías, y también llega un estado de calma casi natural, orgánica, que germina de los sonidos de cada una de las diez piezas que componen "For all those amber lights".
Todo esto se consigue a base de orfebrería melódica e instrumental, rompiendo el armazón de lo esperable y adentrándose en terrenos melifluos donde todo está permitido y es bienvenido. Así, escuchamos inmiscuirse en la tela de araña sónica que reboza cada melodía instrumentos como violines, trompetas, sintetizadores, glockenspiels (una especie de xilófono), pedal steels...
La sensación es de atmósfera, o como dice mi amigo Juanjo Frontera en su reseña de hace un tiempo en Alquimia Sonora (pinchar), de paisaje, como esas pinturas con profundidad y vida interior pintadas por los grandes maestros del pasado.
Postularse en una actitud de espera, dispuesto a recibir lo que llegue sin preguntas ni posicionamientos preconcebidos es el primer paso para que todo funcione y este singular disco cumpla su cometido, hablar de etiquetas me parece que sería despistar más que ayudar a la comprensión del elepé, pues me parece más interesante que cada cual lo reciba con la certeza de que lo que va a escuchar no le va a resultar familiar, y que ha de ponerse a la tarea, pero sin esfuerzos ni rogativas, sólo con espíritu aventurero y los sentidos en posición 'on'. Creo que será difícil no disfrutar de este trabajo si nos dejamos zarandear por él, y una vez que se domina la materia, tomar el timón y explorar esa atmósfera, ese paisaje, y sumergirse en él.
El capitán de esta nave es el italiano Mario Dubla, quien además de cantar se encarga de guitarras, percusión y lap guitar. La gestación del proyecto ha conocido diferentes ciudades y tiempos en el calendario.
Le acompañan Dani García (batería), Carla Pascual (violín, glockenspiel), Javier Marcos (guitarra), Luis Alcober (sintetizadores, trompeta) y Txema Mendizabal (bajo, steel guitar); además de diversos músicos que colaboran parcialmente en determinados temas.
La mejor manera de despedir esta reseña se me antoja que será escuchando uno de los diez temas del disco, por ejemplo este "Red sky at night".



Bandcamp donde escuchar y adquirir este delicioso disco, pinchando AQUÍ.

lunes, 14 de enero de 2019

Siete años de Rock and More...


Tiramos de tópicos y repetimos aquello de 'parece que fue ayer'. Pero es cierto, parece mentira que hayan pasado siete años desde que aquél lejano/cercano domingo frío y lluvioso de 2012, con idénticos guarismos en el calendario que hoy. Aunque ésa es prácticamente la única coincidencia entre el presente día y aquél primero de Rock and More...
Muchas cosas han cambiado desde entonces, algunas se han pospuesto y con el tiempo han vuelto, otras tal vez lo hagan algún día, y otras sé que jamás volverán, quizás sea mejor así.
La cosa es que lo que empezó siendo una aventura encaminada a despellejar mi alma de músico, escritor y ser humano frustrado, y arrojar las virutas sobre el lienzo blanco del portátil en busca del reciclaje metafísico por nadie advertido que yo suponía, se fue convirtiendo con el tiempo en una forma de dar sentido a mis días, bastante oscuros y deteriorados en aquellos tiempos, en una terapia donde la sangre que esperaba dilapidar en forma de letras, finalmente no llegó al río.
Y contra todo pronóstico empezaron a aparecer voces que daban réplica a mis palabras, y posiblemente, ignorantes aquellos remitentes de las consecuencias de sus visitas a mi casa, fueron encendiendo las sucias bombillas que en mi ceguera no sabía encontrar y el túnel empezó a señalar su recorrido hasta alcanzar el final del mismo, coincidiendo con la primera escaramuza rockera en Frías.
Entonces la certeza de que la suerte estaba echada era tan real y vívida que el blog pasó de ser un refugio insonorizado perdido en mi submundo a convertirse en un estilete con el que destripar desdichas y debilidades propias para que la vereda volviese a ser, como decía el poeta, el camino que hacemos al andar.
Y así, escribir se ha convertido en lo que realmente siempre fue, una necesidad, un ejercicio que amaba tanto que no acometí antes por miedo a dañarlo, hasta que la hecatombe que parecía cernirse sobre mí me convenció de que no había nada que perder, y poco por lo que luchar y que estaba, y siempre estaría, como canta el poeta eléctrico, "En el ángulo muerto", pronto comprendí que no estaba en lo cierto.
Asumido mi lugar de semi-invisibilidad en el espejo, cotejando los activos y encerrados en el cuarto del olvido los pasivos, volví a fundirme con mi entorno y desde el punto de partida volví a empezar, siempre con los dedos prestos sobre el teclado, para asomarme al balcón desde el que oteaba mi propia verdad como músico, escritor y ser humano, tal vez no tan frustrado al fin y al cabo.
Y llegamos a 2019 con la mirada limpia, que no es poco; y unos cuantos amigos más que cuando empecé a escribir a la desesperada, dispuesto a rodar por la pendiente. Y solo por eso el viaje es merecedor de una continuidad a la que no quiero poner expectativas y mucho menos objetivos, pues cada día cuenta y no hay nada peor que el arrepentimiento de lo que no se llegó a hacer.
Toca, por qué es lo justo y deseo de corazón hacerlo, agradecer a todos los que me han acompañado en este viaje, a los que me honran con su presencia y sus comentarios y sobre todo con su comprensión y respeto, todo ésto por supuesto es recíproco.
Y a los que se han convertido en amigos, un millón de gracias y abrazos repartidos como crean conveniente.
¡A por los ocho!



domingo, 13 de enero de 2019

Los domingos photosong - Bob Dylan&The Band - "Long Distance Operator"


A veces el azar reparte dosis de alquimia, casualidades o presentimientos que sin saber en absoluto de donde vienen consiguen que tengas la total certeza de que algo que estás a punto de emprender es lo adecuado y que reportará cosas positivas, una suerte de magia, de brujería cotidiana.
Hoy es uno de esos días bendecidos por la hechicería, sin saber por qué, he recogido de la estantería de los vinilos "The basement tapes", lo he puesto sobre el plato y dejado que suene. Todo ello lo he hecho como movido por designios mágicos, ajenos a mi voluntad, alguién o algo guiaba mis pasos.
Y rápidamente la música se ha fusionado con la atmósfera, con un estado de ánimo que por no tener nada de particular en el día de hoy, las canciones registradas en aquella casa rosa (no exenta tampoco de grandes dosis de hechizo) han hecho de él un estado de paz, de tranquilidad y en una mañana en la que todo parece funcionar y encajar.
Tenía que ser el disco de la foto de hoy claro, la canción era lo de menos, hoy "The Basement tapes" funcionaba como una sinfonía, donde los temas se sucedían dándose paso unos a otros, cómo sin solución de continuidad.
Así que tenemos a Bob Dylan, a The Band y a los sótanos de la casa rosa (que siempre he pensado que era naranja) y un tema de los pocos que he podido encontrar en Youtube, pero que sirve tan bien como cualquiera, el blues quejumbroso "Long distance operator".
¡Feliz domingo!



viernes, 11 de enero de 2019

2x1 - Johnny Thunders/Burning - "Great big kiss/"Es especial""















Hacía tiempo que no traía al blog un 2x1, y lo que son las cosas, metido en otros tinglados me tropiezo de nuevo con la versión del "Great big kiss" de las Sangri-Las que Johnny Thunders nos regaló en su mítico debut de 1978 titulado "So Alone".
Y claro, un fan de Burning como yo no podía evitar recordar el cover que sólo dos años más tarde registraron los de La Elipa del clásico, para su tercer elepé, aquél inolvidable "Bulevar".
Transcrito en castellano y titulada como "Es especial", y con las voces en el diálogo intercalado de los inolvidables Toño y Risi, es un momento imprescindible en los directos de Burning y siempre un favorito personal. Seguimos los dictados del azar y dejamos muestra de "Great big kiss"/"Es especial" para no dejar de disfrutar y entrar en calor.




miércoles, 9 de enero de 2019

The Northagirres - "Corte fino" EP (2018)


Como viene siendo habitual, las primeras escuchas del año siguen perteneciendo a trabajos del curso recientemente finiquitado. Cosas que han aparecido en las postrimerías del último curso o que durante el año han ido quedando en el fondo del típico montón de álbumes pendientes que suele ir creciendo según avanzan los meses.
El tercer trabajo discográfico de los guipuzcoanos The Northagirres pertenece al segundo supuesto, pues este EP fue publicado en la primavera pasada y tuve el primer contacto con él en los conciertos que en semana santa ofreció el Antzoki dentro de la iniciativa Basque Fest Rock City, en la que participó la banda de Urretxu.
Esta tercera entrega presenta alguna novedad con respecto a trabajos anteriores: la primera es la producción del gran Hendrik Röver, para ello se desplazaron a tierras cántabras, a los estudios del Deltono Guitar Town, para grabar los seis temas que nutren "Corte fino" (que es como se titula el EP); la segunda novedad es que en este disco todas las canciones son en castellano, olvidándose de la lengua de Shakespeare que hasta la fecha se había alternado con la de Cervantes, yo personalmente lo celebro.


En cuanto a lo que se escucha es lo que el sexteto sabe hacer a las mil maravillas: rock and roll, del que se deja acariciar por los amores fatales, los vehículos de gasolina, las noches hieráticas y los sentimientos arropados con cuero y metal.
Sería absurdo no destacar la influencia de los míticos Burning en el sonido de "Corte fino", y en consecuencia el deje urbano, callejero y castizo; pero ésto, lejos de ser un problema, es una bendición (o al menos así lo verán los fans de los de La Elipa).
Por lo tanto escuchamos guitarras fibrosas y que puntean con actitud, teclas incendiarias que en ocasiones roban protagonismo a las reinas de las seis cuerdas e indómita sección rítmica, todo subrayado por la voz entregada y crédula de Iñigo Agirrebalzategi.
Y como todo encaja, y las composiciones funcionan como un tiro, la escucha del disco se convierte en una nueva aventura para los amantes del rock clásico con acentos cañís y gariteros, corrosivos y con olor a tubo de escape.
"La ley" es el pistoletazo de salida, con el intrépido piano de Ana Agirrebalzategi y un acento puramente Burning; "Norte y sur" es más fronteriza, al modelo La Frontera, y qué les voy a decir del enloquecedor estribillo de la magnífica "Cuéntales".



La grasa y el aceite se desparrama por las cuerdas y las teclas en la poderosa "Anoche vendí mi coche"; vuelven las esencias de los Burning del final de la década con otra favorita, "Lo pactado", para finalizar con "La boca rota" que sigue similares coordenadas sónicas y líricas.
Ha tardado en llegar pero lo ha hecho, y además por todo lo alto, pues el EP de The Northagirres es pura nitroglicerina, los que gusten de los sones canallas, etílicos, tabernarios y nocturnos referidos disfrutarán de lo lindo con este tercer disco de The Northagirres".

Bandcamp donde escuchar y adquirir este fantástico EP: The Northagirres.

martes, 8 de enero de 2019

Cuando había música en TV - Peter Murphy - La edad de oro


Hacía seis meses que Bauhaus había desaparecido, su líder Peter Murphy visita España y le cuenta los detalles de la separación a Paloma Chamorro en una interesante entrevista que ofrecemos en dos partes, por supuesto en el mítico programa La edad de oro.
El carismático y controvertido artista británico cuenta también el porqué de su incipiente experiencia con la danza y aprovechó su paso por el programa para dejar una actuación de danza moderna con el tema de Bauhaus: "Hollow hills" de fondo.
Recomendable charla la que mantuvieron Peter Murphy y Paloma Chamorro aquél lejano ocho de diciembre de 1983, yo poco más puedo decir, nos quedamos con ellos (y con la danza).





lunes, 7 de enero de 2019

Los lunes... escenas de cine - "El club de los poetas muertos"


En  este recién estrenado 2019 recordaremos películas que cumplirán años, números redondos y nos preguntaremos aquello de ¿Han pasado tantos años ya?. El tiempo vuela y para algunas películas es un enemigo indestructible. Muchos films se verán demolidos por el juez del tiempo, en cambio a otras cintas el tiempo no las influirá o incluso las engrandecerá.
"El club de los poetas muertos" será una de esas películas, treinta años cumplirá este año la apasionada y emotiva historia del profesor John Keating y su cuadrilla de alumnos. Bajo su influencia refundaron El club de los poetas muertos y decidieron plantar cara al almidonado y conservador modo de vida que les enseñaban en el tradicional y puritano colegio de ricos al que les llevaban sus padres.
La película fue un gran éxito en aquél lejano/cercano 1989, Robin Williams debutaba como actor dramático y el irregular Peter Weir conseguía el mayor éxito de su carrera como realizador.
Ignoro lo que el tiempo ha hecho con "El club de los poetas muertos", hace muchos años que no la veo, pero en su día me gustó mucho, como creo que a todo el mundo, y me ha gustado recordarla.
¡Feliz semana!

domingo, 6 de enero de 2019

Los domingos photosong - Los Flechazos - "En el club".


Estos últimos días ha sonado mucho en casa Los Flechazos. He rescatado de la estantería sus viejos CDs y vinilos y han vuelto a girar. He vuelto a sentir las llamaradas de juventud que exhalan esas canciones, el fresco de los callejones ametrallados por la corriente de los barrios altos de Londres y la nostalgia arrebatada de amores pasados y lluvias caídas.
"En el club" fue el disco con que les conocí. Realmente "Viviendo en la era pop" recogió la fama en diferido después del éxito de su segundo disco. Tengo este vinilo desde 1989 y lo considero uno de los tesoros de mi colección.
Uno de esos elepés que he debido escuchar un millón de veces, que te sabes hasta la última letra de sus canciones y hasta el ruido más mudo de la grabación, y que por supuesto están todos y cada uno de sus temas asociados inexorablemente a recuerdos de mis veranos en León, a las fiestas de tal o cual pueblo y a alguna de las chicas que pasaron por aquellos días y dejaron parte de ellas en mi memoria.
Empecemos los domingos fotográficos con buen pie, con acentos primaverales, festivos, popero y mods, volviendo a la esencia misma de la juventud con Los Flechazos y "En el club".
¡Feliz domingo!



viernes, 4 de enero de 2019

Lagartija Nick - "Crimen, sabotaje y creación" (2017)


No ha sido hasta que el 2018 daba sus últimas coletadas, que he decidido introducirme en el universo sónico de los granadinos Lagartija Nick. No será porqué no haya recibido a lo largo de los últimos veintipico años referencias favorables a propósito de la banda de Antonio Arias. Pero lo cierto es que se sucedían discos, episodios y leyendas protagonizadas por la banda y yo me mantenía a una distancia que imposibilitaba que el influjo de Lagartija Nick hiciera mella en mí. Tal vez establecidos mis intereses en otros lares, y que el eco que me llegaba, lejano y poco definido, a propósito de las tendencias de los de Granada, no terminaban de llamarme a iniciar el éxodo hacia su república musical y lírica.
Finalmente, y ante las inmejorables menciones que me llegaron sobre su último trabajo, de título: "Crimen, sabotaje y creación", me decidí a colocar mis intereses más desinteresados en mano del cancionero citado para comprobar cuál era el efecto que producía en un servidor.
Timorato me siento hoy ante el teclado para referir a todos ustedes lo ocurrido durante estas últimas semanas conviviendo (creo que lo que se hace con este ramillete de canciones es convivir) con "Crimen, sabotaje y creación".
Digo lo de timorato porque parto del desconocimiento de la obra del grupo a modo general, por lo cual es difícil para mí referirme a este disco dentro de la obra de la banda. Por todo ello debo omitir referencias y coordenadas a propósito de la importancia que puede alcanzar el elepé dentro del universo Lagartija Nick, y me circunscribiré a este álbum como si no hubiese nada más, (para mi en realidad no lo hay).



Y para intentar reducir todo el caldo, especias y aderezos que me aporta esta obra a una salsa espesa, recuperaré una frase que ya he mencionado más arriba: con estas canciones se convive, que es más aún que el mero hecho de escucharlas. Y se mezcla uno con su magia, su lírica, su sobrecogedora actitud musical, poética e ideológica, y se fusiona con estas melodías, sonidos y textos, entregado a su idiosincrasia con la materia viva de que están construidas, formando finalmente un estado de habitabilidad con un trabajo que se extrapola a lo meramente musical, para expandir su propuesta y mensaje más allá: a los lindes en que germina la poesía de Lorca, la memoria de los guerrilleros maquis, el flamenco (que tan ajeno me resulta), el amor a la tierra y sus gentes, el recuerdo triste y encendido a los que se fueron dejando su ser aquí, las secuencias de guitarras que enervan la sangre de los rockeros de casta, la épica de los que cantan por compromiso con el arte y consigo mismos, para sentarse junto a los oyentes a reflexionar frente a una hoguera crepitante donde el reflejo de las llamas es energía de saber, entender y sentir.
Hacía mucho tiempo que no me sentía tan herido, de muerte y de vida, por un disco, por unas canciones que no se apartan de mis entrañas, que persisten en vivir en mis oídos y que hacen las veces de despertador en la mañana, instándome a desayunarme con ellas, lo dicho: a convivir con ellas.
"Crimen, sabotaje y creación" me desarma, no me permite centrarme y mostrarme como ese cabeza cuadrada que sé que soy, y diseccionar sus partes por separado, observar la cronología y mantener una distancia que me permita no despotricar arrastrado por la emoción, ni mostrarme tendido en una playa desierta tras el ocaso de mi barcaza, desmanteladas sus velas tras la tormenta que desencadenaron las doce canciones de "Crimen, sabotaje y creación", Y aquí me encuentro ahora, mecido por las tonificantes cuerdas de un adagio nostálgico y al tiempo esperanzado que hace del recuerdo una exposición de belleza y calma, y aunque soy un Robinson recién llegado a una isla desierta, creo que las aventuras y convivencias no han hecho más que empezar.



jueves, 3 de enero de 2019

Malcolm Holcombe: gira española en mayo.


En mayo nos visitará el norteamericano Malcolm Holcombe para presentar su último disco, el excelente "Come hell or high water" del que ya hablamos en su día aquí.
Los que ya hemos tenido la suerte de ver al gran Holcombe despellejar sus canciones en vivo sabemos de sobra que nos encontramos ante un concierto imprescindible, los que aún no hayan vivido la experiencia de un bolo de este inquietante y emotivo songwriter tienen esta primavera la ocasión de estrenarse en lo que seguro que les resultará una experiencia inolvidable.
Buenas noticias en estos primeros pálpitos de 2019, la gira de un grande que en directo se crece y se hace aún más él.
Las ciudades, salas y fechas que acogerán al gran Malcolm Holcombe:

14 de mayo de 2019 - Barcelona - Rocksound.
15 de mayo de 2019 - Zaragoza - Rock & Blues.
16 de mayo de 2019 - Madrid - Café Berlín.
17 de mayo de 2019 - Santander - El almacén de Little Bobby.
18 de mayo de 2019 - Gernika (Bizkaia)- Trinkete Antitxokoa.

miércoles, 2 de enero de 2019

Cherry & The Ladies - "Peligro" EP (2018)


Cherry & The Ladies son una banda de rock and roll que lleva varios años dispersando su oferta de rock clásico de esencias vintage, surf, rockabilly y pub-rock por la geografía patria con personalidad y vocación de divertirse y divertir, creo que lo consiguen sobradamente.
Comandadas por Cherry Lady desde los inicios del grupo y con una formación de dos guitarras, teclados, bajo y batería despliegan actitud y casta cincuentera, descaro e imagen pin-up, pero todo ésto no es sino la guarnición de un ramillete de buenas canciones, y además en castellano.


Hace unas semanas, cuando el año ya miraba a su final, publicaban un EP titulado "Peligro" en el cual volvemos a encontrarnos con cinco temas de encantadora esencia y evidentes ancestros pioneros, de cuando el rock se expandía desde las radios de los cadillacs y las jukebox de los restaurantes vecinos al high school.
Con estos ingredientes la banda cocina sus pócimas, con oficio y la necesaria dosis de brujería -en este caso hay mucho uso también de varitas mágicas- para disparar temas encendidos y veraniegos, surferos y honky-tonk, divertidos y desenfadados como "Un mojito y rock and roll" de irresistible estribillo.
"Peligro" es también el título del primer single y vídeo, aunque lo mejor es que lo veáis y juzguéis (y si os apetece bailéis):



"Bailo" es un corte más reflexivo y lento, aunque sobre todo se trata de un canto de libertad y actitud positiva ante la vida, que no está mal. "Vacaciones" es más garajera y "Hey" mas rock-bluesera, con el hammond soplando embravecido.
Divertimento asegurado, provocaciones para que los pies inquietos se lancen a bailar también, y además pasión y entusiasmo por parte de una banda que se va haciendo sitio en el escuálido mundillo del rock and roll nacional, siempre dominado por los mismos, aquí sin sesudas propuestas ni postureos varios, rock de esencia pionera y high school con todas las consecuencias.