lunes, 30 de octubre de 2017

Robyn Hitchcock & The Venus 3 - "Olé! Tarantula" (2006)


Esta tarde nos veremos las caras con Robyn Hitchcock en un concierto en el que nuestro canoso amigo viene acompañado únicamente por Luther Russell (The Freewheelers, Those Pretty Wrongs). Promete ser un concierto íntimo y delicioso, en la maravillosa kutxa beltza, habitáculo situado en los altos del kafe antzokia, sin el glamour de este, pero con mucho más encanto.
Así que la mañana la he empeñado en la escucha de música de Robyn. Podría haber elegido su último disco, de título homónimo y probablemente el mejor en más de una década, más exactamente desde que en 2006 facturase junto a Venus 3, el magnífico: "Olé! Tarantula".


Así que no me lo he pensado dos veces y he recuperado de la estantería aquél estupendo disco, aunque ignoro si sonará algo esta tarde de este cancionero.
Tras colaborar en 2004 junto a David Rawlings y Gilliam Welch para su también notable "Spooked", Hitchcock reune en torno a la nomenclatura Venus 3, a un grupo de excepcionales músicos, culos inquietos del rockerío, como: Peter Buck, Scott McCaughey y Bill Rieflin, es decir, una representación suntuosa de los también estupendos: Minus 5.
Recuperar este disco da la dimensión exacta de la importancia que tiene un artista como Robyn Hitchcock, tremendamente desconocido en parajes como España, y que cada segundo de su música revela la inmutable calidad de sus canciones, la imperecedera esencia de su capacidad creadora y lo impermeable que se torna su música al devastador (para muchos) paso del tiempo. Hitchcock siempre suena fresco, actual, engrasado, joven y a recién salido del horno.
En su vuelta al rockin', con una banda de tamaña enjundia, y unas composiciones soberbias, el disco discurre con la irrefrenable ligereza que lo hace un río de aguas cristalinas, acariciando las orillas, susurrando su vida siempre adolescente, alegrando con su risa natural.
Como no se trata de hacer una relación concienzuda de cada corte, repararé en uno, que dentro de la grandeza del conjunto, me hace dar un respingo cada vez que el estribillo surge como una elegía bíblica descendiendo de los cielos; me refiero a la magnífica: "Briggs (A Man’s Gotta Know His Limitations)" donde hace alusión al personaje de Clint Eastwood; Harry Callahan.
Hoy es el día de Robyn Hitchcock y me temo que también de "Olé! Tarantula", su excepcional álbum de 2006.

6 comentarios:

  1. Es lo que siempre me toca los huevos, para deleitarme tengo que aguantar 3:40 minutos de discurso, me niego al youtube, por lo demás...sin palabras después del cabreo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele pasar, pero como no quería quedarme en la versión en disco, he elegido esta que es en directo.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Es uno de mis discos favoritos del gran Robyn Hitchcock. A disfrutarlo hoy. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De los míos también, y junto al último el mejor del presente siglo tal vez.
      Abrazos.

      Eliminar
  3. He visto los vídeos que habéis colgado. Suena de lujo. Escucharé el disco.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que a ti te gustaría la música de Hitchcock seguro, me da que va mucho con tus gustos.
      Abrazos.

      Eliminar