lunes, 31 de octubre de 2016

Concierto - Bantastic Fand - 30/10/2016 - El Intruso , Madrid.


Me congratula observar como el bueno de Addi parece que mantiene la mecha seca y que de momento la humedad derivada del paso del tiempo o de la rutina no parece amenazar demasiado con arruinar la chispa y que la carga rockera no explote, de momento sigue habiendo explosiones y motivos para que la mochila siga llenándose, tengo que ver de donde vacío como me recomendó hace poco una sabia amiga.
Y este fin de semana hemos vuelto a provocar estallidos en Madrid, con una compañía inmejorable, elementos inflamables también como: Savoy Truffle, Javier de Gregorio, Gonzalo Arostegui o Joserra Rodrigo con los que hemos vuelto a constatar que en la vida hay cosas, momentos y personas que hacen que todo merezca la pena, un privilegio.
Como en apenas dos semanas me vuelvo a ver cara a cara con los Cero, dejaré para entonces la crónica de lo que estos tipos son capaces de hacer sobre un escenario, advierto y adelanto que algo absolutamente demoledor y memorable, lo vimos el sábado en La Riviera y lo veremos en breve en Bilbao en la sala Santana, no tengo ninguna duda.


Y me centro con otros tipos ante los cuales la genuflexión se vuelve obligatoria (en cuanto a respeto por lo que de músicos excepcionales demuestran ser en cada escenario que pisan, y en lo que respecta al extraordinario repertorio que exhiben tanto en temas propios como en grandiosas versiones), me refiero por supuesto a Bantastic Fand.
En un escenario en el que los siete miembros del grupo parecían parte de un rompecabezas en el que los milímetros eran ser los justos para que todos ellos pudiesen entrar y llevar a cabo su labor, Nacho Para, Paco del Cerro, Paloma del Cerro, Fernando Rubio, Iván Estefanía, Carlos Campoy y Chencho Vilar demostraron a pesar de ciertos problemas técnicos de inicio, que son una banda de mucha enjundia, suenan de absoluto delirio, marcan el estilo desértico americano que les caracteriza de forma admirable, y desarrollan su propio modus operandi distinguiendo ante todo que son ellos los que están sobre las tablas. Todo suena como debe, ambos guitarristas demostraron destreza y pusieron de manifiesto su pericia cada uno en su estilo, Fernando Rubio además cantó varios temas con una garra que francamente dejo poso entre la parroquia, para enmarcar la versión del inconmensurable tema de Neil Young "Souther men", las teclas son otro fuerte en el grupo, con momentos sublimes y la base rítmica no se queda atrás, sutil al tiempo de rotunda, además Paco del Cerro no pudo dejar de recordar al personal al amigo Don Henley cantando y tocando la batería, especialmente en la extraordinaria: "Down the river". Imprescindible las voz de Paloma del Cerro en las armonías vocales, otro de los fuertes del grupo. Y por supuesto Nacho Para dirigiendo y centrando miradas y acariciando oídos con esa sedosa y particular voz que tiene.


Y así, como un suspiro pasó un concierto delicioso y repleto de momentos mágicos en los que además de temas de sus dos excelentes discos de estudio, a saber: "Strong enough refuse" (2014) y "Welcome to desert town" (2016), cayeron algunas versiones excelsas de Bob Dylan: "If your gotta go, go now", "Love sick" con una revisión sobre su propio cover que nos dejó a todos absortos, "Hazel" y la maravillosa "Most likely you go your way, and I'll go mine". También Stephen Stills sonó anoche con "Love the one you're with". Además contaron con la colaboración de Fino Oyonarte, bajista de Los Enemigos en el cover del "Cold Turkey" de John Lennon cuyo estribillo coreó una emocionada audiencia.
De su primer Lp sonaron: "Far from home", "Calling" o "What can I say?", del excelente trabajo de éste curso oímos: "Anymore", "Can't you see", "Giving up the battle", "Find the door", "Everybody's rockin'" ó mi favorita: "When she came to the city" que además dedicaron a los que nos acercamos desde Bilbao al bolo, cosa que agradecí de veras, porque fue un detalle ¡que coño!!!
Hubo más y todo magnífico, uno de esos conciertos en los que lo único que te jode la fiesta es que se acaba, ahora con ganas de volver a verles y ojalá, como comentamos con algunos miembros del grupo, pueda ser en el norte.
Un gran fin de semana, con música, bebercio y comercio, y rock and roll claro, pero sobre todo grandes amigos, agradecer a la banda la amabilidad con un servidor, y hasta la próxima.

viernes, 28 de octubre de 2016

All La Glory - "Everybody's Breaking, Everybody's Heart" (2016)


Personalmente me llama la atención el eclecticismo del último disco de los sevillanos All La Glory, y con esta afirmación quiero dar comienzo a esta reseña porque es el pensamiento que impregna en mi opinión la escucha y el análisis de "Everybody's Breaking, Everybody's Heart", el nuevo trabajo de la banda sevillana.
Esperaba encontrar rock americano en los surcos de un disco parido por los de Juano Azagra, riffs enraizados y esencias sesenteras, academicismo estético extraído de las escuchas de The Band o Big Star, y clase...mucha clase. Todo esto se puede encontrar en este cancionero, pero además hay píldoras de power-pop y momentos de sonoridades mucho más sedosas que miran al new wave, que se caracterizan por el tratamiento en las teclas y también en la voz de Pilar Angulo, un ejemplo evidente de esto lo encontramos en la sorprendente "L.A.M.F.", que tras un par de escuchas dubitativas empezó a funcionar en mi sorprendido oído.


Tampoco el primer adelanto del Lp es ajeno a las corrientes nuevaoleras, así abren el disco con el riff y la elegante arquitectura sónica de "Looking for a thrill", un tema excelente que evoca unos ochenta que ahora empiezan a ser entendidos por muchos en lo musical.
El apartado produccional esta mimado al detalle, las guitarras suenan a gloria (evidentemente) y la base rítmica es carnosa y creíble, con el buen hacer apuntado en las teclas y las voces, y unas melodías redondas y fluidas nos terminamos encontrando con un excelente disco de ésos que parecen tener como origen algún lugar lejos de la piel de toro.
Pero además es osada la propuesta, como en "I can`t take my eyes off you" un enérgico y pegadizo tema de acariciador estribillo y excelentes armonías vocales.
"Reasosns to get lost" es un excelente medio tiempo elegante y con estupendo arrope de guitarras y "Mistif love" una divertida tonada de tic bailable.



La segunda parte del disco no desmerece en absoluto a la primera mitad, "Glow" embauca y "Pretty eyes" es un pelotazo powerpopero de primer orden, un temazo de guitarras indómitas y ritmo frenético.
Todavía queda la dulce y delicada: "Vera" y la espídica de espíritu high school: "Do you wanna" para dar por terminado el disco la preciosa balada al piano: "This love affair".
Estupendo y en opinión de éste escriba, sorprendente disco de All La Glory, lleno de momentos de intensidad melódica, testarazos powerpoperos y guiños new-wave, rebosante de clase y elegancia y que sigue demostrando que en el entorno patrio también se hacen cosas de calidad y que buscan más allá de lo que las radio-fórmulas se empeñan en imponer.

jueves, 27 de octubre de 2016

Melodrama común desencajado (III)

Un viernes de otoño en 1988.

Seguramente la madre de Martina creía a su hija cuando salia sin libros todos los viernes aludiendo a que los profesores dedicaban las tardes del último día lectivo de la semana a resolver dudas y que por eso no necesitaba llevar nada, era una mujer dedicada en exclusiva al cuidado de sus hijos y de su casa, parecía mayor de lo que realmente era, tuvo sus primeros hijos, dos niños, con 21 y 23 años y con 27 llegó Martina, con los vástagos criados se aburría y no solía entrar en cotilleos y mucho menos en cuestiones delicadas que tuviesen que ver con la política o la economía, no tenía demasiadas amigas y apenas había disfrutado de la vida desde que se casó, su marido Ricardo es el único amor de su vida, o al menos lo fue, un fontanero que llegó a la ciudad recién licenciado del servicio militar y que fue levantando un taller que llegó a gozar de una bien ganada reputación de seriedad y buen precio que proporcionó a su familia una situación económica solvente y esa tranquilidad que no todos lo hogares disfrutaban en la segunda mitad de los ochenta, pero también le mantuvo muchas horas lejos de los suyos, de las dudas de los chicos mayores que en más de una ocasión echaron de menos el ejemplo paterno para usarlo como calco sobre el cual delimitar los contornos de su personalidad, de las primeras evidencias de que la pequeña Martina se iba convirtiendo en mujer, aunque la niña siempre tuvo un soporte firme aunque un tanto dubitativo en su madre, también las eternas jornadas de trabajo, y de lo que continuaba al cerrar la persiana del taller le tuvieron alejado del lecho matrimonial, aquél que antes de la llegada del mayor fue epicentro de un amor obrero y desesperado que se alimentaba de sueños, caricias y deseos de olvidar una infancia tópica y frustrante.


Carol la esperaba siempre en el mismo sitio, al pie de las escalerillas que conectaban las casas nuevas con la parte superior del barrio, una colmena de ventanas tras las cuales pisos de mala calidad y apenas 70 metros cuadrados albergaban a familias de clase obrera que no habían llegado al status de negocio propio que si llegó el padre de Martina, situación que le permitió adquirir un piso de más de 90 metros en la zona noble de la barriada unos años antes, más cerca del hiper y con la parada del autobús a unos pocos metros del portal.
Carol era la que siempre tenía la bombilla encendida y se atrevía con todo, fue la primera en abusar del maquillaje y no dudó en encender un cigarrillo cuando Alex, el más guapo e imbécil de todos los guapos imbéciles del instituto se lo ofreció con el único objetivo de parecer un imbécil interesante y poder darle un atracón a los labios y a las palmas de las manos a costa de la intrépida Carolina.
Pero Carol no era tan imbécil como él y no tardó demasiado en darse cuenta de que Alex sólo tenía una cosa que ofrecerle, tabaco. Pronto pasó el inocente y guapo Alejandró al olvido, pero la nicotina atrapó a Carol y quedaría presa de élla durante años.



Ambas jóvenes eran inseparables, se conocieron en primero de BUP, las dos coincidieron en las clases de apoyo de Euskera, en los ochenta algunas escuelas públicas no tubieron clases del idioma local hasta el último curso y ello propició un desequilibrio entre algunos alumnos sin apenas nociones de la lengua vasca y otros que llegaban al instituto con un mayor nivel. No tardaron en quedar después de clase, y aunque no vivían demasiado lejos una de otra ni siquiera se conocían de vista, fueron a colegios diferentes y hasta su llegada al BUP ambas fueron niñas modositas que dedicaban los fines de semana a ver la tele y pasear por el centro con sus padres, púlcramente vestidas con faldas plisadas y lazos en el pelo.
Durante el primer año despertaron al mundo de la adolescencia, a la fatal evidencia de que todos los chicos no eran aquellos gañanes brutos y desgarbados de los que huir como ocurría en la escuela, muchos eran capaces de hacer estremecer sus estómagos con una mirada pícara, una sonrisa malvada o unos brazos moldeados por el deporte.



En segundo curso empezaron a salir en cuadrilla, conocieron a Sara y a Beatriz, la primera salía con Igor, el líder del equipo de baloncesto, un chico alto y con una mata de trigueño cabello rizado que coronaba una testa cuadrada gobernada por unos ojos azules que volvían locos a Sara y también a las otras chicas, aquél era el motivo por el que aquella preciosa niña, menor de siete hermanos, todos varones, fuese odiada por muchas. Su cuerpo exuberante, pródigo en curvas vertiginosas y su precioso rostro moreno tampoco ayudaba a ganarse el aprecio de las demás féminas, todos hablaban de ella como de una creída y medio tonta, pero sus tres amigas sabían que no era cierto, era sensible y romántica, inocente a pesar de poseer un cuerpo que parecía moldeado por Masoch para practicar con él sus enfermizas e imaginarias maniobras, y sabían que las hirientes pintadas que a menudo aparecían en las paredes del patio y escarificadas en su pupitre la dolían de manera cruel, solía decir que su novio era guapo pero indiferente a todo lo que no fuera su propio ser, y que ella estaba sola, abrazada a una bella soledad de ojos azules, pero sola.
Beatriz era seria, triste e inteligente, guapa aunque no lo parecía, ó ella no lo sabía, o no le importaba, por lo cual no hacía destacar las finas lineas de su rostro, sus estudios eran lo primero y lo demostraba cada trimestre consiguiendo las mejores calificaciones de la clase, vivía con su madre y su hermano pequeño, su padre hace años que las abandonó y su madre trabajaba limpiando portales de lunes a viernes y los fines de semana hacía lo propio en algún bar y restaurante del centro, por lo cual a Bea le tocó ayudar en casa y criar a su hermano pequeño cuyo nombre, Alberto, era lo único que les había dejado el padre como legado. Tenía claro que a ella no le esperaba un futuro como el presente que arrastraba penosamente su madre, con las rodillas deformadas de tanto limpiar suelos y con la espalda encordada por efecto del trabajo y sobre todo de la vergüenza y la tristeza, no podía entender como aquella mujer aún amaba a su marido.

Aquél viernes las cuatro se pasaron la tarde en la esplanada, fumando y bebiendo cerveza caliente con los chicos, Igor había llevado un radio-cassette y elegía la música, canciones de Rosendo y Barricada sobre todo, sabía que a las chicas no les gustaban y parece que ignorar las protestas de Sara le divertía.
Martina decidió provocar aquella noche a Raúl, un chico tímido y callado de COU cuya mirada repleta de ternura le provocaba toda clase de sentimientos románticos, se lo comentó a Carol pues le había parecido que su amiga también le había echado el ojo...- No hay problema Martina, a mi me da igual uno que otro, esta noche los chicos van a ir a La Estrella, es un garito cochambroso pero oscuro y muy apropiado, allí te lanzas, seguro que no puede resistirse a tus encantos y te entra - reía Carol mientras terminaba la litrona de cerveza y quemaba la colilla de un Lucky, era evidente que empezaba a estar un poco borracha.


Unas horas después el tierno Raúl combatía el frío de las noches de noviembre entre los brazos de una chica, no importaba el aliento a cerveza y tabaco, el calor de la juventud era demasiado poderoso para que aquellas menudencias tuviesen importancia.
Mientras volvía a casa, sola, Martina observaba la escena entre las sombras, a la salida de La Estrella, furibunda y tambaleandose, juraba que nunca perdonaría aquello a Carol, se sentía traicionada y humillada, definitivamente había acabado su amistad...así fue dureante un tiempo, pero no para siempre...igual había esperanza.

Un martes de octubre de 2015, 23:00 horas (4 días después de la noche de autos).

The Godfathers sacaron a Martina de su viaje etílico al pasado, el whisky alimenta la memoria siempre cuando ya es demasiado tarde, miró el móvil ya sin esperanzas de que fuese Ulises, era el pasado y también el presente quien llamaba, estaba borracha pero sabía que debía contestar...- Hola Carol...
(continuará)

miércoles, 26 de octubre de 2016

El Ser Humano - "3" (2016)


¿Y lo bien que sienta de vez en cuando pinchar un disco y dejarse llevar por unos temas melódicos y de fácil digestión?, que no te introducen en el sesudo mundo del rock para adultos, que simplemente te hacen disfrutar de la música como un elemento lúdico y de diversión, como una perfecta terapia anti-extress basada en la acumulación de sonrisas, algo parecido a lo que hacíamos cuando de casi niños empezábamos a escuchar discos y nos parecían lo mejor del mundo sin pensar demasiado en el peso específico del arte que encerraban.
El Ser Humano consigue hacerme sentir ésto precisamente, es un tipo, de nombre real Gonzalo Fuster, que hasta hace unas semanas desconocía y que una vez más llegó a mí gracias a Johnny y su reseña en Espacio Woody/Jagger, el caso es que éste "3" es su cuarto disco, y yo con estos pelos y sin enterarme.

Tiene un servidor la buena costumbre (no todas van a ser mañas degeneradas) de seguir las indicaciones en temas musiqueros del amigo Johnny, y en el caso de El Ser Humano no iba a ser menos, el caso es que me lancé a la bandcamp del susodicho y me descargué el disco (no se corten)...¡acción-reacción!...me enganchó a la primera, un discazo señores, que se pasa la ortodoxia por el arco de triunfo, aspecto que impregna de libertad creadora y una frivolidad más que de agradecer a un cancionero repleto de buenas melodías, letras ingeniosas e irónicas y un pupurrí de estilos que se combinan con gracia, como a la buena de dios, pero que encajan unos con otros con la precisión de un reloj suizo y terminan conformando uno de los discos en castellano (otro aspecto que me gusta) más divertidos y de calidad (una cosa no quita la otra) del presente curso.
Gimen guitarras para abrir el album con el adelanto: "Mis Raices", melodía fluida y pegadiza y canto nasal casi infantil pero que dice cosas serias, de persona mayor, gran comienzo.
A partir de aquí todo es coser y cantar, "Lévi-Strauss" es una canción inspirada en una estatua del parque blanco, lo que indica lo inusual de la oferta, me encantan las acústicas con aire casi rumbero.
"Un Mystique" tiene un gran texto y me recuerda a mi también admirado Alis, y tras ésta la estupenda "Amiga Fría", un tema adictivo de aire sesentero y cierta nostalgia, con toques árabes, realmente excelente.



Indica Johnny en la reseña indicada el acercamiento hacia Doctor Divago del tema "Elvis", comparto totalmente su impresión y la hago también mía con su permiso, es además uno de mis temas favoritos del lote.
"El hilo" es más bucólica y añade a su pop intrínseco esencias samba o bossa nova que le dan una cohesión cálida inigualable, en "Stein" me vuelvo a encontrar con similitudes con el andaluz Alis, otro tema disfrutable con acordeón incluida.
Otro corte diferente y que no puede pasarse por alto es "Expropietario de Bélgica" divina construción melódica y riffs a lo Led Zeppelin pero de baja intensidad, y acústicas para "Tito", preciosa balada y excelente letra que finiquita el disco.



Estoy encantado de haber conocido a El Ser Humano, uno de esos discos que devoras con gusto y sin pensar en más allá de lo que significa escuchar canciones que se dejan querer y cantar, para gente sin complejos.
Adjuntamos la bandcamp de El Ser Humano, donde agenciarse este excelente trabajo. "3".

martes, 25 de octubre de 2016

Scott & Charlene's Wedding - "Mid Thirties Single Scena" (2016).


El resultado de una actitud artística que mira al rock de tintes gariteros y undergrounds visto desde la lejana Australia, agitada con el asentamiento en la cuna de ésta tendencia artística, es decir el asfalto de New York, no puede ser otro que la irrupción y deflagración de un cancionero como "Mid Thirties Single Scena", obra de éstos tipos de Melbourne llamados: Scott & Charlenne's Wedding.
La disección de su sonido se resume con pocas palabras y no sorprende, pues es la habitual en el pelotón que comanda Craig Dermody, rock asfáltico de guitarras envolventes y ambiente garitero, en la onda de la Velvet Underground con elementos que modernizan la oferta sónica sin deslucirla y aportando un toque personal, mucho malditismo y lírica de la oscuridad.
A este esquema súmenle unas composiciones francamente excepcionales, repletas de poesía underground y una sutil capa de sonido Lo-Fi, y se toparán con uno de los aparatos sónicos más destacados de la presente añada.


Y ésto es así, en mi humilde opinión, por la sucesión de temas redondos y sugerentes que uno se va encontrando conforme avanza el disco, empezando por la velvetiana: "Maureen", haciendo referencia a la que fuera baterista de la mítica formación del terciopelo, de crispado estribillo y contundencia rítmica y de guitarreo.
A un comienzo francamente demoledor se unen gemas como: "Don't bother me" y "End of the Story" que en una especie de atasco psíquico repitió mi MP3 en bucle mientras mi tren atravesaba los verdes campos austriacos, burbujeantes y atmosféricas, ambas extraordinarias.
Bailan de forma lírica y poética las guitarras de la deliciosa: "Hardest years" y el influjo underground se engrandece en la absorbente: "Scrambled eggs".
Densa y de cierto terciopelo grunge se desliza la extensa (que no larga): "Bush" y "Distracted" es un rock and roll impoluto que bien pudiera alistarse en cualquier disco setentero de Lou.
Con "Delivered" vuelven los influjos más velvetianos y a lo grande además, pues se trata de un trallazo arrollador y frenético, y "Forever and a day" es una balada que supura su melancolía en la misma onda humeante, aquí con piano, acústicas y acompañamiento vocal femenino, excelente colofón.



Definitivamente Scott & Charlenne's Wedding han firmado uno de los discos del año, admito que contiene un montón de ingredientes que acostumbran a darse cita en mis platos sónicos favoritos, pero no creo que nadie que caté esta delicatessen quede impune a su embaucador sabor.
Es además un disco que ha musicalizado unos días de trenes y ensoñaciones viajeras, empastando perféctamente con estados de ánimo, visiones en lontananza, fugaces compañías y el tacto despiadado de las piedras del camino.

lunes, 24 de octubre de 2016

Los lunes...escenas de cine - "Muerte entre las flores"


Uno de los temas que más airadas discusiones me ha acarreado con colegas cinéfilos durante años es el relativo a la obra y milagros de los hermanos Coen. Soy consciente de que muchos tienen a Joel y Ethan casi como la quintaesencia del cine independiente nacido a finales de los ochenta y especialmente en los noventa, y que su obra es oro molido. No estoy en absoluto de acuerdo, pero lo cierto es que ya no discuto sobre el tema, siempre termino recibiendo palos a diestro y siniestro, seguiré eso si, en mis trece, reafirmámdome en que salvo un par de películas de ellos el resto no me dicen nada o sencillamente me aburren soberanamente.
Eso si, admito que en 1990 filmaron una obra maestra total y rotunda, entiendo que ningún otro film de la pareja se acerca a "Miller's Crossing" ni de lejos, por eso me parece justo, para limar asperezas con camaradas fans de los hermanos de oro, decorar el blog esta semana con la maravillosa "Muerte entre las flores".
¡Feliz semana!!!

lunes, 17 de octubre de 2016

Los lunes...escenas de cine - "El Tercer Hombre"


Aunque estaremos unos días de vacaciones y no habrá entradas, no quiero dejar el blog sin su decoración cinéfila, y para esta semana de viajes y descanso no se me ocurre ningún film más apropiado que la obra maestra total y absoluta de Carol Reed: "El Tercer Hombre".
Basada en la novela de Graham Greene y con innumerables momentos míticos y legendarios, aunque creo que me quedo con éste, no necesita presentación.
¡Hasta la vuelta!!!
¡Feliz semana!!!

domingo, 16 de octubre de 2016

Melodrama común desencajado (II)


Un lunes de octubre de 2015, 10:30 horas (3 días después de la noche de autos).

Al salir del baño Martina tropezó con Esteban, era el empleado más veterano del departamento y todos le querían, era un estupendo compañero tanto en lo profesional como en lo personal, según se comentaba se jubilaría a final de año, un gran tipo al que todos iban a echar de menos.
- Martina guapa, ¿te encuentras bien? - Sin duda advirtió que había estado llorando en el lavabo, Martina repitió la misma perorata por tercera vez aquella mañana - No Esteban, la verdad es que he pasado un mal fin de semana, no he pegado ojo, creo que se trata de una indigestión, quizás no debería haber venido a trabajar, pero no es nada gracias - espetó la explicación de forma mecánica y poco creíble, remató la conversación con un intento de sonrisa que seguramente no convenció al querido Esteban, y volvió a su mesa.
En su cubículo seguían los mismos documentos que había extraído de la bandeja de pendientes hacía hora y media, tomó el móvil que estaba cargándose y lo miró con la esperanza de que alguno de los más de 30 wasaps enviados desde el viernes hubiese sido contestado, tal vez había llamado o mandado un SMS...no era así, entro en la bandeja de conversaciones y allí seguian todas las desesperadas súplicas para propiciar un encuentro, todos los agónicos intentos de que le fuese permitida una explicación que no existía. Maldecía al genio que había inventado la maldita rayita azul que indicaba que los mensajes habían sido leídos, no sabía el brillante ejecutivo el daño que podía hacer aquel invento, todos los mensajes lucían las dos señales de enviado y recibido, pero en ninguno de aquellos signos había sido teñido de azul.
Intentó despistar la amargura con el trabajo pendiente, no era poco, aunque era una labor rutinaria y mecánica, aburrida. Sin prestar demasiada atención a lo que hacía fue despachando altas y confirmaciones en el ordenador, continuaba el dolor en el vientre y el mal sabor de boca, la resaca tampoco ayudaba y el cansancio se reflejaba en el rostro, apenas había dormido en las últimas tres noches.
Mientras trabajaba volvió a recordar como empezó todo, el viernes, más o menos a aquella misma hora, con una llamada a Carol, su amiga del instituto, casi su hermana, su compañera de correrías adolescentes, la que la cuidó en su primera borrachera y con la que las derrotas dolían la mitad, pues siempre estaba dispuesta a quedarse con la mitad de la pena, la querida y alocada Carol...
- Hola chica, ¿qué tal va esa vida?, desde que eres esposa y madre estas muy cara de ver - En la voz de su amiga se reconoció la alegría que le produjo la llamada, - Esta noche estoy sola, Uli se va a Sevilla por no se qué del bufete y no vuelve hasta mañana, había pensado que podíamos quedar, llamamos a Sara y a Bea y nos vamos a cenar por ahí, hace siglos que no salimos las cuatro a quemar la ciudad como antiguamente. - Carol protestó, puso a los niños como escusa, aunque desde el primer segundo Martina se dio cuenta de que estaba encantada con la idea y que solo era cuestión de insistir un poco para que accediese de buena gana, Raúl se podía quedar con los pequeños - Mira tía, ya solo quedamos en plan parejas, toca una salida de chicas, nos ponemos al día, damos buena cuenta de los defectos de nuestros hombres y luego nos tomamos unos combinados de colores disparatados, ¡anímate! -. En poco más de media hora las cuatro amigas habían quedado a las ocho en el bar de siempre, luego cenarían en un restaurante italiano al que solían ir hace años, entonces le pareció una gran idea.
Le sobresaltó el riff de guitarras de "Cause I said so" de The Godfathers, era el teléfono móvil, Ulises le puso aquella canción como tono de llamada porque ella se lo pidió, - necesito una canción potente, que pueda estar segura de que escucharé si me llaman aunque el móvil este en otra habitación o en el bolso -.



Lo cogió temblorosa, anhelando que fuese Ulises, nuevamente las lágrimas acompañaron a la decepción, era Carol, había llamado varias veces durante el fin de semana, de la misma manera habían procedido Sara y Bea, sin duda inquietas tras su comportamiento del viernes, precisamente ella saliendo del local con un guapo universitario de poco más de veinte años, como si las aventuras soñadas y nunca culminadas de locura adolescente tuviesen su oportunidad aquella noche.
No contestó, había mandado un wasap a sus amigas el sábado tranquilizándolas, estaba bien y ya las contaría, pero no le apetecía hablar con nadie. Ya que tenía el teléfono en la mano decidió volver a intentar llamar a Ulises por enésima vez, se extinguieron los tonos sin encontrar respuesta, derrotada hundió la cabeza entre sus manos y volvió a sentir aquél dolor en el pecho, dolor de congoja.
- Martina, ¿estas bien? - era la autoritaria voz de Piedad, la jefa del departamento, era una mujer de unos 55 años, severa pero justa, seria pero educada, concienzuda pero comprensiva, mantenía una belleza que en su mocedad debió causar estragos, aún era una mujer muy guapa, soltera y entregada a su trabajo corrían mil historias sobre ella en todo el edificio. - La verdad es que no Piedad, he pasado un fin de semana horrible y no he pegado ojo, lo siento, creo que no debería haber venido - Piedad asintió y se reclinó sobre la mesa, acercando su rostro al de su subordinada, sus ojos parecían entender la situación, la real, no la ficticia, su rostro se tiño de compasión, - vete a casa, cuando te encuentres mejor vienes, no tengas prisa -.
Volvió a casa andando, al introducir la llave le extrañó que la puerta no estuviese cerrada con doble vuelta, se dirigió a la cocina, al pasar por el dormitorio se estremeció, no había vuelto a entrar desde el viernes, no podía olvidar la escena, la puerta cerrándose en medio de la noche, la pequeña bolsa que Uli había llevado a Sevilla con lo imprescindible para una noche golpeando contra el suelo del pasillo, aún seguía allí, y su expresión en el umbral de la puerta cuando presenció la escena, un rictus de sorpresa, dolor y decepción, no había ira, hubiese sido menos doloroso, pero observó como en su mirada acababa de morir aquella inocencia con respecto a la naturaleza de su amor que a ella siempre le produjo esa ternura que la enamoró cuando ya pensaba que el amor era una reacción química que no hacía combustión con todos los corazones, el suyo era incombustible, como de amianto. Luego desapareció, dejó tras de si toneladas de amargura flotando en el aire y el seco y tímido ruido de la puerta al cerrarse, no hubo portazos ni temblores sísmicos que dieran con la fotografía de ambos en Londres contra el suelo por efecto del impacto, fue un ruido de goznes triste.
Luego el llanto incontenido, Álvaro vistiéndose a toda velocidad recriminado a Matina una y otra vez que no había sido avisado de que estaba casada, en pocos minutos abandonó la escena del crimen, este si dio un portazo, si dibujó su insultantemente joven rostro de ira, pero no dejó nada tras de si...Martina solo acertó a protestar ahogada en lágrimas y gimiendo... - ¡No estamos casados!!! - como si importase.
Se sentó en el sofá y llenó el vaso con lo poco que quedaba en la botella de Bells de importación, el sandwich estaba pintado de verde en su capa superior por efecto del moho y en tan deprimente escena reparó en unas llaves, eran las llaves de Uli, inmediatamante corrió hacia el dormitorio, encendió la luz y vio el armario abierto, el esqueleto no era capaz de sujetar su cuerpo y se derrumbó...le amaba tanto..., y le estaba perdiendo.
(continuará...)



sábado, 15 de octubre de 2016

Concierto: Dropkick - La Ribera, Bilbao 14/10/2016


Estos días que asistimos al encarnizado y opino que bastante absurdo debate sobre el Nobel otorgado a Bob Dylan, en estas últimas horas en las que los medios y las redes sociales se ven saturadas de enormidades por parte de unos y de otros, donde todo el mundo parece entender un potosí de literatura, música y humanidades - curioso en un país donde el libro más leído dicen que lo ha escrito Belén Esteban - entre éste amasijo de declaraciones, bueno y beneficioso resulta acercarse a un concierto como el que ayer ofrecieron los escoceses Dropkick.
Y digo bueno y beneficioso porque es el contrapunto a tantas sesudas afirmaciones y grandilocuentes posturas que estamos observando estos días, Dropkick hicieron de la música algo capaz de disolverse en el espacio de los seres humanos normales y corrientes, dando a sus hermosas canciones un tinte de cotedianeidad e interpretándolas a pie de calle, entregándolas con sencillez y cercanía.
Clase para exportar sobre el escenario, sonido limpio, armonías vocales perfectas y conjunción de base rítmica, teclas y guitarras sin mácula, todo ello al servicio de unas canciones magníficas, las que sostienen una discografía excelsa, que ya empieza a ser conocida y valorada en su justa medida por muchos. Sobre el escenario: Andrew Taylor (voz, guitarras), Ian Grier (teclados), Mike Foy (batería) y Scott Tobin (bajo y voz).
Se presentaba el fantástico "Balance the Light" del año en curso, y cinco temas sonaron de él, a saber: "Homeground", "I'm over it", "I wish I knew", "Slow down" y "Save myself", todas ellas demostraron que el álbum no pierde ni un ápice de su encanto en su traspaso al vivo.
También sonaron temas de trabajos anteriores que deleitaron al personal, así disfrutamos como enanos de cortes como "Halfway round again", "Butterfly", "Jump start", "When it starts" o "Style" del también estupendo "Homeward" de 2014; "Going where you're going" del espléndido "Paper Trails" (2012), "Bad line" del catálogo de 2011 titulado "Time cuts the ties", "Too much to stay" perteneciente a "Abelay Hotel" (2009) que abrió el bolo o "If you can't be mine" del lejano "Do the I" (2008).
Sorprendió a la parroquia una estupenda versión del "Cinnamoon girl" de Neil Young en el capítulo de vises.
Derrochó la banda buen humor y cercanía con todos los que nos acercamos a La Ribera, que abandonamos el local felices y contentos tras un concierto amable y encantador en todos los aspectos, el concierto de una gran banda, una de las mejores que ha parido el Reino Unido en los últimos lustros.
Capítulo aparte merece la escasa afluencia de público, tema preocupante e incluso sonrojante, y además no deja de llamarme la atención con lo que todo el mundo parecía entender de ésto estos días posteriores al Nobel de Dylan.

viernes, 14 de octubre de 2016

Melodrama común desencajado (I)


Un lunes de octubre de 2015, 10:30 horas (3 días después de la noche de autos).

Cuando Ulises entró en la casa con la maleta a cuestas no pudo evitar fijar su vista en el router, temía que tras tantas llamadas, wasaps e incluso mensajes por el messenger del facebook, todo ello sin contestar, el aparato hubiese acabado devastado por las llamas, no era así, seguía en su sitio con las luces verdes encendidas, la cuarta empezando por la izquierda continuaba con su habitual danza.
La persiana del salón estaba abierta y permitía que entrase la mortecina luz del otoño, tiñendo aún más de gris la estancia. Decidió acabar pronto con aquello y entro en la habitación, ésta si estaba a ocuras, con la persiana precintando de aire puro el dormitorio desde hacía horas, seguramente desde la madrugada del viernes cuando se desató el drama, tres noches y casi tres días en tinieblas, sin aire y sin ruido, como su corazón, como su cerebro. Encendió la luz, le sorprendió la cama deshecha, triste y como pidiendo ayuda, el revoltijo en el estómago le devolvió a la realidad, observó sobre la mesa una caja de preservativos con las solapas de apertura rotas, a menudo la urgencia no hace buenas migas con el mimo y la consideración, aquella caja de profilácticos pago las consecuencias de la pasión primaria que ataca a los amantes furtivos.
La tomó entre sus manos y se le dibujó una sonrisa en el rostro, una sonrisa amarga y febril, la reconoció al momento, eran los condones selección sabores que el jueves compró en el súper junto a la leche y el café.


Aquél jueves sólo pensaba en la pereza que le daba mediar casi 800 Km para asistir a una reunión que dificilmente arrojaría luz sobre el caso que tenía entre manos, de todas formas decidió recorrerlos en su propio coche, dormiría en Sevilla y volvería a primera hora del sábado con la intención de poder tomar el aperitivo con Martina y comer juntos en algún restaurante del centro, ojalá hubiese cumplido el plan tal y como lo había concebido aquél jueves mientras esperaba en la cola de la caja del súper.
Pero cambió de idea, la prontitud con que se finiquitaron las negociaciones con la gerencia de la empresa contra la que litigaba su bufete le animó a salir aquella misma tarde de Sevilla, fue un viaje de seis horas imaginando la cara de sorpresa de Martina cuando le viese aparecer en medio de la madrugada, su intención era admirar su rostro de incomprensión por el repentino despertar y besarla y abrazarla toda la noche, abrir aquella caja de condones aunque fuera rompiendo sus tiernas solapas de cartón...pero alguien se le adelantó.


Abrió el armario a su espalda, necesitaba lo más básico, camisas, camisetas, mudas, algún jersey y alguna chaqueta, la ropa que llevó a Sevilla estaba arrugada y olía a viaje en coche, al sudor del deseo contenido a lo largo de los kilómetros, decidió amenizar el doloroso acto con música, en el salón los discos y el equipo le parecían ajenos, la sensación que le invadía desde que entró en la casa que compartía con Martina desde hacía dos años era la de un ladrón, la de alguien allanando una morada con la intención de robar recuerdos, instantes y sueños para deshacerse de ellos, tal vez así el dolor desapareciese.
No se atrevió a poner un disco, se sentía como un intruso mancillando las intimidades de otro, aunque era su casa, su equipo y sus discos, y el otro salió por pies pocos minutos después que él...¿sería la primera vez?, seguro que si, Martina y Ulises son inseparables, todo el mundo lo dice...Las preguntas le torturában.
Decidió utilizar el móvil para escuchar música, mientras hacía la maleta sonaba "Una Buena Noche" de Chencho Fernández, le pareció un tema más doloroso que de costumbre, hacía apenas tres noches él también había vagado por la ciudad, viviendo su propia Buena Noche.



La parte instrumental del final del tema de Chencho se vio interrumpida por una llamada, miró el teléfono y volvió a sentir una cuchillada en lo más hondo de su ser, Martina aparecía en la pantalla del móvil, sonriendo sentada en una terraza de Las Ramblas, guapísima, era una foto que le sacó la última primavera, en un fin de semana que pasaron en Barcelona, cuando el dolor sólo correspondía a los protagonistas de las canciones tristes, tras un acto de sobrehumana voluntad dejó agotarse los tonos sin contestar.
Al salir advirtió una manta en el sofá, sobre la mesa un plato con un trozo de sandwich y la botella de whisky Bells de importación que les regalaron unos amigos hace meses, estaba casi vacía y el vaso a su lado estaba manchado por la sombra del desconsuelo en sus bordes, dejó las llaves de la casa junto a la botella y se fué con la maleta y un fuerte dolor en el pecho, dolor de congoja.
En el ascensor recordó que no se había llevado calcetines, no importaba, ya compraría por ahí, cuando estuviese preparado y tuviese donde vivir llamaría a Martina para que le mandase sus cosas, aunque esa mañana los discos, su tesoro material por encima de todas las cosas, no parecían tener ninguna importancia, tal vez así volvería a por ellas y se encontraban, aunque la idea se le indigestaba en el estómago...a veces la esperanza agarra del cuello al orgullo y entabla con él un duelo digno de titanes, no siempre encuentra vencedor esa contienda.
En el bolsillo empezó a vibrar el teléfono, Ulises empezó a temblar, igual era ella, seguía intentando localizarle...pero no, esta vez el aparato avisaba a su dueño que la batería estaba en las últimas y pronto se apagaría, ojalá se quedase sin batería su agonía, ojalá se desconectase su cerebro, su pesar, la imágen de ella en sus retinas, pensó Ulises...Y es que a pesar de todo la seguía amando tanto, y sentía que la estaba perdiendo...
(Continuará...)



jueves, 13 de octubre de 2016

Drive by Truckers - "American Band" (2016)


Mentiría si no reconociese que pocas bandas me han pegado un pelotazo tan fuerte en el presente siglo como Drive by Truckers, cuando dí con ellos atravesaban su época de gloria, entonces "Decoration Day" (2003) cimentaba su prestigio y las miradas atrás llevaban a un "Southern Rock Opera" (2001) que aunque parece ensombrecido por otros discos posteriores, el que suscribe sigue pensando que es la obra total de este grupo de Athens.
Tras "The Dirty South" (2004) un jovencísimo Jason Isbell abandona la formación y este acontecimiento parece marcar el siguiente disco, un incomprendido en su día "A Blessen and a Curse" (2006), y que en cambio hoy día esta considerado entre los grandes discos del grupo, a mi siempre me pareció fantástico, volvieron las buenas consideraciones críticas con el doble "Brighter Than Creation's Dark" (2008), y tras algunos directos y álbumes de rarezas nos abocamos al cambio de década.
En los nuevos guarismos no parecían Patterson Hood y Mike Cooley arropados por las musas como en el pasado decenio y "The Big To Do" (2010) sin ser un mal disco no funcionaba como anteriores artefactos, no obstante se lanzan en una gira de sonido atronador e indómita actitud de carretera que los mantiene en lo más alto, al menos para un servidor que alucinó con su directo en dos ocasiones en pocos meses.


Y como lo que no mejora...empeora, los siguientes: "Go-Go Boots" (2011) y "English Oceans" (2014) certifican el bajón musical del grupo. Tras un tiempo de proyectos personales de Hood y Cooley y la salida de la formación de la bajista Shonna Tucker (ex de Jason Isbell) y el guitarrista John Neff sustituidos por Matt Patton (bajo) y Jay Gonzalez (Hammond, guitars, steel guitar, wurlitzer), y con la continuidad en las baquetas de Frank Morgan la banda vuelve a la carretera para una gira que culminaría con un triple disco en vivo: "It's Great to Be Alive" (2015) y la grabación de un nuevo catálogo de canciones: "American Band" que es el motivo de que hoy me planto ante el ordenador.
Da la sensación de que el grupo quiere abrir una nueva etapa en su historia, y al cambio de la formación se une el nuevo diseño de la portada, una bucólica fotografía de una bandera USA en detrimento de las preciosas portadas anteriores con dibujos de fuerte personalidad sureña.
Y toda esta perorata viene a cuento para celebrar la vuelta de DBT a la senda de los grandes discos, porque "American Band" es sin duda el mejor disco de los Truckers en el presente decenio.


No diría yo que en la propuesta sónica haya cambios, creo que no los hay, sigue ese sonido puramente sureño, de guitarras profundas y roncas y ambiente sinuoso, de fuerte calado tradicional en textos y melodías engendradas con las vísceras en el caso de Hood y con el corazón que mira al country y al flok en el romántico y lírico Cooley. También se aprecia una mayor participación de éste último en la aportación de temas al tracklist, en total 5 de las 11 que contiene el trabajo, temas que además canta el propio Mike como viene siendo habitual.
Canciones que enganchan y te mantienen pegado a los amplis encontramos en el presente cancionero como hacía tiempo que no ocurría, desde "Ramon Casiano" que inicia la andadura, un poderoso medio tiempo de Cooley que adorna con su voz de bonito timbre, Hook da el pistoletazo a su aportación con "Darkened Flags" más rockera y con esa vocación de estadio que tienen muchos temas del barbudo Patterson.
Y tras éste inicio de van desarrollando los temas: la enérgica: "Surrender under protest", la acústica y ensoñadora: "Guns of Umpqua", la magnífica: "Filthy and Fried" temazo donde se concentra la esencia de los mejores Truckers, la soulera: "Sun don't shine", la rock-bluesera y stoniana: "Kinky hipocrite"... y así hasta 11 píldoras de fuerte sabor southern-rockero, que nos traen de nuevo a los Drive by Truckers que me encandilaron como pocos hace algo más de una década, ¡bienvenidos chicos!!!



martes, 11 de octubre de 2016

Recordando algunos libros que me hicieron un poco como soy...creo.


Ayer finalmente compré la librería, lo cierto es que la situación era insostenible, los libros desperdigados por diferentes estancias de la casa, algunos diréctamente apilados en el suelo, incluso unos cuantos dentro de una cama plegable que ya no se usa, pero que tiene unas baldas muy oportunas...no había derecho a que un servidor mantuviese a sus queridos profesores de papel en ese estado.
Dediqué un rato por la mañana a montarla, tengo claro que mi cerebro no ha sido diseñado para montar muebles de Ikea, el primer paso ya lo hice mal y no fue el único momento del montaje que un error me obligó a desmontar y volver a realizar el trabajo, en fin...
La tarde fue dedicada, hasta las diez de la noche, a recopilar los libros diseminados y ordenarlos en la librería por orden alfabético (como mandan los cánones), la tarea no fue baladí, eran unos cuantos, de hecho no han cabido todos ni de coña, y me tocó acarrearlos de un cuarto a otro, en fin, una paliza que me tiene la espalda doblada, bonita tarea para el primer día de vacaciones.
Pero la verdad es que lo pasé en grande, con el último de Drive By Truckers sonando en el equipo fui colocando libros en la estantería y parando ante muchos de ellos, recordando cuando los leí por primera vez, lo que sentí, lo que me marcaron, lo que en algunos casos modificaron mi modo de actuar para siempre...
He decidido recordar cinco, que pudieran ser más, muchos más, que recuerdo con especial cariño y que no me cabe duda de que fueron, y son, importantes en el paso de éste sujeto por la tierra.


1. "Holocausto" - Gerald Green.

Siempre he pensado que leí esta novela histórica y verídica demasiado joven, apenas con 13 años, fue el primer contacto real con ese suceso y allí adquirí la consciencia de que el ser humano es capaz de ciertas cosas dificilmente explicables, desgraciadamente sólo fue el comienzo, hoy ya estoy saturado de miseria humana

2. "Los Tres Mosqueteros" - Alejandro Dumas.

Lo he ido releyendo a lo largo de mi vida y cada vez que lo he hecho he descubierto nuevos matices en este folletín, desde el excitante libro de espadachines con gotas de romance y humor de la primera vez, a la honda descripción que encierra de diferentes perfiles humanos (en especial masculinos) y de situaciones humanas de codicia, valor, miedo o ambición, una debilidad.

3. "El Amante" - Margeritte Duras.

Otra novela que leí muy joven, adolescente de 15 o 16 años que descubre rincones que desconocía con relación al deseo, también al erotismo o incluso al sexo, pero sobre todo al deseo y a su poder sobre mente y cuerpo, sigue pareciéndome una novela a partes iguales excitante y hermosa.

4. "El guardián entre el centeno" - J.D. Salinger.

La primera vez que lo leí me descojoné de risa, flipé con el tipo ese, mosqueado con el mundo y poniendo a parir a todo quisqui, me pareció hilarante, años después comprendí ciertas cosas que se me pasaron, o que quizás no estaba vivido lo suficiente para ver, es un libro excelente que habla de aspectos humanos que desgraciadamente suelen acompañarnos en momentos de nuestra vida, y con los que hay que bregar.

5. "El Señor de los anillos" - J.R.R. Tolkien.

Cuando tenía 14 años, un amigo mío fue operado de la espalda, fue una operación importante y grave, hoy sigue teniendo secuelas 30 años después, el caso es que se tuvo que pasar muchos meses en casa sin poder salir, con un aparato que le mantenía la espalda recta e inmóvil, en verano bajaba a su casa todos los días, escuchábamos discos de Mike Oldfield, hacíamos barcos con el Tente y repasábamos el último capítulo de "Galáctica" (bajaba cuando acababa la serie). También halábamos de libros, leímos al tiempo cada uno en su casa, la serie del heróico indio Winnetou de Karl May y también "El Señor de los Anillos"...pasamos horas hablando de elfos, gnomos y hobbits...entonces no era un libro tan popular, creo que un poco he crecido con éste libro.


No he querido meterme en terrenos más densos, pero señalaré que el escritor que más me ha marcado y al que le debo la faena que me ha hecho de ser como soy es Oscar Wilde, también los escritores románticos ingleses del XIX han sido claves, en especial Dickens, los chicos de La Generación Perdida encabezados por Hemingway, la narrativa hispano americana que en el siglo pasado nos ha dado tantos genios...y Orwell, Eco, Kafka, Auster, Golding, Kundera...siempre los escritores patrios, adoro a Vicent, Mendoza, Marías, Vila-Matas, Moix (otro que me ha hecho flaco favor), Montalván...y por supuesto los genios de la Generación del 98, con especial cariño por Galdós, los del 27...que les voy a contar...
Poetas de toda condición, especialmente Neruda, Cortazar, Aleixandre, Jimenz, Byron, Lorca, Machado, Benedetti, Paz, Whitman, Hernandez...clásicos, adoro a Shakespeare, Hugo y Schiller entre muchos.
Y las chicas: Bronte, Austen (si, me gusta), Du Maurier, Shelley, Woolf, Allende, Almudena, Rosa Montero, Laforet...mi querida Ana María Matute...Agatha Christie y Enid Blyton claro...bueno, seguimos leyendo.


lunes, 10 de octubre de 2016

Los lunes... escenas de cine - "Perdición"


Elegir para decorar el blog una película de Billy Wilder no ha sido fácil, ¿comedia?, ¿drama?...¡pues cine negro!, y todos contentos, y aquí "Double Indemnity" es la opción clara.
Obra maestra total, con un terceto de personajes de una fuerza desaforada, en especial la señora Dietrichson que interpreta la gran Barbara Stanwick y que combina maldad disuelta en una explosiva mezcla de fuego y hielo.
Contada en flashback, e iniciando la acción descubriendo el final desde el principio, como también ocurriría en "El crepúsculo de los Dioses" años después, el film esta repleto de diálogos incisivos, con instantes de lasciva pasión entre la pareja protagonista, momentos de tensión acuciante como el reflejado en la cabecera, donde los amantes asesinos a punto están de ser descubiertos por Barton Keyes, extravagante detective de seguros interpretado por Edward G. Robinson y que contaba como impagables ayudantes con unos enanitos que le provocaban dolencias estomacales, signo de que algo no iba bien en los atestados que investigaba.
La maldad y la ambición lleva a la pareja a una espiral de tensión y codicia, instintos de supervivencia que en la mezcla fatal con la lujuria y tal vez algo de amor termina por destruir a dos seres humanos que pierden el sentido de su existencia por dinero y pasión.
Decoramos el blog esta semana con "Perdición" de Billy Wilder.
¡Buena semana!!!

domingo, 9 de octubre de 2016

Los domingos photosong - "Como un pez" - Gabinete Caligari.

La suerte es como un pez que de sus manos resbaló...cantaban a mediados de los ochenta Gabinete Caligari, recuerdo la primera vez que escuché este tema, estaba en casa, con el casette de "Camino Soria" recién comprado, debía tener 14 años o algo así y repetía una y otra vez "Tócala Uli"...no pasaba de allí, tan fuerte me pegó el estribillo que ha hecho de la figura del mítico saxofonista una pieza icónica del rock español (y con razón), que ignoraba que tras este tema venía un tema extraño y maravilloso, mitad tango, mitad rock castizo barriobajero...cuando por fin decidí dar paso a la siguiente tras "Tócala Uli", me enredé con "Como un pez"...la cosa es que al final me pasé toda la tarde escuchando dos temas, como si no hubiese nada más que mereciese la pena en "Camino Soria".
Desde luego en pocos días estaba enganchado a los nueve cortes del disco, obra magna de los ochenta y de la música patria.
Este domingo recordamos el vinilo de Gabinete Caligari "Camino Soria" y como no podía ser de otra manera lo hacemos con la tremenda "Como un pez".
¡Feliz domingo!!!



sábado, 8 de octubre de 2016

Ultimate Painting - "Dusk" (2016)


No es habitual en estos días que un grupo despache sus tres primeros discos en otros tantos años, pues el dúo londinense Ultimate Painting ha roto la norma general al publicar el pasado mes de septiembre su tercer disco en tres años: "Dusk".
El dúo formado por James Hoare y Jack Cooper demuestran con esta tercera entrega que las musas les acompañan, pues tras el elogiado "Green Lanes" (pinchar) del pasado ejercicio, y después de haberlo paseado por los escenarios durante meses, todo hacía pensar que lo preceptivo sería una temporada de descanso para refrescar ideas antes de lanzarse a la confección de un nuevo cancionero. Pero es evidente que estos dos guitarristas, cantantes y compositores no están por la labor de dejar pasar el momento dulce por el que parecen caminar y no han dudado en encerrarse nuevamente en el piso londinense de Hoare acompañados de la baterista Melissa Rigby para registrar las diez canciones que forman este "Dusk".


Posiblemente el secreto sea las diferentes características compositivas de ambos miembros y la sapiencia demostrada a la hora de combinar ambos estilos, orientando las canciones de uno y otro en la misma dirección. El caso es que una vez más consiguen cuajar un disco de elegante jangle pop no exento de ínfulas subterráneas, como una Velvet Underground amable, de casa bien. En "Dusk" las guitarras siguen acariciando, las voces sobrevuelan unas melodías que en su aparente sencillez radica su secreto, las teclas dan un toque psicodélico y la batería rellena los temas de forma más carnosa tal vez que en anteriores entregas, con Go Betweens o Yo la Tengo entre otros como espejo sónico, lo cierto es que "Dusk" no decepciona en absoluto.
Las buenas sensaciones llegan con el estupendo primer corte: "Bills" cuyas guitarras parecen pellizcar una trotona base rítmica con incidencia del bajo y un teclado que arranca en el estribillo creando un entorno sónico de espiral psicodélica.



Y siguen las bondades con "Song for Brian Jones", un canto hermoso, casi un pastoral típico británico y unas guitarras deliciosas, un tema excelente, y con "A portrait of Jasson" completan una triada inicial de temas francamente excelsa, pues estamos ante otro tema delicado y exquisito, con esencias folk-pop, acústicas y teclas que se mezclan con las voces, y una melodía preciosa.
Pero no desmerece el piano que sostiene el precioso paso melódico de "Load the way" o la briosa "Monday morning, Somewhere Central" que es como un canto optimista y primaveral.
Recuerda a un servidor a los queridos Teenage Fanclub la inquieta "Who is your next Target?" y a un paseo campestre "Skippool Creek".
Francamente hermosa y de esencia psico-folk: "I'm set free" es irresistible, mientras "Silhouetted Shimmering" de apenas dos minutos es dominada por la densidad sónica imprimida por un órgano antes de terminar con otra de las favoritas del lote: "I can't run enymore" donde a una melodía de irresistible pop inglés de evocaciones pasadas se une el uso meloso de las guitarras que arrancan con emotivos aullidos, y por comentar aún queda un breve adiós instrumental de apenas un minuto no referenciado en los créditos, para que no den al STOP antes de tiempo.
Parece que el otoño trae novedades que de momento están dando más de una alegría al que suscribe, como este "Dusk" de los británicos Ultimate Painting...y uno que siempre ha sido de estaciones cálidas y secas.

viernes, 7 de octubre de 2016

Cisco Fran - "Gigante" (2016)


Hay cosas que tienes que hacer por que si, no es que se trate de una obligación o un mandado, se trata de un deber. Escribir esta reseña es eso precisamente, un deber; pero que nadie vaya a pensar que se trata de un cometido penoso o fastidioso, todo lo contrario, se trata de una dulce obligación para conmigo, con la música que tan importante es en mi vida y con Cisco Fran, un cantante, compositor y poeta de excepción, un songwriter del Mediterráneo digno de admiración y respeto, y al que además tengo la suerte de conocer.
El hecho de que la mayoría de los que moran por este país no tengan conciencia de su existencia y vivan ajenos a su excepcional obra es un accidente derivado del empecinado caminar de espaldas a la cultura con que gusta conducirse a la mayor parte de nuestros paisanos desde hace demasiadas décadas...es lo que hay.
Pero aunque los que por aquí os pasáis no participáis de esta actitud general, por si se acerca algún despistado os diré lo que ya sabéis, que Cisco Fran es la voz, la melodía y la memoria textual y emocional de La Gran Esperanza Blanca, maravillosa formación que lleva tres décadas amueblando de country-folk y rock paisano la memoria musical de España, dejando historias tan sencillas y cotidianas que difícilmente pueden ser más grandes e importantes, no es la primera vez que hablamos de ellos en esta bitácora y podéis comprobarlo aquí.


El caso es que el pasado 1 de octubre Cisco se presentó con su primer trabajo en solitario "Gigante", un EP de cinco canciones presentadas en un precioso CD de edición limitada y numerada y también en descarga directa con un bonus extra, ambas opciones están disponibles (el CD sospecho que por poco tiempo) en el siguiente enlace.
Y como no podía ser de otra manera Cisco lo ha vuelto a hacer, como tantas veces al mando de LGEB, y nos ha regalado un breve (lo único malo del disco) cancionero donde aglutina la esencia de su arte, de su inspiración, de su voluntad y de su gigantesca humanidad, todo claro, a golpe de rock, folk y actitud.
El adelanto vino hace varias semanas con "Cielo", un tema subrayado por las guitarras de Juanma Pastor y en el que Cisco nos habla de su amor por la gran manzana, tomando el cielo de Brooklyn como espejo de sus anhelos, un tema digno de un gigante de ésto.



Pero el EP abre fuego con la preciosa "Gigante bueno", nuevamente me encanta el tratamiento de las eléctricas por parte del mentado Juanma Pastor, se trata éste de una hermosa melodía, más densa y de acento íntimo, con un dulce estribillo.
La base rítmica de LGEB: Chiti y Chuso acompañan a Cisco en la bonita balada "Dia gris" donde además conviven con la poesía y la sedante melodía un hammond y una aulladora steel a las que hacen hablar Endika Martín y Txema Mendizabal respectivamente.
"Lonely on the road" es un corte de songwriter nato que deja clara la tendencia Dylaniana del autor y su amor por la música de carretera y crepúsculos, se nos muestra nuestro protagonista arropado únicamente de su armónica y su acústica, además de su cercana y modulada voz, esta vez en el idioma de Dickens.
Balada con acompañamiento de piano (Gilberto Aubán) para cerrar el set del CD, su título "Desaparecer", y es un emocionante tema de exquisita linea, la armónica de Fran y una nostalgia empapada de otoño y lluvia, tal vez mi favorita.
Pero la descarga nos depara un momento más de felicidad con la emotiva semblanza a la amistad y al recuerdo de los que han hecho grande a La Gran Esperanza Blanca titulada: "Nuestra amistad", tema que pude degustar a modo de colofón del inolvidable concierto 30 aniversario del pasado 23 de abril en el Loco Club valenciano del que ya hablamos en esta reseña, sencillamente encantadora.



Deber cumplido, ahora solo queda degustar una vez tras otra este trabajo delicado, poético y sincero, digno de un grande que - a lo mejor para bien - no goza de fama mediática, de prestigio si, pues aunque no por millares, somos los suficientes los que admiramos a este gigante que es Cisco Fran.

Me parece obligatorio y además recomendable para sus intereses, el recordar y aconsejar la lectura de otras reseñas que a propósito de elogiar este EP han escrito amigos mío en sus espacios, no se pierdan los posts de:
Joserra Rodrigo en Rockandrodriland.
Johnny J.J. en Espacio WoodyJaggeriano.
Savoy Truffle en My Kingdom for a Melody.

jueves, 6 de octubre de 2016

Van Morrison - "Keep me Singing" (2016)


El 2016 nos esta trayendo de vuelta a no pocos artistas y grupos de los considerados grandes, el curso se esta viendo jalonado con nuevas publicaciones de referentes como: Teenage Fanclub, The Posies, The Cotton Mather, Iggy Pop, Cheap Trick, Radiohead, The Jayhawks o The Pixies entre otros, cierto que con desiguales resultados y en ningún caso acercando sus actuales trabajos a las cotas de los catálogos que les hicieron convertirse en lo que son.
Ahora hay que sumar a esta impresionante lista el nombre de Van Morrison, el gruñón mas genial del mundo del rock vuelve tras cuatro años de silencio discográfico.
Y lo hace con un cancionero que en opinión de este escriba supera con creces las anteriores entregas del nor-irlandés, pues tanto "Born to Sing: No Plan B" (2012) como "Keep it Simple" (2008) no serán los trabajos más recordados ni admirados del León de Belfast, según la humilde opinión de un servidor.
En cambio éste "Keep me Singing" es otra cosa, se respira un aire más puro, un karma mucho más libre y sin las estrecheces y opacidades de anteriores discos, todo parece fluir como antaño y nos reencontramos con ese Van Morrison de voz milagrosa, con el familiar e inigualable timbre de cobrizo color y dulce textura, de fraseo aristocrático y modulación que abarca al mismo tiempo esencias souleras, blueseras e incluso jazzisticas.


Mirando a Sam Cook y dosificando éstos estilos comentados con sapiencia nos vuelve a recordar Van de lo que es capaz, cierto que el recorrido estilístico no sorprende, pues podemos decir que es el habitual, suntuosas construcciones sónicas de elegante fachada, melodías entregadas al gusto y la profundidad y una cualidad de suavidad y sencillez a la hora de asimilar cada uno de los cortes que hace que el disco discurra sin trabas y se escuche con abandono y deleite.
Además del tema de Ronnie Shannon popularizado por Aretha Frankling: "Share your love with me" que Morrison versiona con maestría haciendo destacar un órgano embaucador, el disco contiene estupendos momentos compuestos por el propio firmante del trabajo como: "Let it Rhyme" con la que abre el cancionero y que es un medio tiempo típico del autor, un tema de deliciosa escucha, exactamente igual que la exquisita "Everytime I see a river" de orquestación elegante y comedida. Con el tema que bautiza el disco nos entrega un soul con pinceladas rhythm and blues de delicioso estribillo.



Baladas con presencia de piano en "Out in the cold again" donde oficia del gran crooner que es. Más momentos plenos e íntimos en "Memory Lane" o "In Tiburon".
Ecos country-folk en "The pen is mightier than the sword", el swing plácido llega con "Look behind the hill" de magnetismo cabaretero, y el blues con "Going down to Bangor"... y así hasta trece coplas incluido un brioso instrumental: "Caledonia Swing" con el que acaba el disco y la efervescente y estupenda "Too Late".
Van no sorprende, tampoco creo que sea preceptivo exigírselo, pero entrega un muy buen disco, este si, equilibrado y moldeado donde aparecen las cosas que el maestro sabe hacer bien, con la vista en sus horizontes musicales de siempre...¡Vuelve el hombre!!!

martes, 4 de octubre de 2016

La resaca de Fred Derry...- Las paranoias de Addi.


Cuando Fred Derry abrió los ojos sintió que las pupilas ardían, los párpados al abrirse se quejaban con un ruido similar al crujir de un suelo centenario, con la carcoma dando voz a una madera que décadas atrás fue firme y muda.
Aquellos ojos arrasados dirigieron sus intereses hacia el despertador, las cifras verdes aparecían rodeadas de una especie de capa de agua flotante que no permitía la correcta visión de las mismas, incorporarse del catre para acceder a la hora con la complicidad de la cercanía ayudó, aún así necesitó parpadear un par de veces más, aleteos dolorosos y que casi provocan un desvanecimiento por exceso de esfuerzo en el destrozado cuerpo de Fred.
Era demasiado pronto, apenas cuatro horas de sueño calculó, al otro lado de la persiana el sol aún no habría impuesto su dictadura de luz, el mundo seguiría en tinieblas, como su cerebro, como su ánimo, las tinieblas que también habitaban aquella madrugada en un corazón abatido por el dolor y el arrepentimiento, aunque aún no era consciente del porque de esa sensación, no sabia muy bien porque estaba arrepentido, pero la desazón era profunda y parecía utilizar un estilete emponzoñado para atormentar una mente que empezaba a debatirse por recordar, sorteando los obstáculos que el  (mucho) alcohol de la noche pasada y el punzante dolor en el cuello ponían ante un mecanismo oxidado que intentaba hacer girar sus tripas chirriando y provocando una dentera cargada de sed.
Sin saber como, sus labios empezaron a deslizar entre el espeso barrizal de los dientes una melodía dulce y triste, ignoraba de donde llegó aquella bonita tonada pero se vió inmerso en su amargura, pues se trataba de una canción triste y reventona de desconsuelo, como un traje hecho a la medida para su estado anímico.



Poco a poco empezaron a llegar imágenes a su cerebro, luego frases, palabras...ruidos y finalmente la canción que se había presentado sin avisar entre la modorra de la resaca, recordaba a sus amigos en irremisible descontrol, risas y juegos, pero el no parecía participar, el vacío aumentaba.
Conexionar las palabras con las imágenes no fue tarea fácil, pero según se formaba la película de la tarde y la noche pasada, un peso iba creciendo en el estomago de Fred, primero aparecieron las nauseas y después el revoltijo en el vientre, un terremoto líquido que parecía que desataría el laberíntico recorrido del intestino provocando una especie de explosión, finalmente todo acabó siendo derramado in extremis por el inodoro.
Aquello calmó en parte la molestia corporal pero no la emocional, decidido a ahuyentar fantasmas nunca invitados ni mucho menos bienvenidos, decidió tumbarse en el sofá frente al televisor, los agujeros rectangulares de la persiana dibujaban incipientes rayitas de sol que se proyectaban contra el cheslong, en cuanto la luz se hiciese dueña de la mañana dominical todo empezará a verse de otra forma y su ánimo mejoraría.
Los noticiarios de la mañana repetían las mismas noticias en bucle, las mismas imágenes y los mismos goles de los mismos equipos (los de siempre), el zapping tampoco ofició de salvador y los escalofríos empezaron a sembrar dudas en torno a la duración exacta de aquél estado, tal vez unas horas más de sueño fuesen la solución.
Fred despertó acurrucado en el sofá, hacía calor y el dolor en la nuca continuaba, la ducha tonifico músculos y despegó de su epidermis un olor indefinido que combinaba aromas de sudor, cosméticos y alcohol.


El café fué demoledor para su estomago y lo llevo de nuevo a arrodillarse frente al váter, se observó la cara en el espejo del lavabo, la imagen le recordó a Dorian Grey, aterrado frente al retrato en el que se describía su propia putrefacción humana, aquél lienzo que le espiaba desde dentro de su cuerpo, expulsando la porquería de una vida equivocada, egoísta y fracasada...el espejo le avisaba de algo y le recriminaba una maldad...¿qué pasó anoche?
Al abrir las persianas un sol polvoriento se hizo dueño y señor del comedor, hirió los ojos enrojecidos de Fred y provocó urticaria en su barba de tres días que no había tenido redaños de afeitar tras la ducha. se sentó de espaldas a la ventana para observar la silueta de su testa dibujada en el mantel de hule, cuando se quiso dar cuenta la sombra de su cabeza había modificado su posición desfigurando su contorno ahora más estirado y lanzado contra la pared lateral...¿cuánto tiempo llevaba allí?, ¿porqué seguía ese pesar en el corazón?.
Finalmente sonó el teléfono, se escuchaba como dentro de una catacumba, o allí donde los guardianes del averno hacen terrible criba para la eternidad, es decir, en el bolsillo de su pantalón, lo rescató de allí a pesar del hedor que despedían, miró la pantalla...era Peggy Stephenson...las lágrimas arrasaron sus ojos escocidos, la lengua se volvió esponja y el estomago empezó a rumiar, las sienes casi dolían por el violento golpeteo de la sangre en estado de alerta contra ellas, de repente recordó, comprendió y aumentó su arrepentimiento...sólo acertó a decir, ciertamente aterrado, como una confesión ante el juez supremo: - Peggy, perdóname...



lunes, 3 de octubre de 2016

Los lunes... escenas de cine - "Laura".


Menudo fin de semana denso, el asunto político y la matraca del fútbol me hicieron huir ayer a terrenos ajenos a la realidad, al cine, aunque no me libré de temática política en cierto modo.
Pero hoy es lunes y toca escena de cine, y me decanto por un clásico del noir, una de mis películas favoritas, porque es magnífica, porque los actores estan increíbles - Cuando abrí esta bitácora mantuve durante cierto tiempo la duda de bautizarla con el nombre de Addison de Witt o es de Waldo Lydecker, papel de dudoso carácter moral como el de Addi que interpreta Clifton Webb en esta película. Pero sobre todo por esa obsesión que desde el primer vistazo atrapa a Dana Andrews y lo agarra a la imagen de Laura, a la imagen de un cuadro suyo en el salón de su casa, pues Laura esta muerte y Andrews (Mark McPherson) es el detective encargado de investigar el caso.
Esa capacidad para enamorarse de lo intangible, de la imagen, del karma romántico más que del ser humano (al que no conoce y se lo imagina por la inspiración de la imagen en el lienzo) siempre me ha seducido, sin duda por verme reflejado de forma total y definitiva en el personaje y en ese tipo de obsesiones...eso si, Laura resulta no estar muerta y todo se complica...si no la han visto no se la pierdan, si la han visto, repitan...Además Gene Tierney esta tan, tan, tan maravillosa...
¡Feliz semana!!!

domingo, 2 de octubre de 2016

Los domingos photosong...- The Cars - "Hello Again"

Tras un sábado repleto de acontecimientos y un tanto extraño el domingo apetece un poco de frivolidad y color, y la década de los ochenta es la época más indicada para encontrar ambas cosas, así que me tiro al monte y me rodeo de pop art..
Y para lograrlo he echado mano de un viejo vinilo de 1984 de los bostonianos The Cars titulado "Heartbeat City" y que esta saturado de pop, del bueno, del efervescente y colorido, con las dosis exactas de locura, frivolidad y arte, empezando por la portada, un cuadro del artista pop Peter Phillips bautizado como "Art O Matic Loop di Loop" y continuando por el vídeo de uno de los hits que contiene, el famoso "Hello Again", clip en el que aparece nada menos que Andy Warhold, que además lo dirige.
Os dejo con "Hello Again" deseando a todos (bueno a los traidores no) un feliz domingo.



sábado, 1 de octubre de 2016

Hoy se publica oficialmente "Gigante" de Cisco Fran


Hoy es 1 de octubre, cambio de hoja en el calendario, otoño en las venas del tiempo y en las tonalidades del cielo, comienzo de la liga ACB de basket y de la temporada de la Escuela Emocional del Rock de Joserra, (ahora voy a clase)...y todo esto esta muy bien, más aún, esta genial.
Pero el destino ha querido que estos excitantes acontecimientos se vean ensombrecidos por la publicación oficial del disco en solitario de la voz y el alma de La Gran Esperanza Blanca, de uno de los cantautores más impecables del país, de Cisco Fran.
"Gigante" se titula la criatura, como el propio Cisco, gigante de talento, sensibilidad y mimo a la hora de dibujar melodías y contar sucedidos, gigante a la hora de construir canciones vivas como el tiempo transcurrido en la memoria de los hombres buenos, de los gigantes buenos, gigante a la hora de acariciar, cual orfebre ante su torno, las palabras en un fraseo cercano y sin par...
Hoy es el día, pasen por la bandcamp y escuchen, y no duden de que no todos los días se puede uno hacer con semejante documento, con tal muestra de rock, folk y poesía en la lengua de Cervantes, luego, cuando el tiempo dicte sentencia e indique con su dedo de instantes a los audaces de los despistados, entonces no digan que no se les advirtió.
Y para que vean y lean de la dimensión de lo que hablamos aportamos enlaces con la preciosa carta que Joserra Rodrigo escribe a Fran y su "Gigante" en la land, y la estupenda reseña de Johnny JJ en su Espacio Woody/Jagger a propósito del disco (EP).
Hoy es 1 de octubre y toca "Gigante" de Cisco Fran.

Enlace con la bandcamp de Cisco: Gigante.